Home ¿En qué creo hoy? Engañador Mayor

Engañador Mayor

Por Luis Arturo Vahos
81 vistas
Download PDF

Todo nos habla de Él.

Si Señor, Dios mío y de todo el universo, desde que tu sol alumbra y calienta mis mañanas, desde que alimentas y nutres mis piernas para dar la caminata mañanera, tiendes todas tus trampas.

Apenas cruzo apurado la portería, no te veo vestido de portero y mi saludo se queda enredado en alguna mueca, parecida a la sonrisa que no fue.

Ni te adivino en el ciclista que roza mi pierna y grita: “¡¡fíjate cucho por dónde pisas!!”.

Fue más fácil entrever tu sonrisa detrás de los ojos taciturnos del mugriento vagabundo acomodando sus trapos para dormir la resaca. En los pobres ya nos habías advertido que sueles camuflarte, por eso te di agua.

Una joven atleta adelantó mis pasos dejando en mis narices su aroma de jazmines, el arrebol de sus cabellos dorados y el vaivén cadencioso de sus nalgas. Era la invitación matutina a mirar sin deseos a una de tus criaturas y caí muy tonto en la más astuta de tus trampas. Es la ventaja de conocerme desde adentro.

Pero reconocí tu voz en el canto del turpial, evité pisar tu forma de hormiga y hasta recordé con devoción el “coffe de light” que pusiste una vez en mi mano, mientras atravesabas mi alma con tu mirada.

Perdón por olvidar que en Tí somos, nos movemos y existimos, que nos habitas como el perfume en la flor y el fuego en la piedra.

Y no nos dejes caer en tus trampas. AMÉN.

Luis Arturo Vahos Vega

Marzo, 2024

3 Comentarios
0

También te gustara

3 Comentarios

Juan+Gregorio+Velez 4 marzo, 2024 - 3:28 pm

Gracias Luis Arturo por este bello testimonio de la fe que compartimos. Que Él nos mantenga fieles a su don.

Respuesta
Vicente Alcala 5 marzo, 2024 - 7:07 am

Luis Arturo, no entendía lo de “engañador”… pero es que la poesía no es para “entenderla” sino para conectar, y lo has logrado !
Lo demás no importa decirlo, sino sentirlo y compartirlo, muchas gracias.

Respuesta
Humberto Sánchez Asseff 5 marzo, 2024 - 9:44 am

Luis Arturo, un valiente testimonio de fe, difícil de testificar aún entre los nuestros. Como dices, Dios se nos manifiesta en la cotidianidad y, precisamente por eso, se nos pasa percibirlo. Gracias por recordarnos que podemos sentir su presencia en cada acontecimiento diario, como ocurre con este testimonio que nos envías. Vale.

Respuesta

Deja un comentario