Home Actualidad Un país víctima de su publicidad

Un país víctima de su publicidad

Por Luis Guillermo Arango
145 vistas
Download PDF

La publicidad es la herramienta tradicional directa del marketing, y tiene como uno de sus objetivos divulgar un producto para estimular su consumo. Más ecos de la tertulia tenida con Germán Puyana.

O sea que la publicidad busca crear una imagen mediante la manipulación de las emociones del consumidor, de tal manera de atraerlo, hasta lograr que “compre” lo que se le muestra. Y cuantos más resortes emocionales logre mover, tanto mejor publicidad será. 

Para lograr su objetivo, la publicidad echa mano de las emociones propias del ser humano. 

Con mayor frecuencia se escucha hoy que muchas familias han decidido no volver a ver televisión ni a comprar periódicos. ¿Por qué? Porque se sienten apabulladas por las noticias orientadas hacia lo negativo. Encuentran que, en su inmensa mayoría, la prensa y la televisión son cada día más negativistas y quieren liberarse de eso.

La televisión y la prensa, para ganar dinero y atraer mayor audiencia o lectores o “rating”, echan mano aún de los peores instintos del ser humano, como el deseo de venganza, el sadismo, el voyerismo, el arribismo, la ambición desmedida, el deseo de dinero fácil y rápido, aunque eso implique hundir o perjudicar a los demás. No hace mucho tiempo hubo un exitoso programa de televisión cuyo título desenmascaraba esta cruda realidad: “Todo por la plata”.

¿Resultado? La prensa y la televisión colombianas han ido formando una imagen que, con el paso del tiempo, se ha ido arraigando en la sociedad, hasta convertirse en una cultura, en un modo de ser.

Basta con mirar cuáles son las noticias más sobresalientes o las películas que logran mayor “rating”: las de asesinatos, violaciones, robos, infidelidades, contrabandos, narcotráfico. ¿Cuántas películas y series se le han dedicado a Pablo Escobar, el hombre que peores consecuencias le dejó a Colombia? ¿Por qué? Porque eso sube el “rating” y las ganancias.

A nivel internacional, cuando arrestan alguna banda de asesinos o atracadores, entre ellos hay colombianos. Se dice que los mejores “gatilleros” son los colombianos. Y eso se publica. ¿Mensaje subliminal que deja?: “Son unos verracos”, casi ¡héroes!

Quienes vivimos en Colombia sabemos que ellos son una minoría. ¿Pero, a qué se debe esa terrible imagen? A nuestra prensa y televisión, contagiadas de que todo vale por la plata. Todos sabemos que el narcotráfico es manejado por gente sin hígado, sin escrúpulos de ninguna clase, pero diariamente se les da publicidad a sus andanzas y riquezas. Puede que en esas publicaciones no se diga que son ideales imitables, pero a lo jóvenes eso les atrae.

Seguramente los altos directivos de las agencias de publicidad y de las empresas de televisión están en contra del narcotráfico, de los asesinatos y demás, pero como el publicarlo les da dinero…no importa. Al fin y al cabo, “Todo por la plata”.

La publicidad es una herramienta muy poderosa para crear imagen y cultura. Todo depende de cómo se utilice y qué tipo de emociones decida hacer vibrar.

Lo cierto es que, hoy, Colombia es un país víctima de su propia publicidad.

Luis Guillermo Arango Londoño

Diciembre 9 de 2023

6 Comentarios
0

También te gustara

6 Comentarios

John Arbeláez Ochoa 17 diciembre, 2023 - 9:32 am

Muy ciertas tus afirmaciones Luis Guillermo. Hace meses suspedí los servicios de televisión de los canales comerciales, no oigo noticias y sólo leo las columnas de opinión de EE.
Estaba abrumado, con las noticias de este país y como bien dices, eso es lo que vende y lo que compra nuestro pueblo.
El tiempo dedicado,supuestamente, a la TV comercial, lo dedico a leer libros. Maravilloso!!!
Bertrand Russell, El Genio Literario Griego, Marco Aurelio, Rousseau y hasta las “Memorias de un hombre feliz”…

Respuesta
Dario Gamboa 18 diciembre, 2023 - 7:13 am

Apreciado John . Completamente de acuerdo con tu apreciación sobre la TV y los noticieros. Solo un comentario a tu decisión sobre los libros. Ten cuidado con algunos que reflejan los noticieros o están basados en las mentiras o medias verdades de estos pues pueden tener como fundamentos “científicos” basados en los análisis “taquilleros” de los noticieros o declaraciones sesgadas de personas famosas…

Respuesta
Vicente Alcalá 17 diciembre, 2023 - 9:52 am

Luis Guillermo, muy “perspicaz” tu artículo; como bien dices, la publicidad crea imagen y cultura.
No es que “todo tiempo pasado fue mejor” ni que denigremos de la postmodernidad en su conjunto pero si comparamos la “cultura” actual con la nuestros tiempos ciertamente hoy es otra, con sus avances y sus “retrocesos”.

Respuesta
Silvio Zuluaga 17 diciembre, 2023 - 12:08 pm

Luis Guillermo: Excelente artículo, añadiría un punto. No solo es Colombia la manipuladora de la publicidad. Es una plaga universal. Saludos, Silvio Zuluaga

Respuesta
Hernando+Bernal+A. 17 diciembre, 2023 - 11:59 pm

Luis Guillermo: Es una verdad de puño que las noticias negativas tienen un gran impacto en el rating, y por lo tanto se convierten en un factor determinante en el manejo y comportamiento de los medios de opinión. Pero también es cierto que en Colombia, como en muchos otros lugares del mundo, la crisis de los valores espirituales ha creado una espiral inacabable del crimen y de la anomía social, que además de ser contenido de atracción para las audiencias se multiplica en forma exponencial. Se trata por lo tanto de una calamidad social que se reproduce por si misma sin que sea posible controlarla con medidas estatales. Volvemos por lo tanto al tema de la Formación en Valores, que realmente es la única salida para el mejoramiento la recuperación de la sociedad. Gracias por tus comentarios. Saludos. Hernando

Respuesta
Dario gamboa 18 diciembre, 2023 - 7:03 am

Excelente artículo Luis Guillermo! Publicar posiciones equilibradas y críticas de una realidad como lo has hecho, contribuye a crear una cultura de optimismo y realismo crítico y objetivo tan necesaria en nuestro país, ante la avalancha de publicaciones negativas y parciales que solo buscan exacerbar las divisiones y los temores, muchísimas veces tratando de obtener ratings, y, en el caso de libros o películas dejando entrever el juego sucio de crear o fomentar polarizaciones con fines puramente lucrativos de sus autores. Que daño le hacen a la población y a nuestra sociedad estos mercaderes del temor publicitado!!!

Respuesta

Deja un comentario