Entre Texas y Florida

Por: Pilar Balcázar
125 Vistas

Hicimos un viaje de casi dos semanas que resultó por una invitación al matrimonio de la hija de unos amigos. Somos fáciles para armar programa que implique movimiento y ¡aquí vamos!   Les contaré las aventuras que comenzaron desde Miami a Ocala, Florida, rumbo hacia Austin, el lugar del matrimonio, y luego a Dallas, Texas, para aprovechar y hacer una visita familiar. 

En Ocala nos esperaban nuestros amigos Milly y Luis para descubrir una población, a mi parecer, “en medio de la nada”, que también es llamada la Ciudad de los Caballos. Tiene unos 64.000 habitantes y tal vez no mucho por hacer, más que comprar un caballo o visitar amigos del corazón. Vamos en las ruedas de nuestro vehículo, que se ha portado a su altura, solo pidiendo su comida cuando lo necesita. Nos ha llevado a velocidades altas y siempre agradecidos con el universo que nos hace invisibles y siendo conscientes de no hacerle daño a nadie. 

Luego de compartir un tiempo con nuestros amigos, salimos a nuestro siguiente destino: New Orleans, a ocho horas de camino.

Allí llegamos con ganas de recordar aquella famosa calle del French Quarter, que nos dio apertura y conocimiento 31 años atrás, pues estábamos en luna de miel. Hoy la encontramos oscura y descuidada, como si el tiempo le hubiera pasado haciéndole daño, cuarteando sus pisos, llevándose sus cortinas, abriendo las puertas, con el viento en espiral haciendo fiesta y lo fértil de los árboles dejando crecer solo la maleza que se mete dentro de las rendijas, provocando destrucción y abandono. Deambulan humamos disfrazados de decadencia con los rostros ajados y sufridos. Ya no es lo que era ni su downtown, ni su zona rosa Garden District

New Orleans, LA

Esta zona sigue siendo barrio de casas grandes y costosas, pero llenas de telarañas, y con fantasmas propios, algunos colgados en las entradas para sorprender al transeúnte. Esta vez mis ojos miraron con ojos de Halloween, pues se acercaba esa fiesta y no pude quitarles el disfraz. Me llevé esa impresión oscura y sombría, sin ganas de recomendarles que visiten New Orleans.  

New Orleans, LA

Seguimos manejando cinco horas hacia Houston, también visitada antes, sin mucho que decir. Es una ciudad extensa, que te muestra que estás en Texas. Esta vez sentí un poco más de personalidad en sus calles. Recorrimos parques, vimos la caída de la tarde y la tonalidad del cielo: eso suma y llena el alma. Disfrutamos del bello hotel y cerramos la noche con una deliciosa cena y vista al downtown desde la terraza.

Austin, TX

Seguimos el recorrido, durante tres horas, para encontrarnos con Austin. Una ciudad que está floreciendo, llena de gente nueva en busca de un cambio en su vida. Se siente esa energía refrescante y llena de aspiración. Caminamos de arriba abajo, disfrutamos su comida y sus bebidas, vimos al sobrino Mauricio y a su hijo David. Comimos vaca, chupamos hueso, costillas, y picante. Participamos de la hermosa unión matrimonial de Angie y Mason, y bailamos, bebimos y celebramos el amor y la vida. 

Siguió nuestra aventura para culminar la meta después de tres horas, en nuestro punto final: Dallas. Habían trascurrido 24 horas de viaje. 

Familia en Dallas, Tx- 30 Oct.2022

¡Aquí la reunión del clan familiar! Solo sentir el amor incondicional fue suficiente. Tuvimos conversaciones profundas, cantamos, comimos y permitimos que la energía se entrelazara, nos abrazara y nos dejamos llevar. Gracias a los más de 20 familiares que vinieron en su tarde de domingo a la casa de nuestros anfitriones Darryl y Beverly, sobrinos de Dario, quienes nos atendieron con fruición y genuino cariño.  

Nuestro momento de regresar a casa comenzó. Manejamos seis horas hacia Jackson, Mississippi, donde dormimos y descansamos, para seguir renovados con ocho horas más de viaje pasando por Pensacola, la primera población de la Florida al noroeste, en el golfo de México. Viendo sus hermosas playas, decidimos parar en Panamá City Beach. Esta pequeña ciudad nos esperaba con un atardecer más hermoso que el anterior. Hubo tiempo para un baño de mar y llenar el corazón viendo el espectáculo que el sol nos brindó. Cenamos y celebramos por tantas cosas maravillosas que la vida nos ofrece. Recordamos a todos nuestros amores y reímos sintiendo la brisa mientras el sol caía dejándonos un sabor a magia y gratitud.

Panama City Beach, Fl.

Al nacer el día, seguimos para nuestro siguiente destino, a siete horas: New Port Richey, Florida. Allí, nuestros amigos Claudia y Dough nos esperaban en su nueva casa con aroma a hogar feliz, listos para compartir con nosotros unos buenos vinos, una barbacoa y un clima ideal mirando desde el patio de su casa el bosque que los acompaña. 

Ahí amanecimos. Terminamos nuestro viaje con cinco horas más de carretera para llegar a casa en Miami. Al finalizar nuestro viaje notamos que las carreteras más congestionadas las tiene el estado de la Florida. Agradecimos, porque viajar por Estados Unidos es seguro, tranquilo, divertido y nos felicitamos por ser tremendos compañeros de viaje. 

Sí, sí, se puede repetir. ¿Quién se apunta?  ¿Cuándo vamos?

Pilar Balcázar 

Enero, 2023

10 Comentarios
1

10 Comentarios

Carola Toro 6 enero, 2023 - 8:21 am

Hermoso mensaje realmente vivimos en el paraíso y tenemos que estar muy agradesidas

Responder
Hernando+Bernal+A. 6 enero, 2023 - 8:46 am

Pilar siempre nos trae reseñas transparentes,, hermosas y llenas de cariño. Gracia por este respiro que nos das. Cordial saludo.

Responder
Elsa Acosta 6 enero, 2023 - 10:02 am

Delicioso viaje Pili, creo que ya casi le ganas a Tavo.
Afectuosas descripciones como ocurre cuando uno es amorosamente recibido por tan queridos familiares .
Qué buen plan.

Responder
Reynaldo Pareja 6 enero, 2023 - 10:29 am

dichoso corazon, espiritu y cuerpo sano para resistir tantas horas sentados en carro devorando millas. Los gluteos van a necesitar masaje especial para recobrar su forma original. No hay ocomo disfrutar un viaje asi como lo hacen ustedes. Que todos los que hagan este año sean igual de ricos en momentos cargados de recuerdos inborrables.

Responder
LUIS GUILLERMO ARANGO LONDOÑO 6 enero, 2023 - 3:45 pm

Kilómetro a kilómetro, paisaje a paisaje, ciudad por ciudad, hice con ustedes ese maravilloso recorrido terrestre hasta Austin y luego el regreso hasta Miami. Casi que escuchaba sus conversaciones en el camino y disfrutaba de las mismas comidas y bebidas. Es que la narración vívida de Pilar lo motiva e induce. Viajar con ustedes, definitivamente, es espectacular. Ojalá que el próximo viaje no tarde mucho.
Mil gracias

Responder
Monica Toro 7 enero, 2023 - 12:56 pm

Muy importante, “nos felicitamos por ser tremendos compañeros de viaje.”

Responder
Juan+Gregorio+Velez 7 enero, 2023 - 4:21 pm

Qué rico “viajar de memoria”, saboreando tus relatos de viaje, Pilar querida.
Si algo se envidia desde el subdesarrollo es el poder viajar por tierra sin temores y en buenas condiciones.
Esperamos más relatos sabrosos. Feliz año para ambos.

Responder
Claudia 7 enero, 2023 - 8:56 pm

Me encanta!! Casi que viaje con ustedes leyendo esta interesante artículo! También disfrute las fotos! Gracias Pily, fue un placer tenerlos en nuestra casa que siempre está a la orden! ❤️

Responder
Luz Gonzalez 13 enero, 2023 - 11:45 am

Pily que maravilla cómo describes todo se vive ese viaje con uds, muy interesante hacer ese recorrido, observando y conociendo diferentes ciudades y paisajes. Te felicito por todos tus escritos son verdaderamente extraordinarios. Un abrazo.

Responder
Liliana Marquez 2 febrero, 2023 - 6:51 pm

Como siempre pili, viví y disfrute de tus relatos que imprimen el sello de tu hermoso corazón cálido lleno de luz amorosa.. . Y que el Buenamar y Buenvivir los siga acompañando en el camino de la vida. Gracias por compartir!!!

Responder

Dejar un comentario