Home Cultura Espitia

Espitia

Por Jorge Ivan Gonzalez
396 vistas
Download PDF

Jorge Espitia murió hace pocos días. Estudioso de los temas fiscales. Sus últimos trabajos fueron sobre la tributación, la distribución y las regalías mineras.

En el campo tributario, Jorge Espitia publicó numerosos estudios en compañía de Luis Jorge Garay. Siguiendo las preocupaciones de Piketty, y en la misma línea de otros autores colombianos, como Facundo Alvaredo y Juliana Londoño, Garay y Espitia examinaron en detalle la estructura de los ingresos y de la riqueza en Colombia.

Mostraron que para entender las desigualdades del país no basta con mirar qué pasa con los ingresos, sino que es fundamental conocer la distribución de la riqueza. Esta preocupación cada día gana más relevancia en el campo internacional. Entidades como el Banco Mundial, la Cepal y Oxfam han insistido en que los análisis sobre la concentración tienen que observar la distribución de los activos y la riqueza. En todos los casos la desigualdad de la riqueza es mayor que la del ingreso. Más allá de los ejercicios pioneros que han realizado los colegas mencionados, en el país se ha avanzado muy poco en la comprensión de las desigualdades de activos y de riqueza. Esta tarea le correspondería al Dane y a la Dian, que anualmente deberían publicar el Gini de concentración de la riqueza.

Espitia también contribuyó a la comprensión del balance neto, entendido como la relación entre impuestos y subsidios. Estos ejercicios ya comienzan a realizarse de manera regular en Colombia. Se trata de comparar la distribución del ingreso, antes y después de la acción de la política fiscal. El principio normativo es claro: los pobres deben recibir subsidios y no pagar impuestos. Y, de manera similar, los ricos tendrían que pagar impuestos y no recibir subsidios. Si este postulado elemental se cumple, la política fiscal debería contribuir a la reducción del Gini. Este resultado se observa claramente en la mayoría de los países de Europa. En Bélgica, por ejemplo, el Gini pasa de 0,5 a 0,22. En Colombia y en América Latina el Gini apenas se reduce en una o dos centésimas. Ello significa que la política fiscal (impuestos menos subsidios) no cumple su tarea distributiva.

Aceptando la invitación de Piketty, los estudios de Garay y Espitia van más allá de la distribución de la riqueza por deciles. Examinan la concentración en el uno por cien, el uno por mil, el uno por diez mil. La concentración alcanza niveles sorprendentes cuando se compara la riqueza de los súper ricos y de los súper súper ricos, con el resto de la población. Y como lo hace cada año Oxfam en Davos, estas comparaciones son un llamado a la indignación. Es una invitación a pensar en las causas que han llevado a que la sociedad actual sea profundamente injusta. A pesar de los llamados insistentes de Oxfam, la desigualdad sigue aumentando.

En el análisis de las regalías mineras, y siguiendo los principios ricardianos de la renta diferencial, Espitia observa que los excedentes derivados de los mayores precios se quedan en manos de las empresas privadas. Estos beneficios, que son como una lotería, y que no tienen relación con las actividades empresariales, no son para el empresario privado sino para el conjunto de la sociedad. En la última reforma tributaria se introdujo de manera parcial este criterio, buscando que la tarifa sea progresiva a medida que aumentan los precios en el mercado internacional.

Jorge Iván González

Febrero, 2023

2 Comentarios
1

También te gustara

2 Comentarios

Silvio Zuluaga 3 febrero, 2023 - 9:17 am

Jorge Iván: me parece muy atinada la relación que haces entre el origen de los EXCEDENTES EXCESIVOS y la actividad empresarial: estos no son necesariamente producto del esfuerzo empresarial y deben pagar mayores impuestos. Los excedentes EXCESIVOS, pueden provenir como bien lo anotas de una subida de precios, algunas veces manipulada; o de guerras, que siempre tienen un componente alto de locura; de una plusvalía proveniente de legislaciones urbanísticas; de un delirio mediático ( vg deportistas, cantantes…); por SERENDIPIA, un descubrimiento o un hallazgo afortunado, valioso e inesperado que se produce de manera accidental, casual, o cuando se está buscando una cosa distinta, por ejemplo el toparse con una mina en condiciones super favorables de explotación. Definitivamente, estos excedentes excesivos deberían pagar una tasa diferencial de impuestos más alta. La otra forma de generar EXCEDENTES EXCESIVOS es la corrupción, a la cual no se le debe cobrar impuestos sino expropiar el 100%. Desafortunadamente, la corrupción ha permeado algunas de las formas mencionadas de lograr EXCEDENTES EXCESIVOS.

Respuesta
vicente alcala 5 febrero, 2023 - 7:57 am

Jorge Iván, gracias por tu artículo. Conseguiré y leeré los libros de Espitia, que intuyo muy valiosos. (Perdona mi ignorancia).

Respuesta

Deja un comentario