Música: eso es lo que para mí significa la navidad

Por: Hernando Bernal Alarcón
871 Vistas
christmas, christmas jingle, singing-6811015.jpg
Spread the love

Mi gran amigo y compañero desde la niñez, Alberto Betancur Ángel ‒un músico y organista consumado y profesional‒ en cierta ocasión en que discutíamos sobre interpretación musical, me dijo: “Hernando, usted no comprende. Es que la música no es intelectualidad, sino sentimiento y subconsciente. Por eso, no eres un músico”.

Parto del reconocimiento de que Alberto Betancur tenía toda la razón y sigue teniéndola; él continúa haciendo muy buena música, mientras yo me contento con recordar y gozar, eso sí, de la buena música. Porque la música que no soy capaz de interpretar tiene sin embargo un hondo significado para mí, a lo largo y en todos los momentos de mi vida, 

Para mí la Navidad es y ha sido música. Imposible olvidar cuando niños respondíamos a los gozos de Navidad con el “ven, ven, ven a nuestras almas”, con diferentes versiones y musicalidades. Éramos todos cantando, grandes y pequeños, presididos por la tonalidad de mi mamá, que había estudiado música, y tenía una hermosa voz de soprano. Y cantábamos “el Tutaina, A la nanita nana, Antón tiruliru liru y Campana sobre campana”. Eran villancicos traídos de España, porque todavía no habían hecho fama Mi burrito sabanero ni Brincan y bailan los peces en el río, propios de nuestro folclor, ni el Tamborilero que muchos piensan se inspiró en el currulao de la costa Pacífica, y menos aún el Noche de paz, el Santa viene a visitarnos o el White Christmas, propios de nuestros vecinos del norte, y que no se conocen como villancicos, sino como carols

Imposible olvidar, cuando ya estábamos en la Compañía, el “No sé, Niño hermoso, que he visto yo en ti” interpretado por Oscar Buitrago con su hermosa voz de tenor, acompañado por nosotros en el nuevo órgano de Santa Rosa en un hermoso tono de do menor, al comienzo de la celebración de la Misa de Navidad. Era un salto hacia el misticismo que profundizaba nuestra espiritualidad, fortalecida además por el desarrollo tonal del Adeste fideles, laeti triumphantes y por los Aleluya, el “Gloria cantan en el Cielo, gloria a Jesús, Rey del Amor” y demás motetes que configuran el mensaje pascual. 

Para mí, Santa Rosa de Viterbo ofreció otras oportunidades musicales de importancia. Haber conocido a través de los españoles, como Uranga ‒el director del coro‒, que se formaban con nosotros para trabajar en Venezuela, tonadas navideñas como Veinticinco de Diciembre, fun, fun, fun del legado catalán, el Zagalillo y el Pastores venid de otras regiones de España. Además, como curador que era de la discoteca, haber descubierto la grabación completa del Mesías de Haendel, oratorio sagrado de gran envergadura, cuya primera parte ‒referida al nacimiento‒ lo celebra con una tocata pastoral solo para orquesta, y con el aria para soprano Rejoice, rejoice greatly que reproduce las palabras del ángel y del pueblo como celebración de la alegría por el nacimiento de Jesús.

Para mí, la música sigue siendo la Navidad. A partir del 16 de diciembre acostumbro escuchar, día a día, una por una, cada una de los seis corales que conforman el Oratorio de Navidad de Juan Sebastián Bach, complementados por el Magnificat de su hijo Felipe Emanuel, y condimentados con los Conciertos italianos, de carácter barroco, compuestos por Locatelli, Corelli y Torelli, y por el Gloria de Vivaldi. Desde hace algunos años estas obras pueden escucharse a través de hermosos videos, grabados por las mejores orquestas y los y las vocalistas más reconocidos mundialmente, en el You Tube. 

La sazón intelectual y artística de la Novena de Aguinaldos puede complementarse con la lectura de los evangelios de san Juan y de san Lucas y, lógicamente, con los tamales propios de la región cundiboyacense y el pernil, el aguardiente, la pólvora y los globos de la navidad paisa, tal como lo han descrito nuestros compañeros en esta hermosa celebración de Navidad que estamos compartiendo. 

Hernando Bernal Alarcón

Diciembre, 2021

7 Comentarios

Rodolfo de Roux 25 diciembre, 2021 - 9:30 am

¡Que viva la música! Y que disfrutes de tu tamal cundiboyacense. Feliz Navidad.

Responder
Vicente Alcalá 25 diciembre, 2021 - 9:59 am

Hernando, como tu,
no soy músico. Para mi, la musica es un misterio, pero la disfruto mucho: sobre todo, la clásica y la popular-campesina colombiana. Anoche, escuchando «villancicos colombianos» en voces infantiles, sentía la Navidad como toda la vida.jU

Responder
Jaime López V. 25 diciembre, 2021 - 10:08 am

Hernando: tú llegaste a El Mortiño en el 50. Yo en el 49. Tú fuiste compañero de Alberto Betancourt A.
Y yo también. En consecuencia, tú y yo también fuimos compañeros, así esta mi memoria me traicione. Alberto me introdujo al piano con las 100 lecciones de Czerny. Pero el piano no soportó mi atrevimiento y desfachatez. Me quedó, sí, la pasión por la música clásica que escucho a diario.
Gracias por tu mensaje. Santa, feliz y melodiosa Navidad.
Jaime López V.

Responder
u 25 diciembre, 2021 - 11:26 am

Gracias, querido Hernando, por tu hermosa y sencilla manera de compartir tu corazón musical. La Navidad nos permite sacar a flote nuestros sentimientos y experiencias más genuinas y profundas. Eres un gran músico que comprende y comparte lo que la música produce en el corazón humano, cuando nace de experiencias tan bellas como la de ver a Jesús recién nacido en navidad. Para tí y para todos los tuyos, mucha alegrìa y felicidad hoy y siempre.

Responder
Julio Hidalgo 27 diciembre, 2021 - 8:08 am

Gracias por participarnos tus vivencias que nos llevan a otras épocas , que cada uno de nosotros vivió, en nuestra niñez y edad adulta y con la mùsica de nuestro noviciado y juniorado. Escucho también la música de muchos autores clásicos como los que tú mencionas.
Feliz Navidad y un Nuevo Año con tu familia, que sea lleno de alegría, amor, esperanza, y paz.

Responder
César Vallejo 30 diciembre, 2021 - 2:46 pm

Apreciado Hernando, no hay mejor recurso para abrir el corazón al sentido de la Navidad, que la música. Un abrazo!

Responder
Jesus 1 abril, 2022 - 6:55 pm

Asombrosamente provechosa esta publicación.De ninguna manera se me habría ocurrido
a mí solo hacer esto para celebrar la Navidad, que fascinante.
Ojalá leer más cosas así en internet

Responder

Dejar un comentario