Era hembra…

Por: Jorge Luis Puerta
242 Vistas
jungle, colombia, nature

Caserío Taparal, riberas del río Taparal, selva adentro del Chocó en el Pacífico colombiano.

Nos reciben con su pobreza a la vista, pero con el cariño y algarabía de siempre. Son algunas de los cientos de familias internadas en estos bosques, buscando la sobrevivencia que permite, a veces, la explotación de la madera.

Nos cuentan que desde hace años la pesca es menos y la desnutrición de los niños es más. Los animales han huido a la espesura… para defenderse del hombre. Sin embargo, los niños necesitan proteínas. Mañana van a cazar. Dicen que si queremos, los acompañemos. Son un padre y su hijo, de unos 17 años. Solo llevan sus cerbatanas y un poco de masato, por si hay sed.

Es temprano, apenas está clareando. Luego de un trecho de caminata, nos detienen abruptamente. A unos veinte metros, un espléndido mono de unos 30 kilos descansa en la horqueta de un árbol enorme. Toman sus cerbatanas, apuntan y esperamos oír el silbido de los dardos impulsados por esos formidables pulmones entrenados[1]. Habrá comida para todos.

Era hembra…

Pero el silencio se impone. El padre baja su caña y suavemente le indica al hijo que haga lo mismo… Nos regresamos, dice, y más adelante explica: era una hembra y… estaba preñada.

Entonces, ese silencio se cargó de significados…

Jorge Luis Puerta

Octubre, 2020


[1] Foto: Sally Weigand / Alamy, Foto de stock.

1 Comentario

Vicente Alcala 8 octubre, 2020 - 3:43 pm

Lo breve, si bueno, dos veces bueno. La dialectica: del dolor por el mono que van a matar; el alivio y compasion con la hembra que salvan

Responder

Dejar un comentario