Home Autor
Autor

Jorge Luis Puerta

Download PDF

En nuestra tertulia del 15 de febrero, tuvimos el regalo de conversar con el Padre Arturo Sosa, S.J., general de los jesuitas en el mundo. A raíz de su presencia y de lo que nos dijo, consideramos estimulante traer a nuestro blog “en vivo y en directo”, las manifestaciones de algunos de nosotros.

Jorge Luis Puerta en Exjesuitas en tertulia, Febrero 22, 2024
Luis Arturo Vahos en Exjesuitas en tertulia, 22 de Febrero, 2024
2 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Este jueves 30 la criatura cumple su primer año de vida y… ya ha puesto de cabeza al mundo.

A los 12 meses, tiene la capacidad, por ahora, de hablar cerca de 50 idiomas. De responder sobre cualquier tema, en la modalidad que quieras. Lo mismo trata con un adulto sobre la existencia y juega con un niño a las adivinanzas. Puede resumirte un libro de muchas páginas en cuestión de segundos, escribir artículos periodísticos, redactar y corregir ensayos, explicar conceptos bajo un contexto específico (para un niño de 5 años, por ejemplo), traducir textos, escribir novelas y poemas, componer canciones, crear tablas a partir de una base de datos, prepararte un ppt o un video sobre el tema que desees. 

Te da ideas claves para realizar una campaña de marketing, para generar un curriculum básico sobre historia de la filosofía, para resolver asuntos jurídicos o médicos de cierta complejidad…por ahora. Insisto en este término porque su desarrollo ha sido precoz. En un año ya tenemos su 4ª versión mejorada (ChatGPT4) que cuesta 20 dólares/mes. Ahora se habla de que, a corto plazo, podrá personalizarse crecientemente…sin límites.

Asociado con otros miembros de la “familia” IA, puede pintar cuadros con estilos de diferentes pintores (con Dall E), con Github Copilot, un asistente para programar, puede hacer programas completos y operar otros chatbots en sitios web.

El modelo de lenguaje de ChatGPT fue entrenado a partir de bases de datos de Internet (libros, artículos, Wikipedia, entre otros). El volumen de estos datos equivale a 570 GB de información, representados por 300 billones de palabras (ScienceFocus, 2023).

Su alcance en usuarios ha sido históricamente inédito: ChatGPT llegó al millón de usuarios en 5 días. A Netflix le tomó 3.5 años lograr lo mismo (Statista, 2023). A agosto 2023 ha llegado a tener 100 millones de usuarios mensuales (explodingtopics.com) y recibe hasta 10 millones de solicitudes diarias (Tom Goldstein, 2022).

El negocio de ChatGPT ha hecho explotar todos los parámetros. OpenAI, su madre, comenzó siendo una empresa sin ánimo de lucro; hoy sus acciones están valoradas en el mercado, en 86 000 millones de dólares. Algunos analistas pronostican que ChatGPT generará ingresos de $200 millones de dólares a fines de 2023 y de $1 billón en 2024 (Reuters, 2022). 

Estas dimensiones han generado una guerra feroz entre sus más cercanos competidores como Meta y Google, buscando una rápida mejora de productos, y más consumidores. Uno de los recientes efectos de esta guerra ha sido el despido y el rápido reintegro de Sam Altman -uno de los padres de la criatura- a OpenAI, Microsoft quiso hacerse de sus servicios. Dicen los cercanos que “el florero” tuvo que ver con las diferencia de ritmos en OpenAI: “Sam Altman querría ir de prisa; los consejeros que lo despidieron, despacio”[1].

A la carrera por hacer dinero con la IA -disparada por las grandes tecnológicas- le sigue ahora otra igual por regular estas herramientas. (¿estaremos hablando de un monstruo?). Ya en marzo de este año, luego de solo 4 meses de nacido, muchos expertos en tecnología de la información publicaron una carta abierta al mundo donde solicitan una pausa de “al menos seis meses en el desarrollo y pruebas de sistemas de IA más poderosos que GPT4”. 

La carta advierte que este último modelo ya es capaz de competir con los humanos en un creciente número de tareas, y que podría usarse para destruir empleo y difundir desinformación. Por ello, reclaman un desarrollo seguro y darle el pase, solo cuando estén seguros de que sus efectos sean positivos. “Desafortunadamente, este nivel de planificación y gestión no está ocurriendo, a pesar de que en los últimos meses los laboratorios de IA han entrado en una carrera sin control para desarrollar e implementar mentes digitales cada vez más poderosas que nadie. Ni siquiera sus creadores pueden entender, predecir o controlar de forma fiable”.

¿En qué estaremos cuando la criatura cumpla dos años?

Jorge Luis Puerta

30 de Noviembre, 2023


[1] Ver https://elpais.com/actualidad/newsletter-kiko-llaneras/2023-11-25/por-que-importa-openai-esto-es-lo-que-hace-hoy-su-inteligencia-artificial.html?event_log=oklogin

4 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

En nuestra tertulia de los jueves número 166, quisimos acercarnos al tema de la muerte. Algunos quisimos escribir nuestras percepciones… Presentamos el video y la copia de esta presentación.

Exjesuitas en tertulia- 26 de Octubre, 2023

Me ha costado comenzar a escribir esta carta. No sabía cómo dirigirme a ti. “Querida muerte”, tenía algo de falso. Tampoco es que te desee. No te convoco aún. “Hola muerte”, me sonaba a una mentirosa familiaridad que creo todavía no tener contigo…

Así que opté, más bien, por algo más sentido y ceñido a mi realidad: “Cercana muerte”, lo que también me ha permitido tutearte. Y es que, desde la temprana partida de mi hermana, menor que yo hace 7 años, y de la derrota por el Covid, de mi hermano, mayor que yo hace 2 años, he notado que la cuenta del tiempo para mí ha comenzado a ser inexorablemente regresiva. Se trata de “los años que me quedan por vivir”, como canta Gloria Stefan.

Y entonces, al sentirte cercana, se han iluminado partes de mi vida, antes en la sombra por el ritmo desaforado del trabajo y de la subsistencia, del crédito hipotecario, de las universidades y los colegios por pagar… 

Esa cercanía me ha dado un inapreciable regalo: ser dueño de mi tiempo es una novedosa dimensión de mi vida. Cada día nuevo día es una sorpresa que me permite desde disfrutar de los pájaros en los parques, gozar del viaje en bus por dos soles viendo a la gente en sus correteos tratando de vivir dignamente, hasta compartir con mi ser querido un colorido atardecer a la orilla del mar. Desde leer el libro que me acaricia, hasta volver a escuchar –y bailar– la música que siempre me ha alegrado…en una palabra: degustar plácidamente las pequeñas cosas a las que cantaban Mercedes y Chabela.

Y es que la salud, a estas alturas, es también esa condición que te permite el sosiego que muchos no tienen y no dejo de admirarlos por tener la fuerza para luchar cotidianamente, buscando domar dolores, conseguir medicinas para lograr acumular días, con la incertidumbre de lo que vendrá mañana. Si algo quisiera, cercana muerte, es encontrarte como ahora, con sosiego, con calma, para despedirme de todos…como apagándome.

Decirles gracias a cada uno de mis 10 nietos (entre los 3 y los 21 años) es la prioridad que me dicta el ahora. Gracias, sí, porque son diez ventanitas distintas por donde puedo entrever este adolorido mundo, con colores distintos, a diferentes alturas, con muchos relieves y matices, esperanzas para la supervivencia humana.

Y cuando, a la entrada de la casa pasen por el jardín perfumado por el jazmín, sepan que está allí porque el abuelo, como abono, contribuye a hacer posible semejante hazaña.

Jorge Luis Puerta

Lima, Noviembre de 2023

5 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Compartimos hoy con nuestros lectores nuestra última tertulia en la cual participamos más de 23 de nosotros.Hay intervenciones de Enrique Sanchez, Dario Gamboa, Bernardo Nieto, Alberto Betancourt, Vicente Alcalá, Arturo Arango, Reynaldo Pareja, Luis Guillermo Arango, Hernando Bernal, Silvio Zuluaga y Juan Gregorio Velez. Ademas varios comentarios de los participantes también referentes a sus experiencias individuales. Extraordinaria sesión de fraternidad y confianza mutua. 

Exjesuitas en tertulia, 7 de septiembre de 2023

2 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

“El momento creativo es un instante mágico, cuando las ideas fluyen y las posibilidades son infinitas”. – Roald Dahl

Adoro estos momentos que me ocurren en la vida: todo tu ser tenso, sensible, libre, acariciando, viendo la posibilidad de materializar una idea…

Tu sensibilidad es otra, como globalizante, abarcadora, tiene como centro el tema que te absorbe, todo tiene relación con él, fluye de él y vuelve a él. No quieres distraerte.

La memoria comienza a actuar por sí sola, asocia recuerdos cercanos y lejanos, nombres, lecturas, personas, situaciones… a veces contradictorias, como fuegos artificiales que te iluminan, te sugieren colores, formas… hasta sonidos. Parece un diamante de infinitas caras.

La imagen de lo que quieres escribir (¿pintar? ¿filmar? ¿componer?) va apareciendo borrosa, pero persistente. Se convierte en algo obsesivo pero placentero, y cada vez que se siente mejor definida, es más exigente, te pide más y tienes que dar todo de ti. Lees, miras, oyes, buscas ayuda… Cuando la encuentras, el placer es difícil de describir, como cuando subes a un cerro, llegas a la cima y… el horizonte te muestra el infinito.

Finalmente -es para mí lo más gratificante- surge la pregunta: ¿Con quién lo comparto? ¿Quién lo puede recibir como un regalo? ¿Quién me lo puede criticar para ver si se puede mejorar?

Y lo mejor: ¡que todo esto te suceda a la altura de tus 78 años! 

Gracias a la vida.

Jorge Luis Puerta

Julio, 2023

6 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Es ese reflejo de las instituciones que, cuando son atacadas, desvían su mirada hacia los miembros, para salvar su cuerpo. La charla del Papa con los jóvenes me provocó estas dos visiones referidas directamente al caso del encubrimiento de la pederastia en la Iglesia.

Cuadro 1.

El año pasado, en el marco del trabajo de la Comisión de la Verdad, Pacho De Roux le envió una carta al general Eduardo Zapateiro, entonces designado por el Presidente de la República, Iván Duque, como comandante del Ejército Nacional de Colombia, diciéndole, entre otras cosas: “…lo sagrado no son las instituciones, ninguna; tampoco El Vaticano donde está el papa Francisco; tampoco el Ejército, ni la grandeza militar del Pentágono de los Estados Unidos, ni lo sagrado son las grandes empresas como Ecopetrol…lo sagrado es el ser humano”.

“Y hoy…los invito, simplemente como ciudadano colombiano, a seguir el ejemplo del Papa Francisco y del cardenal Rubén Salazar, cuando ante el abuso de niños por centenares de sacerdotes dijeron: ‘no son manzanas podridas; es una enfermedad del cuerpo de la Iglesia’. A partir de ese momento se cambió el comportamiento de la Iglesia: no se defendió más a los sacerdotes perpetradores cambiándolos de lugar u ocultándolos” (ese era el espíritu de cuerpo mal entendido que funcionaba entonces); “ahora se defiende a las víctimas, a los niños y a los perpetradores; la misma Iglesia los entrega, no a la justicia eclesial del derecho canónico, sino a la justicia civil y a la cárcel civil”.

Cuadro 2.

Aquí recordé lo que escribió Cristina Peri-Rossi en EL PAIS, sobre el tema: “El espíritu de cuerpo es el corporativismo, enfermedad crónica de empleados, funcionarios, profesionales y servidores de la nación, que se manifiesta, de manera eruptiva, cada vez que una parte del todo o sea, un miembro…recibe una crítica”.

“El espíritu de cuerpo…de cualquier institución, pública o privada (policía, ejército, medicina, psicólogos, administración de correos, etc.)…a pesar de su carácter intangible, posee un yo hipertrofiado, y, por eso mismo, frágil, susceptible. Cuanto más grande es el ego, con más facilidad (y a veces sin la menor intención) se le hiere. Es tan grande como inseguro: no puede encajar las críticas, la menor sospecha de merecerlas le crea una inseguridad insoportable”.

“Uno de los principios básicos (e inconfesables) del espíritu de cuerpo, es que cualquier crítica, por el mero hecho de haber sido expresada, es injusta. El espíritu de cuerpo es, por antonomasia, inocente. El espíritu de cuerpo se confunde concupiscentemente con cada uno de sus miembros: en un todo visceral”.

Y entonces, esta idea me quedó en el aire: ¿si continúan apareciendo historias de pederastas en la iglesia no será cierto que aún se cobijan bajo el espíritu de cuerpo que tanto mal ha hecho en la historia?

Jorge Luis Puerta

Mayo, 2023

*https://drive.google.com/file/d/1YQSPC77z9MsDtIKVArXC_Vkvoy3hZZwY/view?usp=share_link

4 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Esta reflexión, hecha desde el Perú, nos recuerda situaciones semejantes de la realidad colombiana.

Buscábamos algunos testimonios personales sobre la corrupción para enriquecer un debate público. Invitamos a tres profesionales -dos hombres y una mujer-, los tres, exfuncionarios públicos y los tres se negaron a participar, con el mismo argumento: “soy conocido/a, no quiero poner en riesgo a mi familia…”.

¿En qué sociedad estamos que nos permita entender este comportamiento? En una donde el miedo manda. En una donde la corrupción se ha convertido en algo cotidiano que nos afecta de manera personal. En una donde cada uno/una tiene que tratarla individualmente, porque no hay capacidad colectiva para anularla, convirtiendo a la impunidad en un amenazante agujero negro que permite que los corruptos lleguen a niveles delincuenciales, donde la amenaza, el chantaje, la agresión física y hasta la muerte, se diluyen, se vuelven banales, cotidianos[1].

Hace poco lo oí en el Colegio de Ingenieros: “…ellos conocen muy bien la política del diezmo en la ejecución de las obras públicas. Saben que si se oponen a ella, simplemente se quedan sin trabajo”. Aceptar en silencio, “hacerse de la vista gorda”, permanecer al margen, renunciar al derecho a la denuncia, bajar los brazos, son comportamientos que están produciendo sociedades anómicas, donde el estado se convierte en el botín a ser conquistado por los mafiosos de cualquier pelaje.

Desde allí, se compran y venden conciencias, se fabrican realidades encubridoras, el dinero fácil se convierte en la sangre enferma de ese cuerpo social anémico. Como afirma el sicólogo Saúl Peña[2], ya desde la conquista, bajo “…la cruz y la espada se vivieron situaciones de humillación, sometimiento y esclavitud que generaron agresión destructiva e identificación con el agresor”…como estrategia de sobrevivencia.

En la colonia, en palabras del historiador Alfonso W. Quiroz[3] “…las corruptas prácticas coloniales fortalecieron el abuso y la explotación de la población indígena, el descuido en la administración de las minas, el difundido contrabando y el fracaso de la reforma colonial…”[4] todos, hechos ocurridos al amparo “…de la corrupción 

administrativa sistemática de las cortes virreinales, respaldada por un séquito de allegados que se beneficiaba con monopolios, privilegios y cargos oficiales comprados”.

En los primeros años de la república, subraya Saúl Peña, “…se percibe un predominio del militarismo, autoritarismo, prepotencia, de un gran número de gobiernos militares, muchos de ellos sostenidos por una civilidad tolerante”.

La herencia de esta época es la versión de una democracia acentuadamente presidencialista que, apoyada por un defectuoso proceso descentralizador, ha tenido dos versiones: la caudillista, encarnada por los dos períodos de Alan García y la  de máxima corrupción de Alberto Fujimori que “…entabló una relación perversa con el poder: una ambición desmesurada, egocentrismo, autoritarismo, prepotencia, doblez, tendencia al engaño y al cinismo casi permanentes…”.

Resultado histórico: el país convive con una “corrupción sistemática”[5] que ha dado origen a un “estado de incertidumbre colectiva”[6] y a una sociedad fragmentada que desconfía de sus políticos pero que, paradójicamente, necesita de ellos para ascender en la escala social.

Pero, además, la corrupción ha frenado el desarrollo del país, ha contribuido a la agudización de la pobreza y al deterioro de las condiciones de vida de amplias capas de la población.

***

“Asesinos confesos regresan a su pueblo al salir de la cárcel y reciben el homenaje de sus paisanos. Despilfarradores y ladrones vuelven aclamados y elegidos por la misma ciudadanía a la que llevan decenios estafando. Al salir de los juzgados, los mayores sinvergüenzas de la vida pública se sumergen en una multitud de seguidores, ‘el buen pueblo compacto’[7].


[1] En Ancash, una región en la que viví y trabajé durante 15 años, la oficina de la contraloría recibió 350 denuncias en el 2012. Sólo se llegó a dictar una sola condena…

[2] En su libro “Sicoanálisis de la corrupción”.

[3] “Historia de la corrupción en el Perú”.

[4] Saúl Peña, p. 65.

[5] Quiroz, p, 45.

[6] Peña, p. 64

[7] Antonio Muñoz Molina, Todo lo que era sólido, p.41.

Jorge Luis Puerta

Febrero, 2023

5 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Ante la propuesta de dedicar dos sesiones para compartir las poesías favoritas de nuestra autoría o de algún poeta preferido, nuestro grupo tuvo dos “Tardes de poesía” o “Patio de los poetas”. Se presentaron inspiraciones escritas hace muchos años o recientes, o escritas por otros poetas ‒famosos o no, familiares o compañeros jesuitas‒ a quienes admiramos y de quienes aprendimos a colocar en el papel los pensamientos y sentimientos de momentos y circunstancias especiales. En este Patio de los Poetas que iniciamos esta tarde en nuestra sección de cultura compartiremos con nuestros lectores los videos de estas muestras especiales para cada uno. 

Exjesuitas en tertulia- 14 de Julio, 2022
0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

Ante la propuesta de dedicar dos sesiones para compartir las poesías favoritas de nuestra autoría o de algún poeta preferido, nuestro grupo tuvo dos “Tardes de poesía” o “Patio de los poetas”. Se presentaron inspiraciones escritas hace muchos años o recientes, o escritas por otros poetas ‒famosos o no, familiares o compañeros jesuitas‒ a quienes admiramos y de quienes aprendimos a colocar en el papel los pensamientos y sentimientos de momentos y circunstancias especiales. En este Patio de los Poetas que iniciamos esta tarde en nuestra sección de cultura compartiremos con nuestros lectores los videos de estas muestras especiales para cada uno. 

Exjesuitas en tertulia- 7 de Julio, 2022
0 comentario
1 Linkedin
Download PDF

Ante la propuesta de dedicar dos sesiones para compartir las poesías favoritas de nuestra autoría o de algún poeta preferido, nuestro grupo tuvo dos “Tardes de poesía” o “Patio de los poetas”. Se presentaron inspiraciones escritas hace muchos años o recientes, o escritas por otros poetas ‒famosos o no, familiares o compañeros jesuitas‒ a quienes admiramos y de quienes aprendimos a colocar en el papel los pensamientos y sentimientos de momentos y circunstancias especiales. En este Patio de los Poetas que iniciamos esta tarde en nuestra sección de cultura compartiremos con nuestros lectores los videos de estas muestras especiales para cada uno. 

Exjesuitas en tertulia- 7 de Julio, 2022
0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

Siempre me ha atraído la potencia del diseño como manifestación de la adaptación del ser humano al mundo que habita. Ese esfuerzo por crear objetos, utensilios, instrumentos, aparatos, artefactos, que alguien ‒ anónimo,la mayoría de las veces‒ nos regala en silencio para facilitarnos la vida. Todos esos creadores merecen nuestro homenaje.

Corrían los tiempos estruendosos de la era victoriana en Europa. El imperio británico se imponía en el mundo, sus colonias se ampliaban, sus usos y costumbres también, como siempre ha sido en la historia. 

La moralidad puritana y una moda llena de preceptos (¡cuándo no la moda como retrato certero de cualquier sociedad!), consagraban una figura estilizada y menuda de la mujer (cintura mínima, contrastada con el volumen de los miriñaques) y menudos también los pies.

Hubo entonces, la necesidad de calzar cómodamente los estrechos zapatos. Así llegó el reino de los calzadores que, según los hados de la historia, ya habían sido inventados desde el siglo XV, obviamente… por alguien anónimo.

Y se fabricaron de todo tipo: de cacho de toro, de madera, de marfil, de todo tipo de metales, simples, con adornos, con inscripciones personalizadas… Hoy la mayoría son de plástico. Aquí una muestra de una pequeña galería, donde el arte, primo hermano del diseño, se manifiesta a sus anchas:

  1. Calzador en acero alemán, con empuñadura grabada.
  2. Calzador en plata esterlina, con grabado en la empuñadura.
  3. Calzador de bambú, con empuñadura grabada en cuerno de toro.
  4. Calzador en cuerno de toro con mango decorado.

El holandés* Martien Tuithof ha entendido la importancia de ese humilde “invento”. Tiene una colección de 1594 calzadores, acumulados desde 1977, que están en el museo Zijper, en Schagerbrug. Martien. Ya es una celebridad local, gracias al… calzador.

En mi caso, cuando el calzador me permite deslizar mi pie con toda delicadeza y acomodarlo en el zapato, siento un placer equivalente al de Amélie, la de la película, en el mercado, cuando introduce su mano en un costal de lentejas: ese placer de sentir la frescura de la naturaleza en su más sencillo esplendor.

Además, tengo también un cierto orgullo secreto cuando veo que ese par de botas tan caro que me compré alguna vez en Alemania está casi intacto, después de muchos años, porque el calzador le ha permitido conservarse sin ninguna deformación.

______________________

* https://www.guinnessworldrecords.com/world-records/largest-collection-of-shoe-horns

Jorge Luis Puerta

Mayo, 2022

1 comentario
1 Linkedin

Votar

Por Jorge Luis Puerta
Download PDF

A pesar de la distancia (llevo viviendo 40 años en el Perú), soy consciente y mis cuatro hijos también, de que estas elecciones presidenciales son cruciales para el porvenir de Colombia. Por eso, nos hemos prometido (nunca lo habíamos hecho antes) que, estemos donde estemos, votaremos.

Yo votaría por la Coalición de la Esperanza. Me basta una razón: la presencia siempre potente, discreta, coherente, de Humberto de la Calle. Su compromiso con la Paz Grande ‒como la llama Pacho de Roux‒ en todos estos años, pasara lo que pasara en la política colombiana, es la base que él ha venido tallando para su imagen de estadista, de ciudadano comprometido que se ha evidenciado dramáticamente en estas últimas semanas, al aceptar ser senador antes que aspirante a la presidencia, siendo él el más presidenciable de todos: una muestra más de su generosidad, de su vocación por el país, aunque se sienta hoy “atrapado por las circunstancias”, como declaró a El País (de España) recientemente.

Yo seguiré apostando por la generación de un espacio político de centro sólido, representativo de tantos sueños colombianos fracasados secularmente.

Aunque Ingrid Betancourt ‒siempre me ha marcado su imagen narcisista y pueril‒ haya hecho estallar la frágil alianza llamada Coalición de la Esperanza.

Aunque haya discursos que invalidan los términos derecha, izquierda y centro, por considerar que actualmente la realidad es mucho más compleja que en el siglo XX. 

Aunque Isaiah Berlin, al reconocerse como un liberal de centro, los definía cínicamente como “centristas miserables, moderados despreciables, intelectuales escépticos, criptorreaccionarios”.

Aunque ser de centro esté hoy devaluado, 

Creo que la generación de un espacio donde la moderación impere, donde las voces de los ciudadanos de a pie sean oídas, donde la formación de ciudadanía sea una tarea cotidiana, donde la satisfacción de los derechos humanos con la paz al centro sean el objetivo final, le haría un enorme bien a Colombia.

Todo indica que los protagonistas no están aún preparados para subir al escenario y asumir los roles que demanda la creación de la esperanza.

Jorge Luis Puerta

Febrero 2022

2 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Desde las más sofisticadas oficinas transnacionales al más humilde y kafkiano estudio contable, allí está el clip esperando a que lo llamen a cumplir su oficio, para hacerlo silenciosa, eficientemente, como siempre.

Allí está. En una calle de un barrio residencial de Lima. Se lo merece. Impasible, elegante, sutil. Se diría que es el monumento a la sencillez y a la eficiencia. El artista italiano Mario Piacenza lo regaló a la ciudad en el año 2004. A nadie, hoy, se le ocurriría derribarlo. Infunde respeto. Se ha mantenido durante generaciones. Ni Internet con todo su poder innovador, ni todos los algoritmos juntos, han podido contra él. 

Este 2022, cumplirá 124 años como compañero fiel de cualquiera de nosotros, Desde las más sofisticadas oficinas transnacionales al más humilde y kafkiano estudio contable, allí está el clip esperando a que lo llamen a cumplir su oficio, para hacerlo silenciosa, eficientemente, como siempre.

Un simple alambre sabiamente doblado para atar papeles sin deteriorarlos mereció ser patentado en 1899 y… ¡sigue tan campante! No importan guerras, viajes turísticos a la estratosfera, o incluso pandemias. Lo seguimos necesitando. Es uno de nuestros mejores compañeros de viaje. En cualquier momento está listo a prestarnos sus servicios, ya sea para juntar expedientes incriminatorios o sentencias de absolución. Cualquiera de ellos lo necesita.

Su antecesor fue un alfiler que, a veces, rasgaba los papeles o hería dedos poco precavidos. Llegó a ser hasta símbolo de la resistencia noruega antinazi, durante la segunda guerra mundial, que prohibió cualquier símbolo patrio. Los noruegos lo eligieron entonces como un fiel reemplazo. Hoy, en la localidad de Sandvika, un clip gigante de siete metros de altura conmemora este símbolo nacional[1].

Sin embargo, el clip que se popularizó y se impuso mundialmente fue el llamado ‘Gem’. Su inventor permanecerá en el anonimato. Su importancia histórica la consagra Internet cuando, para indicar la existencia de un anexo a un correo electrónico, utiliza el perfil de un clip.

La compañía estadounidense de suministros de oficina Cushman & Denison, de Nueva York, en 1893, anunciaba el invento así: “No mutile sus papeles con alfileres o pasadores, cuide sus dedos”[1].

No hay obra sobre el diseño moderno que no lo mencione, como creación representativa de un matrimonio feliz entre la simplicidad y la eficacia[2].

Jorge Luis Puerta

Enero, 2022

[1] https://www.bbvaopenmind.com/tecnologia/visionarios/pequenos-grandes-inventos-el-clip/

[2] Ibíd.

[3]https://www.distritooficina.com/diseno/el-clip/


6 Comentarios
1 Linkedin
youtuber, blogger, screenwriter-2838945.jpg
Download PDF

Esto escribía en algún momento aciago César Vallejo (poeta universal peruano, 1892-1938). Hoy él viene en mi auxilio. La sequedad me ahoga, la realidad me abruma. No sé qué decir. Tampoco logro ponerlo en el papel. A veces pasa. Sí, también Vallejo…, pensarlo me ayuda.

¡Son tantas cosas juntas! Del impredecible país que habito desde hace 39 años ‒Perú‒, hasta el querido y azotado terruño de Colombia que es imposible dejar de querer y de sentir. Los dos duelen. Este maravilloso mundo nuevo que está naciendo, lo hace con parto doloroso.

Hoy más que nunca me siento parte de esa generación bisagra que soñó un nuevo mundo más justo, más parejo…, ahora reemplazado por lo incierto, por lo desconocido, por la liquidez que disuelve todo aquello que creíamos sólido… como el agua se escurre entre los dedos.

¿Qué puedo escribir? Otros lo dicen mejor que yo… ¿Algo que quiero demostrar?… Me falta información que, además del vértigo con que sucede, es tan variopinta, tan camaleónica… Quiero escribir lo mejor y como creo no lograrlo…, siento que me faltan argumentos… Prefiero callar… no escribo. Valoro la importancia de los puntos suspensivos…

Las noticias no dejan de retratar el actual deterioro económico, político y social que hace peligrar todo el avance logrado por los derechos del hombre; de ahí el descontento, el hartazgo… Me entero de que mi nieto comenzará a estudiar gastronomía y me emociono. Que mi nieta está comenzando a hacer cine…, a lo que nunca me atreví. Las malas noticias anuncian que en todas partes las ultraderechas están volviendo a salir de las cavernas, que los tiranos no se acaban, que es imposible llegar a un acuerdo universal por la salvación del medio ambiente, que somos incapaces de acordar una vacuna universal y democrática… y tampoco el respeto a todos los derechos de la mujer, de las personas diferentes.

Al mismo tiempo, Zuckeberg nos habla del metaverso como un paso adelante de todo lo desconocido que nos ha permitido vivir Internet, mientras mi segundo hijo crea una nueva versión de La consagración de la primavera de Pina Bausch, con una compañía de danzantes de 16 países africanos que ha sido aplaudida en Europa*… y los discapacitados de la ciudad donde habito no pueden salir a la calle porque ningún alcalde ni sector social han sido capaces de crear espacios públicos amables.

… Es tan difícil escribir.

https://www.youtube.com/watch?v=hJWk1dzB_Mw

Jorge Luis Puerta 

Diciembre, 2021

8 Comentarios
0 Linkedin
candle, candlelight, background-65329.jpg
Download PDF

Hace una semana tuve temor de expresar que para mí, HOY, la Navidad carece de sentido.

Porque la Navidad para mí, se ha ido diluyendo con el tiempo. Cuando Darío nos planteó la pregunta, estuve a punto de responder: Navidad = Nietos. Pero no. Eso fue hace unos años, cuando cometí la locura de disfrazarme de Papá Noel en la cálida Navidad limeña…por mis nietos. Difícil olvidar el sudor y el  ahogo.

La Navidad comenzó a diluirse cuando los hijos se fueron viniendo en tropel; entonces, lo único que querías era salir corriendo de esa histeria por acumular regalos, por consumir, porque la plata no alcanzaba. Fueron entonces los paseos, los campamentos a orillas de los ríos, la cocina al aire libre, los paisajes, los mejores sustitutos de la Navidad.

La disolución se agravó los cuatro años que estuvimos en París. Mi beca llegaba apenas a los 350 dólares mensuales y el consumismo era mayor, las grandes vitrinas de mil colores y de cien mil juguetes distintos eran una herida en carne viva para los niños. Para completar la beca, me tocó desde vender periódicos en las frías noches de Navidad, hasta lavar tubos de ensayo. El campo, la nieve, el nuevo frío, del cual desconocíamos su crudeza, también nos sirvieron de refugio.

Sin embargo, nada de eso alcanza a borrar los recuerdos que coinciden con muchas de las cosas que cada uno de ustedes nos regaló la semana pasada. Navidad también llegó a ser -hace mucho tiempo- familia ampliada, primos y primas. Mi primer beso fue navideño… a los 9 años, con una prima que nos visitaba de Medellín. Tíos, disfraces, globos, árbol, pólvora, buñuelos, natilla (a los 10 me dejaron pilar el maíz en el pilón de los abuelos) -recuerdo, con enorme fruición- que el premio mayor era el raspado de la paila. O cuando mi madre me dejaba estirar la melcocha para hacer las “velitas” de panela, que se iban blanqueado mágicamente, como hace la señora de la foto.Pero HOY, si quiero responder sinceramente a la pregunta, mi Navidad me la han dado ustedes !!!

Jorge Luis Puerta

Diciembre, 2021

2 Comentarios
0 Linkedin
Nuevos artículos