Home Cultura EL CARNAVAL DE CELIA CRUZ

EL CARNAVAL DE CELIA CRUZ

Por Jesús Ferro Bayona
146 vistas
Download PDF

Barranquilla ha empezado a marcar puntos en la lista de ciudades colombianas con número ascendente de visitantes, un dato que sin duda está asociado al carnaval, pero que puede convertirse en una ventaja turística en el curso del año.

Terminadas las fiestas del carnaval queda la sensación de vacío, debido quizás a los excesos, que el cristianismo ha interpretado por siglos como arrepentimiento de los pecados cometidos. El Miércoles de Ceniza compensa el vacío espiritual con los rituales de la imposición del “polvo en que te vas a convertir”, con los que se inicia la Cuaresma, del latín Quadragesima, es decir los cuarenta días que preceden al Jueves y Viernes Santo de la Semana Mayor, cuando finaliza el ciclo religioso del desierto de la purificación y de la penitencia antes de celebrar la resurrección de Jesucristo. Acá en el trópico no tenemos las cuatro estaciones del norte transmutadas en las notas musicales de Vivaldi que impregnan el carnaval de Venecia.

Pero sí tenemos a cambio la música salsera con las palabras sonoras “la vida es un carnaval” que Celia Cruz canta con su potente voz. Una invitación festiva a pasar el resto del año con sentimiento de plenitud, compensando el vacío dejado por el carnaval entre las dos estaciones de la sequía y de las lluvias, nuestros verano e inviernos tropicales, porque “la vida es una hermosura”. Esa plenitud que Esthercita Forero transmitió cantándole a mi vieja Barranquilla, a sus caños saludando al Magdalena, mantiene vivas las imágenes y recuerdos de “las cumbias de mi pueblo currambero”. Imágenes que perduran durante el año que queda hasta la próxima cita de los carnavales. Son palabras inspiradoras que se ajustan con acierto al atractivo que ya ejerce la ciudad en tiempos en los que aumentan los viajeros por el mundo.

Barranquilla ha empezado a marcar puntos en la lista de ciudades colombianas con número ascendente de visitantes, un dato que sin duda está asociado al carnaval, pero que puede convertirse en una ventaja turística en el curso del año. Cuando uno visita ciudades brasileras como Río de Janeiro se encuentra con que a la belleza de su bahía y vegetación exuberante se suman los espectáculos nocturnos de las escuelas de samba que se presentan en hoteles y cabarets donde disfruté una vez la muestra en pequeña escala de sus carnavales gigantes.

En New Orleans se descubre que todos los días son el Mardi Gras que continúa vivo en las calles como Bourbon Street. En Barranquilla podrían prolongarse en espectáculos durante el año ya que la música y las comparsas son un atractivo turístico ahora cuando tenemos el Malecón y el Ecoparque de la Ciénaga de Mallorquín para no ir más lejos. En todo caso, “la vida es un carnaval” de Celia Cruz, también es un estado del alma: “ay, no hay que llorar…es más bello vivir cantando”.

Jesús Ferro Bayona

Publicado en El Heraldo de Barranquilla.

0 comentario
2

También te gustara

Deja un comentario