El espíritu de cuerpo *

Por: Jorge Luis Puerta
183 Vistas

Es ese reflejo de las instituciones que, cuando son atacadas, desvían su mirada hacia los miembros, para salvar su cuerpo. La charla del Papa con los jóvenes me provocó estas dos visiones referidas directamente al caso del encubrimiento de la pederastia en la Iglesia.

Cuadro 1.

El año pasado, en el marco del trabajo de la Comisión de la Verdad, Pacho De Roux le envió una carta al general Eduardo Zapateiro, entonces designado por el Presidente de la República, Iván Duque, como comandante del Ejército Nacional de Colombia, diciéndole, entre otras cosas: “…lo sagrado no son las instituciones, ninguna; tampoco El Vaticano donde está el papa Francisco; tampoco el Ejército, ni la grandeza militar del Pentágono de los Estados Unidos, ni lo sagrado son las grandes empresas como Ecopetrol…lo sagrado es el ser humano”.

“Y hoy…los invito, simplemente como ciudadano colombiano, a seguir el ejemplo del Papa Francisco y del cardenal Rubén Salazar, cuando ante el abuso de niños por centenares de sacerdotes dijeron: ‘no son manzanas podridas; es una enfermedad del cuerpo de la Iglesia’. A partir de ese momento se cambió el comportamiento de la Iglesia: no se defendió más a los sacerdotes perpetradores cambiándolos de lugar u ocultándolos” (ese era el espíritu de cuerpo mal entendido que funcionaba entonces); “ahora se defiende a las víctimas, a los niños y a los perpetradores; la misma Iglesia los entrega, no a la justicia eclesial del derecho canónico, sino a la justicia civil y a la cárcel civil”.

Cuadro 2.

Aquí recordé lo que escribió Cristina Peri-Rossi en EL PAIS, sobre el tema: “El espíritu de cuerpo es el corporativismo, enfermedad crónica de empleados, funcionarios, profesionales y servidores de la nación, que se manifiesta, de manera eruptiva, cada vez que una parte del todo o sea, un miembro…recibe una crítica”.

“El espíritu de cuerpo…de cualquier institución, pública o privada (policía, ejército, medicina, psicólogos, administración de correos, etc.)…a pesar de su carácter intangible, posee un yo hipertrofiado, y, por eso mismo, frágil, susceptible. Cuanto más grande es el ego, con más facilidad (y a veces sin la menor intención) se le hiere. Es tan grande como inseguro: no puede encajar las críticas, la menor sospecha de merecerlas le crea una inseguridad insoportable”.

“Uno de los principios básicos (e inconfesables) del espíritu de cuerpo, es que cualquier crítica, por el mero hecho de haber sido expresada, es injusta. El espíritu de cuerpo es, por antonomasia, inocente. El espíritu de cuerpo se confunde concupiscentemente con cada uno de sus miembros: en un todo visceral”.

Y entonces, esta idea me quedó en el aire: ¿si continúan apareciendo historias de pederastas en la iglesia no será cierto que aún se cobijan bajo el espíritu de cuerpo que tanto mal ha hecho en la historia?

Jorge Luis Puerta

Mayo, 2023

*https://drive.google.com/file/d/1YQSPC77z9MsDtIKVArXC_Vkvoy3hZZwY/view?usp=share_link

4 Comentarios

Rodolfo R. de Roux 8 junio, 2023 - 2:31 am

El espíritu de cuerpo se convierte en un cuerpo sin espíritu cuando se utiliza para encubrir fechorías. Muy bien, Jorge Luis.

Responder
Guillermo Sanz 8 junio, 2023 - 7:25 am

Pienso que el problema está mas atras del espíritu de cuerpo. £n nuestra dotación, el espíritu lo tenemos en un cuerpo con diversas necesidades, entre ellas la sexual. El voto de castidad es una exigencia que va en contra de la naturaleza humana. Un voto de castidad es como prometer no beber.
Esto es posible si no se tiene sed. Cuando llega la sed, el cuerpo tiene que saciarla. Me ahorro hacer la aplicación al caso sexual.
Hice voto de castidad y lo cumplí durante mis 8 anos de estadía en la Compañía. De los 17 a los 25. Me retiré y tan pronto pude me libré del yugo mental que soportaba mi abstinencia.
La pederastia y otras aberraciones disminuirán casi del todo cuando se acepte que los sacerdotes se casen.

Responder
John Arbeláez Ochoa 8 junio, 2023 - 8:48 am

Muy interesante aspecto de las instituciones que no se había puesto en la mira de la opinión pública. MIl gracias Jorge Luis por estas pautas de análisis sobre esos cuerpos que se convierten en intocables con el tiempo y la fama.

Responder
Reynaldo Pareja 8 junio, 2023 - 3:42 pm

Jorge Luis: gracias por develar la falacia del “espiritu de cuerpo” que tan facilmente se esconde en ese
monstruo de la institucionalidad sagrada e incuestionable que entre mas años de existencia tiene, mas incuestionabilidad adquiere y que no admite nnguna critica, analisis de su mal comportamiento pues su status ya adquirido no admite tal analisis “cuestionante”. Que tu articulo nos sirva para cultivar esa capacidad de analisis critico para tener el valor de develar la conducta inadmisible que se pone por encima de la dignidad de la persona pues se considera mas importante y por encima de lo sagrado que es el ser humano. Gracias de nuevo.

Responder

Dejar un comentario