Home Cultura Milagro en La Popa

Milagro en La Popa

Por Alfredo Cortes Daza
444 vistas
Download PDF

Esa Cartagena que nunca deja de darnos sorpresas, nos revela aquí que también alimenta la poesía y la imaginación de los buenos escritores.

Brígida Entralgo volvió a sentir esa mañana el mismo dolor que casi la desbaratara dos meses atrás. Le empezaba en el tobillo izquierdo y luego se convertía en un tornado que le revolvía la rodilla y no la dejaba caminar.

Pero caminaba sin descanso, como las vendedoras de frutas de la playa, repitiéndoles de memoria a los turistas las historias oscuras del Palacio de la Inquisición, la construcción de la catedral, la ascensión a los cielos de Lucas y Juan, apostados a lado y lado del campanario, la ventana diminuta por donde Pedro Claver divisaba la mancha negra de los barcos negreros, Santo Domingo, Santo Toribio de Mogrovejo, y lo poco que se sabía de las frescas casas coloniales, donde las familias poderosas gozaban en silencio sus historias particulares y se asomaban a los balcones para pregonar una inocencia en la que nadie creía.

Después del mediodía, el dolor la obligó a suspender sus relatos a un grupo de turistas españoles que se enteraban, con una envidia cargada de nostalgia, de la aparente buena estrella de sus antepasados.

Faltaban dos días para el festejo grande de la Virgen de la Candelaria. El olor de los fritos tomaba posesión de las alamedas que rodeaban el castillo de San Felipe, de los caños del mercado de los pobres y de los barrios, como corrales de gallinas, donde se multiplicaba la desesperanza y la angustia de los desposeídos.

“Este año sí me hace el milagro”, se dijo Brígida y, con la misma resolución que le había permitido superar sus desgracias, se apoyó en las muletas cansadas que le prestó una vecina y se dedicó a lavar y planchar su mejor vestido, a sacar un lustre imposible a sus únicos zapatos de cuero y a recomponer un sombrero de caña-flecha para protegerse del sol de febrero.

El sábado la ciudad se despertó temprano, envuelta en un aire transparente, como si hubiera dormido en el fondo del mar, despojándose de su cansancio y de sus vergüenzas.

Brígida se vistió de prisa, apuró un desayuno ligero y salió a la calle a embarcarse en el primer colectivo que la dejara a los pies del Cerro de la Popa, donde la Virgen reinaba en su santuario. Plena de energía, ahogando las muecas de dolor en una sonrisa inalterable, comenzó el ascenso en medio de una multitud ruidosa, que rezaba el rosario como si fuera la letra de una champeta* y tomaba agua de coco “bendecida”  por todos los santos de la ciudad.

Ya se aproximaban a la cima, cuando un murmullo ronco y con cara de rabia se fue apoderando de los peregrinos y la noticia se regó como un incendio que nadie se atrevía apagar.

“La Virgen vuelve mañana”, le alcanzó a escuchar a un cura desgarbado que extendía sus brazos como un espantapájaros para aplacar a la multitud.

La romería se enroscó entonces como una serpiente venenosa, reventó los goznes de las puertas seculares del claustro de Santa Catalina y se apoderó del santuario, decidida a no marcharse de allí hasta que apareciera la imagen prófuga. Brígida se vió de pronto en el centro del remolino. Los más revoltosos empezaron a rasgar las pocas cortinas que se mecían en los corredores, a desbaratar altares y veladoras, a no dejar ni el rastro de las cayenas en los floreros, en un carnaval de candelabros caídos y reclinatorios convertidos en astillas, donde los monjes guardianes no habían sido invitados.

Alguien gritó desde el púlpito: “El cerro es nuestro. Que arda el santuario!”

‘No estando la Entralgo viva’ respondió Brígida, trepada en el Altar Mayor.

Y blandiendo sus muletas como aspas de un molino enceguecido, se enfrentó sola a la romería engañada y la obligó a abandonar el recinto, bajo un murmullo de maldiciones y de advertencias iracundas.

Salió de última, cerró con su escaso aliento el portón del santuario, engarzó muletas y sombrero en los candados herrumbrosos y con el ocre de una piedra escribió con rabia en la pared blanca del convento:

“Brígida no vuelve mañana ni nunca. El milagro ya está hecho!”

* La Champeta es un género musical y cultural colombiano, de hecho social y musical. Culturalmente, se originó en los barrios marginales de Cartagena de Indias y musicalmente en las zonas afrodescendientes (cf. Google).

Alfredo Cortés

Febrero, 2023

8 Comentarios
0

También te gustara

8 Comentarios

Rodolfo de Roux 28 febrero, 2023 - 2:36 am

Alfredo, tu relato es un milagro de sutil crítica social. ¡Qué pluma! ¿Comes mucha gallina?

Respuesta
Alfredo Cortes Daza 28 febrero, 2023 - 3:12 am

Sancocho valluno, oís.

Respuesta
Vicente Alcala 28 febrero, 2023 - 7:43 am

Alfredo, se va muchas veces a Cartagena, de turismo…pero casi nunca se conoce el alma de su pueblo, pueblo. Tu relato nos acerca más.

Respuesta
Luis Alberto Restrepo M. 28 febrero, 2023 - 8:25 am

Fantástico, Alfredo. En mi ignorancia no conocía tus grandes cualidades de escritor. En todo caso, seguiré rezando el rosario al ritmo de un mapalé.

Respuesta
John Arbeláez Ochoa 28 febrero, 2023 - 9:29 am

Maravilloso relato Alfredo, ameno y pleno de reminscencias cartageneras que tú conoces tan bien adornado de preciosas metáforas. Tus escritos siempre tienen ritmo de mar y viento. Esperamos muchos relatos más incubados desde la bella Alicante.

Respuesta
Humberto Sánchez Asseff 28 febrero, 2023 - 10:48 am

Alfredo: Qué delicia de relato, con programación del subconsciente incluido. Te felicito por la finura y riqueza de tu redacción. Excelente léxico. Confieso que tuve que buscar en el Larouse las cayenas. Me parece que son las plantas que por acá en el Valle del Cauca llamamos resucitados, digo yo. Lo más probable es que me equivoque. Hermoso cuento, gracias.

Respuesta
LUIS GUILLERMO ARANGO LONDOÑO 1 marzo, 2023 - 11:55 am

Maravilloso cuento, Alfredo. Solo a los grandes poetas se les ocurre aquello de “amanecer envuelta en un aire transparente, como si hubiera dormido en el fondo del mar” . Eso posibilita que “el milagro está hecho”
Un abrazo.

Respuesta
Alfredo Cortés 1 marzo, 2023 - 2:11 pm

Gracias, Luis G., me animas a seguir escribiendo.

Respuesta

Deja un comentario