Categorías
Cultura

Carpe verbum

Alfredo Cortés

Recibimos y publicamos con alborozo, esta poética colaboración de Alfredo. Siempre habrá un rincón del blog abierto a la poesía, como este homenaje a la palabra.

Y viviré en cada instante el “carpe verbum” 

y no quedará un rincón de la tierra 

ni una sima en el mar 

ni una cumbre altiva 

que no se reconozca 

en mis pasos, en mi aliento, 

en mis palabras. 

Cultivaré amigos para confundir el tiempo 

que entra empujando por mi ventana, 

lo enredaremos en discusiones inútiles, 

en historias sin principio y sin fin conocido, 

en avivar con furia los recuerdos 

para que no los borre ni el fuego 

ni el viento. 

Y escribiré versos en el lienzo del aire 

para que calmen la soledad del espacio 

y el extravío de las nubes, 

para que mis palabras reemplacen las estrellas 

y un pregón de fiesta se apodere 

de la boca del silencio. 

Es el día el que ahora toca 

a mi puerta y goza mis palabras 

porque no sabe si amanecerá mañana.

Alfredo Cortés

Marzo, 2023

Por Alfredo Cortes Daza

Jesuita 1959 -1967. Esposa, Elsa Eugenia Rodríguez. Sus tres hijos, Juan Sebastián, Santiago y Andrea, son los creadores de PHIDIAS SOFTWARE, un sistema de gestión académica con presencia en colegios de América Latina y Europa. Administrador de Empresas, EAFIT 1972, trabajó en empresas colombianas y multinacionales. Hace once años vive en Alicante, la tierra de su abuelo, y se dedica, junto con Elsa, a la lectura, la escritura, los viajes y a visitar a sus nietos mellizos Sebastián y Cayetana, en Madrid.

9 respuestas a «Carpe verbum»

Si las palabras reemplazan los millones de estrellas, los sentimientos empujan a los millones de neuronas para que reconozcan la Palabra en las cumbres, en la inmensidad del mar, en el brillo del sol, en el aliento del aire, en el frescor de esta como de todas las mañanas, y en el encuentro de los amigos. Tu inspiración, Alfredo, nos inspira..

Gracias por esa bella versión del “memento homo….” con la que iniciamos la cuaresma. No dejes de escribir y alimentarnos con tu verbo. Abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil