Mi fiesta de locos – Un viaje al pasado, el presente y el futuro de mi vida

Por: Dario Gamboa
1211 Vistas
clock, clock face, waves-1527692.jpg

Un viaje para revivir lo aprendido en el colegio, ayudar a nuestro hijo a instalarse en París para comenzar su maestría y construir su futuro profesional y, además, sentir de cerca una posible reencarnación de mi hermana, se convirtió en una experiencia “de locos” que me está abriendo a otro nivel de mi existir y le da sentido al sentimiento de permanencia eterna de la energía de mi vida. No pido que lo creas o no lo creas, simplemente comparto mi vivencia y mi felicidad.  

Estoy volando de regreso a mi lugar de origen, luego de un viaje muy especial. Han sido semanas intensas, conectándome con el pasado, viviendo el presente y soñando con el futuro. Ha sido como una “fiesta de locos”, título que me recuerda un libro* de Harvey Cox, de cuando estudiaba teología: 

…todos, en todas las civilizaciones, celebramos y revivimos el pasado en nuestras fiestas, recordamos los nacimientos propios, de familiares y amigos, los momentos especiales, los finales de etapas de la vida, los aniversarios, las alegrías, las pérdidas familiares (…), celebramos con júbilo, con dolor o simplemente con gratitud por lo vivido, lo experimentado, lo aprendido”. 

Esta celebración también la aprendí y amé en las fiestas carnestoléndicas de Río de Janeiro durante más de 10 años.

Fueron seis semanas de fiesta, nacidas de un triple objetivo. Uno, ayudarle a preparar la venida a Camilo ‒nuestro hijo menor‒ a su nueva experiencia de vida en Paris, donde hará su maestría en Gestión de Deportes Internacionales: el futuro. Dos, tener la experiencia de vivir en París, ciudad que aprendí a amar de boca de mis profesores del Liceo Francés, entre mis 5 y 15 años de vida, quienes me enseñaron a apreciar la cultura francesa, su historia, su filosofía y su literatura: el presente. Tres, cumplirle una cita a mi “hermana”, surgida de dioscidencias cósmicas inexplicables que trataré de esbozar limitadamente en estos párrafos: el pasado

Camilo quedó felizmente instalado en un bello y pequeño apartamento de casi 30 metros cuadrados en París y listo para comenzar su programa de estudios que lo conectará con su pasión por los deportes ‒pasión que compartimos‒, con su futuro profesional y con la cultura europea. Pudimos conectarlo con nuestros amigos del pasado y del presente que viven en Paris y nos brindaron su hospitalidad y generosidad. ¡Gracias, Carmen, Eduardo, Claudia y sus familias! La víspera del viaje cerramos esta fiesta de locos asistiendo al Parc des Princes, a un partido de fútbol con Messi, Mbappé, Neymar y su corte de estrellas del fútbol europeo.

Vivir y disfrutar París fue otro objetivo logrado. Interminables caminatas por los lugares más tradicionales, por los lindos barrios de París con sus innumerables bares de sillas en los andenes, donde los franceses expresan su proverbial joi de vivre. Con la ayuda de Pilar, y con nuestra prima Vicky, recorrimos Normandía en una gira llena de belleza geográfica, de simbolismo histórico por los lugares venerados del desembarco de los aliados que puso fin a la guerra durante la cual nací, y de perfección arquitectónica por las bellas catedrales góticas rodeadas de ruinas de fortalezas cargadas de historia y de la simplicidad de pequeñas ciudades del francés genuino y querido que vive en la tranquilidad y la tradición secular con costumbres ancestrales.

Tampoco faltó la increíble burocracia francesa, que nos dejó su marca en los infinitos procesos, imposibles de creer, no solo para comenzar una vida como estudiante, sino hasta para regresar a nuestro destino desde uno de los aeropuertos más grandes del mundo. Como si la tecnología y la automatización, tan cacareadas con orgullo por los franceses, se enfrentaran a la tramitología consagrada por los humanos servidores del aeropuerto, que se resisten a ser desplazados por las máquinas y se ensañan en hacer sentir al cliente/pasajero el pequeño poder que aún conservan.

El logro del tercer objetivo fue superior a nuestras expectativas. En automóvil viajamos un fin de semana a Ginebra, Suiza, a encontrarnos con Paola, reencarnación de mi hermana Gloria ‒quien nos dejó terrenalmente hace más de 62 años‒, punto culmen de “Mi fiesta de locos”, lo que no deja de ser una realidad impresionante. Todavía me conmueve al escribir estas palabras y marca “un antes y un después” en mi vida y creo que también en la de Paola. 

¡Me he encontrado con mi hermana y nos hemos reconocido como hermanos! ¡Qué frase tan brutal en este mundo de lo racional, de lo que debe probarse científicamente o demostrarse por ADN o por genealogía…! 

Este encuentro comenzó a comienzos de este 2021, cuando Guillermo, mi compañero, también exjesuita, me propuso ayudarle a organizar un curso virtual sobre el tema de la Homeopatía Cuántica, como resultado de una presentación a nuestro grupo de compañeros exjesuitas en una de nuestras sesiones de los jueves, en medio de la pandemia. 

Guillermo ha practicado la Homeopatía Cuántica desde hace más de 30 años en Lugano, Suiza, donde vive. En el curso fuimos 10 participantes, además de su hija Paola, quien lo acompañó con su apoyo y conocimientos. Ella reside en Ginebra y hoy atiende una práctica exitosísima de chamanismo en una ciudad pequeña al borde del lago Ginebra, donde también es miembro del Concejo municipal.  

Paola, desde joven, no solo ha aprendido y escuchado los temas relacionados con la Energía y la Homeopatía cuántica de su padre, sino que ella misma ha sido regalada con situaciones de altísima sensibilidad y de ayuda en el conocimiento de sus amigos y clientes y se ha dedicado a la formación chamánica, al servicio de su creciente clientela.

Desde el inicio de las sesiones, al escuchar y ver a Paola, comencé a sentir una conexión especial y una similitud de pensamientos que me asombraba e inquietaba, al saber que atendía pacientes para ayudarles a resolver sus problemas de salud, con la identificación de sus puntos de Constitución o la Geometría de sus vidas. Le solicité una cita profesional por zoom; confieso que lo hice con una alta dosis de escepticismo e incredulidad, por estos temas considerados por mi mente racional como “esotéricos” y hasta absurdos, mente de un exacadémico de varias maestrías y doctorado, de un exejecutivo de corporaciones financieras, solo movido hasta entonces por lo “probado” y lo “demostrable”…

En paralelo al curso semanal seguido con Guillermo, tuve dos sesiones individuales con Paola. En la segunda sesión, cuando le contaba el impacto familiar de uno de los episodios más intensos de mi juventud, como fue la muerte en 1959 de mi hermana Gloria ‒era azafata de Avianca‒ en un accidente aéreo en Perú. Al mirar de repente la pantalla de mi computador, me recorrió un escalofrío intenso por mi cuerpo, acompañado de una emoción indescriptible: ¡Paola tenía un inmenso parecido físico con mi hermana fallecida! Solo llanto y profunda emoción inundaron mi cuerpo y alma. No pude hablar más… Paola lo percibió.

‒¿Qué te pasa?, me preguntó.

‒¡Qué pena!, le respondí…, es que eres idéntica a mi hermana.

‒¡No, no puede ser! 

‒¿Habrá reencarnado?, pensé asombrado, y le comenté.

‒¡Bien puedo ser!, ella me responde… 

Paola comenzó a comentarme sus situaciones personales relacionadas con accidentes aéreos y un sinnúmero de situaciones increíblemente semejantes a la vida de mi hermana que me dejaron atónito. Los parecidos con mis hermanos se comprobaron luego con asombro por las fotografías que les compartí. En ese momento nació mi propósito de ir a ver, conocer mejor y abrazar a Paola… 

Desde ese momento, meses atrás, hasta ese sábado de septiembre de nuestro encuentro y durante los dos días maravillosos pasados con ella y sus hijos, recorriendo un lago de Suiza, solo encontramos muchísimos más e impresionantes detalles de su vida coincidentes minuto a minuto con los de la vida de mi hermana. Confirmábamos que, efectivamente, estábamos delante de lo que bien puede ser la continuación de la vida de mi hermana Gloria, en una versión de otra existencia carnal en esta persona diferente y maravillosa. ¡Qué sensación tan profunda se manifestaba en mí!, que me dejaba una paz indescriptible al contemplar la belleza y continuidad de una existencia de un ser tan cercano en mi vida. 

Lo que siguió a nuestro encuentro permanece en impresionantes mensajes de asombro ante esta realidad de nuestra existencia. No queda ningún compromiso diferente al sentir y gustar de una experiencia cuasimística, cuántica en lenguaje de hoy, intensísima, bella, de repercusiones eternas, que me llevan a seguir creyendo que la energía de nuestra existencia nunca termina, que seguiremos viviendo probablemente en otras realidades diferentes y que esto del amor y la familia son cosas para la eternidad. 

Estoy regresando a mi realidad de Miami, donde vivo con Pilar, quien es testigo y firme creyente de lo que ha sido este mes y medio… 

¡Que vivan las fiestas de locos!  

Darío Gamboa

Octubre, 2021

* Cox, Harvey (1972). Las fiestas de locos. Ensayo teológico sobre el talante festivo y la fantasía. Madrid: Taurus.

20 Comentarios
0

20 Comentarios

Hernando+Bernal+A. 31 octubre, 2021 - 8:11 am

Qué maravilla de crónica, enriquecida con comentarios muy acertados y “provocativos”. Regresaste el mismo, pero posiblemente reforzado con experiencias muy enriquecedoras que te hacen no solo sentirte sino ser diferente. Gracias por compartirlas con nosotros, tus compañeros de siempre. Saludos.

Responder
Jorge+Luis+Puerta 31 octubre, 2021 - 8:43 am

Es un regalo inestimable…

Responder
Luis Alberto Restrepo 31 octubre, 2021 - 8:43 am

Impresionante experiencia, Darío, y te creo aunque me suscite tantos interrogantes. Me reviviste, además, la memoria de la bella ciudad Luz, y de la perfecta Suiza. Gracias!

Responder
jesús+ferro+bayona 31 octubre, 2021 - 9:22 am

Gracias, Darío, por compartir tu reciente y conmovedora experiencia en París y en Suiza. Me hiciste recordar mis años de estudiante en esa bella ciudad que llamamos Luz. Un abrazo,

Responder
LUIS GUILLERMO ARANGO LONDOÑO 31 octubre, 2021 - 10:17 am

Mil gracias, Darío, por compartir esa experiencia tan profunda y tan personal. Me ha hecho revivir mis propias vivencias, la realidad sentida de esa energía vital que nos está engendrando en cada instante con manifestaciones tan diversas y, aparentemente, tan increíbles.
Un abrazo

Responder
Dario Gamboa 4 noviembre, 2021 - 10:31 am

Gracias a ti por tu comentario y esa hermandad descubierta en esta vida que la llena de sentido… Abrazo

Responder
John+Arbeláez 31 octubre, 2021 - 10:36 am

Darío, me quedo mudo ante tu experiencia mística-cuántica con Paola, a quien conocí en Cali desde que era una niña y a quien sigo en sus charlas. Guillo y su familia han tenido gran trascendencia espiritual en quienes los hemos conocido y sentido, por su energía vibracional, que forma parte de la energía de todo el universo.
Me alegra tu experiencia personal, que nos transmites, pero que seguramente se queda corta comparada con los efectos interiores en tu espíritu.

Responder
Dario Gamboa 31 octubre, 2021 - 10:40 am

Gracias John por tu comentario. Hay mucho mas en toda esta experiencia de lo que esto ha significado para Paola en su vida …pues los descubrimientos siguen. Es poco lo que logro compartir con palabras… Abrazo

Responder
Juan+Gregorio+Velez 31 octubre, 2021 - 6:11 pm

Gracias Darío. Nos abres muchos frentes de reflexión. Más que de “locos” parece una fiesta de “santos”. Las conexiones infinitas que se nos abren cuando reconocemos que somos un simple “átomo” de este maravilloso cosmos y que nos realizamos cuando unidos a otros átomos formamos moléculas . Y como moléculas nos unimos a otras para formar tejidos… Y en el fondo somos “uno” y mucho más. Sigamos aprendiendo del Maestro Guillermo su “geniería cuántica” y de Paola su “geometría existencial”. De nuevo gracias por los procesos en los que me has permitido participar.

Responder
Dario Gamboa 31 octubre, 2021 - 6:19 pm

Goyo, me alegra saber que me entiendes y compartes estos descubrimientos hacia adentro de nuestra existencia! Gracias por tu comentario..

Responder
Reynaldo+Pareja 31 octubre, 2021 - 6:27 pm

Dario, Cuando estamos abiertos a experimentar lo desconocido es cuando es posible tener una experiencia como la que nos comunicas con tanta intensidad pero especialmente con tanta intimidad. Con tu narracion nos has desafiado a aceptar una experiencia personal que no puede ser negada pues la has vivido con la intensidad con la que nos la has comunicado. Lo valiosa de tu experiencia es constatar que nnuestra dimension no espacio-temporal ,donde reside la esencia de quienes somos verdaderamente, es tan real como la corporal que experimentamos todos los dias. Esta experiencia más que nada te abre, y nos invita a considerar ese mundo de posibilidades donde nuestra individualidad espiritual no tiene fin, asi como tampoco tiene restriccciones espacio-temporales. Pero a la vez nos hace visulumbrar que hay niveles de existencia despues de nuestra transicion que desconocemos totalmente y que probablemente no los conoceremos sino cuando hagamos nuestra propia transicion y descubramos el horizonte abierto de una evolucion no-espacio temporal que tiene por horizonte la inmortalidad y el crecimiento permanente de una evolucion esencial cuyo horizonte, si lo quieres ver asi, es la fuente de la Energia Universal que todo lo cobija en amoroso “abrazo” de intimidad existencial.

Responder
Dario Gamboa 31 octubre, 2021 - 6:34 pm

Gracias Reynaldo por ubicar mi experiencia en el lugar que la vivi….y mil gracias por tu comentario que le trae mas luz a mi vivencia. Un abrazo enorme.

Responder
Veronica Monje 31 octubre, 2021 - 10:37 pm

Que lindo escribes primo y me encanta saber que la vida te de la oportunidad de corroborar que somos seres eternos en constante evolucion y gracias por compartir la experiencia con tan sabroso relato.

Responder
Marta Helena Andrade 1 noviembre, 2021 - 5:22 am

Emocionante y vital experiencia, gracias Dario, por compartirla. UN ABRAZO

Responder
Dario Gamboa 4 noviembre, 2021 - 10:30 am

Gracias Marta Helena por tu comentario y por tu fidelidad a nuestro blog… Esos tiempos de juventud nos unen para siempre. Saludos en casa.

Responder
Marcela Olivas 1 noviembre, 2021 - 7:16 am

Dario, qué hermoso estar abiertos a otras dimensiones, gracias mil por compartir.

Responder
Dario Gamboa 4 noviembre, 2021 - 10:20 am

Gracias querida Marcela. Significa mucho para mi tu comentario… (ademas del apoyo de mi “editor” favorito…) Saludos.

Responder
César Augusto Torres Hurtado 1 noviembre, 2021 - 8:05 am

Dario ante todo mil y mil gracias por compartir tu experiencia tan íntima y enriquecedora para tu espíritu y para el nuestro. No comparto algunos de los conceptos expresados pero no tiene ninguna importancia ante la Alegría y felicidad que expresas de tan agradable experiencia de vida que has tenido. Gracias porque estás logrando que a pesar de las circunstancias la vida, vale la pena vivirla y solo dependerá de cada uno de nosotros hacerla de la mejor forma. Un abrazo gigante!!!!!

Responder
Dario Gamboa 4 noviembre, 2021 - 10:28 am

Gracias Cesar por tu comentario. Comprendo tu posición y respeto a quienes tienen opiniones y teorías diferentes a mi vivencia. He integrado a mi pasado de conceptos y creencias, una experiencia que me esta abriendo a una realidad no visible que me ha impactado tanto por su intensidad, que me hace recibirla en mi conciencia y eso me ha hecho mucho mas feliz en esta vida … y en las que vienen…creo.

Responder
Dario Herrera Murgueitio 1 noviembre, 2021 - 8:55 am

Me alegra mucho este descubrimiento y reencuentro de dos almas que trasciende dimensiones. A ambos los aprecio cada día más.

Responder

Dejar un comentario