Home Tags Posts tagged with "Feria de libros que no envejecen"
Tag:

Feria de libros que no envejecen

Download PDF

¿No se podría inventar una feria de libros que no son una novedad pero a los que hay que volver sin pausa porque no envejecen?

Terminó la semana pasada la Feria del Libro de Bogotá. Leí dos versiones encontradas. Una dice que para entrar al recinto había que hacer colas interminables y que se notaba la excesiva publicidad de las casas editoriales para vender. Otra dice que la Filbo es el espectáculo más grande del mundo. Y las ferias de Fráncfort y Guadalajara en México, ¿nada qué ver? El ánimo de vender para el consumo, sin importar el mérito del libro, devenido objeto, es inquietud de muchos lectores entre los que me cuento.

Pero es válido soñar con una feria de libros sin novedad aparente. Los que son imprescindibles. En el ámbito latinoamericano hay libros de autores que no pierden vigencia. Elijo unos sin ánimo de sentar cátedra y con el peso del gusto que es subjetivo: Pedro Páramo de Juan Rulfo es una narración, si no la mejor, por lo menos una de las mejores sobre el mundo rural latinoamericano y su realismo mágico antes de que se inventara la expresión. 

A su lado está La muerte de Artemio Cruz de Carlos Fuentes, que es sin duda la historia descarnada de la Revolución mexicana contada desde la agonía de un revolucionario. 

La definición más certera de lo que es nuestro país, sí el nuestro, es del argentino Jorge Luis Borges en El libro de arena cuando en uno de sus cuentos, -en los que era un maestro- pone, en boca de un profesor colombiano ficticio, una respuesta inédita a la pregunta que le hace Ulrica: “¿qué es ser colombiano?”. “No sé, -le respondí-. Es un acto de fe”. No hay manual de historia que lo diga en tan cortas palabras. Con precisión y actualidad impresionantes, además. 

El chileno Roberto Bolaño escribió una novela a finales del siglo pasado Los detectives salvajes, que no se considera parte del canon del “boom literario” latinoamericano, pero que debería serlo por su estilo francamente vanguardista y el realismo visceral como el mismo Bolaño lo llamó a través de sus personajes. 

¿Cómo dejar de lado Rayuela de Julio Cortázar, novela que marcó la identidad de quienes, estudiando en Europa, tuvimos que buscarla para no quedar a la intemperie? En el género de las biografías, la de Barba Jacob, El Mensajero de Fernando Vallejo no tiene igual por lo bien documentada y mejor escrita.

No obstante, la reedición por Editorial Planeta de La Vorágine, de José Eustasio Rivera, al cumplirse cien años de su publicación en 1924, mereció digna celebración en la Filbo. Obra cumbre de la literatura colombiana, libro centenario con ropaje nuevo. 

¿No se podría inventar una feria de libros que no son una novedad pero a los que hay que volver sin pausa porque no envejecen?

Jesús Ferro Bayona

Publicado en El Heraldo de Barranquilla

0 comentario
0 Linkedin