Home Tags Posts tagged with "pobreza"
Tag:

pobreza

Download PDF

En días pasados conocimos las cifras de la pobreza multidimensional (IPM) en el país. Se observa una mejoría en el total nacional, en los centros urbanos y en la ruralidad. 

A nivel nacional la incidencia pasó de 12,9% en 2022 a 12,1% en 2023. En el país, la pobreza se viene reduciendo desde 2010, cuando era de 29,7 %. En 2023, los mejores resultados se presentaron en Bogotá, Caldas, Valle del Cauca y San Andrés. En Vaupés, Guainía y Guaviare aumentó la pobreza. Persisten las brechas urbano-rurales y entre las regiones. Esta situación muestra la necesidad de articular las políticas nacionales con las territoriales y la priorización de la inversión en favor de la reducción de la pobreza, en particular en la ruralidad y en las regiones más vulnerables. 

Para medir la pobreza, el IPM recoge cinco dimensiones: i) condiciones educativas, ii) condiciones de niñez y juventud, iii) trabajo, iv) salud y, v) condiciones físicas de la vivienda y servicios públicos. Cada dimensión tiene una ponderación del 20 % en el índice y contiene en total 15 variables. 

Las variables educativas se encuentran en las dos primeras dimensiones. El analfabetismo y el bajo logro educativo conforman la dimensión “condiciones educativas”. La inasistencia y el rezago escolar junto con dos variables más (barreras de acceso a servicios de cuidado y trabajo infantil) se incluyen en la dimensión “condiciones de la niñez y juventud ̈”. Es decir, 4 variables del total de 15 tienen que ver con la educación y su peso es importante en la medición final. De hecho, la tendencia decreciente de la serie entre 2010 – 2023, presenta una excepción en el 2020. Este año aumentó la pobreza, y con respecto al 2019 pasó del 17,5 % al 18,1 %. La variable determinante fue la inasistencia escolar, causada por la pandemia que mantuvo los colegios cerrados durante demasiado tiempo. En 2023 las carencias en analfabetismo y bajo logro educativo ya comenzaron a disminuir, y ello ha impactado favorablemente el IPM. Inasistencia y rezago escolar se mantuvieron iguales. 

El análisis de la serie 2010-2023 muestra que las oportunidades en educación han contribuido favorablemente en la reducción de pobreza. Para lograr un mayor impacto se requiere la intervención, especialmente, en educación inicial, en el preescolar y en la educación básica (primaria y secundaria). Algunas de las estrategias que ayudan a la reducción de la pobreza en cada una de las variables podrían ser:

Reducción del analfabetismo: los territorios deben avanzar en estrategias de búsqueda activa de población desescolarizada, y en la implementación de estrategias educativas flexibles e innovadoras para niños en extra-edad, jóvenes y adultos. 

Reducción del bajo logro educativo: garantizar el acceso, la permanencia y la pertinencia del sistema educativo mejorando la calidad y reconociendo los rezagos que dejó la pandemia para implementar un plan de mejora, principalmente en lectura, escritura, matemáticas y ciencias. Adicionalmente, el país debe ofrecer oportunidades a la juventud en materia de educación media y posmedia. 

Reducción de la inasistencia escolar: acciones concretas para reducir la deserción escolar generando cupos escolares de calidad desde la educación inicial y asegurando la alimentación escolar y los programas complementarios que garantizan que los niños y las niñas asistan efectivamente al colegio. Es importante, entonces, seguir avanzando en la construcción de infraestructura educativa en todas las regiones del país. También se deben ampliar el tiempo escolar y la jornada única.

Reducción del rezago escolar: diseñar programas específicos para mejorar la calidad de la educación de tal manera que se reduzca la extra-edad y el embarazo adolescente, entre otras.

A nivel mundial, en la última medición del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y la Iniciativa de Pobreza y Desarrollo Humano de Oxford (2023), que revisa el IPM en 110 países, concluye que la reducción de la pobreza es un objetivo que, con decisión política, se puede lograr en relativamente corto tiempo. En el análisis de tendencia (periodo 2000- 2022) se tomaron 81 países. Uno de los principales hallazgos es que 25 países lograron reducir a la mitad los valores del IPM en un periodo de tiempo de 4 a 15 años. Entre ellos están: Camboya, China, el Congo, India, Indonesia, Marruecos, Serbia, y Vietnam. Todos han hecho inversiones y apuestas decididas en educación. 

Colombia pasa un momento interesante para dar un salto cualitativo en materia educativa ya que se está discutiendo la Ley Estatutaria de Educación. Sin embargo, se corre el riesgo de desaprovechar la oportunidad. Debería pensarse una educación de calidad, inclusiva, pertinente e innovadora que responda a los retos del presente y del futuro y no solamente como un instrumento para saldar deudas históricas, o cumplir con un plan de gobierno. 

La reducción de las carencias en las variables educativas que inciden en el IPM debería ser un elemento central de esa discusión. Y este es un tema que toca directamente con la calidad, pero, como otros asuntos de fondo, ese objetivo parece ausente. La ley debe ir acompañada de decisión política y presupuestal. Garantizar el acceso no suple necesidades de calidad y pertinencia. 

Cualquier mejora en educación requiere recursos y una mirada de largo plazo que incluya el concepto de educación a lo largo de la vida. Para hablar de una verdadera reforma a la educación se requiere trabajar de manera coordinada y simultánea la ley estatutaria, la reforma del Sistema General de Participaciones y la ley de Educación Superior. 

Las reformas deberían abordar, por lo menos, cinco aspectos: i) Mejoras en la calidad. Es necesario abordar la construcción de un currículo para el país que reconozca su diversidad territorial, étnica y cultural. Al hablar de calidad se debe innovar en formación y liderazgo docentes. 

ii) Acceso, permanencia y pertinencia en la formación integral desde la educación inicial hasta la posmedia. La educación preescolar (tres grados) debe ser la prioridad en la asignación de los recursos y la agenda educativa. Ahí se gestan las grandes brechas que difícilmente se cerrarán. 

iii) Transformación del concepto de educación superior. Es necesario pasar a un concepto de educación posmedia que ofrezca opciones a la juventud, acorde con sus intereses y realidades. Incentivar modalidades como bootcamps, certificaciones, técnicos y tecnólogos. 

iv) Fortalecimiento del sistema mixto. Se debe privilegiar siempre la educación pública y reconocer el aporte del sector privado. Las metas del gobierno, por ejemplo en educación superior, no se cumplirán por la obstinación de desconocer esta potencialidad. De manera equivocada el gobierno está privilegiando temas como el acceso, desarticulado de la pertinencia y permanencia; la construcción de sedes universitarias sin mayor rigor técnico y el impulso a la llamada democracia universitaria. 

v) Reestructuración de los mecanismos de distribución, administración y uso de los recursos. La inversión en educación debe aumentar. El sistema de financiación del sector actualmente es insuficiente, ya que no contempla todos los niveles planteados en la estatutaria, y no se han definido las reglas e incentivos de la concurrencia de recursos de las entidades territoriales con los recursos del gobierno nacional. 

Desafortunadamente, estos aspectos están ausentes, total o parcialmente, de la discusión de la reforma a la educación. No hay innovación ni mirada de futuro. La ley no será suficiente para garantizar el ejercicio pleno del derecho de la educación. Se está perdiendo la oportunidad. Y por el camino propuesto no se logrará la calidad, ni un avance significativo en la reducción de las carencias incluidas en el IPM. 

Posdata: Lamentablemente cada vez es más critica la situación en la Universidad Nacional. Insisto en mi llamado al cuidado de nuestra UN. Que los egos se depongan, se respete la autonomía universitaria. Y en el futuro, si así se considera conveniente, se haga un proceso serio de revisión de la designación de rector (a). Es urgente reconstruir la vida universitaria en el marco de la excelencia académica que ha hecho grande a la UN. 

Edna Bonilla

Publicado en CAMBIO, Colombia

3 Comentarios
0 Linkedin
christmas, nativity scene, crib-1875877.jpg
Download PDF

Navidad no es solo recuerdos hermosos, agradables, que nos reconcilian con la vida. Es, también y para muchos, una temporada difícil, en la cual millones de padres no pueden celebrarla con sus hijos como quisieran por vivir en una situación de pobreza o extrema pobreza. No olvidemos que “pesebre” evoca algo muy distinto a lo que hoy se hace en muchas casas.

Son muchos, todos positivos, los recuerdos de la Navidad en mi primera infancia y en los posteriores años, cuando con mis padres y dos hermanos, nos vinimos a vivir a Bogotá, dejando nuestra Medellín de buñuelos y natilla. Para nuestra sorpresa, ya la capital del país

estaba colonizada por los paisas, al menos en los menús navideños.

Éramos una familia de clase media, como tantas que en esos años cincuenta vinieron a Bogotá a establecerse y buscar oportunidades de trabajo. Mi padre trabajó muchos años como periodista y luego hizo una larga carrera en el área de publicidad, que por esos años se conocía con el nombre menos sofisticado de “propaganda”.

Éramos la única rama de la familia que vivía en Bogotá, pero el periodismo siempre tuvo una característica clara de solidaridad y círculo de amigos, por lo cual la Navidad, sin duda la celebración más familiar en Colombia, nos rodeó de los colegas periodistas de mi padre y eso se extendió por muchos años, al menos dos generaciones en las cuales compartimos el paseo a recoger musgo para el pesebre, la compra y quema de la hoy, con razón, prohibida pólvora, los intentos fallidos en su mayoría de elevar globos, disciplina que por explicables

resultados pasó a llamarse “quemar globos”. Y, por supuesto, la Novena de Aguinaldos, con sus textos imposibles de entender, salvo la expresión de “padre putativo” que siempre generó risas entre nosotros.

La vida corrió implacable y pasaron algunos años en que las novenas llenas de cánticos y comida fueron cambiando a fiestas de compañeros de estudio y luego amigos de oficina, que terminaron por desdibujar totalmente el espíritu navideño, para darle paso al consumo

de trago y el baile al son de los 14 cañonazos y Los cincuenta de Joselito.

Llegamos ahora a nuestro piso séptimo de edad y mis sentimientos hacia la Navidad han cambiado mucho, para convertirse casi que en una temporada con más elementos negativos que le han ganado en mi percepción a la nostalgia de los primeros años. El festival de consumismo, la pesadilla del tráfico bogotano desde la segunda semana de diciembre y la más desaforada e impresentable realidad de la inequidad son fenómenos que en mi caso han casi que borrado los bellos recuerdos para convertirse en una temporada cuyo mayor mérito es darle paso a los maravillosos días de enero en que la ciudad, muy sola, se vuelve una maravilla de paz y tranquilidad solo comparable con algunos días de Semana Santa.

Es una época en que millones de padres de familia viven descarnadamente sus muy modestas condiciones de vida, lamentan no poder dar los regalos que sus hijos solo podrán ver en vitrinas de almacenes el día que los llevan a ver las luces de parques de un área de la ciudad que visitan solo en esa ocasión navideña o, eventualmente, cuando los traen a pedir dulces en centros comerciales llenos de juguetes y ropa que difícilmente podrán tener.

Quizás tengan razón quienes opinen que esta es una visión amargada de la vida y volveremos al razonamiento del vaso medio lleno o medio vacío. Lo que ocurre es que no es fácil seguir viendo el espectáculo de derroche de consumo en una sociedad donde 42 % de sus habitantes viven en situación de pobreza y pobreza extrema. No nos obsesionemos con comparaciones con el pasado, pero tampoco dejemos de pensar que sí es mejor un país donde todos tengan la oportunidad de una Navidad con paz y alegría.

Álvaro Guerra Vélez

Diciembre, 2021

3 Comentarios
1 Linkedin
christmas, crib, barn-1010749.jpg
Download PDF

Este segundo artículo sobre el significado de la Navidad comienza con una referencia literaria a Dickens, y luego comercial, para pasar a la experiencia personal de esa época del año en un contexto de pobreza. Otro significado llegó más tarde.

Paparruchas.

Así llamaba el avaro Scrooge a las festividades navideñas, en Canción de Navidad, de Charles Dickens, como fría explicación a su falta de sensibilidad por todo lo que no fuera dinero.

Los comerciantes de hoy le aconsejarían que fuese más práctico. Pues si tanto amaba el frío metal, debería invertirlo en llenar el mercado de todos los objetos que, la imaginación humana y la tecnología, pueden crear para satisfacer la demanda de los pueblos cristianos en esta época. Los chinos hace rato siguen este consejo. Se hacen ricos aprovechando las necesidades creadas por las diversas costumbres. La ideología es lo de menos.

Mi papá también era práctico. Era diciembre de 1952 y no tenía dinero para regalarnos los juguetes que pedíamos al niño Jesús, en una carta dejada bajo el viejo pesebre que desempolvábamos y decorábamos cada año. Optó por regalarnos una cruda verdad: el niño Jesús no trae los regalos, ni los magos y mucho menos Papá Noel. Claro, lo poco que tenemos a Dios lo debemos y no necesita envolver nada en papel para que le demos gracias. Hagamos una fiesta de Navidad rezando el Rosario y cantando los villancicos de radio Sutatenza.

Y así se hizo aquella noche del 24 de diciembre. Los siete hijos (de los 11 que formaríamos luego la pollada completa), unimos las voces al coro de la radio y celebramos cantando el nacimiento de Jesús en Belén.


De la cocina mamá trajo natilla y leche, pero no pudo contestar a la pregunta de una de mis hermanas: “¿por qué esta vez no hay buñuelos?”.

Papá la fulminó con su mirada como respuesta y luego le dijo: no vayas a quemarte con la leche por bocona. Pero sí hubo buñuelos y más natilla al día siguiente por cuenta de una vecina que nos visitó para compartir, mientras saludaba diciendo ¡feliz navidad! a todos.

Muchas navidades pasaron en casa sin árbol ni regalos. Las novenas eran sobrias; el viejo pesebre menos colorido y más lacerado, aunque el niño se mantuviese lozano y sonrosado, pues pasaba la novena escondido.

La dulzura de navidad solo vino a revelarse en el Noviciado de La Ceja, cuando algunos de ustedes se acercaron cantando Noche de Paz a mi cuarto para entregarme la sotana. Desde ese día para mí ha sido Nochebuena. Desde aquel diciembre supe que dar y recibir cantando es lo que define la Navidad y que esa actitud de compartir cosas, abrazos y sueños nos hace familia.

Los jueves con ustedes refuerzan en mi ese mismo sentimiento. Gracias.

Luis Arturo Vahos

Diciembre, 2021

4 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

La falta de empleo decente es el problema, La búsqueda de soluciones que permitan ofrecer cientos de miles de nuevos puestos de trabajo debería ser la prioridad de toda la sociedad: gobierno y sector privado.

“…no quiero que naide pase las penas que yo pasé”, cantaba el gran Atahualpa Yupanqui. Este es el clamor latente de los miles de jóvenes que se han tomado las calles para manifestar sus frustraciones, su indignación, sus sueños de tener un futuro que hoy se les niega. Según la encuesta de Cifras y Conceptos el desempleo es hoy el principal problema del país para 74 % de los jóvenes.

La falta de empleo decente es el problema y la búsqueda de soluciones que permitan ofrecer cientos de miles de nuevos puestos de trabajo debería ser la prioridad de toda la sociedad: gobierno y sector privado.

Por supuesto, la pobreza y el hambre también asedian. Pero son solo la consecuencia de no tener un trabajo digno que les dé los ingresos para vivir. Por eso, propuestas como la Renta Básica son totalmente indispensables para que la gente pueda comer y sobrevivir, y se deben implementar ya, pero no son la solución de fondo del problema.

A los jóvenes y sus familias la Renta Básica les da presente, pero no les da futuro. El trabajo remunerado les da ingresos, pero sobre todo dignidad.

Se necesita un programa de empleo de emergencia que cree en el país por lo menos 500.000 nuevos puestos de trabajo. En medio de una recesión como la actual, el Estado es el único que tiene la capacidad de generar y financiar a corto plazo tal cantidad de empleos, pero no tiene la capacidad de administrarlos todos. Por eso, se requiere también la participación de la empresa privada y la sociedad civil.

Los subsidios a la nómina hubieran servido en marzo del año pasado, antes de que desaparecieran 4.5 millones de empleos, pero hoy ninguna empresa va a contratar un nuevo trabajador solo porque le cubran el 30 o 40 % del costo salarial, salvo que tenga la certeza de que va a poder vender lo que produzca ese trabajador, pues no tiene cómo pagar el resto del salario y los demás costos de producción.

¿Qué se ponen a hacer esos 500.000 trabajadores? Proyectos de creación de bienes públicos que no requieren un alto grado de capacitación: reforestación y recuperación de cuencas, de vías terciarias en el campo, de la malla vial en las ciudades, reparación y mantenimiento de infraestructura pública (parques, escuelas, centros de salud, etc.), servicios sociales para las comunidades, y tantas necesidades de bienes públicos que tiene el país.

Existen ejemplos exitosos de este tipo de programas. A nivel muy local y micro, el programa Guardianes de Paz y Cultura de la anterior alcaldía de Cali, que rescató a miles de jóvenes pandilleros. En un nivel territorial, el FOREC, que coordinó la reconstrucción del Eje Cafetero después del terremoto de 1999, es un caso de eficaz colaboración público-privada.

El más ambicioso de estos programas fue el Civilian Conservation Corps (CCC) del presidente Roosevelt en medio de la gran Depresión de los años 30 del siglo pasado. A lo largo de seis años empleó a cerca de 3.000.000 de personas, en su mayoría jóvenes, en labores de construcción de infraestructura y conservación y desarrollo de los recursos naturales en los terrenos de los parques nacionales.

El gobierno nacional debe liderar y financiar la creación de un programa similar, articulado con los gobiernos locales para su ejecución y con el sector privado para su administración.

Mauricio Cabrera Galvis

Mayo, 2021

2 Comentarios
1 Linkedin