Home ¿En qué creo hoy? Deformaciones de la creencia en Dios

Deformaciones de la creencia en Dios

Por Horacio Martinez Herrera
82 vistas
ai generated, creator and created, god's handiwork-8664154.jpg
Download PDF

Una de las grandes fuentes de la negación actual de Dios está en las deformaciones de la creencia en Dios. Esta deformación afecta tanto a la concepción que se tiene de Dios, como a la imagen que proyecta la religiosidad de los creyentes y, en especial, la actitud de la Iglesia.

Las deformaciones más importantes de la imagen de Dios se refieren al aspecto mítico, abstracto e inmutable con que se le suele presentar. El hombre actual, especialmente el intelectual, no puede encontrar satisfacción a sus aspiraciones religiosas y a la necesidad de una mística para su vida y acción, en un Dios y en una religión que se le proponen saturados de rasgos míticos y de ritos mágicos. El teísmo ha convertido a Dios en un simple arquitecto del universo, en un tapaagujeros que sirve para colmar las lagunas de la ciencia.

El hombre actual, igualmente, rechaza la imagen de un Dios extraño a la historia. La teología cristiana, por la preocupación de pensar a Dios lo más trascendente y absolutamente posible, le atribuyó una preeminencia infinita a cuanto de positivo hay en el mundo. Con esto se llegó a imaginar a Dios como si fuera del movimiento de la historia. Al convertirlo en un allende la historia, se colocaba a Dios fuera del mundo.

Respecto a la imagen que suele proyectar la religiosidad, y en especial el cristianismo, ciertamente dan pábulo a un rechazo de Dios ciertas actividades de sus cultores abiertamente reñidas con los actuales conceptos de la dignidad del hombre, de la igualdad, de la solidaridad y de la justicia. Tales son:

– Las injusticias contra el hombre perpetradas por cristianos; la religión degradada a veces en instrumento de poder; el fariseísmo de tantos que se dicen cristianos y obran toda clase de deshonestidades.

– El escándalo que ha producido la Iglesia al presentar un contratestimonio para muchos hombres de hoy. Estos hombres no han visto un testimonio de acogida al progreso humano, a las conquistas del hombre, y han creído que la religión es el opio del pueblo y la causa de su retraso. La Iglesia, al estar vinculada a una forma política determinada, muchas veces no ha dado testimonio de defensa de los valores humanos. No deja de ser causa del ateísmo la oficialidad de la religión católica en determinados países, porque el proteccionismo oficial no permite que el cristianismo despliegue todo el dinamismo interior que le es propio.

– La convivencia de la religión con las injusticias sociales consentidas, amparadas o toleradas por católicos representativos -eclesiásticos o seglares-Se ha llegado a identificar por esto a la sociedad cristiana con la sociedad capitalista.

– Las falsas posturas de los cristianos al no enfrentarse con el problema del dolor humano, han permitido a tantos ateos negar a Dios en nombre de la honradez, de la moral.

El ateísmo contemporáneo es un grito de rebeldía contra las formas religiosas deformadas, que nos debe llevar a un replanteamiento del problema de Dios y de sus implicaciones. El ateísmo, por otra parte, nos obliga a una purificación de la concepción de Dios y a un rechazo de sus caricaturas.

La desacralización actual del mundo tiene el riesgo de alzarse contra Dios, pero también ofrece la oportunidad de eliminar una falsa concepción de la divinidad que tiende a hacer intervenir a Dios, allí donde el hombre es impotente. Hay que reen-contrar el sentido del misterio y eliminar la excesiva racionalización de Dios, para que se restablezca su auténtica búsqueda.

Hay personas que, rechazando una idea falsa de Dios, no son ateos, sino que hacen una afirmación implícita del verdadero Dios.

Horacio Martinez Herrera

Abril, 2024

4 Comentarios
1

También te gustara

4 Comentarios

Vicente Alcalá 17 abril, 2024 - 6:12 am

Gracias Horacio. Por favor, escribe soobre rasgos positivos de Dios, según nuestra fe.

Respuesta
Humberto Sánchez Asseff 17 abril, 2024 - 8:31 am

Gracias Horacio. Por favor, no desistas. Me hubiera gustado que tu artículo fuera aclarado con ejemplos. No sé si es posible “plastificar” un poco tus criterios y percepciones.

Respuesta
Gabriel Diaz 17 abril, 2024 - 8:31 am

Horacio: muy buen comentario y muy enriquecedor por los argumentos.
Como todos tus escritos.
Muchas gracias

Respuesta
Reynaldo Pareja 17 abril, 2024 - 11:01 am

Horacio, abordas dos interpretaciones de Dios desde dos perspectivas validas, cada una dentro del contexto historico en que las has desmenuzado. Estas dos percepciones han sido a lo largo de la historia de la humanidad las que han marcado las posturas ideologicas y divergentes expresadas tambien en las actitudes y comportamientos contradictorios de aquellos que se presentan como interpretes autorizados de lo que se supone es la correcta percepcion del Icognoscible Dios que se ha Revelado a traves de sus escogidos Mensajeros.Estos han creado las religiones mundiales reconocidas oficialmente y por suficientes seguidores que las hacen visibles y suceptibles de ser estudiadas, analizadas, aceptadas o rechazadas. Esto no nos quita la dificultad de entender cómo Dios puede existir y estar aparentemente ausente de la historia humana; cómo puede darse a conocer cuando su Esencia es simplement incognocible por nuestra limitada capacidad intelectual e inamdurez espiritual; cómo puede ser Dios la Fuente de todo lo que Es y Sera, y sin embargo parece estar ausente de las manifestaciones violentas que causan sufrimiento; y finalmente cómo puede proclarmar una moral que se rige por la justicia y el amor cuando los representantes de la misma son quienes contravienen su realidad y direccionalidad del comportamiento humano.
Horacio, has suscitado preguntas que siguen increpando nuestra capacidad de análisis y la verificacion de las contradicciones que nos rodean. Sigue estimulandos a indagar y entender las leyes espirituales invisibles que deberian guiar nuestros contradictorios comportamientos.

Respuesta

Deja un comentario