Educación y empleo

Por: Jesus Ferro Bayona
245 Vistas

De los cuatro temas ‒educación, salud, seguridad y empleo‒, la conexión entre educación y empleo me parece que enfatiza un reto para el candidato que resulte elegido como presidente y, por supuesto, para el futuro del país en los próximos años.

Los jóvenes ven la educación como uno de los cuatro asuntos que más les interesan. Los otros tres son, en su orden, la salud, la seguridad y el empleo. El dato lo revela el “Quinto estudio de percepción de jóvenes en Colombia” realizado por una alianza entre la Universidad del Rosario, el periódico El Tiempo, la fundación Hans Seiddel y la firma Cifras y Conceptos.

El estudio, aplicado a una población de 2200 personas, está orientado a conocer las inclinaciones de los jóvenes entre 18 y 32 años a la hora de elegir al nuevo presidente. Con ese objetivo, la información muestra que 63 % de ellos votó en las elecciones del 13 de marzo, la cual incluía una consulta interpartidista para elegir candidatos a la presidencia. No creo que el porcentaje revele una apatía política entre los jóvenes encuestados, según algunos comentaristas, aunque 52 % de los jóvenes responde que no se siente representado por los candidatos que están compitiendo. Pero no voy a fijarme en ese tema que interesa más a los encuestadores políticos. Me llama más la atención reflexionar sobre los aspectos más relevantes que tienen que ver con la educación.  

De los cuatro temas, educación, salud, seguridad y empleo, la conexión entre educación y empleo me parece que enfatiza un reto para el candidato que resulte elegido como presidente y, por supuesto, para el futuro del país en los próximos años. Es un hecho cada vez más acentuado y desafiante que los jóvenes que se hallan en edad de ingresar a la educación superior no piensan únicamente en la carrera universitaria que más los atrae según sus capacidades y habilidades personales. Es indudable que están preocupados por seguir estudios superiores que los conduzcan a encontrar trabajo en el mercado ocupacional, ya no solo para realizarse como seres humanos sino también, y quizás sobre todo, para obtener ingresos económicos que les den seguridad y estabilidad financiera. En ese sentido, la juventud de ahora ha tomado más conciencia de que tener una profesión que les ofrezca mejores oportunidades en el mercado laboral les traerá bienestar económico, pero a la larga es una condición para contar con mayores posibilidades de alcanzar una segunda profesión u ocupación para desarrollar sus habilidades personales en la música, el arte, las humanidades, para mencionar algunas de muchas otras que traen satisfacciones a veces mayores que el solo ejercicio de una profesión.

En otras épocas se pensaba que tener un título profesional en ingeniería o negocios era incompatible con el estudio formal de la filosofía o la historia. Sin embargo, la evolución de las políticas en educación superior europeas, por ejemplo, permite la doble titulación en carreras distintas, y si no puede hacerse simultáneamente por diversos motivos, queda la posibilidad de hacerlo con posterioridad, siguiendo un posgrado no profesionalizante en artes y humanidades. La urgencia por presentar a los electores sus programas educativos básicos no ha dejado que los candidatos muestren que la educación va más allá de tener con qué ganarse la vida.    

Jesús Ferro Bayona

Publicado en El Heraldo (Barranquilla

Junio, 2022

1 Comentario

Hernando+Bernal+A. 22 junio, 2022 - 8:36 am

Chucho: en mi opinión deberíamos clarificar entre lo que se entiende por educación superior, y lo que significa el real concepto de Universidad. En la visualización de la educación superior, a partir del Decreto Ley 80 de 1980 y de la Ley 30 de 1992, se da una prioridad a la formación para el ejercicio de las profesiones. Por esta razón los candidatos a su vez priorizaron la apertura y el ingreso y el Presidente Petro lo señala además solo con la óptica del DERECHO. Pareciera que los asuntos relacionados con las humanidades, la formación ciudadana, la formación ética y la formación integral, – propias del concepto de universidad -, se dan por hecho, y no merecen una especial atención. Es importante que hagamos conciencia de ello, para defender el sentido real de la Universidad, y para que los jóvenes entiendan las diferencias. Cordial saludo. Hernando

Responder

Dejar un comentario