Home Cultura Una propuesta para la creatividad.

Una propuesta para la creatividad.

Por Hernando Bernal Alarcón
199 vistas
Download PDF

De la tertulia que tuvimos con Carlos A. Caicedo, como ilustre y muy reconocido publicista a nivel mundial, surge un dilema que él plantea y trata con enorme impacto. Se relaciona, en una visión amplia, con el problema del impacto negativo que sobre la “creatividad” -como característica infantil- tiene la educación tradicional, especialmente por su énfasis en el “memorismo” y lectura de libros. El dilema se expresa así: “a mayor escolarización orientada al temor a fracasar, menor creatividad”.

Es muy interesante señalar cómo en el planteamiento de ese dilema “el éxito” juega un papel crucial. La educación tradicional en cierta forma ha sido planteada como un camino para lograr el éxito en la vida. Muchos consideran que solo con educación se logra triunfar en la vida. Algunos más avezados consideran que si bien la educación juega un papel crucial, se dan muchos otros factores del contexto personal, económico y social que influyen en mayor o menor grado en el éxito de las personas. 

Otros hacen alarde de que hay muchas personas de éxito reconocido, cuyos niveles de educación formal han sido bajos o restringidos y que además, existen ejemplos de personas muy exitosas a nivel mundial que han logrado su éxito por haber abandonado el sistema de educación formal. Así pues, es preciso cualificar el dilema de la creatividad y la educación formal.

Partiendo del hecho que un grado mínimo de educación formal es necesario, se considera que para aclarar el dilema en el contexto de la preparación para “el éxito en la vida”, es necesario tener en cuenta diferentes factores, tales como escolaridad, performatividad, creatividad y disruptividad, que son cuatro elementos que juegan conjuntamente un papel prioritario en la orientación de la educación para el Siglo XXI. Pareciera que solo si se da una conjunción entre esos cuatro factores se camina hacia el éxito en la vida.

La escolaridad se refiere a todo el contexto de lo que se cobija bajo el sector educativo, que va desde el aula de clase donde se realiza la relación maestro/alumnos, hasta la complejidad del Ministerio de Educación con todos sus componentes. 

La exigencia es el logro y el aseguramiento de la calidad de la educación para todos los ciudadanos. La performatividad hace alusión a la forma como se debe comportar el sistema educativo, y por lo tanto se refiere al conjunto de prácticas y metodologías, procesos, mecanismos y medios, especialmente los utilizados como resultado del avance de las tecnologías de la información y el conocimiento, que deben ser incorporados en los procesos, estructuras y componentes de la escolaridad tradicional para cooperar en el logro de la excelencia educativa. 

La creatividad es el componente psicológico y mental que debe potencializarse no solo para la adquisición y utilización de los conocimientos, sino además en lo que se refiere a la imaginación, los sentimientos, los afectos, las actitudes que los individuos deben desarrollar para el logro de sus objetivos dentro de su plan de vida, para su comportamientos como ciudadanos, y para la transformación misma de la sociedad de la cual hacen parte. 

La disruptividad es el elemento trasformador por excelencia, pues a partir del desarrollo de la mentalidad crítica y del análisis objetivo, el individuo encuentra nuevos, diferentes y más expeditos caminos para la solución de los problemas inmediatos y para la prospección de los futuros de la sociedad.  

Cambiar la orientación de la educación como mecanismo para crear el temor al fracaso implica por lo tanto modificaciones de enorme profundidad en la estructura y componentes del sistema escolarizado, adoptar sin tardanza los mecanismos y procesos que potencian la ampliación de la educación y su proyección a todos los sectores, ambientes y escenarios sociales, mediante la utilización de la virtualidad en conjunto con la presencialidad (construcción de sistemas híbridos), lograr el enriquecimiento de las mentes mediante una creatividad basada en la criticidad y el cultivo de la imaginación y el sentimiento, y desarrollar la capacidad de deconstrucción de los sistemas económicos, sociales y culturales, mediante la generalización de una posición disruptiva.

Temas todos que deberían tenerse en cuenta y servir de base para el diseño y la elaboración de la legislación que se busca obtener, para lograr el cambio social que se pretende realizar.

Hernando Bernal Alarcón

Diciembre, 2023

3 Comentarios
0

También te gustara

3 Comentarios

Vicente Alcala 29 diciembre, 2023 - 12:44 pm

Hernando, como el punto de partida de tu artículo es la creatividad, tengo varias dudas sobre esta capacidad o cualidad. ¿Acaso la creatividad se manifiesta solamente en el arte? ¿Se trata de una capacidad o cualidad singular-específica o más bien es resultado de la confluencia de un conjunto de competencias cognoscitivas, emocionales, operativas o ejecutivas, por agruparlas de alguna manera? En otras palabras, la creatividad ¿es un factor humano o es más bien un sistema interrelacionado de elementos o componentes?

Respuesta
Hernando Bernal Alarcón 30 diciembre, 2023 - 7:41 am

COMENTARIOO DE JAIME ESCOBAR: Apreciado Hernando. Muy interesante lo de Carlos pero la pregunta de fondo me parece que no está en si la educación “mata” la creatividad y de qué manera se pudiera remediar ese “mortal veneno”. Carlos “descubrió” que era “creativo”, perfeccionó su “genio” y llegó a donde ha llegado al parecer, “a pesar” de la educación… Pero la pregunta del millón era; ¿cómo incrementó el potencial creativo que tenía desde pequeño. Tal fue siempre la pregunta que me llegó a explorar el desarrollo de la creatividad “adormecido” por la educación tradicional memorística. Edward De Bono y su “pensamiento lateral” me enrutó por la experimentación con los “paradigmas”, que De Bono acoge con otros términos para defender la tesis de el mayor obstáculo para la creatividad son los “paradigmas” a los que nos aferramos para transitar con alguna solvencia por este mundo probabilístico. Le di muchas “vueltas” al tema de la creatividad pero sobre todo, al “cómo romper los paradigmas” que son como el arnés que nos da alguna seguridad en caso de pérdida del equilibrio y aquí es donde apaarece “el miedo” señalado por Carlos Me dediqué mucho tiempo en la facultad de sociología de El Rosario a reunir “ejercicios”, “acertijos”, “adivinanzas”, “rompecabezas” y cuanto “artilugio” tuviera como esencia, el “paradigma” que se debería romper para lograr el resultado propuesto; acá me ayudó mucho las ideas del “pensamiento lateral”. Tuve la suerte de ser invitado a “probar” mi método por cuenta de la Asociación Chilena de Seguridad y un seminario con personal de las plantas de Nestlé. Todo el meollo del seminario consistió en resolver “problemas físicos”, de razonamiento lógico y demás ejercicios que ya había probado con cierta timidez en un curso que me encargó Angelo Neglia: “Metodología del aprendizaje”; todo el curso lo desarrollé con base en ejercicios de observación, comparación, análisis y síntesis. En Chile me fue muy bien y había perspectivas de nuevos trabajos allá pero “el manager” que me llevó tuvo problemas de salud y todo quedó en el recuerdo.
La educación medra de crear paradigmas; el papel del educador no consiste en remplazarlos para evitar el problema sino estimular el “pensamiento lateral” que es igual a imaginar opciones y ponerlas a prueba.
Me disculpas la fatigosa disquisición pero tu “carnada” para el deshago me sedujo y me tragué el anzuelo… Feliz año.

Respuesta
Hernando Bernal Alarcón 30 diciembre, 2023 - 7:55 am

COMENTARIO DE HERNANDO A JAIME Y A VICENTE: Agradezco inmensamente los dos comentarios. Vicente tiene toda la razón al expresar que la creatividad es un resultado del funcionamiento completo del sistema de formación del ser humano. De hecho yo señalo que son cuatro las variables que influyen en dicho sistema; la escolaridad, la performatividad, la creatividad y la disruptabilidad. Creo además que el énfasis que se le ha dado tradicionalmente a la sola escolaridad entendida como “pedagogía” es no solo limitante sino un error ideologizante. Jaime siempre me ha sorprendido con las experiencias e innovaciones que ha desarrollado en la múltiples oportunidades en que hemos trabajado juntos, que siempre ha superado con creces las expectativas sobre su desempeño y sobre las cuales hubiera sido importante haber favorecido para un mayor impacto y un más amplio reconocimiento.

Respuesta

Deja un comentario