Asheville, North Carolina

Por: Pilar Balcázar
1048 Vistas

En Asheville, Carolina del Norte, poca historia aprendí, pero sí pude sentir el aire, el viento, los olores, el color, el amor de familia y la energía que fluye y te hace vibrar. 

Asheville, una ciudad pequeña, se ubica al noroeste del estado de Carolina del Norte. Es conocida por su arte y su arquitectura histórica del siglo XIX.

Sus montañas iluminan el ambiente y sus árboles se mueven danzantes, dando un aroma a hoja fresca, a madera húmeda, lo que provoca la necesidad de respirar profundo, de llenarte de ese oxígeno que aclara tus pulmones. 

Aprendí y reafirmé con Mateo, el esposo de mi prima Nancy, que las plantas nos escuchan, que tienen alma y que se ponen más bellas cuando las halagamos. Él vive y muere por sus siembras y yo sentí que todas ellas darán fruto pronto porque quieren complacerlo.

Al sur de Asheville visitamos Greenville, población conocida por su río que atraviesa la ciudad, dándole un toque de vacaciones, pues la gente lo usa para pasear, bañarse o. simplemente, deleitarse mirándolo. El sonido que desata la caída del agua te inmiscuye en su realidad y puedes olvidar la tuya, lo que regala paz para el alma y se ofrece toda para tus ojos y oídos. 

¿Y qué tal el Blue Way que nos sumerge en el mundo del bosque y montaña, y llega a una partecita de Pisgah Forest? Al hacer algo de senderismo se encuentra otro regalo: una hermosa cascada metida entre piedras y rocas, donde el sol se filtra entre las ramas para calentar un tris el ambiente, y hay más cascadas: Triple Falls, donde después de caminar media milla, tus ojos quedan abrumados ¡ante tanta belleza del Creador! Torrentes de agua que caen dejando un sonido y una sensación de armonía total, envuelta con el canto de los pájaros. Desde un solo punto puedes apreciar las tres cascadas. 

¿Qué más puede pedirse? Solo agradecer, tener todavía piernas, rodillas y cadera para moverme y ojos y oídos para ver, observar y escuchar.  Y no podría olvidar la capacidad humana que construyó el bello castillo de Biltmore State: cada detalle con gusto exquisito de la familia Vanderbilt, rodeado de jardines que, desde lo alto, permite apreciar toda la tierra que rodea esta bella ciudad de Asheville. 

Probar los vinos criados en sus tierras y destilados con fina coquetería para volverlos únicos de esa región me gustó mucho. Catar, saborear y escuchar la historia de la familia que con amor y pasión se dedicó al vino artesanal blanco, rojo y rosado para dejar su legado.

Nos despedimos de Asheville y de los primos Lindo, que son los más lindos, pues nos acogieron con tanto amor que nos sentimos en casa.

Pilar Balcázar

Julio, 2021

9 Comentarios

Luis Alberto Restrepo M. 16 enero, 2022 - 9:07 am

Bella narración, Pilar. Me hiciste sentir la fuerza de la naturaleza. Gracias y saludos a Darío.

Responder
Jorge Luis Puerta 16 enero, 2022 - 9:50 am

Nunca pierdas esa frescura, es un alivio leerte!!

Responder
Hernando+Bernal+A. 16 enero, 2022 - 10:43 am

Hermosísima experiencia de saborear la naturaleza y de compartir la belleza en solidaridad y familia. Aprovechar con abundancia los deleites y alegrías para enriquecer el espíritu. Profunda lección en la cual se entrelazan los sentidos con las fuerzas de la espiritualidad. Gracias y saludos.

Responder
Gabriel Díaz y Stella Jimenez 16 enero, 2022 - 11:16 am

Pilar: Excelente experiencia y un recuerdo inolvidable que hermoso viaje y que fotos tan bonitas. 👏👏👏👏👏👏👍👍👍👍👍👍👍

Responder
María Juliana 16 enero, 2022 - 11:39 am

Me encantó! Sentí la naturaleza.

Responder
LUIS GUILLERMO ARANGO LONDOÑO 17 enero, 2022 - 11:56 am

Gracias, Pilar, por esa poética descripción que incita a ir disfrutando contigo las bellezas de la naturaleza. Se notan tus sentidos a flor de piel. Que sigas vibrando así en tu vida.
Saludos y un abrazo

Responder
Juan Gregorio Vélez 17 enero, 2022 - 1:53 pm

Gracias Pilar por compartirnos tan agradable experiencia.
Me uno a tu acción de gracias por nuestras piernas que nos permiten pasear por bellos paisajes y en buena compañía.
Y también por nuestros sentidos que nos dejan degustar la belleza armónica de la naturaleza.

Responder
Luis Arturo Vahos 28 abril, 2022 - 6:35 pm

Ya no quiero conocer Asheville; prefiero quedarme con la sensualidad que atravesó tus cinco sentidos hasta sumergir tu alma entre las rocas como si fueras parte de las cascadas. ¡Qué belleza!

Responder
Pilar 29 abril, 2022 - 10:40 am

Luis Arturo veo que ayer aumento tu curiosidad por mis artículos. GRACIAS por tus palabras que son tan poéticas como las mismas melenas de los árboles de aquel pueblo lleno de fantasmas ….

Responder

Dejar un comentario