¿Ucrania neonazi?

Por: Jesus Ferro Bayona
661 Vistas
flag, ukraine, war-7036018.jpg

El gobierno ucraniano está encabezado por un líder demócrata, que es judío, lo que contradice el motivo de depuración que Putin alegó, sumado al que también esgrimió diciendo que en Ucrania se estaba cometiendo un genocidio contra la población rusa que habita la parte oriental del país que limita con Rusia.

Desde que empezó la invasión rusa a Ucrania las noticias destacaron que uno de los motivos que tuvo Vladimir Putin para ordenarla era la desnazificación del antiguo país de la desaparecida Unión Soviética. Aunque suena extraño, el término ya había sido acuñado por el Pentágono estadounidense y se convirtió en una iniciativa de los ejércitos aliados tras la victoria sobre la Alemania nazi en 1945.

En ese momento se referían a una depuración de los restos de nazismo que aún quedaban después de Hitler. El concepto de depuración lleva a pensar en primera instancia en que algo que está sucio o impuro se somete a la limpieza, como ha sucedido tantas veces a lo largo de la historia en procesos políticos como el del régimen franquista en España para purgarla de los residuos del partido republicano opositor. 

Donde la palabra “depuración” suena más acorde con sus raíces etimológicas es en lo religioso; por eso, se recuerda más fácilmente porque está ligada a los tribunales de la Inquisición que buscaron purificar al pueblo cristiano de las desviaciones de la única fe, castigando a los herejes incluso con la hoguera. El fuego ha sido desde épocas milenarias el mejor purificador entre todos los elementos naturales.

En la guerra que se inició hace poco más de un mes contra Ucrania en nombre de la liberación y desnazificación se buscaba justificarla haciendo creer que el país estaba dominado por un gobierno y un partido neonazi, como sucedió cuando los aliados invadieron la Alemania de Hitler. Pero no es cierto. El gobierno ucraniano está encabezado por un líder demócrata, que es judío, lo que contradice el motivo de depuración que Putin alegó, sumado al que también esgrimió diciendo que en Ucrania se estaba cometiendo un genocidio contra la población rusa que habita la parte oriental del país que limita con Rusia.

Lo anterior no quiere decir que en Ucrania, como en muchos países de Europa y del mundo, no existen grupos neonazis, organizados inclusive como partidos. En Alemania existe hoy un partido neonazi, el NPD ‒por sus siglas en alemán‒, que desde hace años se expresa públicamente como pasó cuando el escritor y premio Nobel Günter Grass publicó un poema lamentando que Israel poseyera bombas nucleares e invitando al mundo a que lo impidiera, lo que provocó las protestas del gobierno israelí que lo interpretó como un acto antisemita, pero arrancando aplausos de los grupos neonazis alemanes. En octubre de 2004, la comunidad judía de Francia denunció la profanación con símbolos nazis de 90 tumbas judías en la región de Alsacia, con lo que ya sumaban 400 tumbas profanadas ese año. 

Se sabe en el país galo que cada cierto tiempo grupos neonazis “cabezas rapadas” cometen parecidos actos de violencia, de la cual no escapan tumbas católicas. Han ocurrido casos similares en Estados Unidos, donde existen partidos neonazis, y en Argentina contra comunidades judías. La violencia motivada por odios antisemitas es tan preocupante como la actual contra el supuesto neonazismo ucraniano. La violencia, venga de donde venga, es inadmisible.

Jesús Ferro Bayona

Publicado en El Heraldo (Barranquilla)

Abril, 2022

4 Comentarios

EDUARDO JIMENEZ 11 abril, 2022 - 9:35 am

He escuchado, y leido, varios argumentos tratando de justificar la invasión rusa a Ucrania, como el que estaban asesinando rusos, e incluso rumanos y gitanos. Podría ser verdad, pero la solución no es el bombardeo indiscriminado en el que han perdido la vida tantos inocentes.

Responder
Jesus Ferro Bayona 11 abril, 2022 - 8:15 pm

El bombardeo con el que han eliminado y hecho desplazar a millones de ucranianos es infame.
Y quien lo ordena es un individuo sediento de poder y dominación.Cuánta irracionalidad y salvajismo.

Responder
Hernando+Bernal+A. 11 abril, 2022 - 4:52 pm

Chucho: yo siento que Putin es un ajedrecista consumado que pone jaque a la Reina (Otan), sabiendo que el jaque al Rey sería la destrucción de los dos contendientes (Occidente y Rusia). El miedo al holocausto atómico es el gran disuasivo, por lo que Rusia continuará asesinando y esperando, con la conciencia clara y la esperanza que a largo plazo el juego va a terminar en tablas, si bien para Rusia con una ganancia en cuanto ya el Mundo no va a depender de los USA obrando como gendarmes, dictando las leyes y estableciendo las tendencias. Ciertamente es el comienzo de un nuevo orden mundial, en el cual China va a actuar como árbitro, utilizando su poder, su sabiduría milenaria y su peso como potencia económica. No es una era de cambio sino el fin de una era hegemónica. Dios quiera que no les dé por jugar el jaque mate porque sería entonces la muerte de una generación humana. Gracias por tus escritos y comentarios. Saludos. Hernando

Responder
Jorge Luis Puerta 11 abril, 2022 - 6:05 pm

La mentira, la no-verdad, la oscuridad, siempre estarán a la base de cualquier guerra. Hay que andar alertas para iluminarlas…

Responder

Dejar un comentario