Home Autor
Autor

Edmundo Perez Garces

Download PDF

Tengo razones profundamente inamovibles ‒por sus valores; por su grandeza humana, femenina y racial; por su heroísmo existencial y vital; por su inalcanzable altura de dignidad y compromiso con la justicia, la equidad y la paz, y por mucho más‒, tengo razones para inclinarme ante Francia Márquez, ¡ante sus ideas y ante su compromiso audaz con ellas…!

Desconcierta, pero no sorprende, la estulticia de políticos y dirigentes que continúan empujando a Colombia por el despeñadero de las polarizaciones populistas, sin importarles el catastrófico destino de su país carcomido por la politiquería y, menos les importan, los millones de vidas que se extinguen por la violencia, la soberbia, el poder, las injusticias, la corrupción, los desequilibrios, y los riesgos revolucionarios de la desesperanza hambrienta. ¡Y bien advertidos como están! ¡Desconcierta y aterra! 

¡Se les dijo, se les repitió, se les insistió…, y se les sigue repitiendo! ¡Ojalá no tengamos que recordarlo!

Entonces, ¿por cuál programa de gobierno me inclino a votar? Me quedo con la primera parte de la pregunta¿Cuál programa…?

Por lo tanto, no puedo “inclinarme ante lo inexistente”.

 tengo razones profundamente inamovibles, por sus valores; por su grandeza humana, femenina y racial; por su heroísmo existencial y vital; por su inalcanzable altura de dignidad y compromiso con la justicia, la equidad y la paz, y por mucho más, tengo razones para inclinarme ante Francia Márquez, ¡ante sus ideas y ante su compromiso audaz con ellas…!

¡Frente a su grandeza, sí me inclino! (¡Escuchen sus conferencias!)

Por la escasez de minutos, solo puedo recomendarles la historia de esta mujer en Wikipedia, y la del historiador Guillermo Zuluaga C., en quien me apoyaré más adelante.

Pues bien: evolucionaba mi aprecio por Francia Márquez ‒no por el Pacto Histórico‒, cuando leí el artículo de Guillermo Zuluaga, titulado ¡FRANCIA!

Mi intención de escribir sobre Francia Márquez se esfumó, pues hubiese sido catalogado como “plagiario…”. 

Decidí, eso sí, “pedirle prestados” a G. Zuluaga, apartes de su artículo, para exponerles lo que, quizá, no hubiera escrito tan bien… 

Escribe así, Guillermo, el 14 de febrero de 2022: 

“Se dice o se piensa en Francia y nos llegan la idea de los Derechos Humanos, de la Constitución, de la Revolución Francesa; Lucho Herrera, el Louvre…

¡A Francia le debemos tanto…!

Pero en Colombia, ahora, la palabra “Francia” tiene porte de mujer. Otra “negra grande”, ganadora en 2018 del Premio Medioambiental Goldman, Nobel por la Defensa del Medio Ambiente; integrante del Grupo Negociador de Colombia en nombre de las víctimas en el Proceso de Paz, y con un etcétera interminable… 

Esta negra hecha en el caótico y diverso Cauca y formada en la pluricultural Cali, propone que las trilladas agendas nacionales sean cambiadas por una agenda alterna de respeto al medio ambiente y a los derechos humanos, en su sentido pleno. Ella los transversaliza con los suyos. 

Para hablar de progreso, de explotación minera, primero hay que respetar las zonas reservadas y desde ahí tomar camino. Sus propuestas de paz, de derechos humanos, los mira desde sus ojos de negra, de marginal, pues los ha transpirado, los ha padecido; vienen de los labios, del cerebro y de la piel de una mujer negra. No se victimiza; al contrario, asume esto como reflexión y reto.

Francia tiene los ojos de tantos encima… Por su capacidad, su inteligencia, su valentía. Su figura y sus palabras no pasan inadvertidas. “Hija” de los espacios que abrió la Constitución del 91 y de las entrañas del movimiento social, ha puesto al país a pensar en temas alejados del centralismo del poder y ha enriquecido con su mirada, gestos y palabras la escena política nacional.

Propuestas que sintetiza como “mandatos populares”: terminar la guerra, respetar los pactos con los grupos armados y negociar con los que faltan; sembrar economías para la vida, “hay que pensar en un sistema productivo que permita estructurar el turismo ecológico, la producción agroalimentaria, y que frene la deforestación”.  Reparación histórica para los pueblos étnicos, para enfrentar el racismo estructural y garantizar la diversidad étnica y cultural; luchar contra el patriarcado y establecer la justicia de género. 

Dice que ya no es posible pensarnos como individuos, sino “pensarnos con la naturaleza, entre humanos, como una gran familia”, sacudiendo la política del letargo de los temas de siempre, haciendo un gran aporte a la democracia y a la construcción de un futuro más diverso y humano.

A lo mejor también en Colombia algún día tengamos que decir que: ¡A Francia le debemos tanto…!”.

Y concluyo: Francia Márquez es sus ideas, es su vida real, coherente y comprometida. 

Por todo lo anterior, ante la improbabilidad de que ella llegue a la Presidencia, votaré por el candidato finalista que más contenga las ideas y la vida de Francia, hechas propuestas. 

¡Viva Francia! ¡Viva Colombia! ¡Y que Dios cuide a La Negra “Marqueza”

Edmundo Pérez G.

Marzo, 2022

4 Comentarios
0 Linkedin
man, window, corona
Download PDF

La extendida y duradera pandemia del COVID-19 nos ha movido el piso, así no lo hubiéramos querido. Este relato narra la experiencia y reflexión de su autor sobre las luces y sombras del comportamiento humano en este contexto.

Esta pandemia me ha reconfirmado cuánta verdad hay en dos principios:

  1. Solo bajo presión afloran las tendencias y, 
  2. Detrás de toda decisión, siempre hay una emoción o un sentimiento.

La pandemia los conjuga y, con ello, resalta las luces y sombras del comportamiento humano individual y colectivo, impulsados por emociones y sentimientos, tales como: 

  1. La solidaridad y la cooperación, frente al individualismo y el desinterés por los demás.
  2. La generosidad y el desprendimiento, aun de los pobres, frente al egoismo y el acaparamiento de personas y países poderosos. 
  3. La integridad, a costa de sus privilegios, frente a la corrupción de los buitres pendientes de las enfermedades y de las muertes…
  4. Los abismos entre la miseria y la pobreza, frente a las cumbres de muchísimos ricos y poderosos en el mundo. 
  5. La influencia de las formas de pensar, en las maneras de sentir y de obrar, frente a las tragedias que viven los que piensan de manera diferente. 
  6. La influencia del clasismo, del racismo y de la política, para determinar la indolencia de gobernantes y dirigentes, frente a quienes son diferentes. 
  7. La soberbia y el orgullo, frente a la sencillez y el amor fraterno. 
  8. El heroísmo de tantos, que miran a los demás como seres de la misma especie, dignos de la misma atención y cuidado. De manera, emocionantemente especial, los dedicados a las batallas médicas en las mayores condiciones de riesgo posibles. La entrega de sus vidas, frente al “¡sálvese quien pueda!”.
  9. La serenidad de quienes aceptan activamente la realidad y hacen todo lo que está a su alcance, frente a la depresión y la rebeldía de los abandonados y desesperanzados…

Con base en este incompleto inventario de contrastes, reforcé la trascendencia de revisar mi forma de pensar según mis principios, valores y propósitos de vida, para confrontarla con la forma como están siendo mis formas de sentir y de actuar durante la pandemia, puesto que “si cambia la visión, cambia la vida, debo estar dispuesto a los cambios necesarios para respetar mi integridad y coherencia, mientras me esfuerzo por comprender y respetar a quienes tienen diferentes maneras de pensar, sentir y obrar.   

Edmundo Pérez G. 

Junio, 2021

7 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Para salvar un Libro del próximo “diluvio universal”, para beneficio mío y de los demás, prefiero ElKybaliónde Hermes Trismegisto: Hermes ‒el Maestro de los Maestros, el mensajero de los dioses‒, y Trismegisto ‒el tres veces grande, sabio, “el elegido por los dioses”‒, fruto del pensamiento del Antiguo Egipto (Thoth) y de Grecia (Hermes).

¿Por qué El Kybalión* es mi libro favorito?

Porque hace más de dos décadas, naufragaba en medio de una de mis mayores crisis de cambio y en el reto de decidir cómo darle sentido a mi vida cuando, de manera ¡reiteradamente inexplicable, por improbable,! en el pie de página de varias lecturas, aparecían las remisiones a un tal Kybalión, libro desconocido para mí, desde el título, con el significado de Kybernêtes, “piloto o guía”en griego.

Para saber si era cierto que “la verdad llega a los oídos cuando estos están preparados para escucharla”, tenté a la ley de la atracción, investigando aquel libro, estudiándolo, comprendiéndolo, verificándolo e incorporándolo ‒críticamente‒, a mi forma de pensar, de sentir y de ser.

¡Y, “si cambia la visión, cambia la vida”!  Y así fue: ¡cambió mi vida!

Con su aprendizaje, mis nociones eclécticas recibieron la iluminación del orden de sus Principios, por su estructura, sencillez, claridad, universalidad, veracidad, aplicabilidad, con los efectos en mí, de paz, felicidad y plenitud que se desprenden de definir la misión con sentido, de la vida.

Como iniciación a sus siete Principios, los comparto:

1. La Correspondencia, que existe entre los estados del ser y de la vida, en los diversos planos: mental, material y espiritual del cosmos. El telescopio y el microscopio se hermanan para confirmar que, “como es arriba es abajo y al contrario”, y permiten razonar y avanzar hacia lo desconocido.

2. La Vibración, “nada está inmóvil, todo vibra”: explica cómo todo es puro espíritu; desde la intensidad mental y espiritual absolutas, hasta la más ruda forma de materia aparentemente en reposo. “Lo único permanente es el cambio”. Nos permite controlar nuestras vibraciones mentales y espirituales para avanzar creativamente.

3. La Polaridad, nos explica cómo “todo es dual”: todo tiene su par de opuestos, sus contrarios, su tesis y antítesis, difiriendo solo en grados, como el calor y el frío. Por esto, podemos transmutar o cambiar, con el poder de la mente y de la voluntad, las vibraciones de odio por vibraciones de amor; la actitud negativa por la positiva, etc. Es la verdadera “alquimia”.

4. El Ritmo o la Ley del Péndulo: “como es a la derecha, es a la izquierda”; acción y reacción; avance y retroceso; creación y destrucción. Permite mantener la mente en el punto en el que queremos que esté, para conservar la estabilidad y la firmeza mental, y neutralizar la tendencia pendular que intenta arrastrarnos hacia el polo indeseado.

5. La Causa y Efecto: “toda causa tiene su efecto”. Nada ocurre por casualidad: “la suerte”, “el azar”, son nombres que le damos a una ley que desconocemos. Conscientemente, podemos dominar ‒en alto grado‒, el comportamiento, el estado de ánimo, para convertirnos en causantes, en instrumentos, en dirigentes de nosotros mismos, en vez de llegar a ser simples efectos, seres dirigidos.

6. La Generación, existe en todos los planos: “todo tiene su principio masculino y femenino”. Ninguna creación física, mental o espiritual es posible sin este principio que permite generar, regenerar y crear. Cada ser contiene en sí mismo los dos elementos.

7. EL Todo es mente, es Espíritu: “El Todo es la realidad sustancial” detrás de todas las apariencias, como la del universo material. Es la Energía. Es la Mente infinita y viviente, en sí misma indefinible. En Él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Nada hay por fuera del Todo: por lo tanto, somos manifestaciones del mismo y único Todo.

Vivir impregnado de estos Principios es tener, clara y prácticamente, la manera de gerenciar la propia vida para cumplir, felizmente, con su misión con sentido, definida conscientemente.  Por todo ello y mucho más, El Kybalión es el libro favorito que prefiero salvar.

Y si usted está leyendo o escuchando esto, es posible “que tenga los ojos o los oídos preparados para mirar o para escuchar la verdad”.

Gracias por ser, estar, sentir y vivir ¡aquí y ahora!

* Trismegisto, Hermes (Los Tres Iniciados) (2015). El Kybalión. Estudios sobre la Filosofía Hermética del Antiguo Egipto y Grecia. Bogotá: Editorial Solar.

Nota: “Los Tres Iniciados” son, posiblemente, tres investigadores que recopilaron los antiquísimos Principios contenidos de este libro.

Edmundo Pérez G.

Mayo, 2021

4 Comentarios
0 Linkedin