Categorías
Actualidad

Situación actual en Colombia

A los lectores del blog queremos contarles que desde hace 14 meses venimos reuniéndonos, semana a semana, en tertulias amigables, para conversar sobre muy diversos temas. Esas tertulias alimentan el blog y este aprovecha lo compartido allí.

Ante la dolorosa situación que atravesamos en Colombia decidimos manifestarnos. Por eso, les propusimos a quienes desearan hacerlo, que escribieran un texto breve al respecto.

Este artículo hace parte de la cosecha que obtuvimos.

A los lectores del blog queremos contarles que desde hace 14 meses venimos reuniéndonos, semana a semana, en tertulias amigables, para conversar sobre muy diversos temas. Esas tertulias alimentan el blog y este aprovecha lo compartido allí. 

Ante la dolorosa situación que atravesamos en Colombia decidimos manifestarnos. Por eso, les propusimos a quienes desearan hacerlo, que escribieran un texto breve al respecto.

Este artículo hace parte de la cosecha que obtuvimos.

La situación que hemos vivido en Colombia últimamente me preocupa mucho y me ha llevado a reflexionar profundamente y a buscar compromisos concretos para contribuir a superar positivamente esta realidad.

Creo con el Papa Francisco que no estamos en una época de cambios sino en un cambio de época, empezando a construir una nueva realidad hacia una mayor realización como personas y como sociedad, concretamente para nosotros la colombiana, a pesar de los acontecimientos de los últimos meses.

Todo cambio es difícil y complejo, como dice el Evangelio acerca del parto de la mujer para dar a luz un hijo, y más con la pandemia que nos ha sometido como especie, pero confío y espero que logremos un nuevo avance cuyos frutos los verán quienes vienen detrás, si ellos y nosotros nos comprometemos en esta tarea.

Personalmente oro y escucho al Papa ‒único líder mundial en este momento‒, a los pastores (Conferencia Episcopal de Colombia, arzobispos de Cali, Popayán, Medellín, Bogotá, etc.) de nuestra Iglesia, a religiosos y laicos, a cristianos lo mismo que a personas de otras religiones monoteístas. 

Acabo de publicar el libro Reflexiones que nos inspiran paz, que se refiere a alcanzar, poco a poco, la paz consigo mismo, con la sociedad y con Dios.

Además, leo y me enriquezco con las publicaciones de los jesuitas (Herman Rodríguez, el Provincial, Pacho de Roux, el presidente de la Comisión de Paz, y otros) que son un modelo de compromiso para lograr la unión, el respeto, la solidaridad y la justicia en Colombia y en este mundo.

Creo también que hay que ser críticos con la avalancha de informaciones, la mayor parte de las veces sesgadas, que pueden confundir y llevar al negativismo y la confrontación. 

Es saludable que los jóvenes vean como suyos los destinos de la patria y que se traduzca esto a nivel de las urnas, tanto como candidatos como votantes, pues la mayoría estamos cansados y desilusionados de los politiqueros y congresistas, salvo seguramente algunas excepciones.

Oremos y unámonos por nuestro país.

Julio Hidalgo

Agosto, 2021

Por Julio Hidalgo

Jesuita de 1958 a 1968. Nació en Pasto, Nariño. Estudió Humanidades y Filosofia y Letras, con especialización en Etica, en Gallarate (Italia) y en la Universidad Javeriana de Bogotá. Comenzó estudios de Teología en la Javeriana de Bogota. Hizo una especialización en el Modelo Terapéutico de Constelaciones Familiares desarrollado por el psicólogo alemán Bert Hellinger. Trabajó como docente en el Colegio Anglo-Colombiano de Bogota y fue Docente en el SENA y en las Universidades Javeriana y San Buenaventura. Hace Asesoría y terapias de Constelaciones Familiares. Lleva treinta y dos años como pareja equipo, con su esposa Cristina, en el Encuentro Matrimonial Mundial, Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil