Categorías
Cultura

Lo que más me dejó marcado de la vida de Jesuita

Corriendo el riesgo de no poder editar su improvisación durante la tertulia sobre este tema, Luis Guillermo Arango nos manifestó su gran aprendizaje de su vida de Jesuita. Con esta nueva entrega en vídeo, continuamos compartiendo con nuestros lectores las entregas individuales de nuestros compañeros sobre este tema tan personal de todos nosotros.

Corriendo el riesgo de no poder editar su improvisación durante la tertulia sobre este tema, Luis Guillermo Arango nos manifestó su gran aprendizaje de su vida de Jesuita. Con esta nueva entrega en vídeo, continuamos compartiendo con nuestros lectores las entregas individuales de nuestros compañeros sobre este tema tan personal de todos nosotros.

Exjesuitas en tertulia- 7 de Septiembre, 2023

Por Luis Guillermo Arango

Nació en Medellín, Colombia, el 23 de enero de 1937. Jesuita (enero 20, 1955 - diciembre 8, 1973. Trabajó dos años en el Hospital Pablo Tobón Uribe como Director de Relaciones Humanas. Luego, en Seguros Sura, como empleado. Jubilado, siguió como asesor en Seguros hasta los 80 años. Casado, viudo, felizmente vuelto a casar. Una hija, psicóloga. Vive en Medellín, agradecido con la vida.

3 respuestas a «Lo que más me dejó marcado de la vida de Jesuita»

Juan Guillermo: Muy profundo el pensamiento y la reflexión sobre la búsqueda del amor y el encuentro con Dios. Me hiciste reflexionar sobre ese mes de ejercicios espirituales, especialmente imborrable para mí en la primera semana, y en los meses de prueba con la peregrinación y el trabajo en los hospitales, que no solo significaron un descubrimiento del mundo y de la vida, sino también de la esperanza y la fuerza para la superación del dolor. Huellas imborrables de una experiencia en cierta forma inusitada. Gracias por tu testimonio. Saludos. Hernando

Luis Guillermo, en todo, absolutamente en todo, coincido contigo en el concepto que expresas sobre Dios buscado en la belleza de la Naturaleza, en la contemplación para alcanzar amor, lejos de los mitos creados por el ser humano desde que se asombraban y aterrorizaban con la erupción de los volcanes, los huracanes, los rayos y la furia de la naturaleza en general, interpretando a su modo lo que no comprendían e imaginando a Odín, Thor y su terrorífico martillo y a tantos otros dioses que se han perdido en la oscuridad de los tiempos. Todos ellos, castigadores y premiadores creados según nuestra mentalidad limitada de acuerdo con nuestra cotidianidad cultural. Magnífica y generosa reflexión la que nos has brindado que en mi caso personal me afianza en mis recientes reflexiones y conceptos sobre ese ser que llamamos Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil