Home Tags Posts tagged with "Desorden en libertad"
Tag:

Desorden en libertad

Desorden en libertad

Por Vicente Alcala
Download PDF

“Las armas os han dado la independencia, las leyes os darán la libertad”. Parece que esta sentencia del General Santander y el lema del escudo de Colombia, suscitan muchas dudas o interrogantes en la realidad colombiana. 

Leyes, orden y libertad, tres realidades que deberían caminar juntas, pero que parecen andar cada una por su lado. Las leyes y las ciencias nos hablan de orden, pero el orden de la naturaleza, con frecuencia, se rompe en la sociedad a causa de la libertad. Y hasta el orden ecológico de la naturaleza lo estamos rompiendo con el actuar humano. 

Las leyes, en general, son formulaciones que expresan regularidades que se dan en la realidad del universo o la sociedad; se descubren, se comprenden y se formulan. Las leyes son de diversos tipos o clases. Podemos decir, inicialmente, que las leyes dependen de las diversas ciencias y de los métodos correspondientes a esas ciencias

De acuerdo con cada ciencia, se puede hablar de leyes: de la lógica, leyes físicas, químicas…Las matemáticas y la lógica se llaman ciencias formales porque no necesitan ser comprobadas en objetos físicos o hechos (como las ciencias naturales) sino que dan forma y regulan las operaciones mentales; más que de leyes, se habla de postulados, principios o axiomas. 

En ciencias naturales (entre las fácticas) una ley es una descripción general y fundamental de cómo funciona el universo. Estas leyes se basan en hechos; son consistentes y aplicables en diversas situaciones y contextos, y a menudo, son expresadas matemáticamente (por ejemplo, la ley de la gravedad, la ley de la termodinámica). Ayudan a comprender y predecir el comportamiento de fenómenos naturales. Proporcionan reglas o principios que explican cómo se comportan los fenómenos naturales; no es exacto decir que las leyes gobiernan dichos fenómenos, pues las leyes son formulaciones mentales, aunque fundamentadas en la realidad que se gobierna a sí misma.

En ciencias sociales o humanas, una ley se refiere a una generalización amplia y establecida que describe una relación causal entre diferentes fenómenos o variables en un contexto específico. Estas leyes son formulaciones que intentan explicar patrones de comportamiento o interacciones sociales y a menudo se basan en evidencia empírica y en observaciones sistemáticas. No poseen el mismo grado de certeza que las leyes de las ciencias naturales. La ética o la filosofía moral se puede incluir entre las “ciencias” sociales.

En el estudio de la historia existen leyes y principios; son marcos conceptuales que ayudan a comprender y analizar eventos pasados (por ejemplo, la ley de causalidad histórica y la ley del cambio histórico).

En ciencias jurídicas, una ley es una norma o regla establecida por una autoridad competente, como un gobierno o legislatura, para regular el comportamiento y las relaciones entre las personas dentro de una sociedad… cumplen un papel fundamental en el funcionamiento y la organización de ella.

Estas leyes jurídicas y las normas éticas son las más vulnerables de todas, debido a la libertad humana. Mientras que las leyes naturales se cumplen -generalmente- de manera rigurosa, las leyes jurídicas y las éticas, se violan con mucha frecuencia y crean desorden, esclavitud y violencia.

En Colombia manifestamos constantemente que la ley es “para los de ruana” y que la corrupción está desbordada; lo que significa que la ley no se cumple por parte de muchos y que las normas morales tampoco se obedecen de manera universal. 

La máxima de Santander “las leyes os darán la libertad” habría que completarla diciendo que la libertad os dará la opción de violar las leyes. Esto es lo que ocurre con mucha frecuencia. Y la primera parte de esa máxima “las armas os han dado la independencia” habría que cambiarla en la actualidad por esta otra: las armas, en manos de muchos, esclavizan tanto a los que las usan como a los que las padecen. Aquí, el desorden parece estar “en libertad” pues, además de que campea por muchas partes, no se controla ni se sanciona. 

“Libertad y orden”: un lema, un ideal, un deseo laudable. Desafortunadamente, estamos lejos todavía de alcanzarlo. El desorden, según la ley de la entropía, es una tendencia espontánea si no hay una fuerza o dinamismo que la corrija. En nuestra sociedad colombiana, reina el desorden en muchos sentidos y a todos los niveles. La fuerza que necesitamos es observar y obedecer las leyes, las de la naturaleza, las jurídicas, las éticas.

La libertad tiene dos sentidos: uno, liberador, dejar de ser esclavos o sometidos, dependientes injustamente. El otro sentido es positivo, pero puede volverse negativo: positivo porque es una noble característica humana, la de poder escoger y decidir por uno mismo, no estar determinados necesariamente, no ser “esclavos”; pero se puede volver negativo, la libertad de escoger lo malo, decidir mal, obrar “libremente” en contra de uno mismo y de los demás. 

Nuestra sociedad, comenzando por cada uno de nosotros, necesita libertad y orden; orden en la libertad… corregir el desorden y ejercer la libertad con justicia, amor y solidaridad… y ojalá, sin tanto abuso de la libertad.

Es interesante leer, en este blog: “¿Mente o cerebro, libres o determinados?” y “Dios no crea los números ni las leyes”.

Vicente Alcalá Colacios

2 Comentarios
0 Linkedin