¿Por qué aumenta la inseguridad?

Por: Mauricio Cabrera Galvis
664 Vistas
violence, gun, firearm-3289369.jpg

Ante la ola de inseguridad y el aumento de los homicidios que se experimenta en el país, la propuesta inmediata que se hace es incrementar la policía para controlarla. 

Colombia lleva años aumentando la fuerza pública, pero la inseguridad sigue creciendo. Encontrar una solución efectiva a este problema requiere tener un diagnóstico correcto de sus causas.

En Estados Unidos, donde hay un debate similar, expertos en el tema han señalado que lo que produce el aumento de la criminalidad no es tanto la falta de policía como la pérdida de confianza de la ciudadanía en las instituciones de la sociedad y, en particular, en la misma policía; al sentir que las instituciones no les resuelven sus problemas y que la policía no los protege, la gente tiende a tomarse la justicia por sus manos.

Señalan como otra causa la pérdida del sentido de pertenencia a la sociedad y del sentimiento de solidaridad con sus conciudadanos, fenómenos que se han agudizado con la polarización que alimentan las redes sociales y la pérdida de legitimidad del gobierno.

Estas son unas de las causas estructurales del problema que requieren estrategias de largo plazo, la más importante de las cuales es la que planteó Sergio Fajardo en un reciente debate sobre el tema: la educación, que es la verdadera alternativa a las políticas de la derecha de mano fuerte y represión, pues es un instrumento esencial para recuperar la cohesión social y la solidaridad ciudadana, lo cual disminuye la inseguridad y el crimen. 

Existen evidencias empíricas de que la mejora en la calidad de la educación (por ejemplo, acabando la doble jornada y aumentando el tiempo que pasan los alumnos en el colegio) disminuye la probabilidad de que los alumnos beneficiados se conviertan en delincuentes, no solo porque los capacita mejor y en el futuro pueden tener mejores oportunidades laborales, sino porque en el presente disminuye el ausentismo y la deserción escolar, lo cual reduce la exposición a ambientes criminales.

Como no es posible esperar al largo plazo para reducir la inseguridad, también hay que enfrentar las causas próximas de su incremento. Son varias, pero acá quisiera resaltar lo que en el lenguaje de los violentólogos podría llamarse las “causas objetivas de la inseguridad”, es decir, aquellos factores que inducen a más personas a robar e inclusive a asesinar para lograrlo.

Las causas más apremiantes son el desempleo y su consecuencia, el hambre. 

No conozco estudios sobre el tema, pero me atrevo a aventurar la hipótesis de que la delincuencia crece cuando la gente pierde sus ingresos y no tiene ni siquiera para hacer las tres comidas al día, como le sucede hoy a la tercera parte de los colombianos. Es cierto que hay muchos delincuentes que son sociópatas, que roban y matan casi por costumbre, con total desprecio de la vida del prójimo, pero también muchos otros lo hacen forzados por la necesidad.

Una muy católica señora octogenaria, de esas de rosario y misa diaria y múltiples actividades caritativas, me dijo en alguna ocasión que a su edad ella no sabía si era honrada porque nunca le había tocado ver a sus hijos llorando de hambre y que ignoraba qué hubiera hecho en esas circunstancias.

Educación, empleo y menos desigualdad en la distribución del ingreso son las estrategias más eficaces para frenar el crecimiento de la inseguridad.

Mauricio Cabrera

Abril, 2022

Dejar un comentario