Un año escolar raro

Por: Francisco Cajiao
887 Vistas
boy, student, mask-5693669.jpg

El virus no puede seguir siendo la excusa para privar del derecho a la educación presencial a cientos de miles de niños. Comienzan a observarse secuelas del largo período de aislamiento y virtualidad al que fueron sometidos los estudiantes en sus diversas etapas de desarrollo.

Llegó diciembre y los estudiantes están en vacaciones desde hace un par de semanas, después de un lento y extraño período de transición a la presencialidad escolar.

Este fue otro año traumático para la educación del país. Muchos maestros de colegios privados que retornaron en febrero tienen la impresión de que los chicos regresaron a media marcha y que buena parte del año se les fue en un proceso de readaptación. El asunto de la alternancia resultó complicado, pues eso de atender a cada quien como mejor le pareciera, organizar los turnos, vigilar las medidas sanitarias, aplacar los miedos de las familias y ocuparse de ajustes logísticos no permitió centrarse en el proceso académico de la forma como siempre se había hecho.

De manera anecdótica comienzan a observarse secuelas del largo período de aislamiento y virtualidad al que fueron sometidos los estudiantes en sus diversas etapas de desarrollo, desde el jardín infantil hasta el final del bachillerato. Ya se conocen datos preocupantes de salud mental, que incluyen pensamientos y acciones autodestructivas, como suicidio, trastornos alimentarios, depresión y autolesiones, pero en la cotidianidad de los colegios se observan otras manifestaciones que no llegan a los consultorios y estadísticas.

Estudiantes que en sus casas se acostumbraron a apagar sus cámaras y silenciar sus micrófonos para hacer otras cosas mientras los profesores hacían las clases por computador vieron a comienzos del año la alternancia como la opción de elegir arbitrariamente cuándo ir al colegio o quedarse en su casa, mientras las familias exigían que se los atendiera en la finca o en el exterior mientras hacían un viaje de vacuna. Al regresar, de forma regular, en el segundo semestre mostraban más resistencia a entrar a clases y ajustarse a las rutinas. Pero ese no es el problema, sino el síntoma de algo a lo cual todavía no se sabe bien cómo reaccionar. Se añaden manifestaciones de agresividad, desmotivación, irritabilidad y apatía frente al trabajo escolar que escapan a la estadística, así como mayor tendencia al consumo de sustancias.

La peor parte la han llevado los millones de niños de los colegios oficiales, pues su regreso a las aulas ha sido lento y tortuoso. En realidad, el año terminó con un alto porcentaje de ellos que no estuvieron ni un día en su escuela, mientras el resto asistieron dos o tres días a la semana a partir de agosto. En municipios que hicieron un enorme esfuerzo por reabrir los colegios y tener todas sus instituciones funcionando, han detectado una deserción cercana a 20 %. Donde los gobernantes locales han sido menos diligentes y se han demorado las inversiones la situación es peor y más de 50 % de los estudiantes pasaron el año escolar en blanco. No sobra decir que suelen ser los más pobres, los que están más aislados y los que no tienen ninguna conectividad.

No obstante los estudios de organismos como la Unesco, la Cepal, Human Rights Watch yla Ocde ‒y varios miles de artículos académicos‒, sigue habiendo quienes se resisten al pleno retorno a las aulas hasta no cumplir no sé cuántas condiciones. A lo que ya se sabe desde 2020 sobre el menor riesgo de enfermar y morir de la población infantil, a pesar de los picos que ha tenido la epidemia en diversos sitios, se añade el avance notable en la vacunación tanto para los maestros como para los mismos estudiantes.

El virus ya no puede seguir siendo la excusa para privar de este derecho a cientos de miles de niñas, niños y adolescentes. Eso, desde luego, no significa que el problema de infraestructura y servicios públicos de las instituciones escolares esté resuelto y que se deba trabajar para resolverlo, pero no justifica que se condene a las poblaciones más pobres al aislamiento y la ignorancia.

Ojalá el próximo año haya un regreso pleno y optimista a los colegios que permita en lo posible recuperar el tiempo perdido y el daño social causado.

Francisco Cajiao

Diciembre, 2021

Dejar un comentario