Desempleo y pandemia

Por: Mauricio Cabrera
284 Vistas
termination, silhouettes, human

Diversos analistas culpan la caída del empleo a la nueva cuarentena y a los cierres de actividades económicas decretadas en enero para controlar el gran aumento de contagios y muertes por covid-19 producido por los excesos de diciembre. No es del todo cierto. 

Varios analistas culpan la caída del empleo a la nueva cuarentena y a los cierres de actividades económicas que se decretaron en enero para controlar el gran aumento de contagios y muertes por covid-19 producido por los excesos de diciembre. No es del todo cierto. 

Enero siempre ha sido un mes difícil para el empleo. Después de las fiestas decembrinas que generan mucha ocupación temporal para responder al aumento de la demanda por los viajes, celebraciones y la explosión de las compras navideñas, viene la resaca de la cuesta de enero, donde mucha gente se da cuenta que gastó más de lo que tenía y se aprieta el cinturón. Los negocios vuelven a su ritmo normal y se despiden miles de trabajadores temporales.

Este comportamiento estacional se refleja en las cifras del Dane que cada enero muestran, con respecto a las cifras de diciembre, un aumento de la tasa desempleo (en promedio unos 2,7 puntos porcentuales ‒p.p.‒ en la última década) y una disminución equivalente en la tasa de ocupación.

Este enero de 2021 se agrandó la diferencia: el desempleo aumentó casi 4 puntos con respecto a diciembre de 2020, llegando a un asustador 17,3 %, el segundo peor registro para este mes en lo que va corrido del siglo, con excepción del 2002, donde alcanzó el 17,9 %. En relación con el mismo mes del año anterior la tasa de desempleo aumentó 4,3 p.p., también uno de los mayores aumentos de este siglo. La situación es peor en las 13 ciudades más grandes del país, en las que el desempleo llegó al 19,5 %.

Los porcentajes son números fríos que esconden la tragedia de 1,57 millones de personas que empezaron mal el año nuevo perdiendo su empleo y sus ingresos. De estas 938.000 fueron mujeres y 639.000 hombres, es decir, 6 de cada 10 nuevos desempleados fueron mujeres. Por eso la tasa de desempleo femenino es de 22,7 % mientras que la de los hombres es mucho menor, 13,4 %.

Varios analistas culpan de esta caída del empleo a la nueva cuarentena y los cierres de actividades económicas que se decretaron en enero para controlar el gran aumento de contagios y muertes por covid-19 producido por los excesos de diciembre. No es del todo cierto.

La actividad económica en la que más se perdieron empleos, comparando con enero del año anterior, fue la industria manufacturera, con más de 400.000. Es claro que la industria no fue afectada por los toques de queda ni por la ley seca. Por el contrario, aunque se esperaría que el comercio sufriera más por las restricciones, fue uno de los pocos sectores que registró un aumento en el número de personas ocupadas (44.000). Los otros dos sectores que sacaron la cara fueron construcción y servicios públicos, donde la demanda está garantizada por los subsidios estatales.

La hipótesis alternativa, por lo menos para la industria, es la falta de demanda, pues en el 2020 sus ventas cayeron 8 %. En sectores como restaurantes, hoteles o entretenimiento es una mezcla de causas: los afectan las restricciones, pero también venden menos por el autocuidado de la gente o su falta de dinero para viajar o salir de rumba.
Mientras la gente no vuelva a tener ingresos suficientes y no se recupere la demanda, la reactivación será lenta.

Mauricio Cabrera Galvis

Marzo, 2021

1 Comentario

Eduardo Jiménez 14 marzo, 2021 - 7:35 am

Gracias Mauricio por este comentario, que además es muy cierto en cuanto a los factores que han afectado la economía. Aquí en el Rodadero donde vivo se han presentado todos: la caída estacional propia de Enero luego que ha finalizado lo que pudo haber de temporada de fin de año, los comerciantes que tuvieron que entregar sus locales pues no pudieron resistir tantos meses pagando arriendo y servicios sin tener ingresos, y nosotros los consumidores que por temor o por las mismas restricciones del pico y placa y el pico y cédula, no hemos vuelto a frecuentar sitios donde antes íbamos. Saludos

Responder

Dejar un comentario