Home Cultura LE DEDICO MI SILENCIO (*)

LE DEDICO MI SILENCIO (*)

Por Jesús Ferro Bayona
132 vistas
Download PDF

Acierta Vargas Llosa cuando se fija en el sentimiento popular expresado en la música como un lazo identitario de los países de América Latina.

Mario Vargas Llosa se despidió de sus lectores de novelas, que somos incontables, con la última que ha titulado “Le dedico mi silencio”. Me pareció un título curioso. Estuve intrigado hasta que leí, avanzada la narración, que era una dedicatoria hecha por uno de los personajes a una célebre cantante peruana, revelando así, que estaba enamorado de ella. Quién sabe si el autor de la novela también.

Cuando supe que Vargas Llosa escribía una novela en torno al vals peruano, yo estaba dando un curso sobre algunos tópicos de la historia del país incaico. No había encontrado antes un relato tan completo y afortunado de ese fenómeno cultural peruano que impregna las canciones de Chabuca Granda entre las cuales La flor de la canela es una de mis favoritas. En la voz de José Luis Rodríguez, “El Puma”, tiene un sello único.

Vargas Llosa sabe bien de qué escribe cuando eligió el tema de su última novela. Pienso que no es la mejor desde que formó parte del boom literario latinoamericano con La ciudad y los perros, pero es una cuestión de gustos. Cuando vi por primera vez el video de Caetano Veloso donde interpreta el vals peruano Fina estampa, cantando los versos de fina estampa, caballero de fina estampa, moviéndose como si estuviera montando a caballo, me di cuenta que la canción encerraba una historia personal.

Chabuca contó en una entrevista que le compuso la canción a su padre. Con razón “la veredita sonríe cuando tu piel la acaricia”. Bello recuerdo filial. En el relato, Vargas Llosa trae a cuento la letra del vals El guardián, que poco se conoce acá, pero vale le pena citarlo porque la letra es del compositor colombiano Julio Flórez muerto en Usiacurí, aquí al lado, pero que en Perú es muy popular: “Yo te pido, guardián, que cuando muera/borres los rastros de mi humilde fosa…”

Acierta Vargas Llosa cuando se fija en el sentimiento popular expresado en la música como un lazo identitario de los países de América Latina. Valoramos más la integración política y económica, que no hemos logrado, por encima de la cultural, -como pudiera ser, por ejemplo, el sentimiento popular latino- que ha acercado más a la gente rompiendo las fronteras.

Cómo no sentir esa conexión latinoamericana en el vals Ódiame de Federico Barreto que no es propiedad del folclore peruano porque en Colombia se oye por todas partes: Ódiame por piedad, yo te lo pido/ ódiame sin medida ni clemencia… El que canta con ese despecho sabe “que tan solo se odia lo querido”.

“Le dedico mi silencio”, cuya trama no conté, es la despedida del novelista Vargas Llosa, honrando a su cultura popular peruana.

Jesús Ferro Bayona

Publicado en El Heraldo, Barranquilla

(*) Título corregido con autorización del autor.

2 Comentarios
0

También te gustara

2 Comentarios

Vicente Alcalá 16 enero, 2024 - 2:14 am

Chucho, ¿serán reminiscencias?
“OIgo” yo al inconsciente colectivo latinoamericano… y si no, ¿”Los músicos” de Botero de 1986 en Nigata, Japón… y sus demás pinturas musicales?

Respuesta
Jesús Ferro 16 enero, 2024 - 11:02 am

Puede ser el inconsciente colectivo latinoamericano,Vicente. La exposición de Botero en Nigata, Japón, a los 90 años de Botero, es memorable.
Vargas Llosa y Botero fueron muy amigos. El peruano le pidió permiso a la familia para reproducir el cuadro “Los Músicos” de Botero en la portada de ”Le dedico mi silencio, según contó su hijo Juan Carlos Botero.

Gracias por tu comentario.

Respuesta

Deja un comentario