Home Actualidad En educación la sola equidad no basta

En educación la sola equidad no basta

Por Jesús Ferro Bayona
197 vistas
Download PDF

Consagrar la educación como un derecho fundamental de todos los individuos es un paso importante que debe incluir el derecho a la educación superior. La consagración de la educación como derecho fundamental, además, contribuye a mejorar la equidad social que es un propósito central del actual gobierno.

De los 502,6 billones del presupuesto nacional 2024, 70,4 billones se destinarán a la educación. Es un monto importante para reforzar un sector clave del desarrollo humano de los colombianos. El drama es que las necesidades educativas son enormes. Si esos recursos se administran con eficiencia y se mantiene la tendencia de su crecimiento en los tres años de gobierno que siguen, la juventud colombiana tiene futuro.

Sin embargo, no basta con que la financiación de la educación aumente. Se requiere que haya un norte en las políticas educativas, un plan de desarrollo adecuado para el sector y saber hacer lo que hay que hacer. Por eso, el proyecto de ley estatutaria de reforma que el Ministerio de Educación presentó para debate y aprobación del Congreso es crucial. El proyecto debe armonizarse con el presupuesto nacional para que la financiación no se convierta en un elefante blanco, en un país que no tiene los recursos financieros que los países más desarrollados manejan con holgura. 

En ese sentido, y refiriéndome a la educación superior, el aumento de la cobertura que busca el proyecto es de entrada un asunto que abre la discusión: crear 500 mil cupos nuevos, o pasar de 55% a 62% de matriculados en los próximos tres años es una meta loable. Social y políticamente resonante incluso. El riesgo que se corre es que mientras la cobertura crece, la calidad, si no recibe la inversión requerida, desfallece. 

Esa es una debilidad que los expertos, entre ellos rectores de cuatro prestantes universidades privadas, vienen anotándole al proyecto. La calidad no da réditos sociales y políticos inmediatos, como suele pasar con la cantidad de estudiantes que entren al sistema, pero es fundamental para el desarrollo a largo plazo. Por ejemplo, egresados que demuestren sólida formación básica, competencias profesionales en las empresas públicas y privadas, manejo de otro idioma distinto al español y comportamientos éticos en los negocios y en la vida ciudadana, son los que abren horizontes seguros de competencia en el mundo globalizado con retornos de prosperidad económica y social al país.

Consagrar la educación como un derecho fundamental de todos individuos es un paso importante que debe incluir el derecho a la educación superior. La consagración de la educación como derecho fundamental, además, contribuye a mejorar la equidad social que es un propósito central del actual gobierno. Pero la equidad entendida solo como cobertura produciría mayor desempleo si no hay idoneidad profesional de los egresados en el mercado laboral.

Jesús Ferro Bayona

Octubre 20, 2023

0 comentario
0

También te gustara

Deja un comentario