Mágica Florida

Por: Pilar Balcázar
748 Vistas
Spread the love

Al compartir la narración del viaje reciente que la autora tuvo a la zona que lamentablemente esta semana sufrió los embates del terrible Huracán “Ian”, nos solidarizamos con las victimas en vidas y destrozos materiales de estos bellos lugares. Al recordar los momentos vividos allí por Pilar,  invitamos a los lectores  a unirse con sus energías positivas para tratar de devolverle a las víctimas su consuelo y optimismo y al lugar su belleza, tristemente arrebatada por la fuerza de la naturaleza.

Este abril recorrí parte de tu suelo, muchas otras veces lo he repetido sin dedicarle tiempo a la inspiración que cuente al mundo cuan maravillosa eres. Manejar de sur a norte o de oriente a occidente, ver el sol nacer, ver la luna rilar en el agua es un privilegio de esta Florida, que la bordea agua salada y por dentro verdor a furor, gracias a la humedad del ambiente, a sus lagos, ríos, manglares y muchos canales que terminan uniendo lo dulce con lo salado. 

Una mañana decidimos manejar hacia el occidente en línea recta, desde Miami, que es la capital de Latinoamérica, en donde podemos medir la altura de la torre de babel, desde el “Spanglish”, hasta el español con todas sus desfiguraciones, pasando por la riqueza cultural de costumbres y comidas que te ayudan a no extrañar tu tierra.

Atravesamos los pantanos durante casi dos horas, esperanzados en que hoy sí veríamos un cocodrilo, pero como dicen, la esperanza también se pierde. Llegando al mar del suroccidente, ya en el golfo de México, encontramos Marco Island.  Está unida por puentes con la ciudad de Naples. Tiene unas playas de arena muy suave, hay resorts, canchas de golf y una población de 15 mil habitantes. Dicen que es la isla más grande de toda la barrera de islas que son más o menos diez mil en esta área. Vale la pena, para conocer la pureza de sus playas. A 30 minutos para el Norte, está Naples con su calle importante, llena de restaurantes, palmeras y turistas disfrutando del delicioso clima de primavera.  Seguimos entrando hacia el norte por la vía más cercana a la playa y nos encontramos con Bonita Beach, que buen nombre, realmente bello el lugar, las casas, la arquitectura, la vegetación y sus playas.. terminando en una punta como pequeña península con el parque Bowditch Point,este lugar te quita el respiro, playas pequeñas, pero puedes sumergirte con el agua a tus tobillos y caminar y ver la transparencia del agua con algunos peces en filas dándole la vuelta a tus pies; hay raíces secas y restos de manglares que lo hacen ver virgen y paradisiaco. 

Seguimos La carretera hacia el norte, rodeada de verde, agua y playas listas para turistas y pescadores, hacia Fort Myers y en el primer puente que nos saca a la isla, desviamos el caminar y llegamos a Estero Beach, una población pequeña, parecía de gente mayor, retirada. Con una sola calle principal que a su final te saca a un parque con una extensión inesperada, donde pagas su entrada. Mucha gente en bicicletas, carpas para camping, barbacoas, etc.  Lo recorrimos, vimos sus playas, las recomiendo, pero nuestro objetivo era Siesta Key

Esta isla la conozco hace más de 25 años, y rogué al universo para que conservara su encanto, su playa extensa, su arena pura como polvo blanco, atardeceres inigualables y miradas agradecidas y perplejas ante tanta magnificencia. Poner la silla dentro del agua, mojarse suavemente con las olas que juegan al vaivén del viento es lo que se acostumbra en esta hermosa playa, para quedarse en silencio mudo solo de contemplación.  

Seguir moviéndonos hacia el norte donde te topas con El Lido, una ciudad pequeña con su plaza central con una rotonda que demarca su desplazamiento y a su alrededor tiendas y restaurantes que lucen muy elegantes y finos. 

Hacia el norte pasamos por Long Boat Beach, un camino largo y angosto hasta llegar a Anamaría Island, que hoy es otra ciudad. Me impactó su crecimiento y desarrollo, es un turismo muy exclusivo y bohemio, casas altas en palotes de colores pasteles y gusto exquisito, restaurantes sobre la arena que te invitan a un buen vino o un mojito para refrescar la tarde. 

Aquí esperamos, junto con mucha gente, la caída del sol como si fuera la primera vez o quizás la última. Ese astro, venerado y potente que nos llena de energía y de un no sé qué en tu cuerpo que invita a que lo admires una y otra vez. Ese momento mágico donde revive el amor, la amistad y todos los sentimientos se despiertan y tu piel se eriza. Creo que no hay mejor magia que ver el sol nacer o caer.  

Después del sobrecogedor espectáculo, todos vuelven a sus mesas a cenar y continuar con la vida y la noche que llega. 

Florida este es un pedacito de ti, de tu parte lateral izquierda que tiene personalidad y encanto propio.  Y yo, de regreso a casa tomo la vía más rápida con el corazón lleno de bonitos recuerdos y mi cámara llena de hermosas fotos. Siempre habrá algo más para explorar, atrévete y te aventuras en la Florida.

Pilar Balcázar

Abril, 2022

14 Comentarios
1

14 Comentarios

Ana Milena Suárez 1 octubre, 2022 - 3:38 pm

Excelente descripción, me llevaste a ese lugar mágico e inolvidable que hoy lamentablemente fue estropeado por la naturaleza

Responder
Carola Toro 1 octubre, 2022 - 5:05 pm

Pilar sigue adelante escribes muy lindo me encanta me da ganas de viajar y conocer los lugares que describes

Responder
liliana Marquez O 1 octubre, 2022 - 5:38 pm

Piliiiii !!!!es la belleza y la sensibilidad de tu corazón que con tus relatos produce y hace resonar el corazón de felicidad alegría … gracias por sacar a pasear el alma y el corazón … la naturaleza Divina que mi Dios nos regala con abundancia, es generosa..nunca se apresura y sin embargo todo lo da… abrazos desde mi corazon

Responder
Andrea Varon 1 octubre, 2022 - 5:54 pm

Genial Pilar,cada día con tus escritos se conoce un pedacito de lugares maravillosos de esté mundo

Responder
María Isabel Romero Sánchez 1 octubre, 2022 - 6:54 pm

Hermosas vivencias Pily, sigue despertando mágicos sueños, linda descripción, hermosas fotos.

Responder
Monica 1 octubre, 2022 - 7:47 pm

Que belleza de relatos tan mágicos y exquisitos que me llevan en el pensamiento a estos bellos lugares y que lo motivan a uno a conocerlos los que no hemos ido , no podía esperar menos de mi Pily con ese corazón hermoso y alegre , gracias por compartirlo , 🙏🙏🙏❤️😘

Responder
Mireya Holm 2 octubre, 2022 - 7:01 am

Que Linda descripción de estos lugares maravillosos Pilar. Hace ya bastantes años tuve la oportunidad de conocer parte de esta bella Florida que tan poéticame comentas en este relato y comparto tu admiracion.Felicitaciones. Es una lástima que Ian haya arrasado tan despiadadamente
Este paraíso

Responder
Patricia Maya 2 octubre, 2022 - 8:55 am

Pily…mi querida Maria del Pilar, me llevas y me traes entre tus líneas…adoro tu asombro, admiro la sencillez de tus palabras!!!

Responder
María Juliana 2 octubre, 2022 - 8:26 pm

Hermosos lugares ,mágicos atardeceres , ahí acabamos de disfrutar este verano …que triste ver cómo ha quedado…

Responder
Tina 3 octubre, 2022 - 1:35 pm

Maravilloso relato de Florida y sus bellos atarderceres que continuan mostrando su explendor a pesar de los huracanes

Responder
Jose E Baute 4 octubre, 2022 - 11:41 am

Excelente , ya quisiera Natgeo tener una cronista como tu

Responder
vicente alcala 5 octubre, 2022 - 10:22 am

Me uno a los merecidos comentarios de las diez comentaristas femeninas y de mi antecesor. Gracias Pilar.
Después de la tempestad viene la calma… La belleza sigue intacta y el bienestar de sus gentes esperamos que regrese pronto.

Responder
Rosmary 5 octubre, 2022 - 8:44 pm

Pily, bellísima descripción de los atardeceres de la florida ..
Muchas gracias por compartirme esa bella experiencia ..
Como en el carnaval de Barranquilla, el que lo vive es que lo siente ..
Tu Maravillosa descripción de tu sentir viajero ..
Me transporto ahí ..
Muchas gracias

Responder
César Vallejo 6 octubre, 2022 - 6:05 pm

Pilar, qué agradable es viajar de la mano de tu artística pluma. Gracias y felicitaciones. Terrible contraste con las imágenes del daño producido por el Huracán.

Responder

Dejar un comentario