Home Autor
Autor

Hernando Bernal Alarcon

Download PDF

En esta inolvidable tertulia, nuestro compañero Hernando Bernal nos preparó una interesante síntesis de sus pensamientos sobre los cambios sucedidos en los primeros 24 años de este siglo y su comparación con la velocidad de los cambios acontecidos en siglos anteriores. Otros del grupo compartimos nuestras percepciones sobre el mismo tema en una tertulia de fraternidad, análisis crítico y muchos interrogantes para esta y las nuevas generaciones. Compartimos su contenido con nuestros lectores convencidos de suscitar nuevos interrogantes que esperamos nos aporten en sus comentarios.

Exjesuitas en tertulia- Sesión # 178 – Jueves 1 de Febrero, 2024
0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

Diciembre 2023: llegó una nueva Navidad y con ella el sentido de la Paz para nosotros los cristianos. 

El niño en el pesebre, y según el evangelio los ángeles que anuncian al mundo a través de los pastores, cantando: “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de Buena Voluntad”. Son más de 20 siglos transcurridos y, sin embargo, el sentido de la paz sigue tan presente, tan necesario y tan urgente como en aquel invierno en Belén. La paz como resultado de “la buena voluntad” de nosotros los humanos. ¿Qué pasa? ¿Por qué no se ha logrado?…

En estos días seguimos con sorpresa, inquietud y un tanto de desespero, la tregua entre Israel y el grupo Hamas, que ya ha causado miles de muertos en la Franja de Gaza. Una guerra cruel que también se ha ensañado en los niños, cuyas defunciones ya exceden los miles. Es Herodes resucitado que quiere exterminar a las nuevas generaciones por el temor de que no haya continuidad en el poder para su familia. Una pauta política e histórica que se repite y se repite…

Tampoco deja de sorprendernos la rutinización del conflicto en Ucrania, donde continúa la destrucción de las ciudades y la afectación de la sociedad civil, de la cual son testigos e informantes los noticieros, que además nos muestran a los niños sobrevivientes tratando de jugar al futbol entre las ruinas de las calles destrozadas por los proyectiles. 

La tregua que también se pretende en Colombia entre los grupos guerrilleros, llámense Farc o ELN, y entre los narcotraficantes con sus múltiples denominaciones, dueños unos y otros de grandes sectores del país. Es simplemente un episodio más de una guerra que ya lleva sesenta años y que tiende a perdurar, porque permanecen, a pesar de los esfuerzos realizados, las condiciones políticas, económicas y de desprotección social que producen el desbalance entre las regiones, la soledad de los campos y el abandono ancestral de los territorios.

Pero, ¿y en dónde está la buena voluntad que produce la paz que viene a traernos el Niño nacido en un pesebre de Belén? ¿Acaso esa buena voluntad es propia de las acciones, los foros, las discusiones, las ayudas y los aportes, que para el caso de Palestina y Ucrania se realizan y se producen desde las Naciones Unidas y desde los gobiernos de las grandes potencias? Una cosa es cierta: es muy difícil lograr la buena voluntad de los países en conflicto, en estos casos concretos: Rusia, Ucrania, Israel y Palestina, porque cada uno de ellos tiene sus propias razones, defiende sus propios intereses y consideran justa la lucha por sus ideales. 

Para el caso colombiano también es cierto que dicha buena voluntad es difícil de cultivar cuando predominan los grandes intereses del narcotráfico, y se acentúan los factores de la injusticia y la deuda social contraída históricamente , defendida y predicada desde posiciones ideológicas contrastantes, un tanto ciegas e irracionalmente radicales. 

“La paz total”: para muchos un ideal, para otros una utopía. Para mí muy cuestionable –simples bobadas mías– por la connotación histórica que “lo total” tuvo en Nagasaki y en Auschwitz.

Termino preguntándome si en esta Navidad el espíritu nos iluminará para hablar en serio, y con voluntad verdadera, pero con sencillez de “la solución constructiva de los conflictos”. Es una forma quizás más acertada de llegar a acuerdos y soluciones, que siempre hay que mantener y cuidar, y en las cual es preciso trabajar con inteligencia y perseverancia, para lograr esa paz que finalmente es el resultado de la buena voluntad humana. Sin hacernos ilusiones. Y sin crearnos utopías irrealizables…

¿Sería éste un MENSAJE histórico para esta nueva NAVIDAD?…

Hernando Bernal Alarcón

Diciembre, 2023

2 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Para nuestro blog es una satisfacción comenzar a publicar una serie de artículos que Hernando Bernal nos ha querido compartir, desde su experiencia y reflexión y que él, con la sencillez que lo caracteriza, las ha bautizado como “Bobadas mías”. Como tales, las iremos publicando.

Confieso que estoy obsesionado con el cambio de época. Y en mis conversaciones cotidianas, muchas personas, con las que dialogo permanentemente, me preguntan lo que quiero decir cuando afirmo que estamos viviendo una época no solo diferente a la de hace unos pocos años, sino enormemente retadora y distinta.

Lo hacen con la mirada evidente de que casi todo sigue siendo lo mismo y que si bien hay progresos en muchas áreas, debilidades y obstáculos en muchas otras, y agravamiento de problemas y conflictos, esto no significa que el cambio sea tan profundo, sino que realmente “es más de lo mismo que hemos experimentado toda nuestra vida”. Posiblemente tengan razón, pero yo me sigo afirmando en que la situación actual presenta características muy diferentes a las de épocas anteriores y que por lo tanto estamos ante la posibilidad de un mundo radicalmente distinto del que hemos vivido hasta el presente, que ha cambiado -de raíz- nuestras formas de relacionarnos.

Es decir, afirmo la existencia de un cambio de época y no me refiero solo a una época de cambio. Cambio de época como ha ocurrido en la historia de la humanidad, desde la aparición de la rueda, el cultivo doméstico de plantas y animales, la fundación de las ciudades, el uso de la pólvora, la era del vapor como comienzo de la industrialización, el uso global de la electricidad, los motores de explosión con energías fósiles convertibles en gasolina, la aviación y la conquista del espacio, y ahora con la generalización de la computación, la robótica y la inteligencia artificial.

Quizás sean solo bobadas mías, pero pienso que la tendencia y los pasos hacia un nuevo orden mundial, tal y como lo ha hecho a nivel religioso el Papa Francisco convocando a un sínodo sobre la sinodalidad, tienen significados muy profundos en lo político y en lo religioso, que son el fundamento de nuestra tradicional visión del mundo, y producen realidades que progresivamente –aunque quizás en forma callada– afectan profundamente nuestras creencias, nuestros valores y nuestra forma de vida. 

Pienso que estos cambios que afectan profundamente nuestros valores tradicionales son el producto y se aceleran por un conjunto de hechos sentidos y vividos cotidianamente, tales como el cambio climático, el deterioro ambiental, el incremento de la inseguridad ciudadana y la impunidad criminal, el estallido de las expectativas y los altos niveles de insatisfacción por parte especialmente de las poblaciones jóvenes, el populismo y la corrupción rampante que amenaza las estructuras políticas, la explosión de la posverdad por el incremento del uso y de la credibilidad en las redes de información, la aceptación y  benevolencia con las formas más extremas de rebeldía y la generalización del pesimismo y de la desesperanza en vastos y muy significativos sectores de la población.

Todo esto necesariamente influye en nuestra percepción de realidad y si bien nos estamos acostumbrando y muchos no lo consideran como algo diferente e inusitado, podría aceptarse que para muchos solo sean simplemente producto de un cambio normal al cual nos estamos acostumbrando. Es decir, sería aceptable para todos afirmar que el cambio es tan sutil, que inconscientemente nos estamos acomodando a él y que no necesitamos considerarlo en una profunda dimensión. 

Cierto además, es que a finales del presente año estamos experimentando y percibiendo los resultados de dos conflictos mundiales de gran alcance, Rusia/Ucrania y Hamás/Israel que de escalarse a nivel nuclear significarían no un cambio de era, sino el fin del mundo, tal como lo concebimos actualmente. Pero esperamos que prevalezcan el miedo y/o la racionalidad para impedir esa situación límite, que no tendría regreso.

Sin embargo, a partir de mi convicción de que estamos entrando a una época nueva, cuando al comienzo de este escrito hago alusión al nuevo orden mundial, me refiero principalmente al hecho de que el Siglo Americano está llamado a calificar servicios y que para mediados del siglo tendremos una nueva realidad global, en la cual China y los países asiáticos, especialmente los de la cuenca del Pacífico, dictarán los parámetros de la regulación internacional, del comercio, de la interacción y el intercambio de ideas, personas y productos a nivel mundial.

Cuando también hago alusión a la convocatoria del Papa Francisco para la reunión de Obispos que se desarrolla en Roma, me refiero especialmente a la reacción profunda y negativa por varios y muy poderosos sectores eclesiales que se oponen a la transformación de la estructura actual de la Iglesia Católica y al hecho de que si el Papa logra su objetivo, miraremos a nuestra Iglesia católica desde una óptica diferente.

Los otros asuntos que señalo como indicadores de cambio, se refieren a una variedad de temas que muestran la transformación de la época actual de las dimensiones política, ecológica, demográfica, informativa, laboral y educativa de nuestras vidas. Y quiero subrayar que la tecnología es el factor determinante de todos esos cambios. De todo ellos quiero hablar en mis posibles elucubraciones, que sugiero deberían interpretarse solo como “bobadas mías”, en razón de mis limitaciones y sesgos filosóficos e ideológicos. A lo mejor podrían titularse de forma distinta, pero no quiero ser pretencioso.

Hernando Bernal Alarcón

Octubre, 2023

5 Comentarios
0 Linkedin
hands, friendship, together-3331216.jpg
Download PDF

En nuestra última tertulia de los jueves propusimos el tema de contarnos algún momento o acontecimiento que nos haya causado un impacto significativo, personal o familiar. Algunos se animaron a escribirlo…

Para mí la reunión de los jueves es un momento de especial importancia, por la posibilidad de compartir y sentir cerca (a pesar de la situación virtual) a todos ustedes. Y lo quiero agradecer, porque es un momento significativo, al llegar a una situación de aislamiento – o de cambio de vida – por causa de limitaciones propias tales como la de no poder renovar la licencia de conducción y no disponer de la movilidad necesaria a la cual estaba uno acostumbrado.Quizás haya sido esta situación la que ha motivado el reconocimiento del “impacto” que significa llegar a la tercera o cuarta edad. 

Pero en compensación, el tiempo que se invertía en el tráfico (que no funciona y por lo tanto no es tráfico) se ha podido aprovechar con mayor posibilidad de acceso al conocimiento, tanto porque hay más oportunidades para leer, para meditar, para escuchar música, para acceder a programas muy enriquecedores en YouTube y Netflix, para conversar telefónicamente con algunos amigos, y especialmente para seguir profundizando en los innumerables temas que hemos venido tratando en nuestras tertulias. 

Y quiero enfatizar esta realidad, especialmente porque los temas de las conferencias, los artículos que escribimos en el blog, y la forma como reaccionamos ante los mismos, me ha permitido conocerlos a ustedes y apreciar el enorme caudal de experiencias y realizaciones que cada uno de ustedes representa. Agradezco en especial haber podido intercambiar ideas en forma directa con algunos y haberme enriquecido con sus observaciones, aportes y críticas. Es significativo que lo hemos hecho “como si nos hubiéramos conocido de siempre”. Tan profunda es la huella que dejó en nosotros la formación recibida y el sustrato espiritual e intelectual de los ejercicios espirituales ignacianos, el examen diario de conciencia, el aprendizaje de los clásicos romanos y griegos, el compartir las lecciones de maestros brillantes y la vida en común en los diferentes lugares que tuvimos la suerte de habitar. 

La primera experiencia que derivo de estos encuentros es constatar el ”pluralismo” espiritual y religioso que representamos. Si bien tenemos ese sustrato común, no es menos cierto que nuestra interpretación de la Iglesia, del Cristianismo y de la misma Compañía de Jesús es muy diferente. Y esto es enormemente valioso no solo por la riqueza que representa, sino también por el profundo respeto que tenemos ante la diversidad. Sabernos iguales pero al mismo tiempo diferentes es una experiencia humana de enorme trascendencia. Y yo me pregunto si no es esta una de las características más notables de la formación jesuítica que recibimos. “Unum in diversitate” pareciera ser el slogan de nuestra convivencia y si bien se entiende, también sería la síntesis, por un lado de un cristianismo viviente y por otro de una democracia posible.

La segunda experiencia es verificar que cada uno de los temas que hemos tratado ha sido expuesto en forma completa, pero que al mismo tiempo deja una sensación de que es tan rico y complejo, que nos queda faltando más por aprender y por disfrutar. Por ejemplo yo sigo echando de menos el seguir viajando por el universo y poder acceder a las estrellas de mano de nuestro guía y expositor. Quisiera escuchar y saber aún más de nuestras culturas ancestrales latinoamericanas Me hace falta conocer más del valor terapéutico de la música, a pesar de la explicación tan fecunda que se realizó. Aprender de la economía de las bolsas de valores nos abrió a un panorama nuevo para entender la complejidad del mundo financiero. Constatar el poder de transformación social, educativa y cultural de la Inteligencia Artificial y de su papel en la gestión empresarial solo abre panoramas nuevos y crea horizontes para vislumbrar el porvenir que dejamos a las nuevas generaciones. Verificar lo que significa hacer empresa y realizar negocios en una economía globalizada solo nos conduce a constatar nuestras grandes limitaciones. Y así sucesivamente con cada uno de los maravillosos temas que nos han expuesto los muy competentes y brillantes expositores, – entre ellos los asuntos relacionados con las políticas gubernamentales y con la situación política global – cuya enumeración completa después de más de cien tertulias es imposible realizar. 

Una tercera sensación es que a pesar de haber compartido todos estos momentos todavía nos hace falta conocernos más, tal como lo sugiere la invitación que nos formuló para esta reunión nuestro decano y coordinador. Intuyo que es mucho lo que podríamos compartir como resultado de nuestras experiencias de vida. Pero confieso que de mi parte existe una especie de pudor y además un temor de recabar la atención de ustedes sobre mi periplo personal, dado que esto podría parecer presuntuoso y posiblemente cansón. Pero simplemente sugiero que posiblemente pudiéramos hacerlo teniendo en cuenta las empresas, compañías, programas y actividades en las cuales hubiéramos estado comprometidos. Esto nos ayudaría quizás a comprender mejor a Colombia y a nuestro mundo y a dar nuestra interpretación de la vida tal como la hemos vivido cada uno de nosotros. 

En síntesis, yo me siento en un “finale”, y como ocurre con los interpretes de la música, a los cuales se les permite hacer “una coda” o resumen de los temas que han interpretado, confieso que no he perdido la capacidad de admirarme, característica que Platón consideraba el comienzo de la sabiduría. 

Me admiro en primer lugar de la riqueza de nuestras vidas y de nuestra capacidad de interlocución. Me admiro de lo mucho que ha significado la presencia de cada uno de nosotros en las múltiples circunstancias y vericuetos que hemos atravesado, Y me admiro con inquietud ante los múltiples cambios que estamos enfrentando y padeciendo, con la situación actual de un mundo en peligro de calamidad global por causa del clima, del peligro nuclear y del enfrentamiento de las potencias, y de una nación que se debate ante la alternativa de perderse o de recabar y reconstruir su propia identidad.

Hernando Bernal Alarcón

Marzo, 2023

4 Comentarios
1 Linkedin
ball, bullet, lines-1055956.jpg
Download PDF

Hay dos maneras de entender la situación de cambio que vive la humanidad en lo que va de transcurrido el Siglo XXI. Unos autores hablan de época histórica, refiriéndose especialmente a los cambios sociales, culturales, económicos y del mundo de los valores. Otros se refieren a era histórica, haciendo énfasis en lo geográfico, lo geológico y lo biológico. 

El cambio de época histórica se basa en el resultado del predominio de China en los mercados mundiales, con las consecuencias propias de transformación cultural Oriente/Occidente y mercantil Atlántico/Pacífico. 

Es el final del Siglo Americano y el comienzo de una nueva era China o Asiática. Dicho cambio conlleva el final de la enorme influencia, que lograron los Estados Unidos con posterioridad a las dos guerras mundiales, en el mercado global, en el control de la paz y en el establecimiento de un orden jurídico y económico reflejado en la estructura y funcionamiento de las Naciones Unidas, de los procesos industriales de la producción y del comercio internacional.

El concepto de cambio de era histórica alude a las profundas transformaciones que ha causado la presencia humana en el planeta tierra, con efectos en el cambio de clima y en el calentamiento global, producto de la forma lineal como se han relacionado los factores de la producción y el desarrollo de las tecnologías en el uso, transformación y agotamiento de los recursos naturales. Estos fenómenos han producido enormes cambios en las condiciones ecológicas y sociogeográficas del desarrollo de la vida humana, efectos de una tecnología desbocada que a su vez influye en la transformación evolutiva de la misma humanidad.

El cambio de era histórica se relaciona, por lo tanto, con las transformaciones profundas en la sustentabilidad de la vida humana, con la aparición de las pandemias, con el incremento de los riesgos naturales y físicos que afectan la permanencia de la humanidad, y como aspecto novedoso, con el avance tecnológico que permite potenciar el desarrollo simplemente biológico hacia la aparición de nuevas realidades bio-tecnológicas propias del transhumanismo y el posthumanismo. 

Una visión comprensiva sobre el cambio que se vive tiene que tener en cuenta las dos dimensiones – época histórica y era histórica – para tratar de vislumbrar no solo lo que será un NUEVO ORDEN MUNDIAL, sino la transformación misma de la HUMANIDAD Y DE LO HUMANO.

Tenemos que reconocer que se abre una discusión mundial sobre la dimensión y la complejidad de estos cambios, que tiene una enorme vigencia y gran actualidad.

Hernando Bernal Alarcón

Febrero, 2023

3 Comentarios
0 Linkedin
think, hand, reflect-622689.jpg
Download PDF

Algunos indicadores de cambio (segunda parte)

¿Estamos ante cambios mundiales vividos tradicionalmente o hay fenómenos que nos indican que estamos frente a un cambio de época? Hoy, Hernando continúa enumerando otros cinco temas, tratando de responder a la pregunta planteada…

Una sexta noticia han sido los recientes informes del Foro Económico Mundial  (Enero 20 / 2023)[1], que dan cuenta, además de la preocupación por el deterioro ambiental y el cambio climático, de las profundas divisiones y diferencias que afectan actualmente a los países industrializados y les dificultan llegar a políticas que fortalezcan la gobernanza mundial. Los líderes de la economía capitalista se muestran cautelosos por los indicadores resultantes de los procesos inflacionarios, pero parecen coincidir en que la situación no es tan desesperada como se veía venir a finales del 2022.

Una séptima circunstancia: no cesa, ni disminuye la migración de los países africanos y asiáticos a Europa, como tampoco la de los innumerables grupos desplazados de América Central y de América del Sur, por los crecientes problemas de pauperización y falta de empleo en sus países. El sueño americano los continúa movilizando.

El rechazo de los partidos políticos tradicionales y de derecha hacia los migrantes agrava esta situación, tal y como ha ocurrido en las últimas elecciones en países europeos como Francia e Italia. Solo en Venezuela, se considera que ya son 7.131.435 personas refugiadas y migrantes en el mundo. 

El octavo hecho que refleja las profundas transformaciones que vivimos es que el planeta tierra -en todos los continentes- sigue sintiendo los efectos de inundaciones y huracanes que arrasan los cultivos y deterioran las infraestructuras, de los incendios que destruyen vastas zonas forestales causando además enormes pérdidas en el hábitat y en las viviendas y en las formas de vida de un número creciente de personas.

Estos efectos se han sentido con especial rigor en Colombia tanto en las regiones altas como a nivel del mar, lo que ha impedido y dificultado el tráfico de personas y mercancías e incrementado los precios de los artículos básicos. Súmense a estos fenómenos naturales los incontables factores humanos que causan el deterioro ambiental -como la deforestación del Amazonas- que en los últimos cincuenta años han supuesto un coste de deforestación nunca antes visto en la historia de la humanidad. Mayo del 2022 ha ostentado la segunda tasa más alta de deforestación de la última década: la Amazonía perdió 649 kilómetros cuadrados de selva nativa, según el Sistema de Alerta de Deforestación del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon)[2].

En noveno lugar, con las elecciones de Petro en Colombia y la tercera reelección de Lula da Silva en Brasil, se consolidan las tendencias de izquierda en América Latina. Se convierte así en un variopinto escenario que, a partir de los modelos dictatoriales venezolano y nicaragüense, pasa por las aparentes democracias progresistas de Argentina y México, por las absurdas violencias en el Perú y por las profundas contradicciones constitucionales en Chile. 

Todo ello configura un panorama de gobiernos “populares” que tienden a convertirse en “populistas”[3] y paradójicamente, radicalizan la incompetencia del manejo autoritario de la sociedad y del uso de las enormes riquezas naturales, para apuntalar “la pobreza” como característica fundamental del continente. Qué útil sería que en el incremento de la influencia de la China como potencial mundial se pudiera adaptar y adoptar el modelo de capitalismo de estado y de socialismo económico para encontrar una salida positiva al desarrollo de nuestras sociedades. 

Como una décima y no menos importante situación se consolida la pandemia del Covid19, que a pesar de haber sido superada con la producción y distribución de vacunas, sigue causando estragos permanentes en muchos lugares y proliferándose mediante nuevas variedades. Parece que además los peligros de zoonosis[4] siguen multiplicándose y que la humanidad continúa expuesta a riegos mayores de los ya parcialmente superados. 

Pero la simple enumeración de todos estos hechos y de muchos más que podrían añadirse, permitiría cuestionar si son realmente indicadores de un cambio de época y no simplemente muestras que solo “se trata de más de lo mismo” en la tradicional trayectoria histórica de la humanidad. De cualquier manera, son asuntos significativos que, mirados en conjunto, nos deben hacer reflexionar sobre su significado y prestar atención sobre las oportunidades que nos ofrece una situación de cambio tan profunda como la que vivimos. 


[1] Según el Informe sobre Riesgos Globales 2023 del Foro Económico Mundial, los principales riesgos actuales son la energía, los alimentos, la inflación y la crisis general del coste de vida. En los próximos dos años, la crisis del coste de vida seguirá siendo la principal amenaza, seguida de las catástrofes naturales y las guerras comerciales y tecnológicas. https://es.weforum.org/agenda/2023/01/l

[2] https://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/2020/06/deforestacion-amazonas-alcanza-niveles-historicos-debido-consumo-carne

[3] La «democracia inorgánica», según Germani, es una forma de entender la democracia como participación política no mediada por instituciones y que puede subordinarse a la adhesión a liderazgos autoritarios.

[4] La pandemia de Enfermedad por Coronavirus (COVID-19) ha producido millones de contagiados y cientos de miles de muertos en todo el mundo. Actualmente todos los sistemas sanitarios del mundo están en estado de alerta debido al impacto en la salud física y mental que esta pandemia puede producir en las personas. No es el primer coronavirus que nos ataca; estos agentes patógenos son conocidos desde finales de la década de 1930 ) y han producido en humanos las epidemias de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), las cuales tienen su origen en animales. http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1018-130X2020000200138

Hernando Bernal Alarcón

Febrero, 2023

4 Comentarios
1 Linkedin
think, hand, reflect-622689.jpg
Download PDF

Algunos indicadores de cambio (primera parte)

¿Estamos ante cambios mundiales vividos tradicionalmente o hay fenómenos que nos indican que estamos frente a un cambio de época?

El fin del año 2022 y el comienzo del 2023 han estado matizados por una serie muy diversa de eventos que en cierta forma confirman que no estamos en una época de cambio, como ocurría y se decía tradicionalmente, sino en un cambio de época histórica, como lo ha señalado el Papa Francisco[1].  

El Mundial de fútbol en Catar 2022 -evento masivo, universal- consagró a dos países con tradición futbolera: Argentina, figura del continente americano y Francia del europeo. Pero en el podio también quedaron países relativamente menores como Croacia, estado de los Balcanes y Marruecos, país berebere del Mediterráneo africano. Supieron demostrar su supremacía deportiva al dejar por fuera a potencias futbolísticas como Brasil, Inglaterra, España y Portugal. Esto significa que hay cambios en la manera de valorar la potencia mundial de un país, y que se abren caminos para las naciones con progreso económico relativo. 

En el mundo de los medios masivos, la desaparición de dos figuras de talla mundial fue noticia: el Pontífice Emérito Benedicto XVI, defensor de la fe, prelado innovador y moderno en su visión y misión como Papa y la del astro del fútbol conocido como el Rey Pelé. Lo significativo de este evento es que los medios señalaron una mayor afluencia de admiradores en el caso del Rey Pelé (250.000); en el caso del Pontífice de la Iglesia Católica, institución con presencia masiva y fieles en todo el mundo (solo hubo 150.000 asistentes). 

Además, la desproporción de los reconocimientos individuales a través de los medios masivos de comunicación se ha manifestado significativamente con  la canción “Una loba como yo no está pa’ tipos como tú” de Shakira enfrentando a Piqué  representa un  hecho cultural que afecta y viven millones de personas. Se puede entender entonces que en el escenario mundial de los medios masivos, el valor de lo individual puede adquirir dimensiones insospechadas y posiblemente desproporcionadas. Caen las barreras entre lo privado y lo público.

Un tercer escenario de enorme trascendencia mundial es la continuación de la guerra promovida por la invasión a Ucrania por la Rusia de Putin, iniciada el 24 de febrero de 2022. Es un proceso que tiende a alargarse en el tiempo, más allá de todos los pronósticos, y posiblemente – ojalá no sea así – a un escalamiento nuclear[2], con perjuicio para toda la humanidad. Con todos los efectos negativos causados por este enfrentamiento, sin embargo es significativo que aún Europa no se esté muriendo de frío, que tampoco se haya incrementado la hambruna tradicional de los países del Africa, ni se haya desplomado catastróficamente la economía mundial. Si bien, esto puede suceder durante el año 2023. En contraposición a las predicciones, parece que los índices de inflación están principiando a decrecer en muchas economías. Sin embargo, no deja de ser también significativo que la guerra en Ucrania se haya convertido en el laboratorio de prueba y desarrollo de innovadores arsenales bélicos que propician conflictos mayores a corto y mediano plazo. Es una situación que debilita el orden político mundial tornando ineficiente el proceso de diálogo para solucionar los conflictos, como mecanismo operativo propio de las Naciones Unidas. 

Un cuarto evento, con repercusiones también mundiales, fue la reelección de Ji Xinping como líder de China (Octubre 2022) para un período gubernamental más -y muchos creen que será indefinido- lo que es interpretado por el mundo occidental como una situación peligrosa porque es  evidente que China está en carrera para obtener la supremacía mundial y por el temor a la posible invasión de Taiwan[3] como medida para debilitar la presencia de Estados Unidos en el Pacífico. Son múltiples los significados de esta elección. Se profundiza el poder del partido único en la China y se agudiza la tendencia del uso de las elecciones para fortalecer sistemas autoritarios, que por otro lado y en contradicción con los presupuestos de las democracias capitalistas tradicionales, han logrado éxitos relevantes en la disminución de la pobreza y en el fortalecimiento de los índices de bienestar. 

Un quinto hecho es la agudización de la polarización política en los Estados Unidos. La toma del capitolio por las turbas como rechazo a los resultados electorales, a comienzos de 2022, ha dificultado el diálogo entre fuerzas políticas en asuntos de gobierno interno, lo que atenta contra la hegemonía de esta superpotencia económica. La pugna interna podría llegar a debilitar el ejercicio democrático norteamericano, que es modelo mundial de gestión política. Una copia de este atentado a la democracia se acaba de dar en Brasil, con motivo del cambio de mando de la época Bolsonaro al tercer mandato de Lula da Silva (Enero 1/2023). La polarización política de carácter caudillista se acentúa y se convierte en un rasgo difícilmente manejable para la continuidad y fortalecimiento de las democracias. 

(La segunda y última parte de este interesante tema aparecerá mañana en nuestro blog de Exjesuitas en Tertulia).

Hernando Bernal Alarcón

Febrero, 2023


[1] El Papa Francisco ha manifestado que en la actualidad hay un “cambio de época”, un momento que tiene “bastantes similitudes” con el del siglo XVI en el que vivió Santa Teresa. https://www.cordobabn.com/articulo/internacional/

[2] El peligro “del uso de armas nucleares parece más alto ahora que nunca antes desde el final de la Guerra Fría”, advirtió el Sipri, prestigiosa institución internacional creada en 1966 y con sede en Estocolmo. El armamento nuclear mundial se redujo en cerca de un 3% con respecto al año pasado, pero se espera que las potencias aumenten su arsenal en la próxima década por los programas de modernización en marcha, advirtió el lunes (13.06.2022) un informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz, de Estocolmo (SIPRI). https://www.dw.com/es/alertan-sobre-riesgo-de-escalada-nuclear-en-pr%C3%B3xima-d%C3%A9cada/a-62109793

[3] El ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, aseguró este martes 9 de agosto 2022 que China utiliza los ejercicios militares, que lanzó en protesta contra la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, como “parte de un plan para la invasión”. Taipéi inició en las últimas horas simulacros de defensa con fuego real. /www.france24.com/es/asia-pacífico/20220809-taiwán-acusa-a-china-de-plan-de-invasión-e-inicia-simulacros-con-fuego-rea

2 Comentarios
1 Linkedin
Download PDF

Nuestra segunda sesión sobre este tema buscó presentar la síntesis que nuestro compañero Hernando Bernal preparó con base en seis artículos de la revista The Economist que nos habían distribuido nuestro análisis y preparación. Tras una introducción de Silvio Zuluaga, quien enmarcó la realidad de China con datos e imágenes concretas del increíble progreso y desarrollo de ese país, visto por un viajero, Hernando resumió los objetivos de China con respecto a un nuevo orden mundial, la posición de los Estados y sus dirigentes, la relación con las democracias occidentales y con Asia, y sus objetivos a corto plazo con Taiwan. Una excelente tertulia con mucha participación y aprendizajes.  

Exjesuitas en tertulia- Jueves 19 de Enero, 2023
5 Comentarios
1 Linkedin