Home Cultura Ciencia y Religión (1)

Ciencia y Religión (1)

Por Reynaldo Pareja
122 vistas
Download PDF

A partir de esta entrega -son 5- Reynaldo nos compartirá sus reflexiones sobre este tema que es de interesante actualidad hoy.

¿Rivales irreconciliables o interpretaciones complementarias de la realidad total? Ciencia sin religión, se convierte en materialismo asfixiante. Religión sin ciencia, es fanatismo beligerante.

Por lo general la definición de realidad en uso, se enfoca en la existencia fisica constatable de algo. Sin embargo, esta definición no es completa. La realidad total tiene un doble nivel de existencia: el primero es el físico, tangible, medible, visual. El segundo nivel de la realidad total es la existencia de lo intangible, no-visible, no físico, inmaterial, trascendental, que, sin embargo, es real y verificable por medios diferentes a los que usamos para afirmar la realidad fisica.

Cada nivel tiene su propia metodología de constatación que, aunque diferentes en su punto de referencia, los dos ofrecen una perspectiva complementaria que conforma la realidad total. Partiremos de lo que nos ofrece la ciencia respecto de la composición del cosmos, de la materia densa para descubrir que este nivel físico ya apunta a una realidad interna que va más allá de lo que, a simple vista, se constata como realidad “objetiva”.

A medida que la ciencia moderna sigue avanzando con sus extraordinarios descubrimientos, cada vez nos ofrece evidencias que, antes que reñirse con las vivencias espirituales, nos sirven para afianzarlas con datos sólidos que nos permiten adentrarnos en la dimensión aparentemente inalcanzable de la Trascendencia.

Comencemos por los nuevos descubrimientos que ha hecho la ciencia respecto de la grandiosidad de ese Universo que nos hace guiños nocturnos en un esplendoroso despliegue de rutilantes estrellas.

Organización de nuestra galaxia

De acuerdo con los astrónomos, la Vía Láctea tiene un diámetro de unos 105 700 años luz y está compuesta por 200 000 a 400 000 millones de estrellas (soles). Analizando los datos del Kepler, estos afirman que pueden existir más de 160 000 millones de posibles planetas terrestres y de estos unos 300 millones habitables, lo que permite postular que en ellos habría expresiones de vida celular similar a la que tenemos en la tierra.

Una primera conclusión de estos datos es que la tierra no es el único planeta que tiene vida celular y que la manifestación de esta forma de vida es tan común en esos planetas como lo es en el nuestro.

Nuestra galaxia “cohabita” o comparte un vecindario galáctico con otras dos galaxias espirales gigantes, Andrómeda y la Galaxia del Triángulo. Las tres son conocidas como el Grupo Local. Comparten con ellas otras pequeñas galaxias. Esta es una foto del Grupo para apreciar cuantas estrellas lo componen.

A su vez, el Grupo Local está contenido dentro del supercúmulo de Laniakea, cuyo centro gravitatorio es el denominado Gran Atractor, hacia el cual se dirige el Grupo Local. Su diámetro es de 3 megaparsecos aproximadamente (cada megaparserco es un millón de parsecos, distancia equivalente a 3 026 millones de años luz).

Estas tres gigantes y sus acompañantes mantienen una relación gravitacional estable entre sí que denota una organización de equilibrio pues han mantenido sus relaciones espaciales por millones de años sin aniquilarse.

La organización del universo profundo

Según las “fotos” del Telescopio Hubble y el nuevo, el James Webb que fue lanzado el 25 de diciembre de 2021, los astrónomos que han estudiado el conjunto de imágenes del Hubble estiman que hay más de 1 billón de galaxias en el universo observable. Cada una de ellas contiene millones y millones de planetas y de estrellas.

Estudiando las fotos del universo profundo tomadas por el telescopio James Webb, los astrofísicos han estipulado la existencia astronómica de 300 trillones de estrellas en esa porción del universo apenas descubierto. La siguiente foto muestra apenas una porción de ese espacio. Cada punto luminoso fuerte es equivalente a una galaxia:

Según la NASA, si multiplicamos 8 (planetas) por 300 000 000 000.000 (sistemas solares) por 2 000 000 000 (de galaxias) nos da que, solo en el universo observable pueden haber cerca de 4 800 000 000 000 000 000 000 000 planetas. Esta es una cifra que el común de las personas no puede siquiera expresarla verbalmente porque no sabe qué representa.

La organización de la materia fisica

Nuestro planeta está compuesto de materia fisica densa que se expresa en montañas, rocas, minerales, cuya durabilidad en el tiempo abarca millones de años, así como en manifestaciones menos densas como el agua, el aire, la tormenta, el tornado, los tsunamis.

Cuando se analiza la composición de la materia densa, se descubre que está compuesta por elementos químicos y que, algunas veces, despliega una estructura interna geométrica de increíbles combinaciones presentando un panorama exquisito de riqueza organizacional. Este diseño con frecuencia es imposible de captar con solo los ojos, pues se requiere de un microscopio de alta potencia para revelar su interioridad.

Breves ejemplos:

Las montañas: estas masivas moles de piedra por lo general comienzan con una altura de más de 700 metros de altura respecto a su base pero las más altas alcanzan entre 6 890 (Nevado Ojos del Salado) y 8 846 metros de altura (monte Everest).

Estas elevaciones topográficas suelen agruparse en cordilleras o sierras, que pueden ser breves o prolongadas a lo largo de kilómetros de distancia. Se clasifican en: volcánicas, plegadas (producto de una falla tectónica) o plegado-fracturadas. Las montañas cubren un 24% de la superficie terrestre.

Las montañas son importantes porque actúan como barreras físicas que encausan la circulación del aire y la distribución de las lluvias en el planeta. Cumplen una función hidrológica, pues una gran cantidad del agua se forma en lo alto de sus cimas. Adicionalmente, ellas cumplen el papel de reducción de la intensidad de los desastres naturales. Si hay algo que define la característica esencial de las montañas es su edad, que supera a todos los otros elementos densos. Las más antiguas que existen en el planeta forman el cinturón de rocas verdes de Barberton con una antigüedad estimada de unos 3 600 millones de años. Se encuentran en Sudáfrica y Suazilandia. El cinturón es conocido por sus formaciones rocosas bien conservadas.

Si la masividad, dureza y durabilidad de las montañas muestran con facilidad que ellas surgieron en el transcurso de los millones de años con un diseño y las funciones específicas anotadas arriba, los minerales demuestran en su interior un diseño y organización igualmente evidentes. Veamos algunos de ellos.

El diamante: está compuesto por carbono puro cristalizado, cuyos átomos están dispuestos en una estructura cristalina cúbica, centrada en la cara denominada la ‘red de diamante’.

El carbono: Es un elemento químico no metálico, con 4 electrones y 6 protones para formar enlaces químicos covalentes. El carbono es el pilar básico de la química orgánica. Está presente en la tierra en estado de cuerpo simple, de compuestos inorgánicos (CO2 y CaCO3) y de compuestos orgánicos (biomasa, petróleo y gas natural).

El titanio: Es un metal que tiene una estructura interna cristalina hexagonal de color gris, baja densidad y gran dureza. Es muy resistente a la corrosión por agua del mar, y aun del cloro. En estado puro presenta la mayor proporción de dureza-densidad de todos los elementos metálicos.

El hierro: El hierro es un elemento químico de número atómico 26, lo que significa que cada átomo de hierro cuenta con 26 protones en su núcleo. Este material se usa en millares de artículos construidos por el hombre: puentes, aviones, submarinos, carros, trenes, rascacielos, armas…

El cuarzo: compuesto de sílice (Si02), es el mineral más común en la tierra. Tiene una estructura de armazón tridimensional donde el tetraedro de silicio y oxígeno es compartido por dos silicios. Se destaca por su dureza y resistencia para la construcción y moldes. Se le utiliza en la fabricación de joyas y talla en piedra. Es el componente principal del vidrio común. Además, los cristales de cuarzo se utilizan en osciladores electrónicos, en relojes y en radiotransmisores y receptores.

Si bien todos los elementos enumerados pueden ser clasificados como materia fisica densa, hay manifestaciones que diluyen el concepto de densidad, pero su omnipresencia en la tierra es tal, que se deben mencionar porque igualmente tienen su estructura, organización, un claro diseño y propósito de su existencia. Estos son el agua y el aire:

El agua: este líquido omnipresente en el planeta está compuesto por moléculas de H2O que llamamos con diferentes nombres (mares, ríos, lagos, agua para beber) clasificados de acuerdo a su extensión y densidad.

Los mares: cubren más del 70% de la superficie del planeta. El volumen total es de aproximadamente 1 350 millones de kilómetros cúbicos con una profundidad media de casi 3 700 m. El océano mundial es el principal componente de la hidrosfera de la tierra, forma parte del ciclo del carbono e influye en los patrones del clima. El océano es, además, el hábitat de 230 000 especies conocidas. Se afirma que en el mar fue donde aparecieron las primeras formas de vida que más tarde evolucionaron hasta convertirse en todas las especies conocidas, cada una con su diseño y organización-estructura.

Los ríos: se calcula que hay alrededor de 165 ríos grandes en el mundo. Los ríos forman parte del ciclo hidrológico que nace de la precipitación pluvial, del hielo y nieve que se derriten, de agua subterránea y de manantiales. Los ríos fluyen de las montañas hacia otros ríos y finalmente al mar. En el transcurso de su descenso dan al subsuelo los minerales que necesitan, el líquido que beben los miles de animales y los hombres que lo recogen o almacenan como agua para beber y sobrevivir.

Una gota de agua: aunque pequeña por comparación a la inmensidad de un océano, cada gota de agua es una obra impresionante de ingeniería. La razón por la cual una gota de agua se ve como una pequeña esfera es porque su superficie exterior tiene una tensión que actúa como una membrana que mantiene los elementos interiores sin que estos se dispersen. A medida que la gota crece, el efecto de curvatura disminuye y tiende a anularse. A partir de los 2 o 3 micrones de radio, la gota se comporta como si tuviera superficie plana dejando salir su interior como líquido. Esta estructura se repite en los trillones de gotas que conforman un océano, un lago, un río.

El aire (atmósfera): es una capa de gas transparente, compuesta principalmente de nitrógeno (78,08%) y oxígeno (20,95%). Junto a éstos, existen otros gases como el argón (0.93 %) y el dióxido de carbono (0.035%). La atmósfera cubre toda la tierra, con un espesor de aproximadamente 1 000 kilómetros y a su vez se divide en varias capas concéntricas sucesivas, que se extienden desde la superficie del planeta hasta el espacio exterior.

La atmósfera tiene varias funciones: Participa en la regulación del clima, tanto por el movimiento de las masas de aire frío y caliente sobre los océanos y masas continentales, como por su efecto en las corrientes oceánicas y en el transporte del vapor de agua que después se vierte en forma de precipitación en los continentes. Aunque su composición de oxígeno es menor que la del nitrógeno, es suficiente y esencial para nuestra supervivencia, pues sin él sencillamente dejamos de funcionar orgánicamente. Necesitamos del oxígeno como elemento esencial para conservarnos, crecer, y desempeñarnos adecuadamente, en todo lo que llevamos a cabo diariamente.

Conclusiones parciales

Las cifras celestiales presentadas son de tal magnitud que trascienden nuestra capacidad de visualizar, de comprender, de apreciar en detalle la complejidad monumental que tiene este universo que apenas estamos comenzando a percibir.

Lo que sí podemos concluir es que esta esta magnitud millonaria de galaxias y en ellas los millones de millones de soles y planetas, postulan que el universo desde su inicio evolucionó siguiendo un diseño intrínseco que despliega una organización gigantesca, con leyes estables de relaciones armónicas que permite mantener una relación de equilibrio, e impide una colisión sin control de multitud de galaxias que crearía un caos imparable y una destrucción cósmica irreparable.

Baste, pues, sacar en claro, apoyados por la ciencia, que semejante universo con esas dimensiones imposibles de manejar por nuestros limitados conocimientos, es es imposible de que se dé por simple ensayo, al azar, sin un diseño implícito manifestado en su extraordinaria complejidad, que permite el nacimiento de billones de estrellas que mantienen entre sí una organización estable y un diseño exquisito.

Igualmente, la materia fisica densa, cuando se la estudia bajo un microscopio, despliega en su interior una variedad de formas geométricas de tal precisión que manifiestan diseños previos de sus variadísimas estructuras que superan cualquier explicación de ensayo y error.

Finalmente, la composición del agua y de la atmósfera demuestra una organización molecular que declara sin ambigüedades que su existencia responde a un diseño previo que le permite manifestarse con la grandiosidad y especificidad, convirtiéndola en elemento absolutamente necesario para albergar a los seres vivos y sensibles del planeta.

Reynaldo Pareja

Junio, 2024

– Datos del universo obtenidos de Wikipedia.

– Datos montañas: https://concepto.de/montana/#ixzz8b3cvCRFT

13 Comentarios
1

También te gustara

13 Comentarios

Hernando+Bernal+A. 20 junio, 2024 - 6:01 am

Reynaldo: Maravilloso aporte a la Cosmología Moderna. Muchas gracias. Espero con entusiasmo las siguientes aportaciones. Saludos. Hernando

Respuesta
Vicente Alcala 20 junio, 2024 - 6:40 am

Gracias Reynaldo por ofrecernos la información y las reflexiones (que serán más amplias en las 4 entregas restantes). Solamente una pregunta relacionada con el apartado “Organización de nuestra galaxia”: ¿es correcta la conexión entre “lo que permite postular”… y “una primera conclusión…”?

Respuesta
Reynaldo Pareja 20 junio, 2024 - 9:44 am

Gracias Hernando por el entusiasmo anticipado. Espero que los proximos articulos llenen tus expectativas.

Respuesta
Jean-Claude Koster 21 junio, 2024 - 4:15 am

Me permito recomendar mucho un libro sobre este tema: Dios – La ciencia – Las pruebas. – Escrito por Michel Yves Bolloré y Olivier Bonnassies tras 3 años de investigaciones; traducido del francés, cuya presentación se hizo en Madrid en octubre 2023, tras haber vendido más de 250.000 ejemplares en su versión francesa en el curso del 2023 hasta esa fecha.

Respuesta
Reynaldo Pareja 21 junio, 2024 - 9:24 am

Vicente, tus agudas preguntas siempre suscitan profundizaciones validas a lo expuesto. No fui explícito en la conexión entre el número posible de “unos 300 millones de planetas habitables” y la posibilidad de que “en ellos habría expresiones de vida celular similar a la que tenemos en la tierra”. Lo afirmé sin hacer el siguiente racionamiento. Tomando el apenas 2% de esos 300 millones de posibles planetas habitables, tendríamos la no despreciable suma de 6 millones de planetas en un estadio similar de evolución que el nuestro. Es decir, que en ellos la posibilidad estadística de albergar vida sintiente y humana consciente es suficiente para “dar una primera conclusión” como lo expuse. Espero que esta falta de razonamiento satisfaga tu legitima pregunta.

Respuesta
Cesar A Torres H 21 junio, 2024 - 10:17 am

Reinaldo no
me caben en mi pequeña cabeza todas esas cifras. Y para ser sincero tampoco las entiendo. Lo que si se es que cada uno de nosotros somos una pequeña miniatura ante tanta majestuosidad . Sin embargo si hacemos bien las cosas durante nuestra existencia es mucho lo que le podemos dar al mundo porque somos agentes multiplicadores del bien y no del
mal. Creo que Dios está en todas partes y en cada uno de nosotros.

Respuesta
Reynaldo Pareja 21 junio, 2024 - 10:28 am

Gracias JEAN-CLAUDE KOSTER por hacernos conscientes del libro, Dios – La ciencia – Las pruebas. – escrito por Michel Yves Bolloré y Olivier Bonnassies. Entre mas podamos acercar ciencia y religion en lo que cada una aporta para captar la realidad total en la que vivimos sumergidos pero tantas veces inconscientes de su doble dimension, en esa medida crecemos a la potencialidad de quienes somos. Todo esfuerzo para develar la validez de cada dimension nos permite vivir en la doble realidad interior que somos: materia y espiritu.

Respuesta
Reynaldo Pareja 21 junio, 2024 - 1:04 pm

Cesar, no te sientas abrumado con las cifras que comparti. Viendolas de primerazo tampoco puedo articular que es lo que representan. Lo que si nos dan es un marco de referencia de lo majestuozamente inmenso que es el universo donde apenas si somos un pequeño planeta dentro de una galaxia suficientemente grande para quedarnos cortos en descubrir nuestra individual pequeñez, aunque es la vez una replica de ese universo en miniatura. Resumes como maestro de la vida el meollo de quienes somos y qué podemos aportar a la creacion de un mundo mas amable, mas lleno de compasion, de paciencia, de esperanza y de amor. Ninguna de esas cualidades se nos ha negado en el momento de ser creados. La Jornada consiste en dejarlas crecer a la medida de nuestro compromiso de contribuir en la creacion de ese mundo mejor donde podamos vivir sin guerras, sin odios, sin manipulaciones destructivas. Dejando crecer ese Amor divino que tenemos impreso en la mitad del ser es la forma mas eficaz de llenar el proposito de vida para el cual fuimos creados.

Respuesta
GABRIEL RODRIGUEZ 21 junio, 2024 - 5:07 pm

EXCELENTE artículo. Gracias Reynaldo y quedo a la espera de las otras 4 publicaciones. Un abrazo.

Respuesta
Vicente Alcala 23 junio, 2024 - 4:49 am

Reynaldo, que a los dos días de la publicación de tu artículo lo hayan leído 60 o más veces y haya merecido 9 comentarios, habla muy bien de tu trabajo y del interés que despierta. Pero, si dices “postular” y , ahora, “posibles planetas habitables” y “posibilidad estadística”… considero que mejor que “concluir”, sería afirmar una positiva esperanza de que así sea, y ojalá se compruebe algún día cercano. No es una crítica sino una amable precisión.

Respuesta
Reynaldo Pareja 23 junio, 2024 - 9:48 am

Vicente, como siempre agudo en tus observaciones y precisiones. Las tomo para tambien precisar el uso que le di. Te referias a ““postular” y , ahora, “posibles planetas habitables” y “posibilidad estadística”… considero que mejor que “concluir”, sería afirmar una positiva esperanza de que así sea”. La ciencia hace “predicciones” en base a estudios, recopilacion de estadisticas, y confirmacion de las mismas por otros tantos mas estudios e investigaciones. Eso le permite “postular, concluir” en una “posibilidad estadistica” que obviamente necesitara la confirmacion en el tiempo. Cuando Einstein predijo que “la teoría de la relatividad general, el espacio y el tiempo eran relativos, que formaban un continuo llamado espacio-tiempo y que la masa de los objetos hacía que el espacio-tiempo se curvara” lo hizo con los conceptos y conocimientos que disponia en ese momento. Dicho afirmacion postulaba la intimidad del espacio-tiempo que hasta el momento no ha sido modificada en esencia. Las estadisticas que nos ofrecen los estudiosos del Universo son suficientemente solidas para postular la posibilidad de vida humana en otros planetas similares a los nuestros. No hay que dejar la afirmacion en una esperanza sin base cientifica.

Respuesta
Octavio Rodriguez 23 junio, 2024 - 5:05 am

En la obra “Breves respuestas a las grandes preguntas” leemos: “Hace unos pocos años, el periódico The Times publicó un titular en primera página que decía ‘No hay Dios, dice Hawking’ . El artículo iba ilustrado, Dios era mostrado en un dibujo de Leonardo da Vinci con un aspecto atronador. Publicaron una foto mía, en que parecía un petulante. Hicieron que aquello pareciera un duelo entre nosotros dos. Sin embargo, no tengo ningún resentimiento hacia Dios. No quiero dar la impresión de que mi trabajo trata de demostrar o refutar su existencia. Mi trabajo consiste en intentar hallar un marco racional para comprender el universo que nos rodea”.
No dudo de la buena intención en el dibujo que encabeza este artículo, pero como “Una imagen dice más que mil palabras”… no me gustó esa imagen pues no se trata de eso, según el título del artículo, y espero las próximas entregas con mucho interés.

Respuesta
Reynaldo Pareja 23 junio, 2024 - 9:31 am

Octavio, gracias por tu observación de la imagen que encabeza el articulo, Ciencia y Religion. Los dos personajes personificados representan cada uno lo mejor de la ciencia y lo mejor que la religion ofrece. El forcejeo es de equilibrio. Ninguno de los dos esta ganandole al otro. La imagen muestra graficamente lo que ha sido tradicionalmente la tension entre cada una de las disciplinas del conocimiento y la comprension de la realidad total. Que sea Einstein quien abrió la puertas del universo que conocemos hoy ,in incursionar en la religion,lo hizo conscientemente pues no estaba afirmando la existencia de ese universo en terminos religiosos sino en terminos fisico-cientificos. Asi mismo, la imagen de Jesus representa el conocimiento de esa realidad trascendente, la relacion de la humanidad con su Creador, expresada en actos permanentes de acogida al desvalido, de proteccion de los niños y las mujeres, el perdon del arrepentido, el claro desenmascaramiento de la injusticia y del abuso de la autoridad. Pero en especial lo que m,ejor personifico Jesus fue el Amor que no tiene barreras pues lo ratifico con el sacrificio de su vida como garantia divina de Sus Enseñanzas. Si las dos disciplinas no encuentran el punto de complementaridad en la interpretacion de la realidad fisica y la trascendental, estas seguiran en una esteril lucha queriendo apropiarse cada nivel de esa realidad como el unico y verdadero a exclusion del otro.

Respuesta

Deja un comentario