Home Actualidad La imposibilidad de la planeación

La imposibilidad de la planeación

Por Jorge Ivan Gonzalez
300 vistas
Download PDF

La reciente aprobación del Plan de Desarrollo Nacional por la Cámara y el Senado en la difícil situación política del país ha sido un éxito personal para Jorge Iván, para su equipo de trabajo y para Colombia. Este artículo refleja parte de las dificultades estructurales que tiene que afrontar la planeación o planificación en un país latinoamericano.

El orden institucional y legislativo de Colombia no favorece la planeación. Con el paso del tiempo se han ido creado condiciones de imposibilidad. Existen cinco obstáculos que impiden que en el país haya planeación.

El primero tiene su origen en la desconfianza en el ámbito internacional, con la planeación. Desde finales de los años setenta comenzó a ganar espacio la visión de Friedman, en contra de la de Keynes. El debate entre reglas y discreción se agudizó. Mientras que los friedmanianos consideraban apropiadas las reglas, los keynesianos ponían en primer lugar la discreción.

Para evitar los excesos de los gobiernos, sobre todo en el campo de la política monetaria, Friedman pensaba que instancias como los bancos centrales tenían que ser independientes de los gobiernos, para evitar aumentos excesivo del gasto público.

Para guardar la estabilidad de precios, concluye Friedman, la cantidad de dinero debe moverse en consonancia con las variaciones del producto real. A esta regla se le fueron agregando otras, como los límites a la financiación, de acuerdo con normas de sostenibilidad y solvencia.

En la lógica keynesiana, un gobierno responsable sabe que en determinadas circunstancias no debe aumentar el gasto público, más allá de determinado punto. Y este tipo de decisión no requiere que haya reglas fijas.

El segundo obstáculo, y referido al caso colombiano, son los porcentajes fijos amarrados a normas constitucionales. Esta práctica ha sido un error y ha limitado la discrecionalidad de la planeación. El ejemplo más notorio son los porcentajes de distribución de las regalías de las industrias extractivas. No existe ningún criterio claro para afirmar, por ejemplo, que el 10% de las regalías debe ser para ciencia y tecnología, o el 7% para la paz. Estos porcentajes son completamente arbitrarios.

La tercera limitación es la programación sectorial. La Comisión de Gasto propuso, con toda razón, el presupuesto por programa, que permite la articulación del gasto de diversos sectores, alrededor de proyectos estratégicos. Los pasos que se han dado en esta dirección son muy débiles, y en las decisiones de inversión sigue primando unenfoque sectorial.

En el plan de desarrollo del actual gobierno se ha hecho un esfuerzo enorme por articular la inversión alrededor de proyectos estratégicos, pero todo el manejo administrativo del presupuesto se sigue realizando de manera sectorial.

El cuarto es la distribución territorial del presupuesto. Las discusiones del Congreso siguen estando muy marcadas por las necesidades de cada departamento. Para el congresista, sobre todo en la Cámara, el asunto determinante es el aumento de los recursos de su departamento, sin importar que estas inversiones estén desarticuladas entre sí. Hay poco interés en que estos dineros hagan parte de un ambicioso proyecto de corte regional, que comprometa a varios departamentos.

El quinto obstáculo es la desconfianza en las categorías universales. La abundancia de “poblaciones”, y su exigencia de proyectos específicos, es una expresión de la pérdida de legitimidad de nociones más universales. No es suficiente con afirmar que un programa (vías terciarias por ejemplo), mejorará el nivel de vida de las personas. Se exige que se explique cómo incide en cada tipo de población (afro, campesino, indígena, Lgbtiq+, jóvenes, víctimas, mujeres….). Esta dispersión de propósitos limita la mirada de largo plazo.

Jorge Iván González

Mayo, 2023

Publicado en La República, Bogotá.

2 Comentarios
0

También te gustara

2 Comentarios

Hernando+Bernal+A. 12 mayo, 2023 - 9:25 am

Jorge Iván: Clara, completa y desafortunadamente cierta la enumeración de los grandes obstáculos para una planeación real en Colombia. Felicitaciones por lo mucho que has logrado en el marco de situaciones limitantes como las que enfrentas. Cordial saludo. Hernando

Respuesta
César Vallejo Mejía 12 mayo, 2023 - 6:28 pm

Jorge Iván, me uno a las felicitaciones de Hernando y a tu enorme esfuerzo por enfrentar las dificultades que encuentra la planeación en Colombia. El problema de la planeación sectorial, que con razón mencionas como un freno a la presupuestación por programas, se ve muy claro en la inercia del presupuesto y en la inflexibilidad del empleo público. Es prácticamente imposible prescindir de un funcionario o cambiarlo de sector cuando las prioridades del plan exijan aumentar el gasto en otro sector. No entiendo la contraposición que haces entre política monetaria y autonomía del Banco de La República, por un lado, y planeación por el otro; tampoco el respaldo que le das en la controversia entre Keynes y Friedman. Como tú sabes mejor que yo, el éxito de la planeación se socava si estimula excesos en el gasto! De todos modos haces una importantísima contribución trayendo a la clase política y a muchos técnicos, la importancia de una buena planeación.
Recibe un cordial abrazo,

Respuesta

Deja un comentario