Categorías
Actualidad

¿Transición en Venezuela?

Distintos informes sobre la situación en Venezuela documentan declive socioeconómico, alarmante pobreza, aguda crisis democrática y humanitaria con aumento de sus repercusiones, que se ven en el masivo desplazamiento poblacional.

Distintos informes sobre la situación en Venezuela documentan declive socioeconómico, alarmante pobreza, aguda crisis democrática y humanitaria con aumento de sus repercusiones, que se ven en el masivo desplazamiento poblacional.

Así lo señala la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), en la novena Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) 2023 que muestra una dramática realidad: 82% de hogares no tienen alimentos básicos, 51,9% de la población se encuentra en pobreza multidimensional y año tras año crecen graves problemas: de ingresos, educación (aumenta la escolaridad, disminuye la cobertura), salud, empleo, vivienda, servicios colapsados y aumento de la migración interna y externa[1].

Mientras eso sucede, Nicolás Maduro se aferra al poder, incumple acuerdos, trata de neutralizar la competencia política restringiendo al máximo el voto en su contra, y esto le plantea enormes desafíos a los opositores. Así lo veremos en las tres partes de este artículo.

Incumplimiento del Acuerdo de Barbados

Ese acuerdo -firmado el 17 de octubre 2023 por el gobierno de Maduro y partidos de oposición agrupados en la Plataforma Unitaria Democrática (PUD)- incluía nivelar las condiciones electorales hacia los comicios de 2024-2025; pero el régimen imperante lo ha incumplido con interferencias y restricciones al inhabilitar para ejercer cargos públicos, a candidatos opositores como María Corina Machado y Henrique Capriles. Insólito que ninguno de los poderes públicos venezolanos haya pedido al menos explicación sobre esas medidas, o convocara a la oposición afectada para que ejerza el derecho a la defensa; tratan de mostrar que el régimen es inamovible y que cualquier intento de sustituirlo está condenado al fracaso.

Al día siguiente de la firma del Acuerdo de Barbados, el Departamento de Estado de Estados Unidos lo apoyó, notificó que levantaría temporalmente algunas sanciones impuestas a Venezuela; autorizó transacciones petroleras, gasíferas, auríferas, y eliminó la prohibición sobre el intercambio secundario de ciertos bonos soberanos venezolanos, así como de deuda emitida por la estatal petrolera PDVSA. La licencia que levanta las sanciones a los sectores del petróleo y gas expira a los seis meses, con la advertencia que sólo se renovará si el gobierno venezolano cumple con el acuerdo electoral y libera a los presos políticos estadounidenses y venezolanos.

El régimen chavista-madurista viola el Acuerdo de Barbados al no garantizar elecciones libres; al tratar de impedir que opositores o chavistas disidentes aspiren a un cargo de elección popular; al apresar opositores, algunos de ellos colaboradores de la candidata Machado. Además, varias sedes de diversos partidos políticos fueron marcadas con el slogan “furia bolivariana”, el nombre del plan cívico-militar-policial anunciado como estrategia de persecución a lo que llaman “intentona terrorista”. Por todo eso, Estados Unidos revisa la posibilidad de actualizar la política de sanciones al régimen de Venezuela.

La oposición venezolana solicita a Noruega, país facilitador del proceso de negociación y al resto de países acompañantes, denunciar la violación del Acuerdo de Barbados y pide a los presidentes de Colombia, Francia, Brasil, hacer lo que sea posible para que el gobierno de Maduro cumpla ese Acuerdo, garantizando un real proceso electoral y termine la represión contra actores sociales y políticos.

Complicadas campañas electorales

El 16 de marzo, voceros oficiales proclamaron a Maduro como candidato para un tercer periodo, segunda reelección, y dan datos estrafalarios sobre esa escogencia. Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido oficialista PSUV, dijo que celebraron 317 187 asambleas para escoger candidato presidencial, otro dijo que recogieron cuatro millones de firmas[2]. Pero como muestra la movilización social por todo el territorio venezolano, la gente se manifiesta contra el régimen imperante y a favor del cambio.

La oposición tiene el desafío de organizarse y unirse, para una elección que supere al régimen ineficiente, corrupto, transgresor de la ley, violador de la constitución y de los derechos fundamentales, que deja enormes daños patrimoniales[3].

La PUD denunció que el régimen imperante viola hasta el cronograma electoral que lanzó, incumple los estrechos plazos y no respeta la ley al sacar del juego democrático a quienes pueden derrotarlo, y maniobrar para impedir que se exprese el deseo mayoritario de cambio[4].

En ese complicado contexto, debe construir con sus miembros, una estrategia unificada pues las elecciones presidenciales en 2024, y las regionales y locales en 2025, generan oportunidades para redefinir la situación nacional. Gerardo Blyde, jefe de la delegación de la PUD en los diálogos con el chavismo, ratificó que la coalición se mantendrá en la ruta opositora, y que siguen luchando para lograr condiciones electorales que abran una transición pacífica a la democracia[5]. Cualquier alternativa debe fomentar la no violencia, el diálogo sobre las diferencias políticas, para que su trámite democrático y electoral sea un vehículo fundamental de construcción de convivencia pacífica, amplio bienestar y prosperidad.

Opositores ante desafíos electorales

Ante la inhabilitación de candidatos, como no hay posibilidad de modificar las fechas y decisiones del régimen dominante, quienes han mostrado fuerte deseo de cambio, han estado debatiendo sobre qué debería hacer María Corina Machado. Si al aceptar un/a sustituto/a, eso no terminaría siendo visto como que asume la inhabilitación, y beneficiaría a Maduro. Otros señalan que aunque ella obtuvo cerca de 3 millones de votos en la primaria opositora del 22 de octubre 2023, si aspira a ser la líder de la oposición, su candidatura no puede convertirse en un punto de honor, al precio de perder una oportunidad para lograr un cambio político a través de los votos. Que ella necesita ser más que la candidata presidencial sobre quien pesa una medida de inhabilitación injusta e inconstitucional; y dado que son ínfimas las posibilidades de inscribirse ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) como candidata a las presidenciales, la dirigente de Vente Venezuela tendría que asumir el liderazgo de la oposición para conducir la mejor estrategia que haga posible el cambio[6]. Varios han mostrado que con esos altos desafíos en esta elección presidencial, es esencial la participación masiva, y ver que en Venezuela

las elecciones son un momento crucial no para acusaciones y recriminaciones entre oficialismo y oposición.

Finalmente, el 22 de marzo, la oposición bajo el liderazgo de María Corina Machado, escogió a la profesora Corina Yoris como la candidata presidencial de la PUD -quien fue miembro de la Comisión Nacional de Primarias, y que al momento del anuncio de su candidatura no aparece inhabilitada en la web del CNE.

Opositores han llamado a convertir esta elección presidencial en oportunidad para que el régimen chavista y la oposición construyan un Pacto de Convivencia Pacífica, cesen lo que conduce a una espiral de odios y afanes de venganza, y en cambio se den mutuas garantías[7]. Que el chavismo desmonte las inhabilitaciones, restricciones electorales, persecuciones, impedimentos, encarcelamientos, etc., y que la oposición no permita que primen las ambiciones personales por sobre el interés general, que logre una candidatura de consenso capaz de ganar, que los liderazgos convenzan al descontento social de votar masivamente para que el enorme rechazo al gobierno por la vía electoral abra una pacífica y democrática transición, que le dé garantías políticas al chavismo-madurismo, así salga derrotado.

Muchos venezolanos están mostrando que para lograr negociar un acuerdo nacional por la reconstrucción de la democracia, las fuerzas opositoras deben fomentar su articulación para construir alternativas y evitar que cualquier intento de solución exacerbe la situación y que el régimen de Maduro lo aproveche para legitimar su actuación y aferrarse aún más al poder.

Socorro Ramírez

Artículo publicado en Razón Pública.com

[1] https://www.ucab.edu.ve/guayana/encovi-2023-los-hallazgos-mas-destacados-sobre-las-condiciones-de-vida-de-los-venezolanos/ [2] https://www.eluniversal.com/politica/177235/psuv-proclama-este-sabado-a-nicolas-maduro-como-su-candidato-a-las-presidenciales 16/03/2024 [3] https://www.elnacional.com/opinion/cuenta-regresiva-para-la-salida-de-maduro-y-su-heredada-revolucion/ [4] https://www.elnacional.com/venezuela/plataforma-unitaria-denuncia-que-el-cne-viola-su-propio-cronograma/ [5] https://efectococuyo.com/politica/blyde-dice-que-no-sera-candidato-y-ratifica-que-seguiran-en-ruta-electoral/ [6] https://efectococuyo.com/politica/maria-corina-machado-trascender-candidatura-liderazgo-lopez-maya/#:~:text=L%C3%B3pez%20Maya%20no%20da%20por,pactado%20en%20octubre%20de%202023. [7] https://efectococuyo.com/opinion/elecciones-el-28-de-julio/?utm_medium=email 15mz2024 Oscar Doval https://razonpublica.com/author/rp/

Por Socorro Ramirez

Líder estudiantil graduada en Historia (Universidad Pedagógica). Dirigente social, sindical y política. Candidata de la izquierda a la presidencia de la República. Miembro de la Comisión de Paz de Belisario Betancur. Obtuvo maestría, doctorado y posdoctorado summa cum laude en Relaciones internacionales en la Sorbona. Investigadora y docente del IEPRI (Universidad Nacional). Mediadora de paz Uribe-Correa (Ecuador) y Uribe-Chávez (Venezuela) y miembro de las Comisiones fronterizas binacionales. Negociadora con el ELN. Gestora de organizaciones que buscan la paz en Colombia, la democracia en Venezuela y mejores relaciones entre los dos países. Autora de varios libros e innumerables artículos sobre fronteras, relaciones binacionales y el ELN. Profesora emérita de la Universidad Nacional.

3 respuestas a «¿Transición en Venezuela?»

Socorro, esperamos que se realice en Venezuela el dinamismo histórico de:
– Desarrollo, Progreso, Superación, Evolución… (más pasado)
– Decadencia, Desmoronamiento, Degradación, Descomposición… (más presente)
– RECUPERACIÓN, RESTAURACIÓN, RESTABLECIMIENTO, REDENCIÓN… (más tarea, esperanza)

Aunque el bien documentado artículo de Socorro tiene fecha de hoy 28 de junio, creo que originalmente debió haber sido publicado hace ya unas semanas, pues solo llega hasta la candidatura de Corina Yoris.
En este momento tenemos la curiosa situación de una “no-candidata”, María Corina Machado, haciendo una agresiva y multitudinaria campaña electoral. En circunstancias normales no habria duda sobre quien saldría elegido el 28 de julio, pero el problema, y bien serio, es que Maduro y sus secuaces no tienen para donde irse ni qué hacer si aceptan lo que ya parecen resultados defintivos. Esperemos con qué van a salir a fines de Julio. Saludos

Las últimas noticias indican que el Chavismo está empezando a resquebrajarse y algunos dentro del sistema se están moviendo al candidato opositor. Parecería la única forma que se de un cambio. Se teme que de seguir Maduro se aumente el numero de refugiados en Colombia lo cual empeoraría nuestra situación fiscal ya maltrecha. Esperamos lo mejor sin tener como prepararnos para lo peor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil