Tarde de Poesía – Julio Hidalgo

Por: Julio Hidalgo
386 Vistas

Ante la propuesta de dedicar dos sesiones para compartir las poesías favoritas de nuestra autoría o de algún poeta preferido, nuestro grupo tuvo dos “Tardes de poesía” o “Patio de los poetas”. Se presentaron inspiraciones escritas hace muchos años o recientes, o escritas por otros poetas ‒famosos o no, familiares o compañeros jesuitas‒ a quienes admiramos y de quienes aprendimos a colocar en el papel los pensamientos y sentimientos de momentos y circunstancias especiales. En este Patio de los Poetas que iniciamos esta tarde en nuestra sección de cultura compartiremos con nuestros lectores los videos de estas muestras especiales para cada uno.

Exjesuitas en tertulia – 7 de Julio, 2022

1 Comentario

Enrique Sanchez 7 septiembre, 2022 - 10:16 am

La experiencia de una partícula de luz acogida por el amor, la salvación y el perdón aquí aparece hecha poesía, gracias a la rima de cada una de aquellas experiencias que le han permitido a Julio el “hallar a Dios en todas las cosas” que nos legó San Ignacio, una partícula de luz en la que también podemos reconocer que “somos polvo de estrellas” como diría Carl Sagan.

Semejante manifestación expresada por Julio se anuncia en consonancia con lo que tantos santos y mortales de ambos géneros nos han transmitido sobre su proximidad a Dios, a quien podemos contemplar en todas las expresiones de la creación de tal suerte que, San Pablo de la Cruz en su escrito “Flores de la Pasión » nos heredó un breve método para reconocer la presencia de Dios en diversas circunstancias:

– Dejad que todo os recuerde la presencia de Dios.
Si, por ejemplo, vas al jardín y ves alguna flor, pregúntale: “¿Quién eres tú?”
No te responderá: “Yo soy una flor”.
No, te dirá: “Yo soy una voz, yo soy un predicador. Yo predico el poder, la sabiduría, la bondad, la belleza y la prudencia de nuestro gran Dios”.
Figuraos que la flor os da esta respuesta, y dejad a vuestro corazón penetrarse, embeberse todo entero y aprender una lección de amor divino. –

Cada destello de vida tiene la posibilidad de hacer este encuentro, e incluso algunos tienen el talento para transmitirlo en poesía.

Responder

Dejar un comentario