Home Tags Posts tagged with "Herencia inversa"
Tag:

Herencia inversa

Download PDF

Las definiciones de herencia en el diccionario de la lengua española tienen, todas, un sentido descendente: de los padres hacia sus hijos, de lo que los seres vivos reciben de sus progenitores, de rasgos o caracteres procedentes de personas o momentos anteriores … Aquí, la tomamos en sentido inverso: herencia de los hijos para con nosotros. Son historias de mi familia, pero semejantes a muchas de las de ustedes. 

Una experiencia inolvidable, repetida, fue la sensación -indescriptible con palabras- de disfrutar del Zugspitze, el nevado más alto de Alemania, al que mi hija “nos llevó” a Elssye y a mí. Lo mismo que la visita a otros paisajes y ciudades. Esta experiencia, “herencia de mi hija” no hubiera sido posible si ella no estuviera en Alemania, en su trabajo de investigación, con el sacrificio que implica la distancia. 

Otro placer sorprendente -que experimento a los 80 de mi vida- consiste en escuchar música, por ejemplo de Mozart, en un sillón que mi hijo “me heredó”, comprándoselo a un amigo que viajaba. Esta herencia es doble, porque la música clásica ha sido una afición reforzada por el gusto y los discos de mi hijo, así como el sillón en que me reclino para oírla. 

Son sólo dos casos concretos y palpables de “herencia inversa”. 

Los libros y saberes -de Biología y Derecho, respectivamente- son también herencia de mis hijos para nosotros, sus padres.  

Ayudas en informática y otros recursos tecnológicos constituyen otro tipo de “herencia en vida”.  

Las caminatas, los paseos, los viajes impulsados, y a veces financiados por los hijos, son otras herencias valiosas.  

Hasta ropa en buenas condiciones que dejaron de usar o que no pudieron llevar consigo, y de la que los padres nos beneficiamos. 

En un ámbito más espiritual, heredamos la oportunidad de apreciar y agradecer los valores y comportamientos honestos y solidarios de ellos como adultos responsables. 

Hemos recibido otras herencias, como la de los dos cónyuges con sus familias. 

En síntesis, nos han proporcionado la satisfacción de compartir tantos sentimientos y bendiciones, como retribución quizás a los dones desinteresados que les hemos podido ofrecer. 

No puedo dejar de experimentar la herencia divina que hemos recibido, en la creación, en la comunidad humana, en la propia vida recibida por medio de los padres; en la vida de Jesús por medio de María y en su Espíritu vivo entre nosotros tras su Resurrección. 

Vicente Alcalá Colacios

Mayo, 2024

5 Comentarios
0 Linkedin