Votar con ojos abiertos

Por: Jesus Ferro Bayona
309 Vistas
smile, cool, best-3233682.jpg

Hoy tenemos plazo hasta las cuatro de la tarde para votar con ojos abiertos para presidente de la República. 

Según fuentes periodísticas, la intención de votar en blanco bordea el 5 %, lo que no es poco sobre una población de 39.9 millones de colombianos habilitados para votar. Se dice que el voto en blanco es una forma de protesta o de expresión de inconformidad con ambos candidatos y hasta con la democracia que tenemos. No obstante, el voto en blanco no tiene un efecto jurídico. 

Otro punto de vista es votar pensando en la nación que uno sueña. Un sueño que lo representa a uno: querer un país con futuro. Uno de sus pilares es la educación para todos, en lo posible gratuita o con financiamiento estatal creciente en los cuatro años que siguen. 

Uno desea una nación en crecimiento económico y con igualdad de oportunidades. Uno anhela un país con seguridad, en el que todos cabemos. Pienso, al desgranar esos anhelos, en las propuestas que salieron de las conversaciones que 5000 personas de seis universidades de diferentes regiones del país mantuvieron entre 2021 y 2022. Una vez comenté esa especie de mandatos que responden a un sueño de nación.

En un día tan especial como hoy domingo de elecciones vale la pena recordar: 

(1) Hacer un nuevo pacto por la educación. El 98 % de las conversaciones señaló la necesidad de cambiarla o mejorarla, pues ve la educación como uno de los principales medios para lograr un país más equitativo, sobre todo si se pone en el centro la formación para el ejercicio de la ciudadanía. 

(2) Cambiar la política y eliminar la corrupción. El 72 % de las conversaciones sobre política y el 94 % sobre corrupción puntualizaron la necesidad de cambiar la forma como el país asume esos retos, pues ven la política como medio para garantizar los derechos y la corrupción como el principal obstáculo, además de proponer más participación y representación con ejercicios de formación ciudadana, y modificando las reglas del juego, sin trampas ni violencia. 

(3) Transformar la sociedad por medio de la cultura: fue el tema más conversado, aunque no parezca. El 63 % habló de cambiarla, el 17 % de mejorarla, el 20 % de mantenerla.

Esta transformación se daría por medio de la eliminación de la corrupción o de la cultura de la viveza. 

(4) Cuidar la biodiversidad y la diversidad cultural. El 80 % argumentó que había que protegerlas. Ambas, biodiversidad y diversidad cultural, engloban las tradiciones y las diferencias en un país que es de regiones.

 (5) Construir confianza en lo público. Aunque menos del 30 % desconfían del Congreso y Presidencia, y otros actores políticos, más del 80 % tiene mucha más confianza en la academia, las organizaciones sociales y los jóvenes. 

(6) Proteger la paz y la Constitución: la primera asegura la convivencia y la seguridad, y la segunda garantiza libertad, democracia y justicia.

Yo creo en esos anhelos, en esa nación soñada, que más de 5000 mil jóvenes plasmaron de cara a las elecciones en las conversaciones que cité. Convendría tenerlos en cuenta a la hora de votar hoy. 

Jesús Ferro Bayona

Publicado en El Heraldo (Barranquilla)

Junio 2022

Dejar un comentario