Home Tags Posts tagged with "¡Qué bien responde Francisco!"
Tag:

¡Qué bien responde Francisco!

Download PDF

Responde Francisco fue un foro donde jóvenes de diversas nacionalidades y condiciones, compartieron con el Papa. 

El comienzo se caracterizó por un ambiente en donde los jóvenes se mostraban nerviosos, halagados y ansiosos para terminar con miradas de gratitud y cariño hacia la bonhomía de un hombre que sabe escuchar y generar confianza e informalidad.

El hielo lo rompió una joven preguntándole cómo se sentía de la rodilla, luego otro indagó si tenía salario como Papa, otra le preguntó sobre su familia y finalmente otra joven quiso averiguar sobre su manejo de las redes sociales.  Las respuestas surgían con el mismo porte de espontaneidad y candidez: sí la rodilla duele; éramos cinco hermanos y ya solo quedamos dos; tengo salario que comparto con entidades que lo necesitan y finalmente, no manejo redes sociales, pero busco mantenerme bien informado en reuniones como esta y mi Twitter lo manejan mis secretarios.

Antes de comenzar a detallar el contenido del encuentro quisiera resaltar la video producción del evento en que inicialmente presentaban la sencillez de la vida del Papa; la informalidad de los participantes en donde intercalaban intervenciones de los jóvenes con escenas de su vida particular. Era un formato ágil y entretenido, desde mi perspectiva, y de muy buena producción técnica.

Percibí que las intervenciones fueron muy bien programadas, preparadas minuciosamente con antelación, entre los participantes y los organizadores del evento, con el fin de abarcar una variedad de temas. Se trataba de plantear problemáticas de valor para la juventud, sin el propósito de profundizar en ellas, ni tampoco de llegar a conclusiones en temas controvertidos. Eran cuestiones expuestas con profundos sentimientos de inconformidad, la mayoría de ellos, pero con una gran carga de vida.

Los participantes plantearon nueve temas; el único repetido fue el de los inmigrantes, los demás fueron el ateísmo, la consejería positiva de la Iglesia en una situación de una joven con problemas, el aborto, la pederastia, la mujer como sacerdotisa y papisa, el comportamiento sexual binario, las redes sociales, la pornografía, la fe y la dificultad de vivirla. El 55% de los asuntos tratados se relacionaron con temas sexuales o de género.

La cámara enfocaba de cerca a Francisco y mientras los jóvenes esbozaban sus inquietudes, se advertía una cara de bondad y una actitud de escucha sincera. Sus intervenciones eran de apoyo a quienes eran superados por las emociones y tenían dificultad para continuar. Las participaciones de Francisco se caracterizaban por la comprensión, la benevolencia y la tolerancia.

Las intervenciones de los jóvenes estaban cargadas de argumentos sólidos, de grandes emociones y algunas lágrimas. El ambiente permitía a la juventud compartir posiciones diferentes a las de la Iglesia Católica, relacionadas con  el ateísmo, la producción de pornografía, el aborto, la exclusión de las mujeres de la jerarquía eclesiástica, el comportamiento binario a lo cual Francisco respondía con bondad y comprensión y sin dogmatismo. Tan solo tres de las diez personas que intervinieron se declararon practicantes católicos, convencidas de la bondad de su fe.

Profundizado en la temática, desde el punto de vista de mercadeo, me pareció que se escogieron temas picantes y vendedores, para un determinado público. Tal vez el mercado objetivo de la entrevista era llegar a las personas mayores de 50 años, pero que en realidad no reflejan las inquietudes que fastidian o angustian a los jóvenes, según mi experiencia en los últimos 18 años de trabajo de tiempo completo con jóvenes universitarios. Comentando esta impresión del público objetivo de la entrevista un amigo me dijo que él pensaba que la entrevista no había sido diseñada para el mercado juvenil, sino hacia un sector de la iglesia católica institucional recalcitrante y para personas mayores de cincuenta años.  

El binarismo y el homosexualismo son temas que no inquietan a la juventud. Cuando nuestros hijos tenían menos de cinco años, hoy ya en los cuarenta, y salíamos de viaje solos con mi esposa, mi hermana y su compañera los cuidaban,  los cuatro dormían juntos en la cama. La respuesta de ellos, con respecto a estos asuntos, es la misma que me dio ayer en la tarde una joven de 28 años cuando nos tomábamos un café y le pregunté: “ Cómo ves el problema del homosexualismo y el binarismo en la juventud? “. Su respuesta fue sencilla: “ No veo el problema”.  No entiende uno cómo se pueda incluir dentro de las inquietudes religiosas ni al binarismo ni al homosexualismo, ni mucho menos el por qué se las sataniza. 

La participación de las mujeres en la iglesia como sacerdotisas o papisas es una controversia que habré oído una o dos veces en la universidad, en los últimos dieciocho años y a la inmensa mayoría de la juventud este asunto no le quita el sueño. Parece ser un asunto controvertido dentro de la iglesia católica, el cual podría generar un cismo interno, como se evidenció recientemente en el Sínodo del Amazonas.

Uno podría decir que la agenda fue preparada por una persona mayor de cincuenta años, representante de una institución encuevada en costumbres atávicas y sin mayor contacto con los desasosiegos de la juventud que enfrenta los retos de la cuarta revolución industrial. Obviamente, uno pensaría, que en la orquestación de la temática, Francisco debió haber estado involucrado.

Los temas escogidos por los organizadores, no dieron cabida a otros, como la justicia social, el medio ambiente, la corrupción y la paz, asuntos más bien cercanos a la juventud y ninguno de ellos de carácter religioso. 

Otro tema que pasó completamente desapercibido fue el del sentido de la vida, de gran importancia para los jóvenes y en donde la institución eclesial puede, supuestamente, aportarle al ser humano y a la juventud en particular. La respuesta que dio Francisco a la persona que planteó la dificultad de practicar la fe me pareció muy teórica y difusa y podría haber aprovechado para ofrecer el “ amaos los unos a los otros” como la misión de vida en el mundo actual, asunto difícil de vender en este ambiente de consumismo extremo, pero que le puede dar sentido a la vida y por supuesto a la juventud. 

Los retos que presentan las redes sociales con respecto a la interacción humana, tampoco afloraron en la entrevista. Las redes sociales con su carácter de inmediatez, deslumbramiento, manipulabilidad, están generando formas de comportamiento y caminos no andados por la sociedad, algunos de ellos con arenas movedizas. 

El desempleo generado por la cuarta revolución industrial, por las nuevas formas de contratación, por la economía gig[1], son realidades que angustian a los jóvenes, quienes no ven perspectivas confiables para emplearse. Además, la actitud de no compromiso laboral de la juventud, acrecienta las dificultades de empleo.

Los temas tratados en la charla con Francisco, parecen estar muy lejos de la problemática de la juventud actual, según mi experiencia profesional.

Preguntándole al ChatGPT cuáles son los principales problemas de la juventud actual, esta fue su respuesta: “ Los problemas que afectan la juventud pueden variar según el contexto social, económico y cultural da cada país o región. Sin embargo, a continuación mencionaré cinco problemas que suelen ser comunes en mucha partes del mundo en la actualidad”.

  1. Desempleo: dificultad para entrar al mercado laboral por falta de experiencia, lo cual puede llevar a frustraciones y a la no independencia financiera.
  2. Educación deficiente: no tienen acceso a una educación de calidad, aumento de la brecha digital lo que conlleva un efecto negativo para la consecución de empleo y bienestar general de los jóvenes.
  3. Salud Mental: problema que está en aumento debido a la presión académica, el estrés, la ansiedad, la depresión y los trastornos en la alimentación.
  4. Desigualdad y discriminación: por motivos de género, raza, religión, orientación sexual u origen étnico, los cuales pueden obstaculizar su desarrollo personal y profesional y contribuir a la exclusión social.
  5. Adiciones y consumo de drogas: falta de información, la influencia de grupos sociales negativos, la presión de grupo y la búsqueda de emociones pueden llevar a comportamientos de riesgo y a la dependencia de sustancias adictivas, lo que conlleva un impacto negativo en la salud física, mental y social de la juventud.

Es interesante anotar que de los cinco retos más importantes para la juventud identificados por el ChatGPT, con una gran base de estudios para analizar, ninguno está relacionado con la religión o con la Iglesia Católica.

Finalmente, creo que Francisco perdió una oportunidad de preguntarle al grupo de jóvenes por qué no consideran a la iglesia católica como una opción religiosa atractiva para ellos. 

No puede uno menos de admirar el coraje de un jefe de estado que se siente a hablar con jóvenes, que podrían ser sus biznietos, con variadas experiencias de vida en una forma tan relajante y dialogante y con tanta comprensión, de la problemática que la iglesia considera, desenfocadamente, como la problemática de la juventud de hoy. 

Definitivamente, Francisco es un gran ser humano, sorprendente y las miradas de los jóvenes, al cierre del evento, reflejaban compasión y agradecimiento hacia Francisco, un hombre que escucha y como le oí decir a alguien, podría estar en el lugar equivocado.


[1] La gig economy o economía gig se refiere a un nuevo formato para generar ingresos fuera de la idea de trabajo tradicional, en la cual una persona se encarga de realizar una tarea específica, y cobra este servicio de forma independiente.

Silvio Zuluaga

Julio, 2023

2 Comentarios
1 Linkedin