Supongamos…

Por: Francisco Cajiao
1187 Vistas

Muchos desarrollos de la ciencia económica se hacen a partir de supuestos que no contemplan el comportamiento de las personas. Miles de personas se afectan porque las verdades que fabrican las hojas de Excel no los representan.

Cuando estudiaba economía se contaban chistes de esos en que hay un químico, un físico y un economista en una isla desierta, con una gran lata de sopa. El físico propone aplicar un golpe con una piedra, y el químico, someterla a oxidación con agua marina, con el riesgo en ambos casos de que se derrame el contenido. Al final, el economista dice: “Supongamos que tenemos un abrelatas”. Y es que muchos desarrollos de la ciencia económica se hacen a partir de supuestos que no contemplan el comportamiento de las personas.

Ese es el problema de políticas que afectan a los ciudadanos, pero que han sido diseñadas a partir de simulaciones y complejas ecuaciones que sacan promedios, estudian tendencias y fabrican verdades. Sobre esas suposiciones se ha venido manejando la movilidad, que, junto con la seguridad, es una fuente constante de irritación de los habitantes de Bogotá.

El saliente secretario, al anunciar las nuevas restricciones, solo atinó a invocar la paciencia de los ciudadanos por los próximos años, como si la Administración renunciara a buscar mejores y más variadas soluciones al caos. No es extraño que estos mensajes hayan generado malestar. Miles de personas se sienten afectadas porque las verdades que fabrican las hojas de Excel no los representan. Todo está basado en “supongamos que el transporte público funciona muy bien y es suficiente”; “que los contratistas son eficientes y no bloquean innecesariamente las calles”; “que al cerrar carriles vehiculares, esos espacios se llenarán de bicicletas”; “que si se fastidia suficientemente a la gente, el parque automotor disminuirá”; “que el hacinamiento en buses no incrementa los contagios”, y así hasta el infinito.

La educación y la búsqueda activa de soluciones creativas son ingredientes fundamentales para hacer llevaderos los momentos difíciles, pero la verdad cotidiana es otra. Si se puede pagar para circular, mucha gente pagará y hará congestión con permiso. Además, sin centenares de policías será imposible controlar a todos los que circulen ilegalmente. Un elemento muy perturbador en el tránsito es la pésima educación de los conductores que no conocen normas elementales de convivencia en las vías. Sería interesante saber qué impacto tendría un comportamiento civilizado de los conductores, similar al que se ve en ciudades del mundo que tienen más vehículos por habitante.

Ayudaría que los contratistas contribuyeran a mitigar el impacto de las obras. ¿Por qué un andén o un tramo de ciclovía se demora como si se tratara de una gran avenida? No es la primera ciudad en la que se interviene una vía principal, pero se tendría que exigir la presencia permanente de personal que ayude a agilizar el tráfico.

Hace falta mostrar que el progreso de la ciudad es posible como un pacto colectivo en el que todos debemos poner algo, en vez de percibirlo como una batalla perpetua entre quienes administran y proponen su visión de futuro y quienes sienten que se las imponen a la brava como si se tratara de verdades inmutables.

No ayuda ver circular camiones, buses y busetas que parecen chimeneas ante los ojos impotentes de las autoridades; carros y camionetas blindadas estacionadas en cualquier parte; camiones de suministros que estacionan en horas de congestión a descargar en vías principales; ciclistas que prefieren las vías reducidas de los automóviles, teniendo su carril al lado… Las soluciones no pueden limitarse a restringir la movilidad de quienes tienen un vehículo particular.

Es peligroso para una ciudad un estado de irritación permanente, porque nadie sabe por dónde van a estallar el descontento y la desconfianza en las instituciones. Tampoco es sano suponer que la paciencia es un atributo generalizado. La educación y la búsqueda activa de soluciones creativas son ingredientes fundamentales para hacer llevaderos los momentos difíciles y crear lazos de confianza con las autoridades, cuya intención de progreso no debería estar en discusión. 

La máxima del ‘todos ponen’ construye mucha más sociedad que la de ‘impopular, pero eficiente’.

Francisco Cajiao

Febrero, 2022

Dejar un comentario