Home Actualidad El atraso de La Guajira

El atraso de La Guajira

Por Jorge Ivan Gonzalez
274 vistas
Download PDF

La situación de La Guajira es la expresión del fracaso de la planeación en Colombia. 

Una región tan rica no debería tener poblaciones tan pobres. No solamente ha fracasado la planeación en La Guajira, sino en numerosas regiones del país. El Magdalena Medio ha explotado petróleo durante más de 100 años y los municipios de la zona continúan con altos niveles de pobreza. La situación es parecida en el litoral Pacífico.

La calidad de vida en La Guajira no mejoró con la bonanza del carbón. Las regalías no se utilizaron bien y los excedentes no se aprovecharon. El gobierno tiene claridad sobre la necesidad de ir abandonando la producción de carbón y hacer una transición que permita aprovechar las potencialidades del viento y el sol.

No obstante las declaraciones de los diferentes gobiernos, las transformaciones estructurales no se han llevado a cabo y el atraso de La Guajira se ha mantenido. La sentencia T 302 de 2017 de la Corte Constitucional declaró el estado inconstitucional de temas como el agua, la alimentación y la salud en La Guajira. Estos males que son urgentes, no se han resuelto. Entre otras razones, porque se han aplazado las decisiones estratégicas de mediano y largo plazo.

Uno de los problemas estructurales de la Guajira es la asimetría en el uso del suelo. En las áreas de los territorios colectivos, el conflicto en el uso del suelo es de 19%, en las tierras con aptitud agrícola es de 42%, y en las áreas de protección es de 26%. El mal uso del suelo termina afectando la sostenibilidad de los bosques y de las aguas. En todos los municipios del departamento la información catastral está atrasada. El desfase es de 13 años. Además, el 93% de los planes de ordenamiento territorial no se ha actualizado.

La primera transformación del plan de desarrollo, “Colombia Potencia Mundial de la Vida”, se refiere al ordenamiento del territorio alrededor del agua. Aunque los desequilibrios se presentan en todo el país, en La Guajira se expresan de una manera más contundente. La sostenibilidad ambiental tiene una relación directa con la equidad y la pobreza. En Uribia la pobreza multidimensional tiene una incidencia de 92,2%.

Los recursos que se han destinado a la Guajira se han utilizado mal. Entre el 2012 y el 2023 La Guajira recibió $4 billones de regalías, y se han realizado 1.055 proyectos. Los dineros se han desperdiciado en pequeñas inversiones, sin que se haya diseñado una estrategia de mediano y largo plazo. Los recursos no se han reflejado en el desarrollo regional.

Además del ordenamiento del territorio, el otro reto estratégico del departamento es la creación de los mecanismos que permitan potenciar el viento y el sol. Aunque este camino se ha ido consolidando, los retos son enormes. Unos son de naturaleza tecnológica. Otros tienen que ver con las consultas previas y los acuerdos con las diferentes comunidades. La sostenibilidad tiene que ir a la par con la equidad. Es importante que los grupos indígenas participen de los excedentes. Pero, sobre todo, es fundamental que los recursos se inviertan de manera adecuada.

En uno de los diálogos socráticos, consignados en “La República” de Platón, se afirma que la felicidad resulta de la conjunción de la riqueza con la virtuosidad. La riqueza es una condición necesaria, pero no suficiente. Las bonanzas sin virtuosidad se convierten en una maldición.

Jorge Iván González

Julio, 2023

Publicado en La RepúblicaBogotá

0 comentario
0

También te gustara

Deja un comentario