El eslabón perdido del crecimiento

Por: Mauricio Cabrera Galvis
1014 Vistas
money, profit, finance-2696219.jpg

El gasto de los hogares ha sido el verdadero motor de la recuperación económica ‒creció hasta septiembre 14.8 % (son las últimas cifras que se tienen del DANE)‒, mientras la economía creció el 10 %. 

En pesos corrientes el consumo de los hogares aumentó $94.6 billones en ese período, y $68.7 billones respecto de los nueve meses del año 2019. ¿De dónde sacaron los colombianos la plata para ese mayor volumen de gastos?

La pregunta es muy relevante, porque el año pasado hubo 1.5 millones más de desempleados sin ingresos que en 2019 y, además, porque según el mismo DANE un 30 % de los hogares no tienen ingresos suficientes para las tres comidas diarias, lo cual indica que el aumento del consumo ha estado muy mal distribuido.

Los economistas hemos planteado algunas explicaciones. Hasta septiembre, el aumento de los precios internacionales del café y la devaluación le dieron a las 500.000 familias productoras del grano $1.5 billones de ingreso adicional. Las remesas del exterior aumentaron en ese periodo cerca de 2000 millones de dólares, lo que ha representado un mayor ingreso de unos $8 billones. Son parte de la explicación, pero es claro que solo representan un 10 % del aumento de los gastos de los hogares.

Otra posible explicación es la caída del ahorro de los hogares. Según el DANE, la tasa de ahorro de los hogares en 2021 fue de 2.2 %, mientras que el año anterior había sido del 10.3 %; inclusive en el trimestre julio-septiembre de 2021 fue negativa en 0.2 %. Una caída de tal magnitud no es usual ni tiene explicación lógica. “La naturaleza no da saltos” decía Alfred Marshall, uno de los padres de la economía neoclásica.

Afortunadamente hay no-economistas, que no recurren a tantas cifras, pero sí a su observación de la realidad y plantean explicaciones que son tabú para los economistas que ni se atreven a hablar de ellas. Por ejemplo, el leído columnista Felipe Zuleta escribió en su primera columna de este año, a propósito de la pregunta por el origen del mayor gasto en consumo:

“¿De dónde viene toda esa plata? Parte, sin duda, del sector formal de la economía, pero otro tanto llega, creo yo, de cuatro fuentes ilegales, a saber: narcotráfico, contrabando, corrupción y minería ilegal. De no ser por estas actividades ilícitas, seguramente no estaríamos hablando de esta recuperación económica. Colombia, lamentablemente, se convirtió en la lavandería de dineros ilícitos más grande del mundo. No en vano, para nuestra vergüenza, somos el país que más produce y exporta cocaína. Esa plata entra de alguna manera a nuestra economía”.

La explicación tiene mucho sentido. A pesar de los esfuerzos de erradicación de cultivos de coca, parece que la producción de cocaína no ha disminuido. En parte por la resiembra y en parte por el aumento de la productividad, todo estimulado por la devaluación, pues ese es el producto de exportación que mejor responde a la tasa de cambio. Lo mismo puede decirse de la minería ilegal, que también se ha vuelto más rentable por el elevado precio internacional del oro.

No hay estudios recientes sobre el ingreso de dineros ilícitos a la economía, pero en las ciudades sí se ven muchos nuevos ricos sin que haya explicación de sus ostentosos consumos distinta a actividades ilegales, como las que menciona Zuleta. Este puede ser el eslabón perdido de la recuperación económica.

Mauricio Cabrera

Enero, 2022

2 Comentarios

Jorge Luis Puerta 22 enero, 2022 - 10:55 am

Excelente punto Mauricio. Definitivamente sería bueno conocer más sobre esos “vasos comunicantes” que realmente existen entre economía formal e informal. Creo que no hay fronteras muy claramente dibujadas entre las dos…

Responder
César Vallejo 25 enero, 2022 - 9:32 am

Excelente tu reflexión Mauricio, como todas las tuyas. Olvidaste incluir las cuantiosas transferencias del gobierno a los hogares y a las empresas, con ocasión de la pandemia. Algo de ellas se refleja en el comportamiento del déficit fiscal y en el elevado endeudamiento externo. Un abrazo,

Responder

Dejar un comentario