Oportunidad de la reforma tributaria

Por: Mauricio Cabrera
52 Vistas
scale, money, tax

Un análisis completo de la reforma tributaria que está en marcha debe responder tres preguntas: una, ¿se necesita?; dos, ¿qué debe incluir? Y, tres, ¿cuándo debe hacerse?

Con respecto a la pregunta de si es necesaria una reforma tributaria, no hay discusión: la coyuntura de la pandemia ha agrandado el hueco fiscal y se necesita recaudar ingresos adicionales para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas. Eso sí, no puede decirse que se requiere para financiar los programas contra la pobreza y la desigualdad, porque estos no pueden ser la cenicienta del gasto público y si no hay impuestos nuevos hay que recortar gastos inútiles del Estado.

En cuanto a su contenido, desde hace muchos años hay un amplio consenso de que el país necesita una reforma estructural que simplifique el régimen tributario y lo modifique para que cumpla los criterios constitucionales de equidad, progresividad y eficiencia. Esto quiere decir que se eliminen exenciones, que las rentas de capital de las personas naturales paguen más impuestos y que se disminuyan la evasión y la elusión.

La tercera pregunta es más complicada, porque el gobierno enfrenta la presión de los mercados financieros nacionales e internacionales para reducir el déficit fiscal pero, por otro lado, el mismo presidente Duque dijo hace unos meses que hacer una reforma tributaria en medio de la pandemia era suicida, porque subir impuestos reduce la demanda agregada y, por lo tanto, el empleo y el crecimiento.

El presidente tiene razón, salvo en un caso específico, que en los textos de economía se conoce como el “multiplicador del presupuesto balanceado”. Es “balanceado” porque ocurre cuando el gobierno sube los impuestos en una cierta cantidad, pero aumenta el gasto en la misma cuantía, y no se disminuye la demanda agregada. Por el contrario, se aumenta, porque para pagar los impuestos los particulares disminuyen su consumo, pero también sus ahorros, de manera que el aumento del gasto público es mayor que la disminución del consumo privado. Por eso hay un multiplicador que estimula el crecimiento y el empleo.

La mala noticia es que ese no es el caso con el proyecto de reforma presentado por el gobierno y, por lo tanto, sí va a producirse el suicidio pronosticado por el presidente. En efecto, según las cifras del Ministerio de Hacienda, la reforma aspira a recaudar $23.4 billones, pero el aumento del gasto será solo de $7.2 billones: $4.6 billones para el Ingreso Solidario, $1.8 billones para devolución del IVA y $0.8 billones para otros programas y subsidios.

El resto del nuevo recaudo se dedicará a reducir el déficit fiscal y la deuda pública, objetivos necesarios, pero no en medio de la aguda recesión económica que ha generado la pandemia y su manejo. Tal como está planteada, esta reforma frenará la recuperación y aumentará el desempleo; por eso, es inoportuna y debe aplazarse, sin que eso implique que deba aplazarse un programa de ingreso mínimo garantizado para los pobres y vulnerables.

De todas maneras es urgente aumentar ya los ingresos del fisco, pero afortunadamente hay otras alternativas para hacerlo que afectan mucho menos la demanda y el empleo, como la propuesta del presidente de la Andi de suspender los beneficios tributarios creados en la reforma de 2019, el Iva a las transacciones de finca raíz, el aumento de las regalías al oro y otras que analizaré posteriormente.

Mauricio Cabrera Galvis

Abril, 2021

2 Comentarios

Hernando Bernal A. 3 mayo, 2021 - 3:59 pm

Ojalá los economistas encuentren una manera de enfrentar los problemas económicos que no acreciente los inmensos desequilibrios políticos y que finalmente puede traducirse en mejoras sociales e incremento de la confianza en los sistemas democráticos. Saludos y gracias por sus comentarios.

Responder
mcg 4 mayo, 2021 - 7:20 pm

Hernando, muchas gracias por tu comentarios. es cierto que a los economistas les compete proponer políticas e instrumentos para reducir los desequilibrios sociales, y de hecho hay buena cantidad de propuestas. El problema esta más en la falta de decisión política para implementarlas. hay tenemos todos una responsabilidad como ciudadanos de elegir a los gobernantes ue se comprometan a realizar los cambios necesarios.

Responder

Dejar un comentario