La Costa y sus juglares

Por: Jesus Ferro Bayona
769 Vistas
costume, middle ages, musician

Una de las consecuencias benéficas de la peste del COVID-19 es que nos está enseñando, a pesar de todo, a leer, a cantar y a retornar a nuestras raíces. Hoy, los cantautores recorren los pueblos para mostrar su talento musical y los cantares de la tierra, a la que estamos volviendo.

Un fenómeno popular fue el de los juglares que deambulaban por los pueblos del sur de Europa en la Edad Media. Iban cantando sus canciones. La gente salía a los caminos, se apiñaba para escucharlos, les daba comida para alimentarlos y también lo que hoy llamamos una propina.

Los recordé en una clase virtual que di esta semana sobre Trovadores y Juglares en esa época. Pero también me vienen a la memoria cuando me asomo al balcón de mi casa a escuchar a los músicos venezolanos que recorren las calles interpretando porros, cumbias y vallenatos, esperando que uno los premie por dar una especie de serenata bajo el sol inclemente del trópico. Yo siempre les doy algo, comprendiendo que están pasando trabajo, ellos y sus familias, en medio de esta pandemia que ha dejado sin empleo a millones de individuos.

Con el paso del tiempo, en la Edad Media se dividieron las funciones: los trovadores eran de más nivel social, incluso había entre ellos miembros de cortes reales, como los caballeros y los clérigos. Eran los que componían las letras de las canciones, que luego los juglares, de clase popular, las interpretaban por los caminos, con sus voces ruidosas a las que animaban con su mímica que divertía a los espectadores. 

Los caballeros solían mantener una cierta cordura y hasta recato en sus composiciones, pues sus letras se dirigían a las damas de nobleza, con las que soñaban, y a las que intentaban atraer con versos que tenían sabor de pasión amorosa, pero refrenada, para no asustarlas y, menos aún, molestar a sus “dueños”, tratándose ellos como siervos y sufridos amantes, arrastrados por los infortunios de amores imposibles: “En mayo, cuando los días son largos, … me acuerdo de un amor lejano”, cantaba un trovador que acabó viajando lejos, donde estaba su amor platónico en cuyos brazos, como consuelo, murió de fiebre tifoidea.

El fenómeno de los trovadores y juglares se extendió por Francia, Alemania, España, en donde sabemos que dio origen a las novelas de caballería como el Amadís de Gaula y más tarde Don Quijote de la Mancha, con su amada Dulcinea, aunque no fue solo el elíxir del amor lo que hacía componer y cantar canciones a las damas. 

Por su parte, había muchos juglares irreverentes que ponían en ridículo a los poderosos y a los clérigos. Igualaban a todos con sus versos, poniéndolos al mismo nivel ‒como diríamos hoy‒, acortando las desigualdades sociales cuando cantaban en las tabernas: 

“Bebe la señora, bebe el señor.

bebe el soldado, bebe el cura,

bebe el presidente y el decano,

bebe el joven, bebe el anciano”.

Como si se tratara de unión por el cordón umbilical que atraviesa la historia, nuestro tiempo también abunda en trovadores y juglares, que llamamos cantautores, pero que igualmente recorren los pueblos, como sucede todavía en la Costa, que es un escenario nacional único para la demostración del talento musical y los cantares de la tierra a la que estamos volviendo. 

Una de las consecuencias benéficas de la peste es que nos está enseñando, a pesar de todo, a leer, a cantar y a retornar a nuestras raíces.

Jesús Ferro Bayona

Publicado en El Heraldo (Barranquilla)

6 Comentarios

Vicente Alcala 27 julio, 2021 - 7:14 am

Chucho, tus años de Rectoria no han podido borrar la huella humanistica de tus años de «junioratus»

Responder
jesús+ferro+bayona 27 julio, 2021 - 10:33 am

Qué bueno que lo digas,Vicente.

Responder
Luis Alberto Restrepo 27 julio, 2021 - 10:50 am

Bello artículo, Chucho, me deleitan mucho esas memorias. Mil gracias! También por acá pasan los músicos venezolanos y siempre les ayudamos con algún dinero.

Responder
jesús+ferro+bayona 28 julio, 2021 - 11:22 am

Corrijo:

Alegran la vida y animan a la solidaridad. Gracias. Luis Alberto.

Responder
John+Arbeláez 27 julio, 2021 - 11:57 am

Amena y nostálgica tu reflexión sobre los juglares que abundan no sólo en la costa sino a lo largo y ancho de nuestro país musical.
Has captado la esencia musical de la costa caribe, su idiosincracia y la índole alegre del costeño. Magnífico escrito.

Responder
jesús+ferro+bayona 28 julio, 2021 - 11:20 am

Gracias,John, por tus comentarios.Va un abrazo.

Responder

Dejar un comentario