Mi espiritualidad hoy

Por: Pedro Jose Escobar Gallo
168 Vistas
door, open, doorway

Fui jesuita durante siete años. Fue una experiencia espiritual y humana maravillosa. Siempre estaré agradecido de haber pertenecido a la Compañía de Jesús.

Hubo dos normas con las cuales tuve permanente lucha y dificultad de aceptar: la estricta separación de clases y la obediencia ciega.

Al terminar mi licenciatura en Filosofía y Letras en Bogotá fui enviado a hacer la etapa de magisterio, como misionero, a la ciudad de Cochabamba, en Bolivia. En ese país, en el año de 1968 hubo una tremenda inundación que tuvo gravísimas consecuencias para la población más pobre y más vulnerable. 

Ante esa deplorable situación, convencí a otro compañero de magisterio y a dos sacerdotes que estaban en su año de tercera probación para que fuéramos a colaborar. Nos pusimos a órdenes del Prefecto de la ciudad, pues consideramos que ante semejante emergencia eso sería lo que habría hecho Jesucristo. De esta manera, desobedecimos las órdenes que había impartido nuestro Rector. 

Obviamente, la actividad inconsulta que lideré recibió un llamado de atención del padre Provincial. Este episodio aceleró mi decisión de solicitar las dimisorias y de retirarme de la Compañía.

Algunas lecturas, largas horas de meditación, la no aceptación de normas y de dogmas, la coherencia que sentía de no predicar aquello en lo que ya no creía y, obviamente, la influencia de mis estudios de filosofía, produjeron una evolución en mi religiosidad dentro de la Iglesia católica hacia la espiritualidad que hoy practico como agnóstico.

Aún permanecen dos misterios en mi vida: saber de dónde venimos y para dónde vamos. Soy consciente de que tiene que existir un Ser perfecto, un Ser que es puro amor, sin ningún defecto, que es nuestro Padre y Creador, que está en mí y en todo lo que existe y hacia el cual peregrinamos como seres humanos en camino hacia la perfección.

Soy consciente que nuestra vida tiene sentido si estamos al servicio de los demás y que todos los seres humanos, sin distingos, somos hermanos. 

Estoy convencido, además, de que es mínimo lo que debemos pedir y mucho lo que debemos agradecer.

Pedro José Escobar Gallo

Octubre, 2020

2 Comentarios

Education XMC 10 febrero, 2021 - 2:17 pm

This blog is extremely cool! How did you make it ?

Responder
Dario Gamboa 10 febrero, 2021 - 2:52 pm

Thank you for your feedback. I am the administrator. Open to share with you how we did it. Who are you? Why the interest?

Responder

Dejar un comentario