Categorías
Cultura

Diálogos de ultratumba – Aristóteles seducido y humillado

LINGUACUTA.- Escuchen esta historia picante que le sucedió al muy serio Aristóteles de Estagira. ¡Quién lo hubiera imaginado!

LINGUACUTA.- Escuchen esta historia picante que le sucedió al muy serio Aristóteles de Estagira. ¡Quién lo hubiera imaginado!

— ¡Cuenta, cuenta!, exclamó un grupo ávido de chismes, gusto que los humanos no pierden ni en Ultratumba.

LINGUACUTA.- He oído de buena fuente que siendo adolescente, Alejandro de Macedonia -el futuro “Magno”- se encaprichó con una bella cortesana llamada Filis. Alejandro, con las hormonas superalborotadas, decayó en sus estudios, lo que molestó mucho a su preceptor Aristóteles, quien le cortó el romance con Filis. Entonces los dos tortolitos urdieron un engaño para poder seguir viéndose.

— ¿Cómo se la jugaron a Aristóteles?

LINGUACUTA.- Filis lo sedujo haciéndole ojitos y diciéndole que se había dado cuenta de que era mejor entregarse a juegos eróticos con un hombre de su talla que con un joven inexperto. Cuando a Aristóteles se le iluminó el rostro, la joven lo invitó a que se encontraran en un bosque cercano.

— ¡No vayas a decirnos que un tipo tan inteligente cayó en la trampa!

LINGUACUTA.- Cayó redondito. Aristóteles se dirigió al lugar de la cita entusiasmado con la idea de poseer a la atractiva Filis quien lo recibió, casi desnuda, exponiendo dos poderosos argumentos que saltaban juguetonamente a la vista y que dejaron completamente turulato al filósofo.

— Esto se pone escabroso.

LINGUACUTA.- Filis, viendo que ya se había puesto de bulto la turbación de Aristóteles, le pidió que se desnudara y se pusiera en cuatro patas para dejarse cabalgar y azotar las nalgas. Aristóteles, excitadísimo, aceptó y permitió que la bella lo cabalgara y azotara vigorosamente. En aquel momento aparecieron Alejandro, su padre Filipo y otros miembros de la corte, invitados por Alejandro para que vieran cuán poco virtuoso era en realidad su preceptor. Aristóteles, avergonzado, se retiró a una isla del Egeo a escribir un ensayo, casualmente contra las mujeres. Y Alejandro pudo seguir calmando tranquilamente su libido.

SOFROSINA.- Linguacuta, estás bien atrasada de noticias. Hace mucho tiempo circuló en Europa ese relato. A partir de una fuente oral y anónima tomó forma escrita en el siglo XIII y se hizo popular porque de ahí en adelante fue retomado por varios artistas, en medios que van desde la escultura en piedra en las iglesias hasta paneles de madera o marfil, alfombras y tapices, grabados, pinturas al óleo, aguamaniles y vidrieras. El tema atrajo a artistas tan reputados como Durero, Hans Baldung o el viejo Lucas Cranach.

LINGUACUTA.- No tenía ni idea, Sofro.

SOFROSINA.- Infórmate mejor antes de andar divulgando chismes.

LINGUACUTA.- ¿Chismes? ¿Acaso no es historia?

SOFROSINA.- No es historia, es historieta. Es un puro invento clerical para aleccionar y asustar a los machos sobre el peligro que representa el poder seductor -y “demoníaco”- de las hijas de Eva, capaz de triunfar inclusive sobre un intelecto masculino de primera categoría, como el de Aristóteles.

LINGUACUTA.- Mejor dicho, tragué cuento. ¡Yo que pensaba que las fake news eran una novedad! Ya entiendo por qué Gracián me advirtió: “Es ordinario el mentir, sea extraordinario el creer”.

SOFROSINA.- ¡Espabílate, muchacha! En materia de comportamiento humano no hay nada nuevo sino lo que se ha olvidado.

Rodolfo Ramón de Roux

Febrero de 2024

Por Rodolfo Ramon De Roux

Jesuita, 1962-1981. Felizmente casado con Marta Martínez Vigoya; padres de dos hijas. Doctor en Ciencias Sociales de las Religiones (EHESS, París) y en Estudios sobre América Latina (Universidad de Toulouse, Francia). Profesor emérito de la U. de Toulouse, donde fue codirector del Instituto pluridisciplinar de estudios sobre América Latina (IPEALT).

Una respuesta a «Diálogos de ultratumba – Aristóteles seducido y humillado»

“Donde se confirma lo dicho con algunos ejemplos” aunque el ejemplo sea fabuloso. Una cosa son los instintos (hormonas, etc.) con sus inclinaciones e impulsos… y otra la inteligencia consciente con la voluntad fortalecida, sin que estas olviden los primeros. Muy humano y pedagògico tu diàlogo de hoy, Rodolfo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil