Home Actualidad Colombia y la OCDE

Colombia y la OCDE

Por Jorge Ivan Gonzalez
302 vistas
Download PDF

Hace 15 días, el Consejo de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) aprobó el informe post-acceso presentado por el gobierno colombiano.

Después de que el país fue admitido a la OCDE en 2020 se comprometió a mejorar algunas prácticas, que en opinión de la Organización no alcanzaban los estándares exigidos. Cada año el gobierno colombiano tiene que informar sobre los progresos que ha logrado en cada una de las áreas críticas.

Para la OCDE es muy positivo que en el marco de la ley del Plan de Desarrollo se hayan incorporado los instrumentos que permitan avanzar en los compromisos adquiridos. Las cinco transformaciones propuestas en el Plan responde a las inquietudes expresadas por la OCDE.

La primera exigencia tiene que ver con el manejo de la pesca. Colombia ha ido mejorando la institucionalidad del sector. Se le asignó un mayor presupuesto a la Agencia Nacional Pesquera. Se busca que tenga mayor presencia nacional. Y en materia de información se han caracterizado a más de 110.000 pesqueros artesanales. En el Plan de Desarrollo se le da relevancia a la economía popular, y la pesca es un sector privilegiado. Uno de los aspectos más problemáticos tiene que ver con la contaminación de los ríos con mercurio, ocasionada por la minería ilegal de oro. De ahí la importancia que el Plan le atribuye al ordenamiento del territorio alrededor del agua. Es necesario encontrar alternativas que le permitan a los mineros obtener ingresos suficientes sin hacerle daño a los ríos.

La OCDE también ha expresado su preocupación por los temas ambientales, el cambio climático, y la transición hacia una economía verde. A nivel internacional ha ido ganando espacio en la discusión el desarrollo de instrumentos financieros que permitan ir consolidando la transición energética. En opinión de la OCDE son adecuados los énfasis que el gobierno ha puesto en los aspectos relacionados con la conservación del medio ambiente y la lucha contra la deforestación.

Los asuntos laborales siempre han estado al orden del día en las discusiones con la OCDE. En este tema se consideran aspectos diversos como el trabajo digno, el ingreso, la productividad y la movilidad social. Los cuatro aspectos están relacionados. Si las condiciones laborales son buenas, y si el ingreso es adecuado, aumenta la productividad del trabajo. En los países del norte, los mayores salarios han ido a la par con incrementos en productividad.

Entre los países de la OCDE, Colombia tiene la peor movilidad social. Una persona del decil más pobre necesitaría entre 11 generaciones para alcanzar un nivel de ingresos similar al promedio. En Dinamarca este proceso se realiza en menos de dos generaciones.

La movilidad social en los otros países es mayor que en Colombia por dos razones. Primero, porque el nivel de ingresos es superior y más próximo de la media y, segundo, porque la conjunción de las políticas de impuestos y subsidios se traduce en una mejor distribución de la riqueza. En estas dimensiones Colombia todavía está lejos del nivel promedio de la OCDE.

Desde que el país fue admitido a la OCDE se han mejorado considerablemente las estadísticas que permiten hacer comparaciones entre los países. En la mayoría de las mediciones Colombia está en los últimos lugares. Es una invitación a mejorar, especialmente en los aspectos relacionados con innovación, transición energética e inclusión social.

Jorge Iván González

Junio, 2023

Publicado en La República, Bogotá

0 comentario
1

También te gustara

Deja un comentario