Home Tags Posts tagged with "Petro"
Tag:

Petro

retiree, pensioners, elderly-7390179.jpg
Download PDF

Se volvió a alborotar el debate sobre las pensiones tras el anuncio del presidente Petro de dar un bono mensual de $500.000 a tres millones de ancianos que no tienen pensión, para lo cual es indispensable una reforma pensional que fortalezca a Colpensiones.

Frente el anuncio del presidente de dar un bono mensual de $500.000 a tres millones de ancianos, de inmediato arremetieron los críticos, sobre todo los viudos del poder: que es una propuesta populista e irresponsable, que es el comienzo de las expropiaciones de un gobierno socialista, que le van a quitar la plata a los fondos privados y que van a dejar a los trabajadores sin pensión, y otras acusaciones de parecido tenor. 

Vamos por partes. Ante todo, hay que recordar que aunque Petro hizo esta propuesta desde la campaña electoral, no fue el primero en plantearla. De hecho, Sergio Fajardo la había hecho antes, y en su momento le reclamó a Petro que se la había tomado. 

También Fedesarrollo ha respaldado un sistema de pilares, que debe tener “un primer pilar gratuito y de cobertura universal de beneficios que entregaría un auxilio mensual de $500.000 a todos los adultos mayores de 65 años que no reciben una pensión…”. No parece, pues, una propuesta socialista ni irresponsable. 

La pregunta clave para implementar esta propuesta es de dónde sacar los $18 billones necesarios para financiarlo. En este punto las críticas son malintencionadas porque distorsionan la propuesta del presidente. Él no dijo que iba a hacerlo con la plata que está en los fondos privados, ni que iba a tomar el ahorro de los trabajadores, ni a vulnerar sus derechos adquiridos; ni siquiera dijo que esos recursos debían salir de Colpensiones. 

La propuesta de Petro es que ese subsidio debe pagarse del presupuesto nacional, pero no buscando recursos nuevos con otra reforma tributaria, sino liberando recursos que hoy se destinan al pago de pensiones. 

Para entender el esquema financiero propuesto hay que señalar que hoy Colpensiones debe desembolsar este año unos $36 billones para pagar las mesadas de 1.5 millones de pensionados, de los cuales el gobierno central aporta unos $14 billones, los ahorros de los pensionados que se han trasladado de los fondos privados otros $9 billones, y el saldo de $13 billones de las cotizaciones de los actuales trabajadores. En otras palabras, parte de las pensiones actuales se pagan con las cotizaciones corrientes de los afiliados. 

El núcleo de la propuesta es que con el sistema de pilares pasarían a Colpensiones todos los trabajadores que ganen hasta 2 o 4 salarios mínimos (ese umbral está en discusión), con lo cual aumentaría el valor de las cotizaciones y Colpensiones no necesitaría recurrir al presupuesto nacional, que liberaría recursos para pagar los subsidios a los ancianos. 

Es evidente que pagar las pensiones de hoy con las cotizaciones actuales es tirar el problema hacia adelante, pues habrá déficit cuando crezca el número de pensionados. Por eso, es necesaria la reforma pensional que aumente el número de cotizantes de Colpensiones y reduzca el valor de los subsidios a las pensiones altas para que disminuya el déficit futuro. 

Para resolver ese problema hay 20 o 30 años, mientras que el hambre y las necesidades de tres millones de ancianos no dan espera. $500.000 para un anciano que vive en la pobreza no 

es una fortuna, pero sí es una obligación ética de la sociedad que no puede abandonar a su suerte a sus ciudadanos más débiles y desprotegidos. 

Mauricio Cabrera Galvis

Septiembre, 2022

4 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Antes de las elecciones una victoria de Petro significaba el fin de la democracia, de la libertad y hasta de los valores familiares. A las 4:51 de la tarde del día la votación los nubarrones desaparecieron por arte de magia y el respeto por la democracia primó y con ello la peregrinación de apoyos al candidato elegido. 

¡Qué proceso tan voluble y acomodado el de la reciente elección presidencial! Parece que ella hubiere mutado de un ejercicio democrático a una práctica oportunista en donde todo se vale. Por lo tanto, para las elecciones se estimula un ambiente enrarecido artificialmente; se propicia la confusión en los temas tratados y se fomentan mecanismos de manipulación de la información. Es un proceso esencialmente manipulado.

1. Ambiente enrarecido

Desde el inicio del proceso electoral se fomenta artificialmente un contexto para que terminemos escondidos y atemorizados en una burbuja polarizante e irracional, combinada con hastío, cansancio y desesperanza y ahí sí estamos listos para depositar nuestro voto en la urna. Cómo es posible que después del paso por un trapiche quiebrahuesos de los cincuenta candidatos a la presidencia siguiéramos tratando a las cuatro personas que conforman las dos fórmulas presidenciales con insultos personales, con ultrajes racistas, con desprecio y palabrotas, y cuando estamos lo suficientemente entumecidos y aturdidos llega el momento de salir a decidir. Una de las dos fórmulas nos iba a gobernar por cuatro años y no se escatimó esfuerzo alguno para desacreditar y vilipendiar a la contraparte. Qué fácil y placentero es recurrir a señalamientos absolutistas y dramáticos para hablar de ricos desalmados; fin de la democracia, de la libertad, de los valores de familia.

Con el fin de destruir al otro todo se vale, sin reato de conciencia, sin compasión humana, sin ética y, tristemente para la gran mayoría de quienes diseñaron y aplicaron estas estrategias y tácticas demoledoras, mudar de posición es tan fácil como cambiar la corbata por otra de color diferente, con tranquilidad y sin ponderar la desconfianza y el desasosiego que pocos minutos atrás habían estado promoviendo con ahínco y con todos los adelantos tecnológicos de una mercadotecnia insensata.

Brincan inmediatamente preguntas: ¿cuánto o qué se cobra por ese salto mortal? Cuánto tiempo durará esta unión espontánea? ¿O es que en realidad sí se busca el bien del país?

La inmensa mayoría de quienes votamos nos sentimos frustrados, atemorizados, intimidados y/o manipulados por los conductores de las campañas “democráticas”.

2. Planes de gobierno confusos y simplistas

Se espera que un candidato responsable tenga un plan de gobierno integral y coherente. El plan del gobierno del candidato ganador, Colombia, Potencia Mundial de la Vida, contiene 54 páginas. El volumen de información compartido en una campaña es ínfimo y se reduce a temas en boga en el país en forma esquemática y simplista; por lo regular sin un plan financiero que lo haga factible y, con toda seguridad, sujeto a distorsiones por parte de la campaña contraria.

Los temas seleccionados por el candidato se presentan como un conjunto de anzuelos con diferentes carnadas para que caigan peces de las más variadas especies. Por lo regular, la decisión de una persona para votar se basa en la aceptación emocional de un tema y no contempla el análisis ponderado de todos los planes de un candidato, ni mucho menos se toma el tiempo para comparar las ofertas programáticas de la contraparte.

La falta de información de los votantes, sobre el plan de gobierno de los candidatos es crasa, a lo cual hay que añadirle los ataques del bando contrario que embadurnan y deforman las propuestas de la competencia.

Surge entonces la pregunta: realmente, ¿hay claridad en la mente de los ciudadanos sobre el plan de gobierno que propone el candidato de su elección? Siendo generosos, podría decirse que el plan de gobierno de los candidatos lo conoce adecuadamente máximo el 1 % de la población. ¿Podríamos aseverar que quienes votan conocen los programas de gobierno, su coherencia y viabilidad financiera y administrativa?

3. Información distorsionada

Los medios para divulgar los planes de gobierno son insólitos. Uno es la plaza pública en medio del sol, el sudor, la lluvia, la gritería, la venta de helados, empanadas y el ruido de las chirimías. Se vociferan hasta la saciedad estribillos pegajosos del plan de gobierno y se distorsionan tanto en forma sutil como grotesca los del candidato rival.

Otra forma de comunicar las ideas del candidato es a través de los medios escritos y hablados tradicionales, que selectiva y tendenciosamente presentan generalidades favorables a sus financiadores y distorsionan las del adversario. Por último, llega el medio más efectivo de comunicación de los planteamientos de los candidatos como es la guerra de guerrillas, es decir, las redes sociales. Esta táctica es altamente eficaz porque la recibimos cuando subimos las escaleras, estamos en una reunión o dormimos tranquilamente; puede ser personalizada y focalizada para generar miedo y pánico individual o para convertir las creencias en dogmas inmutables y excluyentes. Votamos en medio de la confusión y el precondicionamiento emocional.

4. Reflexión final: un poco de todo

En el proceso electoral que terminó hace poco, solo votó el 58 % de la población; al candidato electo lo acompañó un exiguo 31 % de los votantes potenciales; el número de personas que aportaron financieramente a las campañas fue minúsculo; el conocimiento de los programas de gobierno por parte de los ciudadanos que se acercaron a las urnas fue irrisorio; quienes manipulan el proceso son un número reducido de individuos, y los que votamos lo hicimos en un ambiente enrarecido, manipulado, fantasioso y artificial.

¿Podemos calificar este proceso como libre y democrático? Si quisiéramos aportar al mejoramiento del sistema de elecciones, con el planteamiento de un diagnóstico más realista, ¿no sería mejor que nos bajáramos de esa nube mítica, incuestionada y base de nuestra institucionalidad, de que vivimos en una democracia libre, y aceptar que operamos en un sistema oligárquico y manipulador?

Silvio Zuluaga

Agosto, 2022

3 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

La dificultad más grande que tiene el centro progresista para conformar su coalición es el interés de algunos de los partidos o movimientos de tener listas propias para el Senado y la Cámara en las próximas elecciones. No porque los candidatos necesiten del apoyo de esas listas, sino porque esos partidos necesitan de un buen candidato que las jalone.

La Coalición de la Esperanza anunció desde hace meses su propósito de presentar listas únicas para el Congreso y se ha propuesto la magnífica idea de que Humberto de la Calle sea la cabeza de la lista al Senado, lo cual sería un gran aporte para elevar la calidad del parlamento. Sin embargo, aún no se logra el consenso total porque hay intereses divergentes dentro de la Coalición.

Lo que se sabe hasta ahora es que el Polo del senador Robledo, el movimiento En Marcha del exministro Cristo y el Compromiso Ciudadano de Fajardo están comprometidos con la lista única y trabajando duro para conformarla. La división de los Verdes entre los que quieren permanecer en la Coalición y los que prefieren a Petro generó muchas dificultades, pero la decisión de dar libertad a sus militantes de apoyar al que quieran puede zanjar la discusión, aunque todavía no se sabe si algunos podrían inscribirse en la lista del Pacto Histórico.

Un problema adicional surgió con la personería jurídica del Nuevo Liberalismo y los distintos intereses de los hermanos Galán. Juan Manuel está metido de lleno en la Coalición, y las encuestas le dan el segundo lugar entre ese grupo de aspirantes a la presidencia. Pero el objetivo de Carlos Fernando es la Alcaldía de Bogotá y no le conviene estar en la Coalición con los verdes de Claudia López; además, le interesa tener listas propias, sobre todo para la Cámara por Bogotá.

El tema de las listas también era uno de los factores más fuertes que impedían la entrada de Alejandro Gaviria a la Coalición con el apoyo del partido Liberal. El objetivo inmediato de la dirección de ese partido no era tanto ganar la presidencia –lo que era muy poco probable– sino mantener una bancada parlamentaria numerosa que le permitiera negociar con el próximo gobierno, sin importar su orientación política. Es el pragmatismo político que los llevó a apoyar al gobierno actual.

La realidad es que lo que queda del partido Liberal necesitaba más a Alejandro Gaviria, que lo contrario, pues un candidato de sus calidades daría un gran impulso a sus listas al Congreso. Pero ese objetivo de tener listas propias era un gran obstáculo para entrar como partido a la Coalición y hacer parte de una lista única.

En buena hora Alejandro decidió continuar buscando un acuerdo para participar en la Coalición de la Esperanza; el conclave convocado por Juan Fernando Cristo es la oportunidad para lograrlo y para que con esa unión el país pueda tener un gobierno de centro progresista.

*          *          *

Adenda: Pasó el segundo día sin IVA y la DIAN sigue sin informar el menor recaudo tributario que generó el primero. Peor aún, todavía no se conoce el costo fiscal de los días sin IVA del año pasado. La inutilidad de estos costosos mecanismos para incentivar el consumo es evidente cuando el consumo de los hogares está creciendo a una sorprendente tasa del 20 % anual

Mauricio Cabrera Galvis

Noviembre, 2021

3 Comentarios
0 Linkedin