Home Tags Posts tagged with "HISTORIAS PARA PENSAR- (4)"
Tag:

HISTORIAS PARA PENSAR- (4)

Download PDF

Son historias recogidas en los libros, en la calle, en Internet, en el hogar. Son historias que enseñan, que ponen a reflexionar. Positivas, didácticas, impactantes. No es posible identificar a todos los autores, así que en este sentido hay que dar excusas. Pero las historias valen la pena.

Continúan…

11. Obras son amores  

Un viejo carpintero estaba listo para retirarse. Le comunicó a su empleador acerca de sus planes para dejar su trabajo en la industria de la construcción de casas y vivir más placenteramente con su esposa y su familia. Extrañaría su salario pero quería retirarse.  

El empleador estaba triste de ver que se le retiraba un buen trabajador y le pidió como favor personal que construyera una última casa. El carpintero le dijo que sí pero con el tiempo se vio que su corazón y su esfuerzo no estaban en el trabajo. No hizo bien su labor y seleccionó materiales de baja calidad. Cometió errores que nunca había cometido. Fue la peor casa que había construido en su vida. Cuando el carpintero terminó su trabajo y el empleador vino a inspeccionar la obra, le abrió la puerta al carpintero, lo invitó a seguir y le dijo:  

“Esta casa es tu casa, es para ti como regalo por tu retiro”  

(Del libro La culpa es de la vaca

12. El valor del trabajo  

Un niño entró a una heladería y preguntó a la mesera cuánto valía un helado normal. Tres mil pesos, le contestó la mesera. El niño sacó unas monedas y contó. Luego le preguntó a la mesera: ¿Y cuánto vale el helado más barato? Dos mil quinientos, replicó la mesera, el niño pidió uno de mora y se lo comió rápido. Cuando la mesera recogió la mesa encontró al lado de la servilleta el pago del helado y una propina; juntos hubieran pagado el helado normal…  

(Autor desconocido)  

13. Mal juicio  

Va una señora al parque con su enorme cartera colgada al hombro. Antes de sentarse en la banca a leer el periódico compra una bolsa de roscas. Se sienta a leer y al rato llega un caballero y hace lo mismo, se sienta a leer un libro. De repente, el caballero estira la mano y saca una rosca de la bolsa. La señora se disgusta pero no le dice nada. Ella toma una rosca también. Luego el señor toma otra rosca y se la come. Ella está que pita de la furia y piensa que es un señor descarado, cínico, grosero, abusivo, indecente, maleducado. Al rato, sólo queda una rosca. El hombre la toma, la parte en la mitad y le da su pedazo a la dama.  

Ella lo recibe y se queda muda de la ira. ¡Qué indecencia y atrevimiento!   

El caballero se levanta y se marcha. La mujer se queda meditando su rabia. Cuando termina el periódico, ella se levanta, toma la cartera y observa que adentro se encontraba la bolsa de roscas que ella había comprado.  

(Gonzalo Gallo G)  

14. Una piedra en el camino  

Un rey se encontró en una carretera con una enorme roca que bloqueaba la vía.  

Sin decir nada se ocultó a la vera y esperó para ver la reacción de los ciudadanos. Algunos simplemente rodearon la roca y se alejaron, otros maldijeron al rey por el mal mantenimiento de las vías. Al rato, pasó un campesino con un bulto de verduras. El campesino se detuvo y con gran esfuerzo movió la roca a un lado del camino. Para su sorpresa encontró, al lado de la roca, una bolsa con monedas de oro y una nota del rey diciendo que quien moviera la roca se hacía merecedor de esa recompensa. El campesino se alejó pensando que los obstáculos son una oportunidad para mejorar en la vida.   

(Leyenda oriental)  

15. El gran sacrificio  

Una niña de 10 años estaba postrada en la cama de un hospital, víctima de una extraña enfermedad. La única forma de recuperarse era mediante la transfusión de sangre de su hermanito de cinco años quien había sobrevivido al mal, desarrollado en su cuerpo las defensas. El médico le explicó la situación al pequeño y le preguntó si estaba dispuesto a donar sangre para su hermanita. El niño lo pensó un momento y respondió que si eso salvaba la vida de su hermana, él daría la sangre.  

Cuando se realizaba la transfusión y se encontraba al lado de su hermana, con voz temblorosa el niño preguntó: ¿Ya casi me empezaré a morir?  

El niño había malentendido al médico y pensaba que tenía que donar toda su sangre. Este niño, sin duda, será un hombre de éxito.  

(Padre Gustavo Vélez)  

16. El león y los tres toros  

Una vez, tres toros estaban paciendo en un prado. Oculto tras unos matorrales acechaba un león, pero no se atrevía a atacarlos porque estaban los tres juntos. Pensó emplear la astucia y acercándose comenzó, con pérfidas insinuaciones, a fomentar la desconfianza entre ellos. La estrategia tuvo pleno éxito: los tres toros empezaron a mirarse con recelo y al poco rato se fueron apartando uno de otro, esquivándose deliberadamente y paciendo cada cual por su cuenta. No esperaba otra cosa el león. Se arrojó sobre el primer toro, luego sobre el segundo y finalmente sobre el tercero y los destrozó.  

(Enciclopedia UTHEA para la Juventud)  

José Samuel Arango

Mayo, 2024

1 comentario
2 Linkedin