Home Tags Posts tagged with "Lo que “me dijo” el superior general de una orden a la que pertenecí."
Tag:

Lo que “me dijo” el superior general de una orden a la que pertenecí.

Download PDF

En nuestra tertulia de los jueves, el 15 de febrero, tuvimos el regalo de conversar con el Padre Arturo Sosa, S.J., general de los jesuitas en el mundo. A raíz de su presencia y de lo que nos dijo, algunos de nosotros hemos querido dejar plasmadas nuestras impresiones.

· El Padre general cree que nosotros valemos la pena. ¡Muchas gracias por su deferencia!

El sólo hecho de que una persona como él, llena de compromisos y tareas, nos haya dado una hora de su tiempo en la noche romana, luego de un largo viaje desde Timor a la capital italiana, nos indica su interés de respondernos las preguntas que le formulamos sobre el documento El Estado de la Compañía que nos había compartido antes. Al verlo en la pantalla, era claro que se había dado el trabajo de preparar una guía para su intervención.

Me impresionó su sencillez, su claridad para hablar sin adornos ni retóricas sobre la espiritualidad de la Compañía y de su función de superior general como “cuello” unido a la cabeza -a Jesús- con el cuerpo todo de la “mínima” y humilde Compañía de Jesús. Nos recordó su naturaleza y su esencia de fe en Jesucristo, nacida de la experiencia espiritual de San Ignacio de Loyola y de sus compañeros (compañía) en los Ejercicios Espirituales.

Los jesuitas, sacerdotes y hermanos coadjutores, tienen esto muy claro, como algo irrenunciable y como su marca propia.

· ¿Qué motivó al Padre General a hablar con nosotros? ¿Fue sólo por deferencia con un grupo de amigos del Padre Ferdi Mendoza, nuestro compañero?

Pienso, de verdad, que el padre general vio en nosotros un terreno -ojalá fértil- para lanzarnos algunas ideas o “semillas” que, como bellamente lo explicó, puedan crecer en nosotros aún lejos del sembrador. Con ellas, nos invita a ser colaboradores en la misión actual de la Compañía y de la Iglesia, de acuerdo con lo que cada uno de nosotros pueda y quiera aportar, sin importar lo que hoy somos y desde el sitio u orilla en donde nos encontremos. Todos podemos colaborar en la misión.

· ¿Hacia dónde ir?

Nos puso como ejemplo a Abraham, convocado por Dios en su edad avanzada a ponerse en camino y sin saber exactamente el rumbo que debía seguir. “Te lo iré mostrando”. Abraham hizo caso y, a su avanzada edad, se pone en camino, confiado en la invitación de un Dios que no ve. Hoy, también nosotros, ya retirados del trabajo activo, volvemos a ser invitados para colaborar con la misión que un día nos apasionó y nos motivó para unirnos en propósitos iguales, aunque todos éramos diferentes.

· Disminución de jesuitas.

Cada año disminuye en unos 300 integrantes la cantidad de jesuitas, teniendo en cuenta a quienes ingresan, los que se retiran y los que mueren. Esta preocupante disminución obliga a incorporar colaboradores para cumplir con las responsabilidades de la misión.

· La misión a la que se nos invita está expresada en las preferencias universales.

1) Mostrar el camino hacia Dios a través de los Ejercicios Espirituales y el discernimiento. 2) Caminar junto a los pobres, los descartados del mundo, los vulnerados en su dignidad, en una misión de reconciliación y justicia. 3) Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador y 4) Colaborar en el cuidado de la casa común.

Con toda sencillez nos presenta nuevamente estas grandes áreas, decididas luego de un trabajo de cinco años de discernimiento y reflexión de todo el cuerpo apostólico, que incluye a laicos y aún a no creyentes, en todo el mundo. El Papa, como cabeza de la Iglesia, las aprueba y las ratifica.

Si queremos colaborar, podemos hacerlo en cualquiera de ellas, desde nuestra situación actual, tal como somos hoy: exjesuitas o exalumnos que hemos tenido un pasado común de pertenencia a la orden o como beneficiarios de una educación que nos marcó. Sin importar cómo somos o cómo nos desempeñamos hoy: agnósticos, ateos o creyentes, si queremos, podemos colaborar.

Hoy, luego de la invitación del Padre General, quiero ponerme a disposición de la misión de la Compañía de Jesús en la Iglesia, en lo que mejor pueda colaborar, de acuerdo con lo que soy.

Bernardo Nieto Sotomayor

Marzo, 2024

2 Comentarios
0 Linkedin