Download PDF

Pareciera que lo único que todavía les ofrece esperanza y credibilidad a los jóvenes son las universidades, sean públicas o privadas. 

Recientemente se han publicado los resultados de dos importantes encuestas. En la Fundación Empresarios por la Educación sondearon la opinión de estudiantes entre los 12 y los 18 años sobre su percepción y expectativas relacionadas con la educación que reciben, y la Universidad del Rosario con Cifras y Conceptos y este diario divulgaron el resultado de su novena entrega sobre “lo que piensan, sienten y quieren los jóvenes en Colombia”, con una población de entre 18 y 32 años. Los primeros se mostraron muy optimistas: dan un alto valor a la educación, consideran mayoritariamente que es de buena calidad, disfrutan la asistencia al colegio y muestran altas expectativas en relación con el nivel de estudios que desearían alcanzar, incluyendo los posgrados. La realidad de los números, por desgracia, no concuerda con sus percepciones, pues las pruebas que evalúan el aprendizaje no son satisfactorias, y la tasa de tránsito a la educación superior apenas bordea el 41 %. 

Los datos suministrados por ellos mismos en relación con factores problemáticos de convivencia escolar también hacen pensar que muchos no la pasan tan bien como podría parecer. Lo que resulta muy interesante es la convicción de una gran mayoría de los encuestados sobre la importancia de la disciplina, constancia y esfuerzo personal como factor fundamental para tener éxito. 

La encuesta de los mayores se centra sobre sus opiniones políticas, la forma como perciben el país y el clima emocional en el que viven. Se destaca un desplazamiento hacia posiciones políticas de centroderecha, alejándose de la izquierda, junto con un aumento de la desfavorabilidad del Presidente y la Vicepresidenta, quienes han orientado parte de sus promesas hacia la población joven, ofreciendo la creación de 500 000 cupos nuevos en la educación superior y gratuidad en las universidades públicas. 

Se descubre que solo el 9 % dice conocer medianamente bien la Constitución, lo que hace pensar en muy precarias condiciones para una participación política consciente. A esta pobre formación democrática se suman sus angustias por la falta de empleo, la inseguridad, la corrupción, la incertidumbre sobre el sistema de salud y las dificultades de acceso a la educación superior. 

Al indagar sobre sus emociones se encontraron porcentajes significativos de sentimientos como desconcierto, tristeza y miedo ante la situación del país. También mencionaron emociones como ansiedad, desagrado/asco, ira, y repudio. Todo esto se complementa con una profunda desconfianza y desilusión con respecto a las instituciones: gobierno, congreso, justicia…pareciera que lo único que todavía les ofrece esperanza y credibilidad son las universidades, sean públicas o privadas. 

Estos estudios merecen mucha mayor discusión y análisis del que han tenido hasta ahora, pues comienzan a mostrar el perfil de una generación sobre la cual recaerá muy pronto el desenvolvimiento del país y no parece que se les esté ofreciendo un gran incentivo para hacerse responsables entusiastas de ese futuro inmediato. No se transluce (a lo mejor no se indagó) un gran interés por el conocimiento, el desarrollo científico, el emprendimiento o el deseo de resolver los grandes problemas nacionales. Tampoco se pregunta por el interés de abandonar el país, pero informes recientes señalan que cerca de mil colombianos lo están haciendo cada día y de ellos una alta proporción es de jóvenes que van a estudiar fuera, con la intención de no regresar. 

No parece, entonces, que ofrecer cupos en universidades que todavía no se han creado o hacer reformas que tendrán sus efectos en una o dos décadas sea algo que alivie el desánimo de una generación que necesita retos y oportunidades ahora. Resulta, en cambio, de la mayor importancia reconocer el altísimo valor que todos los encuestados le asignan a la oportunidad de estudiar para ofrecer respuestas inmediatas. 

Francisco Cajiao 

Publicado en El Tiempo, Bogotá 

Julio, 2024

0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

No queremos políticos que tomen todas sus decisiones con el único objetivo de imponer sus ideologías, lo que queremos es que escuchen a la gente” 

Malala, 2013 

En una entrevista radial hecha al ministro hoy 12 de julio, acusó recibo de esta carta que publicamos, refiriéndose a ella con mucha deferencia y respeto. 

Respetado ministro designado Daniel Rojas: 

Escribo esta carta con la ilusión de que, durante su ejercicio al frente del Ministerio (MEN), escuche distintas voces que con experiencia han venido aportando a la educación del país. Y aunque según su hoja de vida, usted no ha trabajado en el sector, desde la presidencia de la Sociedad de Activos Especiales, SAE, mostró interés por mejorar la infraestructura educativa. Ahora, respetuosamente, me atrevo a plantearle algunas reflexiones. 

Este es un sector complejo que impacta a más de 12 millones de personas: 9.275.511 estudiantes de jardines infantiles y colegios (7.501.360 de colegios públicos y 1.774.151 en privados); 442.772 docentes y directivos docentes (329.690 en el sector público y 113.082 en el privado); 49.962 administrativos (29.637 en el sector público y 20.325 en el privado); 2.466.228 estudiantes en educación posmedia con cerca de 161.159 docentes en este nivel de formación.  

Hay 8.410 colegios públicos (43.581 sedes), 9.409 jardines infantiles y colegios privados, y más de 300 instituciones de educación superior. A ello se suma un creciente número de entidades de formación para el trabajo y el desarrollo humano. El Ministerio de Educación tiene 62 billones de pesos de presupuesto que deben ser ejecutados de manera transparente y oportuna. 

Como usted sabe, Colombia es diversa, heterogénea y desigual. Y, si bien hemos avanzado en la universalización de la educación primaria y secundaria en los últimos 30 años, existen retos enormes para usted. El principal, será cumplir las metas del Plan Nacional de Desarrollo. Los rezagos son enormes y las deudas en acceso, calidad, equidad, pertinencia y permanencia han aumentado en los últimos años. Para mejorar la situación se requiere articular esfuerzos con los entes territoriales y los sectores público y privado. Por supuesto, hay que privilegiar la educación pública, pero es equivocado despreciar el papel de los privados. Y aunque son varias las preocupaciones que hay para mejorar la educación, le enumero cinco: 

Somos un país con una enorme desigualdad educativa y segregación escolar. Personas de distinta clase social no se encuentran nunca en su trayectoria educativa. Colombia presenta enormes brechas en los procesos y resultados educativos según las zonas (rural-urbana), la ubicación territorial, el origen socioeconómico o el grupo poblacional. En pleno siglo XXI, menos del 20% de las sedes públicas del país opera en jornada completa o única (datos MEN, 2022). La asimetría es notable cuando se compara con la mayoría de los colegios privados, o con establecimientos a nivel internacional. 

Se presentan enormes brechas asociadas a la “lotería de cuna”. El éxito de una persona no puede depender de la zona donde se nace, la condición socioeconómica o la ubicación territorial. Mientras el promedio del puntaje global de las pruebas Saber en 11 de los colegios urbanos fue de 257 en 2023, la de los colegios rurales fue de 227. Es significativa la diferencia que existe entre las grandes ciudades y municipios del Pacífico o de los antiguos territorios nacionales. Usted debe hacer una apuesta clara por el cierre de brechas. 

Hay necesidad de fortalecer y diversificar la financiación para la calidad educativa y la primera infancia. La financiación pública es absorbida por los salarios docentes (83 % comparado con el promedio de la OCDE, 63%), lo que deja recursos escasos para la calidad. Sigue siendo un reto enorme la financiación de la educación inicial y la preescolar de tres grados. Es urgente avanzar en calidad educativa y en la formación integral. Le propongo que para empezar, nos pongamos de acuerdo en el concepto y la ruta de calidad. 

• Colombia requiere fortalecer un sistema de formación docente y mejorar las condiciones de permanencia y pertinencia. Una de las palancas de las mejoras en calidad educativa en el mundo son las capacidades docentes. Aquí hay una gran deuda. Y a esto se le tiene que agregar el sistema de salud de los docentes. Su implementación ha sido un verdadero desastre y no se ven soluciones a la vista. De otro lado, tenemos un alto grado de reprobación escolar y de deserción. De acuerdo con datos (OCDE 2016), cerca del 22% de los estudiantes de educación primaria ha repetido al menos un grado, al igual que el 29% de los estudiantes de educación básica secundaria. Es necesario garantizar las condiciones para que esto no siga ocurriendo. 

• Estamos muy por debajo de los indicadores internacionales. El 71% por ciento de los estudiantes colombianos se encuentra en niveles de bajo desempeño en la prueba PISA. El porcentaje correspondiente a los países de la OCDE es el 31%. A su vez, tanto en PISA como en las pruebas nacionales Saber, los resultados de calidad se estancaron hace cerca de diez años, y han empeorado en algunas áreas. Debemos avanzar en procesos de evaluación multidimensional. Uno de los factores asociados al logro son las recursos físicos y de infraestructura. Los datos reportados por los rectores de instituciones educativas públicas y por los directivos docentes sugieren que la carencia de infraestructura educativa, el material educativo y las dotaciones desigualmente distribuidas, dificultan los procesos de aprendizaje. Ministro, incentive el trabajo que viene desarrollando el Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa desde hace varios años y entienda que la educación de calidad implica ir más allá de las construcciones. 

• En educación superior y posmedia se agrava la desigualdad. Mientras la tasa de tránsito inmediato de la educación media a la superior es mayor que el 53% en Bogotá, no llega al 20% en Amazonas o Vaupés. El Plan Nacional de Desarrollo se propuso aumentar esa tasa y crear 500.000 cupos nuevos. Según el último reporte, se han logrado 64.729 cupos nuevos. Es decir, apenas se ha cumplido con el 13% de la meta, después de dos años de gobierno. Por sus intervenciones (y publicaciones en redes sociales) sabemos que considera que “Entregarle los recursos de la educación pública de Bogotá a universidades privadas es corrupción amparada por normas diseñadas a propósito para defender negocios privados con recursos públicos. Secuestrada por los negocios” (Red social X, antes Twitter, 6 de mayo de 2024). ¡Grave error Ministro! Con esos recursos públicos se privilegió la educación pública de la ciudad y se beneficiaron 40.000 jóvenes en menos de cuatro años. Lo invito a revisar las cifras y a escuchar las opiniones de rectoras y rectores de las universidades públicas y privadas de la ciudad, así como a los beneficiarios de Jóvenes a la U y sus familias. El sistema es mixto y sin el trabajo con las instituciones privadas, no se podrán cumplir las expectativas y metas. 

Créame y permítame insistir: es posible fortalecer la educación pública y trabajar con los privados. Esto no es excluyente. También es necesario cambiar el concepto de educación superior y pasar a un modelo de educación posmedia. Las expectativas de la juventud han cambiado dramáticamente en los últimos años. El sistema educativo debe ofrecer opciones a la juventud, acordes con sus intereses y realidades. Incentivar modalidades como bootcamps, certificaciones, técnicos y tecnólogos es imperativo. La educación superior y posmedia está en mora de repensarse. 

Ministro, sin lugar a duda, más que pensar en constituyentes, es hora de materializar lo que ya está definido en la Constitución Política Colombiana, en la Ley General de Educación y en la normatividad de los últimos 30 años. Requerimos avanzar cuanto antes en la reforma a la Ley 30 de 1992 y al Sistema General de Participaciones. Estas fueron las promesas de campaña del Gobierno del Cambio y pueden lograrse en el llamado “Acuerdo Nacional”. En la discusión de la Ley Estatutaria no se reconoció la complejidad del sistema educativo, y se despreció la necesaria articulación de los sectores público y privado. Tampoco se tuvo en cuenta la diversidad de visiones y posiciones sobre la educación. Ojalá, ministro, se aprenda de los errores. 

Y recuerde ministro, con el ejemplo también se enseña. Bájele a los trinos (post), a las ofensas y a las palabras soeces. Modere su discurso, por favor. Este talante en nada contribuye a hacer de la educación el principal punto de la agenda del país. Respete las normas y la institucionalidad. Frente a los enormes retos, esperamos que los servidores públicos escuchen, trabajen por unir al país y logren los cambios que se necesitan. Sus afirmaciones agresivas y descalificadoras no contribuyen al acuerdo nacional. No favorecen la construcción colectiva. En sus manos está la educación, que es la mejor bandera para hacer posible que seamos una sociedad más equitativa e incluyente. 

¡Bienvenido al mundo de la educación! 

Edna Bonilla 

Julio 10, 2024 

Publicado en la revista CAMBIO, Colombia 

2 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Díjole la duquesa: “vuesa merced nunca ha visto a la señora Dulcinea, es dama fantástica que vuesa merced engendró y parió en su entendimiento”. Respondióle Don Quijote: “Dios sabe si hay Dulcinea o no; estas no son de las cosas cuya averiguación se haya de llevar hasta el fondo”. ¿La creencia de Don Quijote en Dulcinea es una manera sutil de interrogarnos Cervantes sobre el acto de fe?

LINGUACUTA.- Caballero de la Triste Figura, me parece que te inventaste una religión de Dulcinea al igual que existe una religión de Jesús y de la Virgen María.

DON QUIJOTE.- ¿De veras?

LINGUACUTA.- Una vez te plantaste frente a un grupo de mercaderes y los interpelaste de esta manera: “¡Alto todo el mundo, si todo el mundo no confiesa que no hay en el mundo todo doncella más hermosa que la Emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso!”. (El rostro del hidalgo se ilumina al recordar aquel episodio de sus eufóricasaventuras).

SOFROSINA.- Uno de los mercaderes, que era un poco burlón y muy mucho ocurrente, te dijo: “Señor caballero, nosotros no conocemos quién es esa buena señora que decís; mostrádnosla, que si ella es de tanta hermosura como dais a entender, de buena gana y sin apremio alguno confesaremos la verdad que por vuestra parte nos es pedida”.

DON QUIJOTE.- A lo cual repliqué: “Si os la mostrara, ¿qué haríais vosotros confesando una verdad tan notoria? La importancia está en que sin verla lo habéis de creer, confesar, afirmar, jurar y defender”.

LINGUACUTA.- Clara alusión al evangélico “Bienaventurados los que creen sin haber visto” (Juan 20, 29).

SOFROSINA.- Y a la Epístola a los Hebreos que dice: “La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (11, 1).

DON QUIJOTE.- ¡Socórreme, señora Dulcinea! No deseo tener problemas con los curas. De todas maneras, solo soy el invento de un tal Cervantes. Pregúntenle a él.

LINGUACUTA.- Se nos ha escondido. No quiere volver a toparse con las autoridades eclesiásticas después de que lo excomulgaran por intentar cobrarle a la Iglesia los impuestos que ésta estaba obligada a pagar cuando él trabajó para la Administración Pública.

SOFROSINA.- Intuyo que Cervantes intenta mostrarnos jocosamente el mecanismo de toda fe.

LINGUACUTA.- Don Quijote, acuérdate que cuando estabas con Sancho Panza en el palacio del duque, la duquesa te dijo con malicia: “Si hemos de dar crédito a la historia del señor don Quijote que ha salido a la luz del mundo de pocos días a esta parte, con general aplauso de las gentes, de ella se colige, si mal no me acuerdo, que vuesa merced nunca ha visto a la señora Dulcinea, y que esta tal señora no está en el mundo, sino que es dama fantástica, que vuesa merced la engendró y parió en su entendimiento, y la pintó con todas aquellas gracias y perfecciones que quiso”.

DON QUIJOTE.- Y le respondí: “Dios sabe si hay Dulcinea o no en el mundo, o si es fantástica o no es fantástica; y estas no son de las cosas cuya averiguación se haya de llevar hasta el fondo. Ni yo engendré ni parí a mi señora, si bien la contemplo como conviene que sea una dama que contenga en sí las cualidades que puedan hacerla famosa en todas las partes del mundo”.

LINGUACUTA.- ¡De manera que si Dulcinea existe o no, es una cuestión que no se debe examinar a fondo! Extraordinaria confesión en boca de quien defiende con tanto celo la honra de su dama.

DON QUIJOTE.- Lo más importante es tener un ideal y mantenerse fiel a él.

LINGUACUTA.- Pero si soy malpensada y traslado a un plano religioso tu mítica fe en Dulcinea, tal vez tu creador, Cervantes, nos está diciendo sutilmente que si Dios existe o no es una cuestión inverificable; lo importante es creer en él y actuar como si existiera.

PAUL VALÉRY.- ¿Qué sería de nosotros sin la ayuda de lo que no existe? No mucho, y nuestras mentes languidecerían si las fábulas, las abstracciones, las creencias y los monstruos, las hipótesis y los llamados problemas de la metafísica no poblaran nuestras profundidades y oscuridades naturales con seres e imágenes sin objeto. Los mitos son el alma de nuestras acciones y de nuestros amores. 

SOFROSINA.- El mito le gana con frecuencia la partida a la realidad porque suelen ser los humanos reacios a los hechos. 

LINGUACUTA.- Por lo general solo vemos lo que nos deja ver nuestra mitología cultural, es decir, el entramado de conocimientos, anhelos, temores y creencias en el que nos movemos.

SOFROSINA.- Pero volvamos a nuestro Cervantes. Sospecho que después de cinco años de cautiverio en Argel donde convivió con musulmanes, judíos, cristianos y renegados, su pensamiento no salió indemne después de experimentar la pluralidad de tradiciones, religiones y creencias. 

LINGUACUTA.-  Cristo, Alá, la Virgen María o Dulcinea, da igual el culto o la divinidad que se siga, lo esencial es la conducta moral que imponen. ¿Será este uno de los mensajes que nos has dejado, Don Quijote?

DON QUIJOTE.- Pregúntenselo a Cervantes.

Rodolfo Ramón de Roux

Julio, 2024

4 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

El 28 de julio 2024, Venezuela enfrenta unas elecciones claves. Su desarrollo y lo que pase luego depende de cómo actúen las dos partes en que está dividido el país, como lo veremos en este artículo.

Candidaturas, y maniobras del régimen chavista

Nicolás Maduro aspira a continuar como presidente, pero acaba de ser golpeado pues no logró fracturar la unidad opositora ni sacarla de la ruta electoral. El régimen chavista-madurista nunca esperó que las fuerzas opositoras lograran superar sus diferencias y divisiones, y que se unieran en torno a Edmundo González Urrutia quien fue jefe de la misión diplomática de Venezuela en Argentina y Argelia. Lo apoyan los partidos que conforman la Plataforma Unitaria Democrática con cuya tarjeta electoral se inscribió, empezando por Vente Venezuela de María Corina Machado, inhabilitada por el régimen para ser candidata, y de su reemplazo Corina Yoris quien no fue registrada; incluso el gobernador del Zulia, Manuel Rosales Guerrero, candidato por Un Nuevo Tiempo (UNT), con el Movimiento por Venezuela, retiró su candidatura para apoyar la de unidad.

Edmundo González fue admitido por el Consejo Nacional Electoral (CNE) como candidato por lo que no pueden inhabilitarlo, retirarlo o bloquearlo. Lo apoyan las 10 organizaciones de la Plataforma Unitaria Democrática, y ha recibido respaldo del Movimiento al Socialismo (MAS), Unión y Progreso (UyP), Partido Unión y Entendimiento (Puente). González publicó en su cuenta en X que otros 11 partidos lo apoyan -1) Democracia Renovadora, 2) Gente Emergente, 3) Moverse, 4) Movimiento Ecológico, 5) Movimiento Republicano, 6) Partido Cristiano de Venezuela Unidad – Organizados Elegimos (NOE), 7) Nueva Visión para mi País (Nuvipa), 8) Movimiento de los Pueblos Indígenas de Venezuela (Parlinve), 9) Unidad Nacional, 10) Unión Republicana Democrática (URD), 11) Vanguardia Popular.

Esa unidad opositora aspira a derrotar a Maduro, quien ha tratado de anular los derechos ciudadanos, así como los liderazgos, movimientos y partidos opositores; ha aumentado los presos políticos en condiciones infames de reclusión, sometidos a tortura, aislados de su familia, como la líder de derechos humanos Rocío San Miguel. Además, ha eliminado la justicia con tribunales sin independencia ni respeto por la Constitución; el régimen controla todos los poderes públicos, la ley, la institucionalidad, los recursos públicos. Todo eso ha forzado a huir de Venezuela a más 8 millones de personas, muchos exponiéndose a graves riesgos o incluso la muerte, por ejemplo, al cruzar a pie la Selva del Darién para ir hacia Estados Unidos; o los que cruzan las fronteras de países de Suramérica, para buscar un mejor futuro allí o tratar de ingresar a Europa.

El calendario electoral presidencial es estrecho; y para impedir la participación, el régimen puso muchas trabas en el Registro Electoral. De los 3 millones de nuevos votantes en Venezuela, sólo lograron inscribirse cerca de 200.000; de 7.722.579 migrantes y refugiados venezolanos en el mundo, podrán votar 69.189 personas, y apenas 6.020 pudieron cambiar su centro de votación de Venezuela al país donde residen.

Las trabas también las han impuesto en países donde se concentran los migrantes. Por ejemplo, los consulados venezolanos en Chile sólo admitieron 593 cambios de centros desde Venezuela y 14 inscripciones de nuevos votantes. En los 5 consulados en Colombia sólo pudieron inscribirse 25 nuevos votantes y apenas 248 cambios de centros de votación desde Venezuela fueron procesados. Así, para las próximas elecciones presidenciales, 21.402.220 ciudadanos tendrían derecho a votar, de los cuales solamente 69.189 podrán hacerlo desde el exterior de Venezuela. En los 16.025 centros de votación -1.700 adicionales a la última elección, en sitios de difícil acceso, tendrán sólo 1 mesa, para un mayor control electoral del gobierno[1]. La comunidad internacional, en especial gobiernos como los de Colombia y Brasil, deben insistir en mostrarle al régimen madurista-chavista las consecuencias de afectar el derecho al voto.

Pacto Político para transición democrática desde lo electoral

Han surgido propuestas para que Venezuela salga de la catástrofe generada por el régimen en estos 25 años. Son agudas las crisis a todos los niveles: institucional, económica, de la educación, la salud, los servicios públicos -de agua, electricidad, gas, gasolina-; hiperinflación, pobreza extrema, emergencia humanitaria, morbilidad hasta infantil, etc.

Hay sectores -como lo muestra Víctor Álvarez[2]– que trabajan dentro y fuera de Venezuela en favor de mantener la ruta electoral tratando de incidir sobre ambos lados de la gran fractura en la República Bolivariana de Venezuela: al régimen, exigiendo condiciones y garantías para las elecciones tanto presidenciales como legislativas regionales y municipales de 2025; a la oposición y a la población en general, procuran ayudarles a superar la apatía electoral, a reconstruir la confianza en el voto, a movilizarse en favor de una solución pacífica-electoral de los conflictos venezolanos y a rechazar las vías violentas. Ha surgido la propuesta de estimular un pacto entre todos los candidatos a la presidencia de Venezuela para que, independiente del sector político que gobierne, por la vía electoral se pueda lograr la alternabilidad en el poder y que una derrota electoral no se convierta en persecución política, sino que permita una convivencia pacífica.

Proponen que todos los candidatos a la presidencia asuman el compromiso de ayudar a generar un clima de reencuentro nacional, debatan una amnistía general por faltas y delitos políticos como 1) violaciones de la libertad de expresión, organización política, participación electoral; 2) represión de manifestaciones y protestas con fines políticos, contra el orden institucional y el gobierno establecido; 3) actuaciones de los organismos de seguridad del Estado al enfrentar la resistencia y desobediencia a la autoridad, cuyos excesos pudieran dar lugar a juicios y condenas por parte de los órganos de justicia; 4) hechos del ejercicio de la función de gobierno que pueden dar lugar a investigaciones, imputaciones, acusaciones o condenas por parte de la Corte Penal Internacional; 5) persecución contra dirigentes políticos y funcionarios del gobierno por órdenes internacionales de captura y amenazas de extradición; 6) críticas al gobierno nacional, autoridades, poderes públicos por expresión de ideas y opiniones políticas; 7) difusión de imágenes y mensajes difamatorios u ofensivos en el ejercicio de la crítica a la acción de gobierno, poderes públicos, autoridades y funcionarios; 8) participación en el gobierno interino, el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio y extralimitación de las funciones de la Asamblea Nacional electa en 2015;  9) solicitud de fuerte presión con sanciones económicas y aislamiento internacional; 10) haber participado o apoyado el intento de golpe militar del 30 de abril de 2019, y pedido intervención militar externa a través del TIAR.

Con el fin de reducir costos de salida a quienes tienen el poder, también proponen a los candidatos presidenciales promover la eliminación de recompensas internacionales, no seguir presionando juicios en la Corte Penal Internacional, pedir el cese de persecución judicial contra representantes de los poderes públicos del Estado. Que los tribunales especiales de justicia transicional evalúen y decidan qué tipos de delitos pueden amnistiarse y quiénes pueden beneficiarse de medidas especiales de indulto o fin de la acción penal[3].

Diversos sectores venezolanos piden acoger lo que establece el Estatuto de Roma y el artículo 29 de la Constitución, que exceptúa de la amnistía las violaciones graves a los derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad, que sólo podrán ser juzgados por la justicia ordinaria; también, crear una Comisión de la Verdad que recoja y procese denuncias de violencia política y violaciones de derechos humanos por la confrontación política -de febrero 2014 a febrero 2024-, para resaltar a las víctimas del conflicto, que deben ser reconocidas y reparadas en un proceso de verdad y justicia transicional. Y plantean que, al liberar fondos de la República que Estados Unidos mantiene bloqueados, puedan crear un Fondo de Reparación de Daños a las víctimas del conflicto -presos y exiliados políticos; torturados, heridos, familiares de manifestantes muertos en protestas, migrantes y sus familias-, como parte de un Pacto para convivir en paz.

Pacto de convivencia

Como parte de la propuesta de pacto político, contemplan que los candidatos presidenciales deben comprometerse a respetar la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y piden a la FANB ratificar su condición no deliberante, subordinada al poder civil; respetar la Constitución, las leyes y el resultado electoral como expresión de la soberanía nacional ejercida a través del voto. Señalan que, en caso de un cambio en el mando político, el nuevo presidente tendrá que coexistir con poderes públicos como la Asamblea Nacional, gobernaciones, alcaldías elegidos antes. Pero para poder gobernar, quien llega al poder tendrá que reconocer a su antecesor así sea adversario, ayudar a que sea posible la cooperación y complementación entre los diferentes poderes públicos y niveles de gobierno.

Con el fin de evitar que después de las elecciones se generen crisis de gobernabilidad proponen a los candidatos concertar un programa básico de reformas económicas, sociales e institucionales y, para su aplicación, piden que además de levantar las sanciones, Venezuela sea reinsertada en los mercados financieros internacionales, pueda reestructurar su deuda externa y promover inversiones extranjeras que ayuden a reactivar su industria petrolera y su aparato productivo. Así, quien gane las elecciones presidenciales, para que pueda gobernar, cuente con una economía saneada, un Estado re-institucionalizado y una sociedad activa.

Para facilitar la alternabilidad en el poder, limitar el poder excesivo presidencial y garantizar la autonomía de los poderes públicos, proponen a los candidatos impulsar una reforma constitucional que al menos tenga cinco elementos. 1) Eliminar la reelección indefinida del presidente, gobernadores y alcaldes. 2) Recortar el mandato presidencial a cinco años con una sola e inmediata reelección. 3) Activar la segunda vuelta en la elección presidencial. 4) Eliminar el referendo revocatorio para todos los cargos públicos de elección popular. 5) Designar al expresidente de la república como diputado vitalicio con inmunidad parlamentaria, al vicepresidente ejecutivo y a los vicepresidentes sectoriales diputados con inmunidad parlamentaria por dos períodos constitucionales, y a los ministros del gobierno saliente por un periodo, todos con voz, pero sin voto. Y recogen la propuesta de los presidentes de Brasil y Colombia, de someter el Pacto de Convivencia Pacífica a referendo popular en los comicios presidenciales de julio próximo.

Así, a menos de 90 días para las elecciones presidenciales venezolanas, las dos partes enfrentan desafíos cruciales. El régimen -Maduro, en particular-, debe parar las estrategias desplegadas para mantenerse en el poder al costo que sea, cumplir el Pacto de Barbados y garantizar elecciones democráticas. La oposición debe abandonar el triunfalismo, transformar el favoritismo que tiene en las encuestas y en el espíritu opositor en una victoria contundente al votar masivamente por el candidato unitario Edmundo González. Además, debe haber vigilancia de manera permanente todo el proceso electoral y el día de la elección, con la capacitación y acreditación de sólidos testigos en todas las mesas electorales.

Al mismo tiempo, ambas partes deben adelantar una negociación simultánea para -como se ha señalado antes-, garantizar que se eviten provocaciones, discursos o estrategias de confrontación, revanchismo y triunfalismo; y que, en cambio, se preparen para una transición democrática e incluyente. No hay resultados garantizados, solo tendencias aún no consolidadas. Ojalá los venezolanos logren consolidar la unidad de las oposiciones, y preparar una convivencia democrática y en paz, así como reconstruir su país.

_______________

[1] https://www.elnacional.com/venezuela/solo-508-venezolanos-en-el-exterior-se-registraron-para-votar-en-las-presidenciales/; https://www.elnacional.com/opinion/no-olvidemos-a-los-presos-politicos/

[2] https://t1p.de/nwtp1, https://www.elnacional.com/opinion/pacto-de-convivencia-entre-los-candidatos-a-la-presidencia/

[3] https://runrun.es/opinion/529554/pacto-de-convivencia-victor-alvarez/https://www.sur.org.co/author/sramirez/

Socorro Ramírez 

Mayo, 2024  

4 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

En las relaciones personales, laborales y de negocios, comprender a quienes nos rodean es esencial para nuestro crecimiento y bienestar.

Conocer a las personas va más allá de saber sus nombres o antecedentes. Implica entender sus valores, motivaciones y perspectivas que nos permitan establecer relaciones significativas y crear conexiones genuinas que enriquecen nuestra vida. El networking, por ejemplo, es construir relaciones duraderas que nos abran puertas y nos permitan aprender de otras experiencias. La empatía y la escucha activa son herramientas poderosas para lograrlo.

En el ámbito laboral, la colaboración es esencial. Conocer a nuestros colegas nos permite aprovechar sus fortalezas, comprender sus estilos de trabajo y resolver problemas de manera conjunta. Los equipos cohesionados son más creativos, eficientes y resilientes. En la familia, el trabajo y la política, los líderes exitosos conocen a su equipo. Comprenden sus habilidades, desafíos y aspiraciones. Un líder auténtico inspira confianza al demostrar interés genuino en las personas. Además, la empatía y la adaptabilidad son cualidades esenciales para ser un líder exitoso.

En situaciones de negociación o persuasión, el conocimiento profundo de la otra parte es clave. Saber qué le motiva, cuáles son sus intereses y cómo piensa, nos permite encontrar soluciones para ganar-ganar. La persuasión efectiva se basa en adaptar nuestro mensaje a las necesidades específicas del receptor. La mejor forma de convencer al otro es hacer que te quiera y, finalmente, se identifique contigo. Si generas afecto hacia ti, al otro le será mucho más fácil aceptar tu punto de vista.

Para persuadir al otro, conoce su carácter, establece la estrategia que permita mover su voluntad y luego encuentra su punto débil (para identificar el punto de entrada como en la guerra). Si perseveras, difícilmente se negará. “Aprende a adaptarte a todos. Sé docto con el docto, y con el santo, santo. Es el secreto para ganártelos a todos, porque la identificación con el otro concita benevolencia”, tal como lo expresaba en 1647 el jesuita Baltasar Gracián en su libro “Oráculo manual y arte de prudencia”.

La diversidad de opiniones es inevitable. Aceptar (tolerar) y convivir con esa diversidad nos ayuda a manejar conflictos de manera constructiva, en la búsqueda de soluciones comunes para mantener relaciones armoniosas.

Conocer a los demás también nos ayuda a conocernos mejor. Al compararnos con quienes nos rodean, identificamos nuestras fortalezas y áreas de mejora. Esto nos impulsa a crecer y evolucionar. Estamos hechos de la misma materia, del mismo barro frágil que nos hermana y nos hace parte de un todo y de una sola trilogía que nos gobierna: somos diversos, competitivos y limitados. No entendemos lo suficente al otro porque no nos hemos mirado interiormente lo suficiente. Y esto último requiere el examen diario de nuestra conciencia y de nuestras actividades. Una vez construyamos ese hábito, se nos facilitará la armonía con los demás.

Construir relaciones significativas, colaborar y trabajar en equipo, negociar y persuadir exitosamente, ejercer un liderazgo auténtico, generar oportunidades profesionales mediante el networking, y ser tolerantes y capaces de resolver conflictos depende, en gran medida, de nuestro conocimiento propio y de los demás, una competencia vital para el éxito en la vida

Juan Laureano Gómez

Julio, 2024

4 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Que constituyente sí, que constituyente no, que sí se necesita, pero no se puede, que sí se puede, pero no se necesita. Qué debate tan estéril e inútil, que además nos está distrayendo de discutir y trabajar en los verdaderos problemas del país.   

Afortunadamente en medio de tanto discurso vociferante y opiniones politizadas de lado y lado, también hay voces ponderadas y reflexivas que ayudan a poner las cosas en su sitio y plantear los temas de fondo que debe afrontar el país. Es el caso de las declaraciones del nuevo Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, que además tienen la ventaja de reflejar la posición oficial del gobierno, porque se dan después de una larga conversación entre el presidente y el ministro, donde se debieron acordar prioridades. 

El ministro sí habló de constituyente, también de reformas constitucionales, de diálogo y acuerdo nacional y del Acuerdo de Paz de La Habana, pero en el orden inverso, definiendo así las prioridades que tendrá su gestión, que ojalá se convirtieran en la hoja de ruta de la política nacional y el presidente la siga, porque aquí el orden de los factores sí altera el producto. 

La implementación del acuerdo de paz 

Su primera prioridad, dijo y repitió en todas las entrevistas que le han hecho, no es la constituyente sino impulsar la implementación del Acuerdo de Paz del 2016. Para ello, aún antes de posesionarse ya se está reuniendo con los equipos que trabajan el tema de la paz, analizando el estado de la implementación, los logros alcanzados, y los retos del Plan Marco de Implementación y su revisión.  

Muy significativo, además, que el ministro haya reconocido que para avanzar en el Acuerdo no se requieren nuevas leyes, tampoco una reforma constitucional y mucho menos la convocatoria de una constituyente. 

Esto no es un capricho, ni un interés personal por haber participado en las negociaciones con las FARC y en el trámite de las leyes que de allí se derivaron. Es una obligación constitucional del Estado colombiano que el propio presidente ha denunciado que no se está cumpliendo, que sufrió un retraso absurdo en el gobierno anterior que quiso hacer trizas el Acuerdo, y que en éste se ha ralentizado, entre otras cosas por la eliminación de la Consejería del Posconflicto que dejó el proceso, sin una coordinación real entre las entidades del gobierno y los entes territoriales. 

Entre los puntos del Acuerdo que están estancados están los PDETs, Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial de 170 municipios, la ejecución del Plan de Sustitución Social de Cultivos Ilícitos y la reforma rural integral junto con el catastro multipropósito.  

Los tres puntos están relacionados: Respecto del primero, la inversión y la presencia del Estado en esos territorios ha sido muy inferior a la prevista, lo cual ha paralizado la sustitución de cultivos ilícitos y permitido el aumento de las áreas sembradas de coca, pues es la única posibilidad de subsistencia para miles de campesinos que tampoco han visto realizar sus esperanzas de acceder a la tierra prometida con la reforma agraria.  

Además, es claro que el deterioro de las condiciones de seguridad, el aumento de la violencia y la actividad de grupos armados en estos territorios se han hecho posibles por la falta de presencia del Estado. ¡La Paz Total requiere la implementación del Acuerdo de 2016, y que cesen los asesinatos de sus firmantes! 

Las reformas constitucionales 

Cristo ha señalado que el país necesita urgentemente tres reformas: la reforma política y del régimen electoral, la reforma la justicia y la reforma del ordenamiento territorial. No bastan nuevas leyes para hacer las modificaciones necesarias al régimen legal colombiano en estos campos, sino que son necesarias reformas constitucionales. Esa es su opinión que muchos compartimos y otros no. Pero no se trata de imponerla desde el gobierno, sino de buscar un consenso nacional sobre lo que se debe hacer en estos campos. 

La reforma política está planteada en el punto 2 del Acuerdo de 2016, y el año siguiente se trabajó un proyecto concertado con la mayoría de las fuerzas políticas pero que no se concretó. Aunque se ha avanzado con el estatuto de la oposición, quedan otros pendientes como el del Consejo Nacional Electoral y el régimen de partidos (no podemos seguir con 37 pseudo partidos con personería jurídica), que permitan tener una democracia más transparente. 

Lo mismo pasa con la reforma a la justicia. La Comisión convocada por el exministro Osuna tiene propuestas concretas, pero falta incluir temas de orden constitucional como las funciones electorales de las altas cortes, o la comisión de aforados que tumbó la Corte Constitucional en el 2015. 

Y el tema del ordenamiento territorial es uno de los que el ministro viene trabajando desde hace tiempo. Su partido político, En Marcha, presentó una propuesta de reforma constitucional sobre la autonomía territorial y el Sistema General de Participaciones, que permita la descentralización efectiva del país. 

Ante temas tan sustanciales como éstos, la segunda prioridad del ministro es promover un amplio proceso de diálogo con todas las fuerzas políticas, los sectores sociales y empresariales para buscar un Acuerdo Nacional sobre esas reformas y cómo realizarlas. Sólo si se logra este Acuerdo, será posible adelantarlas. 

¿Y de la constituyente que? 

La conclusión de la posición expresada por el ministro es que primero hay que acordar las reformas, y segundo la forma de realizarlas que en todo caso, debe hacerse de acuerdo con los procedimientos de reforma establecidos en la Constitución del 91, es decir Actos Legislativos, Referendo o Asamblea Constituyente.  

En cualquiera de los tres caminos es indispensable el paso por el Congreso de la República, lo cual solo será posible si se ha construido el consenso político. 

En otras palabras, si se acuerda que la Asamblea Constituyente es necesaria, este será el punto de llegada y no el de partida; es decir que no se trata de convocar una Constituyente para imponer unas reformas, sino de acordar esas reformas y después decidir cómo se deben aprobar.  

Si se realizan estas prioridades del ministro Cristo, será posible superar los debates inútiles y concentrarnos en los problemas urgentes e importantes del país. 

Mauricio Cabrera Galvis 

Publicado en la revista CAMBIO, Colombia 

Cali, julio 6 de 2024 

2 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

El hundimiento del proyecto de la ley estatutaria de la educación presentado por el gobierno no significa ni el fin del problema, ni el agotamiento de su discusión. 

El miércoles pasado se hundió el proyecto de ley estatutaria de la educación. Pese a los consensos de los partidos políticos logrados en torno al proyecto -con disensos de última hora- arrastraba un pesado fardo: las duras críticas formuladas a la indebida intervención del Ministerio de Educación en el nombramiento de un nuevo rector, destituyendo al que ya había sido elegido en la sesión anterior del Consejo Superior de la Universidad Nacional. 

Se vio con razón un atentado a la autonomía universitaria, preanuncio peligroso de más intervencionismos en la dirección de las universidades públicas. 

La errática aplicación de la reforma de la salud, por decreto, acabó fortaleciendo a Fecode, el sindicato más poderoso del sector público educativo. Los maestros sufrieron en carne propia las consecuencias de la pésima atención en salud, por lo que llevaban días de protesta ruidosa en las calles, pese a que el sindicato es, o era, un aliado del Gobierno. 

El Ministerio se jugó todas las cartas a favor de consagrar el derecho fundamental a la educación, sin resolver el problema de la desfinanciación, que a futuro iba a producir el más sonado objetivo del proyecto. Además, tampoco se integró lo más importante de ese derecho que era asegurar la calidad. Por ende, la libertad para elegir dónde y cómo educarse quedaba maltrecha. No se reconocía con claridad que el sistema de educación es mixto, público y privado. El entierro fue de tercera. El presidente del Senado no incluyó en el orden del día el debate para su aprobación faltando pocas horas para terminarse la presente legislatura.

No obstante, la educación necesita transformarse y la superior clama por una reforma de la ley 30 de 1992, que se quedó corta ante el desarrollo vertiginoso de la enseñanza, las nuevas pedagogías y el avance de las tecnologías educativas más recientes, fenómeno que es mundial. Lo que no quiere decir que tras el hundimiento del proyecto de ley estatutaria se acabó el problema y la discusión. 

Por el contrario, la reflexión y las tareas de una renovación a fondo del sistema educativo y sus retos para el futuro apenas comienzan. Son ineludibles. No es una cuestión solo de normas. Es un desafío para asegurar el futuro formativo de niños y jóvenes. No se reduce a un debate ideológico por el poder. Debe ser una discusión política y académica, sin prejuicios, sobre la educación pública y privada, poniendo la capacidad innovadora de líderes, profesores y alumnos, al servicio de una educación humanista y transformadora.

Jesús Ferro Bayona

Publicado en El Heraldo, Barranquilla

3 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Ciencia sin religión se convierte en materialismo asfixiante. Religión sin ciencia es fanatismo beligerante.

Conclusiones con los datos científicos presentados

En los dos primeros artículos sobre este tema hemos presentado suficientes ejemplos descubiertos por la ciencia que nos demuestran cómo la realidad física está compuesta intrínsicamente de tal forma, que podemos concluir lo siguiente:

Uno. Que todos los datos sobre la realidad fisica, cósmica y microscópica muestran que hay una organización intrínseca en todo lo que la vida pujante nos muestra en el universo, así como en las realidades físicas y mentales de nuestra realidad humana, compuesta de un nivel físico y de otro psíquico-mental. 

Dos. Que dicha macro y micro organización no puede ser el resultado del azar. Por el contrario, que semejante organización cósmica, intraterrestre, biológica y mental, requiere de una fuente, de un principio organizador que conoce la intimidad de todo lo expuesto anteriormente, para que esta multi-realidad se manifieste en el nivel estructurado que hemos constatado como su modo de existir.

Tres. Ninguna de estas realidades ha sido el producto de un ensayo al azar. El azar nunca ha demostrado que tiene un diseño de organización intrínseca y extrínseca, desde el inicio de cualquier cosa fisica. Nada de lo expuesto en su complejidad podría existir sin un diseño organizador. Es demasiado compleja dicha organización para que sea el resultado de un ensayo fortuito, sin dirección, sin objetivo claro de funcionamiento, sin llevar dentro de sí una orientación de relaciones con todas las otras entidades del mundo y el universo.

Cuatro. Lo que sí podemos deducir es que la complejidad organizativa que la ciencia ha comprobado que tiene la realidad fisica, biológica, psíquica y mental, es el resultado de un principio organizador que se fue expresando evolutivamente hasta que el planeta pudo albergar la vida sensible y el hombre. 

Cinco. Que dicho principio, por más lejano o abstracto que pueda ser, tiene que tener una inteligencia organizadora, capaz de producir el nivel de organización constatado. 

Seis. Esto lo podemos afirmar porque nosotros mismos somos creadores permanentes de realidades físicas. Estas son el producto de una idea, una intuición, un pensamiento o una imaginación. Desde el momento de su origen, esa creación mental tiene un diseño organizativo implícito que se hace evidente cuando la función del producto final pone de manifiesto que había sido concebido con un diseño y organización tal que, en efecto, cumple con la función de su diseño. 

Siete. Una entidad con dicha capacidad organizadora requiere de un nivel de consciencia creativa, sin la cual no es posible crear nada que no tenga un diseño organizador. Lo que hemos analizado es que el diseño está impreso en todo lo que vemos, tocamos, analizamos, y conceptualizamos. La Energía Vital-creadora de todo lo que existe, debe tener pues, la facultad organizadora para imprimir un diseño específico en todo lo que existe, con el nivel de complejidad que la ciencia nos devela como su intimidad.  

Todo lo anterior es para reafirmar que la Energía Vital presente en todo lo que existe es consciente y creativamente organizadora.  Tiene que ser así para saber qué es lo que está creando, cuál es la función de cada cosa creada en el esquema evolutivo de la materia y del hombre, y cómo debe comportarse, para que dicho Plan Universal pueda mantenerse en armonía, unidad y con una direccionalidad claramente delineada en su esencia misma. 

Un ejemplo casero puede servirnos. Tomemos al director de una orquesta sinfónica. Para que la ejecución de la obra musical tenga éxito, dicho director debe conocer las notas que cada instrumento de la sinfónica puede producir. Debe conocer a fondo la partitura para entender en qué momento cada instrumento entra, complementa o introduce una nueva dirección a toda la pieza musical. Debe tener desarrollado el sentido de la armonía que han de producir todos los instrumentos, tocados por los músicos y en el momento en que  deben sonar. 

Este conductor tiene que saber de antemano cuál es el diseño total de la sinfonía que va a dirigir, lo que implica que sabe leer música, pues tiene, frente a sí, una partitura que solo muestra signos y símbolos que no producen las notas en sí. 

Nada menos, encarna a la Energía Vital, la responsable de que exista Vida en toda su expresión de complejidad y diseño, pues como Energía-Creadora tiene que tener el conocimiento íntimo de lo que crea, para que todo lo creado responda a la orquestación cósmica en la cual está inmersa cada individualidad, incluidos nosotros.

Las catástrofes, ¿tienen diseño programado?

¿Cómo conciliar la presencia de diseño y la organización en la naturaleza, con el hecho irrefutable que ella crea catástrofes de tal nivel de destrucción que arrasa lo creado por el hombre para su supervivencia, además de sepultar miles de vidas humanas en su imparable fuerza demoledora?

Para responder adecuadamente a esta observación válida, es necesario hacer una distinción que la misma ciencia moderna nos ofrece con sus nuevas y reveladoras investigaciones. Las catástrofes son de dos tipos. Catástrofes causadas por fuerzas de la naturaleza, expresadas con niveles destructivos como los huracanes, las tormentas eléctricas, los vientos de fuerza demoledora o los tsunamis que pueden ahogar completamente a un pueblo costero, o los volcanes con capacidad para “borrar” áreas de viviendas, junto con sus ocupantes.

La ciencia nos explica que todos estos son procesos naturales del planeta, que tienen como finalidad necesaria liberar energías para mantener el equilibrio planetario. Si los volcanes mantuvieran represada la lava interna que puja por salir y no hacen erupción, la presión de esa lava reprimida haría explotar literalmente la corteza terrestre, causando una destrucción y daño muchísimo mayor que el causado por las esporádicas erupciones. Los huracanes y terremotos igualmente tienen una función específica de renovación de la atmósfera o de alineamiento de las placas terrestres, ambos necesarios para mantener en equilibrio los sistemas ecológicos que dan y sostienen la vida en la tierra. Sin estas manifestaciones de fuerza imparable, la destrucción de la vida del planeta seria total.

La destrucción creada por el hombre

La segunda categoría de catástrofes es la creada por nosotros, quienes somos los directamente responsables del impacto en las personas, en el medio ambiente, en el equilibrio ecológico, causando un nivel de destrucción tanto o mayor que el producido por los fenómenos naturales.

Tomemos el caso que se da ahora a nivel planetario: el envenenamiento del suelo agrícola por la llamada agricultura mecanizada. Para lograr un alto rendimiento, y asegurar que la tierra tenga los nutrientes adecuados y el alimento crezca, se satura el suelo con fertilizantes químicos, supuestamente requeridos por las plantas, para dar cosechas ‘sanas y abundantes’. Cuando se cultivan miles de hectáreas de un mismo producto, hay que prevenir que sus propias plagas no dañen las cosechas. Sin admitirlo, esta agricultura industrializada, es el segundo sector más contaminante que representa alrededor del 11% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por lo tanto, hay que cubrir las plantas con plaguicidas, fertilizantes y tantos otros elementos químicos nocivos para la salud, que han convertido el subsuelo en una fábrica de “alimentos artificiales contaminados”, causantes de alergias, cánceres, destrucción de órganos y de células sanas, esenciales para tener cuerpos saludables.

Envenenamos el mismo aire que necesitamos para respirar cuando las gigantescas chimeneas de tantas fábricas saturan el aire con nubes de gases tóxicos, junto con los millones de automóviles que producimos. Estos gases nocivos son: el dióxido de carbono, el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno (NOx) y los óxidos de azufre (SOx); todos producidos por las emisiones de los vehículos motorizados y por los productos derivados de procesos industriales.

Muchos gases de efecto invernadero se producen de forma natural en la atmósfera. Sin embargo, la actividad humana contribuye a su acumulación y aumenta el calentamiento de la Tierra. Los gases fluorados son el tipo más potente y persistente de gases emitidos por las actividades del ser humano. 

Pueden producir un efecto invernadero miles de veces mayor que el CO2 natural. Se incluyen en este tipo los hidrofluorocarburos (HFC), (perfluorocarburos), hexafluoruro de azufre (SF6) y el trifluoruro de nitrógeno (NF3). Como consecuencia, las temperaturas medias aumentan y los fenómenos climáticos extremos, como las olas de calor y las sequías extensivas ocurren ahora donde antes no ocurrían. Se dan también, inusitadamente, inundaciones que ahogan cultivos, destruyen casas, arrasan vehículos y cobran vidas.

No quiero detallar aquí cómo envenenamos los mares, los ríos y sus afluentes, cuando se los utiliza como vertederos de toda la basura producida por nosotros. Baste con anotar que la mancha del océano Índico, descubierta en 2010, es una cantidad de desechos marinos y plásticos suspendidos en la superficie, estimada en 10 000 partículas por kilómetro cuadrado, compuesta por condones, compresas, residuos sanitarios, y gasolina de los buques. Estos desechos contienen contaminantes bacterianos que transmiten enfermedades infecciosas a los bañistas.

Los ríos no se ven libres de la muerte lenta causada por sus aguas contaminadas. Un arquetipo es el río Ganges de la India. Con una longitud de 2.510 kilómetros, atraviesa la India y desemboca en un gran delta, que comparte con el río Brahmaputra (Bangladés) y el río Meghna (Chandpur), en la Bahía de Bengala. 

Es usado como drenaje urbano donde se vierten desechos de alimentos y animales muertos, pesticidas, fertilizantes, metales industriales y riachuelos de cenizas de cuerpos cremados. En él se bañan miles de hindúes convencidos religiosamente de que las aguas del rio son sagradas, desconociendo que se han convertido en un poderoso medio de trasmisión de múltiples enfermedades.

Las guerras o la destrucción masiva del hombre por el hombre. Planeadas y  ejecutadas con alevosía, con la intención de acabar con el “otro” que se opone a los deseos del agresor. No hay que sofocar al lector con esta terrible realidad. Baste recordar el precio humano de algunas de las guerras modernas que conocemos: 

  • Primera Guerra Mundial: murieron casi 10 millones de soldados y alrededor de 13 millones de no combatientes. 
  • Segunda Guerra Mundial: un estimado de 40 – 50 millones de muertos.
  • La revolución china: con cerca de 1 a 2 millones de víctimas.
  • La guerra del Vietnam: 2 millones de civiles y 1.1 millones de combatientes.
  • La industria del narcotráfico en Colombia: 450.664 personas perdieron la vida a causa del conflicto armado entre 1985 y 2018. Si se tiene en cuenta el subregistro, la estimación del total de homicidios puede llegar a las 800 000 víctimas.
  • En Gaza, hasta ahora, se calcula que los muertos palestinos superan los 35 000. 

Llegamos así al momento de abordar cómo la religión arroja, a lo que la ciencia nos ofrece, la perspectiva de la llamada dimensión no física, la trascendente, tan real como la fisica, aunque no visible como ella. Esto lo haremos en el próximo artículo.

Datos ecológicos encontrados en Wikipedia. Datos sobre la guerra en Google, múltiples fuentes.

Reynaldo Pareja

Julio, 2024

3 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Múltiples son las concepciones de “sabiduría”. Por eso, desde hace siglos, se sigue dialogando sobre dónde encontrarla.

SÓCRATES.- Deja de preguntarnos sobre la sabiduría. Ya te hemos hablado suficientemente de ella.

LINGUACUTA.- Pero no me cansa escuchar a sus amantes, a sus “filósofos”. 

SÓCRATES.- Pues sí, eso somos, amantes de la sabiduría, que tan solo suspiramos por acercarnos a ella sin pretender llegar a poseerla. 

JUAN LUIS VIVES.- Muchos habrían podido acercarse a la sabiduría si no se hubiesen creído ya sabios. 

SOFROSINA.- Sabio es quien cada nuevo día se da cuenta de que no era tan sabio como pensaba ayer.

PLATÓN.- Así es, entre otras cosas, porque son múltiples las concepciones de sabiduría y los filósofos no esperamos ninguna revelación divina para determinar cuál de ellas es la “verdadera”.

SÓCRATES.- Para no ir más lejos, ¿buscas, acaso, la sabiduría de mi “conócete a ti mismo”?

EPICURO.- ¿O la del “carpe diem” y la del “nada en exceso”?

EPICTETO.- ¿O la de saber lo que depende de ti y lo que no depende de ti?

SEXTO EMPÍRICO.- ¿O la sabiduría del saber dudar y no tragar entero?

DIÓGENES EL CÍNICO.- ¿O la sabiduría del vivir con lo estrictamente necesario? 

MONTAIGNE.- Para mí el amor por la sabiduría es el comienzo de la amistad con uno mismo.

SOFROSINA.- Me gusta lo que dices, pues solo cuando logramos esa amistad podemos entablar relaciones apacibles con los demás, y alcanzar un poco de felicidad.

WALT WHITMAN.- Felicidad que no existe sin paz interior.

MONTAIGNE.- La sabiduría no es, pues, otra cosa que la felicidad en reposo.

SOFROSINA.- Lo cual nos permite enfrentar los desafíos y las adversidades de la vida de una manera más lúcida y serena. 

MAQUIAVELO.- Todo lo que ustedes han dicho es muy bonito, pero te advierto, Linguacuta, que sabio es darse cuenta de que no todos buscan ser sabios. 

LINGUACUTA.-  Lo sé. Un chamán me dijo hace tiempo que dentro de cada uno de nosotros hay dos lobos que se pelean entre sí. El primero es serenidad, amor y benevolencia. El segundo es miedo, codicia y odio.

MAQUIAVELO.- ¿Cuál de los dos lobos gana la pelea? 

LINGUACUTA.- Aquel al que alimentamos.

DESCARTES.- Confío en que nuestra razón está predispuesta a alimentar al lobo bueno: Pensamos, luego existimos.

LINGUACUTA.- También existen los que no piensan, y son más numerosos.

JONATHAN SWIFT.- La mayoría de las personas son como alfileres: sus cabezas no son lo más importante.

GRACIAN.- Por eso sabiduría es arte de prudencia, para saber tratar con tanto amente.

ARISTÓTELES.- De ahí que el sabio nunca diga todo lo que piensa, pero piense todo lo que dice.

LINGUACUTA.- Eso es lo que distingue al sabio del inteligente.

DESCARTES.- Me encantan las ideas claras y distintas; explicita tu distinción.

LINGUACUTA.- El inteligente siempre sabe qué decir. El sabio sabe si decirlo o no.

JERZY LEC.- Los que siempre saben qué decir, olvidan que la obligación primaria de la inteligencia es desconfiar de ella. 

LA ROCHEFOUCAULD.- ¿Cómo podrían desconfiar? Todo el mundo se queja de su memoria, pero nadie de su inteligencia.

DESCARTES.- Porque se piensa que no hay nada repartido más equitativamente que la razón: todos los humanos están convencidos de tener suficiente. 

LINGUACUTA.- De ilusiones se vive ¿no?

SOFROSINA.- ¡Qué pesada eres! Todos tienen derecho a ser estúpidos.

JERZY LEC.- Sí, pero muchos abusan del privilegio.

LINGUACUTA.- ¿Dónde está la sabiduría? Mientras más hablan ustedes más perpleja estoy.

SOFROSINA.- Por buen camino vas: el sabio es rico en perplejidades, no en certezas.

Rodolfo R de Roux

Junio de 2024

2 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Por primera vez, nuestro grupo decidió conversar sobre un video en youtube que había llamado la atención de muchos por su tema muy recientemente tratado en otra tertulia y por sus implicaciones personales para cada uno. Compartimos esta tertulia con nuestros lectores y compartimos el vínculo al video en mención.

Exjesuitas en tertulia- Jueves 27 de Junio, 2024-

Reacciones al video del Dr. Manuel Sans Segarra – Participaciones individuales de: 00:01 Introducción Dario Gamboa 01:38 Enrique Sanchez 07:30 Reynaldo Pareja 17:17 Vicente Alcala 21:30 Juan Gregorio Vélez 24:05 Luis Gmo. Arango 27:00 Luis Arturo Vahos 36:30 Silvio Zuluaga 38:30 Rigoberto Reyes 44:08 Juan L. Gomez 47:40 Juan Gregorio Velez 49:24 Dario Gamboa 55:38 Luis Arturo Vahos 57:34 Vicente Alcala 59:26 Luis Gmo. Arango 1:01:07 Edmundo Pérez 1:05:03 Bernardo Nieto 1:12:00 Reynaldo Pareja 1:15:35 Bernardo Nieto 1:16:10 Cierre y proximas tertulias- Dario Gamboa Video del Dr. Sans Segarra: https://youtu.be/Gp2IwN4XhKw?si=LkdEEs_cfk74BCfx

Nota: DEBAJO DE LA DESCRIPCIÓN DEL VIDEO, VERAN LA LISTA DE PARTICIPANTES Y SU TIEMPO DE PARTICIPACIÓN. AL HACERLE CLIK EN LOS MINUTOS Y SEGUNDOS DE CADA PERSONA, IRA DIRECTO A LA INTERVENCION DE LA PERSONA… !!!

0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

La tristeza que siento por lo que estamos viviendo en la Universidad Nacional es inconmensurable. La institucionalidad ha sido maltratada, y la crisis está dejando heridas profundas. 

He leído, visto y escuchado múltiples mentiras e información descontextualizada que tiene el único fin de imponer un rector y un modelo de universidad. No solo es doloroso, sino que desvía las verdaderas discusiones que deberían estar ocurriendo en la universidad: los retos y potencialidades de la ciencia y la investigación; las necesidades de innovación en la pedagogía y la formación de estudiantes; la calidad y pertinencia de la educación universitaria con una mirada global y no solo local; las causas de la deserción; el modelo de universidad y la modernización en la gestión; los mecanismos de financiación de la educación; la construcción de una visión de largo plazo que reconozca a la educación como el principal mecanismo para superar la inequidad, entre otras. Estas discusiones se han minimizado porque se decidió privilegiar la disputa por la rectoría, en un contexto de politización de la Universidad y de maltrato personal e institucional.

Dos hechos marcan mi reflexión de hoy. El primero, recuerdo que, en la sesión plenaria del Congreso de Colombia del 20 de julio de 2019, muchos nos escandalizamos por “la jugadita” de dos honorables congresistas que recurriendo a la milimetría procedimental impidieron que el presidente de la república escuchara a la oposición que estaba haciendo uso de su derecho a la réplica. 

Siempre me impresionó el término “jugadita” y, más aún, la audacia para despreciar el discurso de la oposición. Compartí la indignación de muchos de los que creemos que la política debe ser decente, y que su principal desafío debería ser la construcción de la confianza y la persuasión. Hoy, las “jugaditas” utilizadas para elegir rector en la Universidad Nacional son abundantes. 

El segundo hecho se presentó hace diez años, cuando se expidió la Ley 1740 de 2014 que regula la inspección y vigilancia de la educación superior. Tuve la oportunidad de aplicarla siendo delegada del Ministerio de Educación en el consejo superior de una universidad privada. En aquellos momentos jamás pensé que esta norma se le pudiera aplicar a la Universidad Nacional. Me parecía que la Nacional estaba muy lejos de las causales que pudieran motivar una intervención por parte del Ministerio de Educación.

No soy abogada y les dejo a los juristas y al Consejo de Estado, la discusión sobre el cumplimiento de la ley y los procedimientos establecidos para la designación de rector. Sin embargo, creo con Platón que la ley es “la razón de la ciudad, así como la razón es el gobierno del hombre”. En este proceso ha hecho falta la razón y ha sobrado el activismo político. No ha habido altura académica. Se ha olvidado que en las universidades se debe privilegiar el mérito sobre el aplauso, las arengas y las vías de hecho.

En el proceso de designación del rector las reglas de juego siempre han sido claras. Los candidatos se habían comprometido a cumplirlas y los miembros del Consejo Superior Universitario (CSU) conocían su papel y competencia. Sin embargo, tanto el profesor Leopoldo Múnera como algunos de los miembros del Superior, no estuvieron a la altura de su responsabilidad, y ese comportamiento es el que nos tiene en esta lamentable situación. En distintos espacios previos, el profesor Múnera se comprometió a respetar la decisión tomada por el Superior. Sin embargo, cuando concluyó la sesión del CSU del 21 de marzo, llamó a la “desobediencia civil” y no reconoció la voluntad del Superior. Los otros tres candidatos aceptaron al profesor José Ismael Peña como rector designado. 

Mientras ellos cumplieron, el profesor Múnera no lo hizo. Además, las tres personas que representan al gobierno nacional (incluida la señora ministra), después de participar activamente en todo el proceso, se negaron a aprobar el acta. Esta decisión no se entiende. Dos días antes tuvieron la oportunidad de conocer y entrevistar a los cinco candidatos (incluso les preguntaron su opinión sobre temas no relacionados directamente con la Universidad, como el llamado a una asamblea constituyente y la reforma a la salud). La ministra y las dos representantes del Gobierno, votaron y participaron activamente en la elección del rector.  

Las “jugaditas” empezaron incluso antes del 21 de marzo, cuando se llevó a cabo la sesión del Consejo Superior Universitario para la designación de rector. Hubo entrevistas y reuniones previas, información mal intencionada, intimidaciones y amenazas.  El escándalo y el fantasma de la corrupción fueron utilizados para dañar la Universidad y crear razones para una intervención por parte del gobierno nacional.  

Se ha conocido que la sesión del 21 de marzo inició con la decisión acordada entre los ocho miembros, de hacer una votación secreta ante las amenazas comprobadas contra algunos integrantes del CSU. Posteriormente, y cumpliendo con los procedimientos establecidos, se decidió la metodología que se utilizaría para la designación. El método, aprobado por mayoría, usó el voto ponderado. Este procedimiento ya se había utilizado en 2000, según consta en la respectiva acta del CSU. El procedimiento lo propuso el ministro de la época, Germán Bula Escobar, y fue designado como rector el profesor Víctor Manuel Moncayo. Y ahora, aunque la ministra había propuesto el método de votación directa, aceptó la votación e hizo aportes para su aplicación. La sesión se desarrolló con participación de los ocho miembros en todas las rondas de votación. Asumo que votaron después de una previa valoración de los resultados de la consulta a la comunidad académica. 

El Consejo designó como rector a José Ismael Peña, cumpliendo con toda la normatividad del proceso. De hecho, se expidió un comunicado por parte de la secretaria del CSU, anunciando la designación. La ministra aceptó que esto se hiciera. Minutos después, por exigencia del presidente Gustavo Petro (vía la red social X, antes Twitter), se rompe el acuerdo de mantener el voto secreto. De igual forma, no se cumplió con la obligación de firmar el acta (aprobada por mayoría calificada) y el acto administrativo. A partir de ese momento, las “jugaditas” se intensificaron. Enumero solo tres. 

La primera y más clara fue la negación a aprobar el acta, sin una razón evidente y dilatando esta obligación. Sin embargo, el acto administrativo nació a la vida jurídica y cuenta con presunción de legalidad. Pretendieron que sin la firma del acta, no habría posesión del rector. De ahí el triste hecho de una posesión legal ante un notario de Bogotá.  

Segunda, la elección del representante ante el CSU por parte del Consejo Nacional de Educación Superior – Cesu. El Ministerio de Educación logró que se escogiera al profesor Víctor Manuel Moncayo. El lobby del Gobierno fue intenso. Hay que recordar que meses antes, el profesor Moncayo quiso ser el representante de los exrectores en el mismo Consejo Superior. Al perder esta elección, buscó ganar la representación a través del  Cesu. Su afán de formar parte del Superior se explica por su estrecha relación con el profesor Múnera. De hecho, el profesor Múnera fue su vicerrector de Sede. Desde siempre, el  profesor Moncayo ha mostrado su simpatía por la candidatura del profesor Múnera. Como resultado de esta decisión del Cesu, la composición del Consejo Superior de la Nacional cambió de manera significativa. Los nuevos miembros son el profesor Moncayo y la representante de los estudiantes. La presidencia del Consejo esperó hasta que cambiara su composición para tener mayorías plenas (con el profesor Moncayo y la representante de los estudiantes) y de esta manera “tumbar” la decisión tomada el 21 de marzo. 

Tercera, el desarrollo de la sesión del 6 de junio en la que se designa como rector al profesor Leopoldo Múnera, refleja el irrespeto a la autonomía universitaria y la trasgresión de la norma y los fallos judiciales vigentes. Los hechos que me llevan a hacer esta afirmación son:

  • La Resolución No. 067 de 2024 (que no fue conocida previamente por los consejeros y se presentó para aprobación en la misma sesión), contiene en 18 páginas la argumentación por “medio de la cual se verifican y corrigen las irregularidades encontradas en la actuación administrativa para el nombramiento de rector que tuvo lugar en la sesión del 21 de marzo de 2024, y se dictan nuevas disposiciones para su designación para el período 2024-2027”. Es decir se construyó previamente, no se socializó y se tomó la decisión de designar rector, desconociendo que la Universidad ya lo tenía. ¿Una “jugadita”?
  • El CSU designó el 21 de marzo como rector al profesor José Ismael Peña y había acto administrativo en firme. Tanto así, que el Consejo de Estado ya rechazó una medida cautelar urgente solicitada en la demanda de nulidad electoral contra el acto administrativo de elección. La demanda fue presentada por los profesores Leopoldo Múnera y Rodrigo Uprimny y el exconsejero de Estado, Alberto Yepes. En la demanda, el profesor Múnera reconoció expresamente que el acto administrativo se expidió. Si se considera que no hay acto administrativo, ¿por qué demandarlo? El hecho de que la ministra no haya firmado el acta de la sesión -que ella misma presidió- y el correspondiente acto administrativo, ¿invalida la decisión? 
  • Ante las manifiestas irregularidades, el representante de los exrectores, el representante profesoral y la profesora designada por el Consejo Académico, se retiraron de la sesión del 6 de junio. Los cinco miembros restantes, no discutieron las hojas de vida, ni valoraron las potencialidades de los cinco candidatos. En lugar de seguir este procedimiento, votaron de manera expedita, y en algo más de una hora, designaron al profesor Múnera como rector.  No hubo mayor discusión. El acta y el correspondiente acto que permitió la posesión del profesor Múnera, solamente llevará la firma de cinco de los miembros del Consejo Superior. ¿Ahora por qué no importan las firmas de todos?
  • Estas actuaciones desconocieron decisiones jurídicas importantes como: 1) el fallo de tutela del Juzgado 37 Administrativo de Bogotá, en el que expresa que hay presunción de legalidad del acto administrativo; 2) el hecho de que hay en curso cinco procesos electorales en el Consejo de Estado y, 3) los pronunciamientos de la Procuraduría General de la Nación.
  • Para finalizar, reconozco con tristeza el lamentable papel del viceministro de Educación Superior, profesor Alejandro Álvarez Gallego. Un hombre a quien tengo gran aprecio y admiración por su vida académica. Fue rector de la Universidad Pedagógica Nacional. En su momento, no ganó la consulta universitaria y, sin embargo, fue designado como rector. En su caso defendió que el CSU lo nombrara sin haber ganado la consulta. Hoy opina todo lo contrario. 

La designación y posesión del profesor Leopoldo Múnera como rector es contraria a la institucionalidad y es la demostración del éxito de las vías de hecho. Esta forma de actuar, por encima de los procedimientos establecidos y la normatividad, tiene efectos que espero sean corregidos por el Consejo de Estado. 

También espero que la decencia impere y que las “jugaditas” no tengan espacio ni en la Universidad Nacional de Colombia ni en nuestra sociedad.  Lo correcto era esperar la decisión del Consejo de Estado. He leído con atención las entrevistas e intervenciones recientes del profesor Múnera. 

En una de ellas dice “Si el Consejo de Estado dice que mi nombramiento es ilegal, yo me retiro”. No es fácil creerle, porque en los debates previos a la designación de rector dijo que “respetaba las reglas de juego” y no lo hizo. Me niego a creer que estas “jugaditas” sean parte de la dinámica en la Universidad Nacional. ¡Pido que vuelva la decencia e impere la altura académica!

Edna Bonilla

Columna publicada en CAMBIO, Colombia

4 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Para nuestro blog es una satisfacción enorme reproducir estas comunicaciones internas que se dan entre nuestros colaboradores y sus lectores. Este es el caso de Monseñor Rodrigo Mejía, S.J. Misionero Jesuíta Colombiano en el África, quien desde allá le escribe a Jaime Escobar, refiriéndose a su artículo publicado hace poco, titulado “Magia por las veredas”.

¡Hay que leer!

Andrés López 

-Humorista-

 La cabeza de toro que ilustra el escrito no es del reproductor legendario que pastara en la dehesa de “Las Ventas del Espíritu Santo”, de César Rincón; tampoco es de  “Islero”, el Miura de 495 kilos entrepelado de negro y quinto de la tarde que empitonó a Manolete aquella tarde de luces y sombras en la arena de “Santa Margarita” en Linares, Jaén, España.

Sir Arthur Evans, al explorar aquello que sería el palacio de Minos en Creta y en excavaciones posteriores de otros arqueólogos, encontraría múltiples pinturas y esculturas de toros en distintos materiales imperecederos. El toro, emblema del Arte Minoico, tiene el respaldo de más de 40 siglos de resistencia a la desaparición forzosa por inclemencias de la guerra, desastres naturales, familiaridad del contacto diario con los objetos valiosos que por lo general, conlleva desprecio y olvido y por supuesto, la decisión del Congreso de Colombia.

Admiro en esa testa magnífica de “El Toro de Minos” el balance de las proporciones en la figura y esa dinámica evidente en la orientación de los cuernos un poco abiertos al final de su enhiesto recorrido “por la luz arriba” como “la palmera” que diría el Maestro Carranza. El Toro de Minos infunde respeto y cualquier narrador taurino actual diría que es “toro bragao, astifino, de pitón a pitón la distancia conveniente”. ¿Qué significó el toro en esa civilización capaz de reproducirlo con tal maestría que bien merece la suerte de Pigmalión y su proyecto de escultura femenina perfecta?

Fui tele-espectador atónito de la “Brava celebración” de esa hueste de ninfas, sátiros, centauros y coribantes a la manera de León de Greiff: “[…] gente mísera de tropa / los egoístas fatuos y perversos / de alma de trapo y corazón de estopa” que a manera de “neo-cacheteros”, dieron el puntillazo de gracia a la Fiesta Brava. Los “honorables” de turno armaron bochornoso espectáculo de gritos, aplausos y “¡Olé!”.

En tan popular bochinche de agasajo por esa victoria pírrica en lucha de años, cómo no sentir el contraste al “hacer la composición de lugar” sobre cualquier plaza de tarde soleada y público de pie. ¡Nada de pañuelos blancos en los tendidos durante el arrastre del ejemplar caído con honor en la arena; tampoco el tributo a la bravura en la lidia simbolizados en “orejas y rabo” llevadas a lo alto por las manos del torero, como tributo póstumo al efímero Rey del Ruedo. 

La agonía en la Cruz de la Víctima Sagrada secó su garganta; yo también sentí que la mía no reclamaba la hiel y el vinagre ofrecidos, sino el lento fluir reconfortante de la manzanilla que resbalando generosa desde esa redoma de suave piel llevada desde el cielo llegaba a mi pecho mil veces herido; en las soleadas tardes de fiesta brava también se rinde tributo a ignotos inventores de ese bálsamo de fierabrás para los duelos y alegrías que acompañan nuestras vidas.  

Me dieron tristeza los argumentos maestros de aquel “toricidio”; animalistas que gimen de dolor por el maltrato animal pero claman energúmenos por el derecho al aborto de un ser humano incapaz de reaccionar en contra. El argumento más admirable es el convencimiento de contribuir a la paz aniquilando los festivales de la muerte instalados en los redondeles de las plazas de toros. La unión de “animalistas”, “irenistas” y “progres” gozan de ese carácter dulzón de los cocteles que uno tras otro enlagunan a féminas liberadas. 

La Ilíada tanto como la Odisea huelen a carne asada de toros y muslos de cabros; Abel sacrificaba ovejas, menguando la reproducción, los héroes de Homero menguaron a los machos. Sacrificios de toros y cabros aliñan los escritos de Homero. No más en los inicios del Canto I de esa gesta de guerra se recoge la súplica: “Oh Esminteo! Si alguna vez adorné tu gracioso templo o quemé en tu honor pingües muslos de toros o de cabros, cúmpleme este voto” (Can. I).

39. Σμινθεῦ εἴ ποτέ τοι χαρίεντʼ ἐπὶ νηὸν ἔρεψα, 

40. εἰ δή ποτέ τοι κατὰ πίονα μηρίʼ ἔκηα

41. ταύρων ἠδʼ αγν, τὸ δέ μοι κρήηνον ἐέλδωρ· para más adelante iterar que “No está el dios quejoso con motivo de algún voto o hecatombe, (ἑκατόμβης) (Can. I, 65)

La evolución natural o la manipulación genética dotaron al toro de lidia con pecho más amplio para almacenar oxígeno suficiente y necesario a lo largo de la faena; patas delanteras más cortas para “humillar”, así llamada la inclinación de cabeza y cuello cuando van al capote, la muleta o la espada en el clímax del espectáculo; todo ello desaparce en virtud de la “estupidez humana”, ilustrada con maestría por de Roux en un “Diálogo de Ultratumba”; acabar con las corridas es nervio de la sinrazón de salvar las especies en peligro, a la vez que se extingue aquella que jamás había sido condenada a desaparecer. 

El toro es figura central de la cultura mediterránea antigua. Egipto adoró su Buey Apis. En toro se llevó Zeus -alias “Toro Blanco”- a Europa cuando la secuestró. En cárcel de Máxima Seguridad e incomunicado, el Minotauro esperó a su verdugo Teseo. Cien Toros sacrificó -hecatombe- el Rey de Creta, como respaldo garante en el gobierno sabio de  su pueblo. 

National Geographic publicó, hace ya varios años, un documental sobre la pervivencia en Creta del culto al toro; cada año en desfile solemne, el mejor ejemplar de la majada es llevado en procesión, coronado con guirnaldas multicolores, música y regocijo popular en ambiente innegable de “costumbre ancestral” que es la forma más usual de renombrar tradiciones no muy envidiables. La procesión con el toro llega hasta el ara del sacrificio donde es inmolado. Durante poquísimos segundos la cámara de la National Geographic, quizás para evitar complicaciones de opinión pública, muestra cómo el “verdugo” bebe un sorbo de la sangre caliente del sacrificio; beberla, daba prosperidad, fortaleza, fecundidad y sabiduría a quien llevaba en ese momento la representación de sus conciudadanos.

Sir Arthur durante sus excavaciones en Creta sacó a la luz paredes decoradas con figuras de jóvenes de ambos sexos con vestidos y peinados llamativos; sorprende  una de esas escenas en las que se observan jóvenes en el juego siempre peligroso de enfrentar al toro que con la cabeza gacha los agrede y ellos lo evitan saltando por encima del animal; hoy serían las Compañías ya desaparecidas de “toreros bufos” que perduraron hasta hace poco, aunque parecieran prolongarse en las corralejas de la Costa Caribe colombiana.

La hipótesis plausible sobre la llegada del toro de lidia a España, cuna de la tauromaquia actual, parece ser fruto de las migraciones griegas, a lo largo de las costas mediterráneas. Creta era cruce de rutas para navegantes griegos, fenicios y egipcios quienes, en sus viajes, junto con las mercancías, transportaban también costumbres, rituales y esa manera particular de divulgar la historia en la cultura oral de los pueblos: la mitología.

Andrés López en uno de sus trabajos de humor es categórico: ¡“Hay que leer”! Quien no lee ni los textos y por ende, los acontecimientos allí consignados, cae en una de dos categorías de analfabetismo: el puro como la incapacidad de descifrar escritos y el funcional, no utilizarlos para adquirir o incrementar sabiduría por eso, “¡Hay que leer!”

A manera de “parágrafo” la agudeza crítica de Jordí Poncela, colega humorista de López, afirma de modo categórico: “el que no se atreve a ser inteligente, se hace político” y de forma siniestra engrosa esa “gente mísera de tropa”; como si fuera poco va también el sablazo para los “pacifistas”: “los cobardes que prefieren la paz a la victoria”.

Al parecer, ningún defensor de los derechos de los animales y los profetas de ese falaz irenismo además de convencidos de que contribuyen a la paz convirtiendo las plazas de toros en templos de cultura y no de muerte, quizás sean del alguna de las categorías establecidas por Jordi; pareciera no se les ocurrió ni siquiera por curiosidad, investigar las raíces de la fiesta brava, los toros de lidia y sus prácticas, elevadas a la categoría de mitos y leyendas, “La tauromaquia es fruto de una cultura ancestral cuando la derecha o la izquierda ni siquiera habían nacido” afirmó Andrés Rodríguez, editor y Director de Forbes, el 3 de abril del 2023. 

A los exaltados triunfalistas por la abolición de la fiesta brava, poco les importó la opinión ajena, rebosante de testimonios que merecían ser tenidos en cuenta. 

Plagiando a la periodista María Isabel Rueda y su ¿“Qué estará pensando María Isabel”? ¿Qué estarán pensando taurófilos como Joaquín Sabina, Mario Vargas Llosa, Joan Manuel Serrat, Picasso, García Lorca, Hemingway, Agustín Lara, Orson Wells, Gabriel García Márquez y el resto de personalidades que defienden o defendían la Fiesta Brava, cuya extinción se ha celebrado con “Brava Fiesta”? ¡Hay que leer!

Jaime Escobar Fernández

Chía, 18 de junio de 2024

6 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

El neurobiólogo Robert Sapolsky, de la Universidad de Stanford, cuyo nuevo libro se titula Determined: A Science of Life Without Free Will, (algo así como Está determinado: una ciencia de la vida sin libre albedrío, en español) quiere que todo el mundo sepa que los humanos no tenemos libre albedrío. “El mundo está realmente jodido y es mucho, mucho más injusto por el hecho de que premiamos y castigamos a la gente por cosas sobre las que no tiene ningún control”, declaró Sapolsky al periódico LA Times. (Tomado del “Correo de Ultratumba”).

La noticia no causó revuelo alguno en Ultratumba pues, desde hace más de 2 500 años, se discute sobre el libre albedrío y el único acuerdo al que se ha llegado es que no hay acuerdo sobre el tema, tal como refleja el siguiente intercambio de opiniones entre quienes acababan de leer las declaraciones de Sapolsky.

SOFROSINA.- Nelson, ¿cuál fue ese poema que tuviste escrito en una hoja de papel durante tus años de prisión y que te ayudó a sobrellevar el encarcelamiento? 

NELSON MANDELA.- Se llama Invictus, es del inglés William Ernest Henley y fue publicado por primera vez en 1888.  

SOFROSINA.- ¿Recuerdas sus versos?

MANDELA.- ¡Cómo podría olvidarlos! Dicen así:

En la noche que me envuelve,
negra, como un pozo insondable,
le doy gracias al dios que fuere,
por mi alma inconquistable.

En las garras de las circunstancias,
no he gemido, ni he llorado.
Bajo los golpes del destino,
mi cabeza ensangrentada jamás se ha postrado.

Más allá de este lugar de ira y llantos,
acecha la oscuridad con su horror,
Y sin embargo la amenaza de los años me halla,
y me hallará sin temor.

No importa cuán estrecho sea el camino,
ni cuántos castigos lleve a mi espalda,Soy el amo de mi destino,
Soy el capitán de mi alma.

Yes, Sofrosina, I am the master of my fate, I am the captain of my soul.

LINGUACUTA.- Puede que yo sea capitana de mi alma, pero no soy tan optimista como para afirmar que “soy el amo de mi destino”. Si la embarcación de la que soy capitana entra en una tormenta, puedo afrontarla con coraje o sumirme en lamentos; soy la capitana de mi alma. Pero no tengo el más mínimo control sobre las olas encrespadas ni sobre los vientos desencadenados: en esa determinación mayor de lo que me sucede, no soy en manera alguna el “amo de mi destino”. 

SÉNECA.- De acuerdo, por eso digo que el Destino conduce a quien lo abraza y arrastra a quien se le resiste: Fata volentem ducunt, nolentem trahunt.

SOFROSINA.- Esa es, en el fondo, la misma actitud de quienes aceptan -en las buenas o en las malas- la “voluntad de Dios” porque, dicen, estamos en sus manos, ignoramos sus designios y creemos que él puede “escribir derecho con renglones torcidos”. 

LINGUACUTA.- Desde hace centurias nos preguntamos si somos seres libres o marionetas en manos de los dioses, del Destino, de las leyes inflexibles de la Naturaleza, de las circunstancias biológicas y sociales.

SOFROSINA.- Es comprensible que ese interrogante preocupe al Sapiens pues la responsabilidad, el mérito, el deber, el remordimiento, la justicia, tendrán un significado diferente si creemos que todos nuestros actos están determinados por agentes más allá de nuestro control, o si creemos que cada ser humano en uso de razón puede, por su propio albedrío, ejercer un mando real sobre sus opciones.

JEAN-PAUL SARTRE.- Detesto a quienes niegan el libre albedrío. Para nosotros, los existencialistas, “el hombre no solo es libre, el hombre es libertad. A esto es a lo que me refiero cuando digo que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se creó a sí mismo y, sin embargo, sigue siendo libertad, y desde el momento en que es arrojado a este mundo es responsable de todo lo que hace”.

LINGUACUTA.- ¿De veras? ¿Qué haces con las determinaciones que provienen de nuestra situación histórica, de nuestra clase social, de nuestra situación económica, familiar, laboral o de nuestras condiciones físicas o psíquicas que condicionan nuestra capacidad de elegir? 

JEAN-PAUL SARTRE.- Es uno quien elige resignarse a su situación o rebelarse contra ella y transformarla. Es uno quien descubre las adversidades de su cuerpo o de su realidad al proponerse objetivos que las desafían. Tomemos, por ejemplo, el caso del autor del poema Invictus. A los 12 años le dio tuberculosis y tuvieron que amputarle una pierna. Fue un ejemplo de fortaleza de espíritu y superación de la adversidad. 

SOFROSINA.- En un libre albedrío fuerte también suelen creer quienes tienen una visión dualista de la persona, dividida en cuerpo y alma, siendo el alma la dueña y señora de las decisiones que tomamos. Es el caso de la tradición platónica.

PLATÓN.- Bien lo has dicho. En mi diálogo Fedro expuse la conocida alegoría del alma como un auriga que conduce un carro tirado por dos caballos alados, uno hermoso y bueno, el otro feo y malo, por lo que la conducción del carro resulta difícil pero no imposible para el alma.

SOFROSINA.– La tradición cristiana dualista en la que fui educada -y que adoptó mucho del dualismo platónico- afirma igualmente un libre albedrío fuerte, como puede apreciarse en Agustín de Hipona, cuyas enseñanzas forman la base de mucha de la ulterior teología de la Iglesia católica sobre el libre albedrío.

AGUSTÍN DE HIPONA.- Gracias por recordarlo. En mi obra De libero arbitrio dejé bien claro que “el libre albedrío fue concedido al hombre para que conquistara méritos, siendo bueno no por necesidad, sino por libre voluntad”. Además, el libre albedrío es “soporte de todo el orden moral”.

SOFROSINA. Es lógico que quienes esperan o temen premios y castigos divinos necesiten creer en el libre albedrío. Por eso no me extraña leer lo que escribe al respecto el moderno Catecismo de la Iglesia católica, cuya versión oficial se publicó en 1997:

Dios ha creado al hombre racional confiriéndole la dignidad de una persona dotada de la iniciativa y del dominio de sus actos. Quiso Dios ‘dejar al hombre en manos de su propia decisión’ (Si 15,14.), ‘de modo que busque a su Creador sin coacciones y, adhiriéndose a Él, llegue libremente a la plena y feliz perfección'(Gaudium et Spes 17) (…) ‘El hombre es racional, y por ello semejante a Dios; fue creado libre y dueño de sus actos’ (San Ireneo de Lyon, Adversus haereses, 4, 4, 3). (…) Por el libre arbitrio cada uno dispone de sí mismo.” (Catecismo de la Iglesia católica, 3a Parte, 1a Sección, Capítulo 1, Artículo 3, n° 1730 – 1731.)

LINGUACUTA.- Ahora bien, con mucho realismo el Catecismo añade enseguida que “La imputabilidad y la responsabilidad de una acción pueden quedar disminuidas e incluso suprimidas a causa de la ignorancia, la inadvertencia, la violencia, el temor, los hábitos, los afectos desordenados y otros factores psíquicos o sociales.” (Catecismo, n° 1735). Lo cual es admitir que ser hombre o mujer es ya de por sí una circunstancia atenuante.

ERASMO DE ROTTERDAM.- A primera vista pareciera que la creencia en el Dios personal y justiciero de las religiones monoteístas implicara el libre albedrío. Pero no necesariamente es así. En 1524, en plena Reforma protestante, escribí el libro De libero arbitrio. Al año siguiente Martín Lutero se me vino lanza en ristre con su De servo arbitrio (El arbitrio esclavo).

MARTÍN LUTERO.- Reafirmo lo que dije en la Introducción a mi De servo arbitrio: “…lo del libre arbitrio es pura mentira” pues todo en nosotros “es don de Dios y no fruto de nuestros buenas acciones”. El hombre está dominado por sus malos instintos. ¿Cómo podría no serlo si somos almas inmateriales apresadas en cuerpos materiales, almas corrompidas por el pecado original? Sólo la fe-confianza en Dios puede salvarnos. Por eso le escribí a mi amigo Felipe Melanchthon, “pecca fortiter sed crede fortius”, peca fuertemente, pero cree más fuertemente pues, por pecador que seas, puedes confiar en tu salvación porque tu Salvador no eres tú, ni tus obras, sino Jesucristo.

BARUCH SPINOZA.- Bajando de las alturas teológicas y ateniéndome al uso exclusivo de la razón, también negué el libre arbitrio al igual que, después de mí, lo hicieran otros pensadores de renombre como  Schopenhauer, Nietzsche, Freud y Einstein. 

LINGUACUTA.- ¿Qué razones diste?

SPINOZA.- Considero que la naturaleza humana no es sino un modo específico y limitado de aquello que llamamos Naturaleza -con mayúscula- donde todo se rige por un encadenamiento riguroso de causas y efectos. Por eso, cuanto mejor comprendamos nuestra naturaleza y la Naturaleza de la que hacemos parte, mejor entenderemos nuestros límites y actuaremos en consecuencia. Ser libre es, simplemente, aceptar la necesidad de lo que somos y actuar asumiendo nuestros condicionamientos. 

LINGUACUTA.- Ya lo veo. Si queremos seguir hablando sobre el libre albedrío no podemos tomarnos un vaso de ácido sulfúrico para animar el debate.

SPINOZA.- Mira, Linguacuta, creemos en el libre albedrío porque somos conscientes de nuestras opciones…el problema es que no conocemos la totalidad de las causas que determinan nuestras opciones.

NIETZSCHE.- En la misma línea de Spinoza, en mi escrito Humano, demasiado humano, formulé la negación del libre albedrío afirmando que al ser humano no se le puede atribuir ninguna responsabilidad, “siendo, como es, consecuencia absolutamente necesaria y resultado del entrelazamiento de los elementos y de las influencias de cosas pasadas y presentes; por lo tanto el hombre no puede ser hecho responsable de nada, ni de su ser, ni de sus motivos, ni de sus actos, ni de sus efectos. (…) Nadie es responsable de sus actos, nadie lo es de su ser; juzgar es sinónimo de ser injusto, y esto es verdad aun cuando el individuo se juzga a sí mismo. Esta proposición es tan clara como la luz del sol.” (parágrafo 39). 

SOFROSINA.- No tengo claro “como la luz del sol” que nadie es responsable de sus actos. Me inclino a pensar que nuestro albedrío no es ni libre ni inexistente, sino que está en estricta libertad condicional.

EPICTETO.- Me parece intuir hacia dónde vas, Sofro. Para nosotros, los estoicos, todos los movimientos del mundo están gobernados por rígidas leyes y encadenamiento de causas, lo que excluye el libre albedrío. Pero la Naturaleza de la que somos parte, nos ha dotado de razón y voluntad. Y, con esa razón y voluntad, podemos afrontar “lo que depende de nosotros”, o sea, aprender a controlar cómo reaccionamos ante lo que nos sucede.

SOFROSINA.- Es, precisamente, en ese pequeño resquicio de “lo que depende de mí” donde pienso que podemos encontrar un albedrío… en libertad condicional.

EPICTETO.- Explícamelo.

SOFROSINA.- No dudo que estamos moldeados por prescripciones, presiones, ambiciones, amores y odios, éxitos y fracasos. Admito que mi albedrío no existe independientemente de mis circunstancias, es decir, de mis condicionamientos biológicos, culturales, sociales. ¿Pero, significa ello que estamos rígidamente programados para optar y actuar en tal o cual forma? 

EPICTETO.- ¿Qué respondes a tu propia pregunta?

SOFROSINA.- Pienso que estamos condicionados por nuestras circunstancias pero que, a su vez, con nuestras respuestas a las circunstancias podemos terminar modificándolas, así sea mínimamente. Y es en esta continua y compleja interacción entre “yo” y mis “circunstancias” donde se abren espacios de indeterminación, así sean mínimos. 

LINGUACUTA.- Sofro, me haces pensar en el “dilema del libre albedrío”: éste no existe pues o nuestra elección es resultado de causas que están determinadas por causas anteriores y entonces no somos responsables de ella; o nuestra elección es producto de la casualidad y entonces tampoco somos responsables de ella. Sin embargo, te parece posible adoptar un punto de vista intermedio según el cual las condiciones pasadas no necesariamente determinan de manera absoluta nuestras opciones presentes.

SOFROSINA.- Por eso la vida en sociedad sigue dando sorpresas y no es la monótona repetición de lo mismo. La experiencia muestra que los humanos no estamos tan rígidamente programados como un enjambre de abejas que construye sus panales de la misma manera desde hace milenios. Además, hay que tener en cuenta la enorme complejidad de las situaciones. Tal vez no tengamos margen de maniobra en el proceso físico-químico de respuesta a una pasión amorosa fulgurante, pero más complicado es explicar como algo rígidamente determinado cada una de las innumerables decisiones que implica el proyecto de vida de construcción de una pareja a lo largo de años.  

LINGUACUTA.- ¿Quieres decir con esto que todavía somos incapaces de explicar muchas cosas que constituyen a los humanos como seres pensantes y volitivos? 

SOFROSINA.- Así es, y tampoco sabemos a ciencia cierta si todo en el universo está sujeto en forma mecánica a una ley inflexible de causa y efecto. El modelo del universo como un mecanismo de relojería, típico del siglo XIX, se ha resquebrajado con el advenimiento de la teoría de la relatividad y de la física cuántica con su principio de indeterminación o incertidumbre según el cual, aunque tengamos todos los datos, sólo podemos predecir la probabilidad de que algo ocurra.

LINGUACUTA.- ¿No te parece, sin embargo, que en el siglo XXI se ha avanzado mucho en cuanto al conocimiento del  funcionamiento de nuestro cerebro y la naturaleza de nuestra conciencia, lo cual ha vuelto a poner en cuestión, “científicamente”, la existencia de un libre albedrío? 

SOFROSINA.- Lejos estamos de poder hacer afirmaciones incontrovertibles. Mira lo que ha pasado con las explicaciones de las neurociencias acerca de cómo se organizan los sistemas nerviosos de los seres humanos y otros animales, cómo se desarrollan y cómo funcionan para generar la conducta. 

LINGUACUTA.- ¿Qué ha pasado?

SOFROSINA.- En la década de 1990, el desarrollo de las neurociencias consagró la teoría del “cerebro máquina”. Según ese modelo, el cerebro es una máquina hipersofisticada de tratamiento de información organizada en áreas especializadas, cada una responsable de funciones precisas: visión, oído, tacto, motricidad, atención, memoria, lenguaje, etc. Esas funciones han sido el objeto de descripciones cada vez más refinadas gracias a los avances de la imaginería cerebral -como las imágenes por resonancia magnética y las imágenes por tomografía computarizada-. 

LINGUACUTA.- Gran avance, ¿no te parece?

SOFROSINA.- Por supuesto, sin embargo, en el momento mismo en el que esta teoría parecía haber triunfado, fue cuestionada por las investigaciones sobre la “plasticidad cerebral”. En lugar de concebir el cerebro como una máquina o computadora superespecializada, las nuevas investigaciones muestran que el cerebro es, por el contrario, un órgano muy flexible, capaz de organizarse de manera diferente según los individuos. Se ha podido demostrar, por ejemplo, que algunas personas, después de un trauma, recuperan la capacidad de andar, de hablar o de ver utilizando circuitos cerebrales diferentes a los habituales, es decir, que se da una “substitución funcional” en la que se moviliza una parte del cerebro para cumplir funciones diferentes a las que habitualmente se le asignan.

LINGUACUTA.- O sea que el funcionamiento de nuestro cerebro no deja de dar sorpresas.

SOFROSINA.- Ya se sabe que las capacidades inéditas de reorganización y de adaptación del cerebro funcionan no sólo en casos de personas que han sufrido lesiones cerebrales, sino también en los procesos normales de aprendizaje. Aprender a leer, a tocar piano, a manejar un computador, no son conocimientos ya instalados, “precableados” en el cerebro. Cada uno tiene que “hacer su propio camino” a través de nuevos circuitos, e incluso crear en el cerebro su propio “centro de procesamiento” de la información. Parece ser que ciertos “ejercicios espirituales” como la meditación, contribuyen a la modificación del funcionamiento del cerebro y que no todo está tan rígidamente determinado. 

LINGUACUTA.- Por lo visto estamos lejos de poder reproducir la impresionante complejidad del funcionamiento del cerebro humano como para poder hacer afirmaciones taxativas sobre su determinismo o indeterminismo.

SOFROSINA.- ¿Qué quieres? Se estima que el cerebro de un humano adulto contiene unas cien mil millones de neuronas y cada una de ellas tiene un promedio de 7.000 conexiones sinápticas con otras neuronas. 

LINGUACUTA.- A fin de cuentas ¿podemos concluir algo sobre este asunto del libre albedrío?

SOFROSINA.- En el estado actual de los conocimientos sobre el ser humano no me parece razonable hablar, sin matizar, de “libre albedrío” pues, por lo que sabemos, no es posible liberarnos de nuestra carga genética, ni de todos nuestros condicionamientos sociales y culturales, lo que influye en nuestras creencias, quereres, decisiones y acciones. Queda por saber si los condicionamientos biológicos y culturales operan en cada uno de nosotros una programación inflexible e inexorable (determinismo duro). O si esos condicionamientos no son fijos, pues estamos programados para poderlos modificar. En este último caso, las posibles modificaciones de nuestros condicionamientos (por medio, por ejemplo, de procesos educativos, de autoanálisis o de meditación de conciencia plena) permiten hablar de un determinismo no inexorable, es decir, de un albedrío en “libertad condicional”, lo cual es mi posición. Pero advierto que sobre el particular se pueden tener preferencias, no verdades absolutas. 

LINGUACUTA.- Te noto muy cautelosa.

SOFROSINA.- El mero hecho de aceptar que estamos condicionados, nos ahorra la pretensión de formular respuestas definitivas a los enigmas de la existencia. Por más conocimientos acumulados, seguimos sin respuestas a las preguntas últimas sobre la realidad, la vida, la conciencia, la materia o la energía. Confesar esta ignorancia radical no tiene nada de vergonzoso. Por el momento no deja de ser un acto de fe lo que afirmemos de manera perentoria sobre el determinismo o el indeterminismo de nuestros procesos mentales. 

LINGUACUTA.- Pero no podemos dejar de vivir mientras se resuelve el tema de nuestro libre, inexistente o cautivo albedrío, asunto que tiene implicaciones éticas, políticas y penales: ¿cómo premiar o castigar a alguien si nuestras decisiones no son libres o, por lo menos, son muy condicionadas? 

SOFROSINA.- En cualquier caso, creamos o no creamos en el libre albedrío, la vida en sociedad nos hace responsables. Responsables significa que tenemos que responder por nuestros actos. Es un asunto de supervivencia social. Si actuamos contra la ley sabemos que tendremos que responder por ello, aunque se nos reconozcan “circunstancias atenuantes”. Por eso, aunque estuviera convencido de no tener libre albedrío, si quiero vivir en paz, sé que no puedo salir a la calle y darle una puñalada al primero que pase. Y no vale como excusa decir: “no tengo libre albedrío”. Inversamente, aunque crea en el libre albedrío no atravieso la calle con el semáforo en rojo y con los carros que se aproximan a toda velocidad. No lo olvidemos, lo que llamamos libertad es un poder actuar dentro de una red de condicionamientos, y entre ellos se encuentran las leyes sociales… y el instinto de supervivencia. Si no entiendo esto, tanto peor para mí. 

LINGUACUTA.- Esa es una posición simplemente pragmática.

SOFROSINA.- ¿Y qué? A fin de cuentas, lo que tratamos es de vivir sin sobresaltos… dentro de lo posible.  

Rodolfo R. de Roux

10 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Se equivoca FECODE al decir que el acuerdo logrado en el Senado es una traición; no se puede comprometer un derecho fundamental con un sindicato.

Con la aprobación unánime del proyecto de ley estatutaria de la educación en la Comisión Primera del Senado, la senadora María José Pizarro resaltó la capacidad del Congreso para hacer acuerdos serios y respetuosos y pensar en lo mejor para el país y, especialmente, para la población a quien se pretende proteger. Era un momento paradigmático, cuando se celebraba un triunfo de la razón y no de una facción beligerante. Por desgracia, la alegría duró poco, aunque escuché que la senadora alberga la ilusión de recomponer los acuerdos.

En el momento de escribir esta columna parece muy probable el hundimiento de la iniciativa, pues los tiempos se agotaron y, a no ser que milagrosamente se logre un nuevo acuerdo, el esfuerzo de muchas personas e instituciones que han trabajado duro para ofrecer algo valioso a las próximas generaciones, se habrá ido al caño por la intolerancia de grupos muy minoritarios, pero con gran capacidad para hacer ruido y amedrentar a quienes toman decisiones en nombre de la población que los eligió.

Las pugnas que se han suscitado en torno al articulado no tienen en cuenta que lo más importante de la iniciativa no es su contenido, sino la discusión que ha generado desde que llegó al Senado, pues por primera vez en más de dos décadas se abordan en el Legislativo asuntos cruciales de la educación, que tienen que ver con el futuro de las nuevas generaciones a quienes les corresponde vivir en un mundo cada vez más complejo y con mayores exigencias. Vivir en la sociedad del conocimiento y no tener acceso a él implica profundizar más y más las grandes brechas sociales, debilitar las oportunidades de desarrollo del país y retrasar las oportunidades de progreso democrático, asociadas a mayores niveles educativos de la población.

El sentido de una ley estatutaria es desarrollar la Constitución y no sustituirla. En ella ya se consagra el derecho, se dice que la educación es un servicio público –que puede ser prestado por el Estado o por particulares– y que para que el derecho sea debidamente satisfecho, debe tener la calidad requerida para que los estudiantes aprendan y esos aprendizajes se conviertan en la oportunidad de acceder a otros derechos. 

De nada sirve una declaración sobre el derecho a la educación superior, por ejemplo, si los más pobres no adquieren a lo largo de su infancia y adolescencia los aprendizajes necesarios para acceder a ese nivel educativo y poder transitarlo exitosamente, o si tienen que esperar a que el Gobierno construya y desarrolle decenas de universidades para ofrecerles un cupo, mientras hay miles disponibles en instituciones establecidas. Dice el artículo 69 de la carta que “el Estado facilitará mecanismos financieros que hagan posible el acceso de todas las personas aptas a la educación superior”.

Se equivoca FECODE al decir que el acuerdo logrado en el Senado es una traición a compromisos contraídos con la organización. No se puede comprometer un derecho fundamental con un sindicato, por importante que sea, cuando la educación es un asunto vital en un país diverso, en el cual deben escucharse muchas voces. La posición intransigente y dogmática de sus directivos también desconoce la enorme diversidad que existe entre los miles de profesionales afiliados, a quienes desde luego no se ha consultado. Los maestros son indispensables en la discusión, pero no pueden ser sus dueños.

El derecho a la educación es tan esencial que debe estar por encima de dogmatismos y declaraciones grandilocuentes sin ningún efecto práctico. Por eso el único éxito aceptable de un proyecto como éste es que sea el producto de un verdadero, honesto y generoso acuerdo entre sectores diversos de la sociedad. Si esto no se logra, se habrá perdido una gran oportunidad; pero el hundimiento no tiene implicaciones inmediatas, pues el país cuenta con una abundante jurisprudencia que consagra el derecho fundamental.

Francisco Cajiao

Columna publicada en El Tiempo, Bogotá.

2 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

¿Rivales irreconciliables o interpretaciones complementarias de la realidad total?

La ciencia sin religión se convierte en materialismo asfixiante. La religión sin ciencia es fanatismo beligerante.

En el primer artículo expusimos lo que la ciencia nos dice de cómo la realidad física- densa está organizada a nivel macro del universo exterior, y a nivel medio en el planeta. En cada uno de ellos se puso de manifiesto que lo que hay de común en ellos es una impresionante organización-estructura que exige un diseño previo para evolucionar en lo que hoy podemos constatar.

En este articulo vamos a investigar si este mismo principio de organización y estructura se da a nivel microscópico. Comencemos por el nivel celular.

Organización de la vida celular

Si encontramos un diseño y una organización interna en la realidad física ‘inerte’, con mayor intensidad se da la misma constante en la vida celular. Veámosla en los diferentes niveles donde se expresa.

Todos nuestros órganos están compuestos por miles de miles de células vivas. Basta con mencionar algunos de los órganos más conocidos para apreciar su complejidad celular.

– El hígado: a las células hepáticas se les conoce como lobulillos hepáticos. El hígado humano contiene entre 50 000 y 100 000 de estos lobulillos, encargados de las funciones del hígado de regular los niveles químicos de la sangre. Adicionalmente, el hígado excreta la bilis que ayuda a descomponer las grasas y las prepara para su digestión y absorción.

– El corazón: los investigadores han determinado que las cuatro cámaras del corazón humano contienen los núcleos de aproximadamente 287 269 células, todas trabajando al unísono para que el corazón lata, en promedio, 70 veces por minuto. Esto supone 100 000 latidos diarios, que bombean en un minuto 5 litros de sangre, 7 500 litros diarios, que recorren unos 100 000 kilómetros de arterias y venas.

– Los pulmones: están compuestos por una multitud de pequeños sacos adyacentes llenos de aire, denominados alvéolos. Se hallan interconectados unos con otros por los llamados poros de Kohn que facilitan la distribución del oxígeno. Los pulmones tienen alrededor de 500 millones de alvéolos, formando una superficie total cercana a los 70 m². Una vez más, encontramos un diseño singular que permite la ingestión de oxígeno, vital para la vida de las células y la expulsión del dióxido de carbono que es tóxico para el cuerpo.

– Una sola célula: si todos los números anteriores de células en los órganos descritos son de una magnitud difícil de imaginar, es todavía igualmente difícil de apreciar la complejidad organizativa de una sola célula.

Los biólogos nos explican que cada célula es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo. A los organismos de una célula se les denomina unicelulares (protozoos, bacterias, y otros organismos microscópicos). Si tienen más de una célula se les llama pluricelulares. Las células suelen poseer un tamaño de 10 µm y una masa de 1 ng. En ellos, el número de

células es variable: de unos pocos cientos, como en algunos nemátodos, a cientos de billones (1014) de células que todo individuo tiene.

Las funciones vitales de los organismos ocurren dentro de las células, y son controladas por sustancias que ellas secretan. Cada célula es un sistema abierto, que intercambia materia y energía con su medio. En una célula ocurren todas las funciones vitales, de manera que basta una sola de ellas para que haya un ser vivo unicelular. Así pues, la célula es la unidad fisiológica de la vida.

Además, cada célula contiene toda la información hereditaria, necesaria para el control de su propio ciclo y del desarrollo y el funcionamiento de un organismo de su especie, así como para la transmisión de esa información a la siguiente generación celular.

– Las células poseen material genético en forma de ADN, el material hereditario de los genes, que contiene las instrucciones para el funcionamiento celular. Igualmente, la célula contine el ARN, que contribuye a que el ADN exprese. Las células tienen enzimas y proteínas que sustentan un metabolismo activo.

– La composición de una ‘hebra’ de ADN (ácido desoxirribonucleico -conocido como ADN) es de por sí una obra impresionante de organización-estructura. En términos técnicos, se le llama una “doble hélice”, usada para describir la estructura física del ADN. Una molécula de ADN está compuesta por dos cadenas complementarias que se enrollan entre sí y parecen una escalera de caracol con forma de hélice. Cada hebra tiene una estructura principal compuesta por grupos alternados de azúcar (desoxirribosa) y fosfato. Unida a cada azúcar hay una de cuatro bases: adenina (A), citosina (C), guanina (G) o timina (T). Las dos hebras se conectan por enlaces químicos entre las bases: enlaces de adenina con timina y enlaces de citosina con guanina.

– La doble hélice es realmente una estructura impresionante. No se puede mirar a la doble hélice por mucho tiempo, sin tener una especie de respeto hacia la elegancia de esta molécula de ADN que guarda la información genética. La forma de doble hélice es, básicamente, la manera como todas las formas de vida están conectadas entre sí, porque todas utilizan esta misma estructura para la transmisión de esa información. Dentro de las células, el ADN está organizado en estructuras llamadas cromosomas que, durante el ciclo celular se duplican, antes que la célula se divida.

– Las secuencias de ADN que constituyen la herencia se denominan genes. Cada gene contiene una parte que se transcribe al ARN y otra que se encarga de definir cuándo y dónde deben expresarse. El material genético completo de una dotación cromosómica se denomina genoma y, con pequeñas variaciones, es característico para cada especie.

En resumen:

Pensar que no una, sino billones de células presentes en un humano se replican en los más de 8 billones de personas que hay en el mundo, es de por sí un espectáculo grandioso de diseño organizativo, imposible de ser creado por una energía no pensante, no consciente, sin el conocimiento interno de cómo deben estar organizados los órganos de nuestro cuerpo para que funcionen y se mantengan activos durante toda la vida de cada individuo.

La organización de nuestros órganos internos.

De acuerdo con la clasificación y función, nuestro cuerpo está compuesto por 78 órganos, cada uno especializado en realizar una función específica.

– Por ejemplo, los riñones filtran el ácido úrico, expelido de la vejiga por el esfínter como orina;

– Los pulmones inhalan aire con oxígeno y lo lanzan al torrente sanguíneo.

– El corazón palpita en promedio entre 60-120 latidos por minuto y bombea, sin parar, la sangre que alimenta a todos los órganos.

– El páncreas tiene dos funciones principales: la de producir las enzimas que ayudan en la digestión de las grasas, los carbohidratos y las proteínas de los alimentos. La segunda función es la producción de la insulina y el gluon que mantiene el nivel adecuado de glucosa en la sangre.

– Todos los órganos del cuerpo trabajan dentro de ocho sistemas: locomotor (muscular y óseo), respiratorio, digestivo, excretor, circulatorio, endocrino, nervioso y reproductor. Continuamente llevan a cabo sus funciones manteniendo todo el cuerpo humano en un estado de equilibrio cuya orientación y finalidad es mantenerlo sano y en armonioso funcionamiento como una sola unidad. Cuando alguno de los órganos o sistemas tiene un funcionamiento descoordinado, el cuerpo entra en desequilibrio, lo que llamamos enfermedad.

– Una vez más, la organización, el diseño inteligente y armonioso, poniendo de relieve que tiene que tener una fuente inteligente y capaz de comprender a fondo el funcionamiento de cada célula, de cada sistema, para que la unidad corporal funcione eficazmente, cumpliendo el propósito para el cual fue diseñada.

La organización de nuestro cerebro

Nuestro cerebro contiene más de mil millones de neuronas que controlan todas las funciones que los órganos del cuerpo llevan a cabo diariamente para mantenernos vivos, sin tener que preocuparnos de estar conscientes para dirigir cada una de esas funciones.

Estas se llevan a cabo por el control automático del cerebro, como el latir del corazón, la respiración, la digestión, el sistema circulatorio, las pulsaciones bioenergéticas que van a todos los órganos, la renovación permanente de células nuevas.

Adicionalmente, grupos específicos de neuronas cerebrales sirven de base para que podamos razonar, experimentar sentimientos, y comprender el mundo.

La organización de nuestra mente

Nuestra mente no es un órgano físico; es inmaterial, no ocupa espacio preciso dentro del cerebro, ni depende del tiempo para llevar a cabo sus funciones.

Es la creadora de nuestros pensamientos que no tienen existencia fisica. Sin embargo, están allí cada vez que los necesitamos sea para razonar, para recordar, para crear nuevos pensamientos.

Tenemos también una mente que reacciona ante situaciones extremas con una respuesta emocional expresada verbalmente, físicamente y aun con reacciones químicas del cuerpo.

En sus funciones superiores, la mente tiene la facultad de razonar lógicamente, deducir conclusiones, a partir de ciertas premisas o leyes constatables como estables y algunas universales.

Igualmente, la mente tiene la capacidad de entender sin razonar, en forma directa y la llamamos intuición.

Después tiene la increíble capacidad de crear ideas, conceptos, pensamientos que no existían antes, ni tenían realidad física, sino hasta el momento en que pasamos de la idea, del pensamiento al diseño, de ahí a la búsqueda de los elementos necesarios para expresar físicamente lo creado por la imaginación.

Procesamos los materiales escogidos de acuerdo con el diseño, para obtener un producto final, como una silla, una computadora, un vehículo, una lámpara, un vestido, un plato favorito, una pintura, un poema, una partitura de música, un baile, una canción, una obra de teatro, una sinfonía, un rascacielos.

Nada de eso existe en la naturaleza; es el producto de la mente que crea realidad a través de su facultad de imaginar, de percibir la solución a un problema, de encontrar los medios para expresar la idea, y finalmente de producir físicamente aquello que apenas fue un chispazo de la imaginación, de la intuición.

Esta facultad inmaterial nos ofrece la base constatable para afirmar que en nosotros existe un nivel, una facultad sin espacio ni tiempo, que nos define y distingue del resto de la realidad fisica que hemos analizado. Nos da pie para postular una dimensión interior nuestra –real– pero sin concreción fisica como es nuestro cuerpo.

¿Puede la energía vital crear una realidad que ella misma desconoce y no puede manifestar?

¿Qué conclusiones podemos sacar de estos datos científicos?

Varias y muy reveladores. Pero como son tantas y tan profundas, merecen otro artículo.

——————–

– Datos de los órganos y células obtenidos de Wikipedia y de La Enciclopedia Británica.

Reynaldo Pareja

Junio, 2024

4 Comentarios
1 Linkedin
Nuevos artículos