Home Autor
Autor

Dario Gamboa

Download PDF

En nuestra tertulia semanal, tuvimos el gran privilegio de escuchar al P. Arturo Sosa Abascal, quien aceptó nuestra invitación generosamente el 15 de Febrero pasado. Luego de haber recibido de parte suya, con anterioridad a nuestro encuentro, el informe del Status de la Compañía de Jesus 2023, el P. Sosa respondió alguna de nuestra preguntas y nos actualizó además con las prioridades de esta organización con la cual los miembros de este grupo guardamos inmensa gratitud. Compartimos esta tertulia especial con nuestros lectores.

Exjesuitas en tertulia, Sesión # 180 – 15 de Febrero, 2024.

https://es.wikipedia.org/wiki/Arturo_Sosa_Abascal

Para mayor información sobre la trayectoria del P. Arturo Sosa Abascal, S.J.
0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

Para nuestra primera tertulia de 2024, compartimos con nuestros compañeros nuestras reflexiones individuales sobre lo aprendido durante 2023 y nuestros proyectos personales para 2024. Publicamos ya la semana anterior el video de todas las intervenciones de la tertulia, y compartimos ahora algunas contribuciones individuales que nos han enviado sus autores.

Exjesuitas en tertulia- 11 de Enero, 2024- Intervención de Dario Gamboa
2 Comentarios
0 Linkedin
cyber, artificial intelligence, brain-4062449.jpg
Download PDF

Nos comprometimos para esta tertulia, hacer una lectura crítica e intercambiar percepciones sobre el artículo que lleva este nombre, sugerido en una tertulia reciente por el Rector de la Universidad Areandina. Igualmente distribuimos versiones en Español tanto del artículo, como también de otro artículo relacionado con la credibilidad de este autor. Compartimos con nuestros lectores esta tertulia sobre este tema tan controversial.

Exjesuitas en tertulia- Jueves 2 de Noviembre, 2023
0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

En un ambiente de profundo respeto y gratitud entre nosotros por poder compartir creencias, pensamientos y hasta cartas sobre la muerte, nuestro grupo escuchó las contribuciones de 14 de nosotros, todas desde ángulos diferentes, sobre esta realidad inexorable que todos enfrentamos. Compartimos con nuestros lectores este vídeo para enriquecer y aprender mutuamente. Bienvenidos los comentarios.

Participaciones de : 1-Luis Gmo Arango (Min.3:00 a 7:22); 2-Juan Laureano Gomez (Min.8:20 a 11:36); 3-Vicente Alcala (Min.12:20 a 17:50); 4-Juan Gregorio Velez (Min.18:26 a 23:42);5-Jorge Luis Puerta (Min.24:00 a 27:50); 6-Reynaldo Pareja (Min.28:06 a 46:20); 7- Rigoberto Reyes (Min.47:08 a 49:28); 8- Alberto Echeverri (Min.50:00 a 52:55); 9-Luis Arturo Vahos (Min.53:00 a 56:20); 10- Hernando Bernal (Min.56:35 a 59:57; 11-John Arbelaez (Min.1:00:34 a 1:03:00); 12- Enrique Sanchez (Min.1:03:29 a 1:10:50); 13- Dario Gamboa (Min.1:11:21 a 1:15:10); 14- Jaime Heredia(Min.1:15:30 a 1:19:06) – 15- Resumen y aprendizajes de todos (min.1:19:10 a 1:40:07)

Exjesuitas en tertulia. 27 de Octubre, 2023
0 comentario
1 Linkedin
virtual learning, online education, distance learning-7256529.jpg
Download PDF

Este video presenta la charla de los Dres. Jose Leonardo Valencia y Martha Castellanos, Rector Nacional y Vice-Rectora Académica de la Fundación Universitaria del Area Andina- La conversación se enfoca en la educación virtual universitaria en Colombia y su desarrollo e implementación. José Leonardo, quien ha sido rector en varias instituciones y ha trabajado en la innovación educativa en América, y Marta, con quien comparte esta presentación , comparten sus perspectivas sobre la democratización y calidad en la educación superior virtual. El video aborda temas como la transformación y democratización de la educación superior, manteniendo la calidad como un pilar fundamental. La charla también incluye una sección para preguntas y comentarios de los participantes. La conversación es muy rica en experiencias y conocimientos sobre la educación virtual, especialmente en el contexto universitario colombiano.

Exjesuitas en tertulia, 5 de Octubre, 2023
0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

No tuve que pensarlo mucho tiempo: fue el “café con leche” de mis años de adolescente, en las fogatas de los campamentos scouts de los Gonzagas, con Hernán Umaña S.J. al final del día. 

Resumíamos así en grupo lo que cada uno de los que estábamos en el campamento habíamos encontrado de positivo o de negativo de todo lo que había pasado en nuestro día. Lo que había funcionado bien y lo que hubiera podido funcionar mejor. Éramos muy claros y honestos en descubrir estos temas. Inmediatamente, el padre Umaña le agregaba lo que él llamaba “el azúcar” -balance entre lo positivo y lo otro- mezclado con los aprendizajes del grupo.  

Luego, al ingresar a la Compañía de Jesus, descubrí que esa práctica de revisar el día, no era otra cosa que “el examen de conciencia”, costumbre que San Ignacio de Loyola, fundador de los Jesuitas, había dejado plasmada en sus prácticas originales para la formación de quien ingresara a la orden, desde el primer día.

Al recorrer mi vida en contacto con los Jesuitas, años antes de ser miembro de la Compañía de Jesús –de los quince a los veinte años– y durante los casi 10 años que estuve dentro de la orden preparándome para ser sacerdote –de los 20 a los 30 años–encontré que, de los múltiples comportamientos que dejaron una huella indeleble en mi vida, ciertamente el que más me marcó, sin duda alguna, fue esta breve práctica diaria que aprendí de joven, practiqué dos veces al día siendo jesuita, seguí practicando consciente e inconscientemente durante mi vida como profesional, y continúo practicando aún hoy. 

Lo seguiré haciendo mientras sea consciente, por el resto de mis días en esta vida y quizás también en las que vengan en el futuro. Se ha incorporado definitivamente en mis hábitos de vida probablemente como la mayor arma de crecimiento como persona, de auto-conocimiento, de auto-control, de auto-propulsión. 

Detener lo que se está haciendo para reflexionar, revisar cuidadosamente lo vivido y sacar conclusiones tanto positivas como para aprender de lo que ha pasado durante el día, la parte del día, el proyecto, la actividad, el año, la época  de vida. Esto se volvió ciertamente un modo de ser que, al incorporarse en mí, me ha servido como un arma muy poderosa a nivel personal, profesional, matrimonial, familiar, y de mi vida entera como ciudadano de este mundo. 

Encontrarse con sinceridad consigo mismo, mirarse al espejo interior que no miente y desnudarse con humildad y objetividad para recorrer la memoria de lo acontecido, no es fácil. Requiere práctica permanente y honestidad con uno mismo. No en vano el examen de conciencia forma parte de los “ejercicios espirituales de Ignacio de Loyola” que se hacen “en la presencia de Dios”.

Hoy para mí: “dentro de mí = en mi interior” donde habita también esa Energía que hoy identifico como “Dios” y la que encuentro sólo callando mi voz y mis pensamientos y adentrándome en mi conciencia como quien entra en la grabadora de todo lo que se ha vivido, para escudriñarla y sacarle provecho para el crecimiento diario de la vida. 

En la vida de novicio jesuita, además del examen individual dos veces al día, existió también otra práctica colectiva muy cercana a la anterior y muy impactante para mí al conocerla, que se llamaba “el ejercicio de culpas”. En esa sesión semanal de todos los novicios (éramos unos 18 a 20 en ese momento), junto al maestro de novicios que oficiaba como “moderador” del grupo, cada uno pasaba al frente y escuchaba, silencioso y de rodillas,los comentarios que uno por uno, sus compañeros le hacían, sobre todo en los comportamientos que observábamos pudiera mejorar cada novicio. 

Todos los comentarios debían comenzar con la frase: “Me parece que el hermano…” y se escuchaban una o dos frases que describían una cualidad, pero sobretodo un defecto o una conducta que mereciera algún comentario. No se podían hacer juicios, sino simples observaciones objetivas. Al final de los comentarios de todos, el P. Maestro resumía lo escuchado y agregaba su observación personal, siempre orientada a ayudar a quien estuviera al frente y que, como todos, estaba en el proceso de búsqueda de la santidad y de la perfección personal.

Mas tarde en la vida, y en familia, sin ser a veces consciente de ello, me descubrí creando un sin fin de momentos especiales con quienes establecía alguna relación personal y muy especialmente con mi esposa y con nuestros hijos. Unas veces, por ejemplo,revisábamos “el mensaje” de la película que acabábamos de ver,durante nuestro regreso en el auto hacia la casa. Hacíamos un balance del mes, o del año que acababa de terminar, o recorríamos en retrospectiva las experiencias de un viaje familiar o con otras familias y amigos.

Hoy, telefónicamente o en video-llamada, a la distancia, recorremos a veces individualmente o con mi esposa junto a nuestros hijos, sus viajes, sus experiencias de estudio o de trabajo, sus aprendizajes de vida afectiva, sus aventuras, las nuestras, nuestros viajes, la vejez y el retiro, y todo cuanto experimentamos en grupo y con lo cual queremos enriquecer la vida.

También en mi vida de profesional de la gestión de talentos en las empresas en las cuales trabajé, y a las que asesoré y continúo asesorando hoy como consultor, siempre me he vuelto a encontrar con mi amigo de Loyola, descubriéndolo oculto en los procesos llamados de “Análisis y Evaluación de desempeño” de los colaboradores y en las prácticas gerenciales de “dar y recibir feedback” o retroalimentación, con las cuales los más renombrados gurús de la administración de empresas, proporcionan técnicas y modos de hacerlo, como una de las mejores prácticas gerenciales de cualquier gerente de persona, sin importar el nivel que tenga en la empresa.

En los cursos y talleres de liderazgo que implementé a nivel global en varias empresas, tuve la oportunidad de identificar al gran maestro de Loyola como quizás uno de los primeros lideres de una organización mundial (la Compañía de Jesús) donde estas prácticas gerenciales sobreviven como uno de los grandes secretos no ocultos y, pienso yo, claves de su eficiencia como grupo, sus procesos de decisiones, su compromiso mutuo, su visión conjunta, su inspiración como líderes y su éxito misional y empresarial. 

Aprender de la experiencia pasada, y superar quizás el aspecto negativo de buscar “los defectos”, “los errores” o las “debilidades”, que invadían los exámenes de conciencia de aquella época , buscando mejor lo positivo de esto, descubriendo mejor las oportunidades “de aprendizaje”, de “crecimiento”, de “superación” fue un nuevo y sutil cambio que descubrí era necesario implementar para hacer de las revisiones del desempeño en las empresas algo menos “evaluativo” y mucho más “constructivo” en el uno-a-uno de los colaboradores con su jefe. 

Implementar en los equipos directivos de las empresas  la práctica grupal de la evaluación de 360 grados, donde todos los niveles de individuos (no solo el jefe) sino los colegas y los subordinados o colaboradores, y aun otros dentro y fuera de la empresa, participaran en una práctica anónima de feedback virtual, fue todo un proyecto en el cual conseguí la adhesión de todos los presidentes de las empresas con las cuales trabajé.

En varias de ellas, esta práctica colectiva sustituyó, con lujo y eficacia, la famosa y trasnochada “evaluación del desempeño” y llegó a ser el mejor termómetro para incrementos salariales y crecimiento profesional en las empresas. De esta forma, el “ejercicio de culpas” del ayer, del noviciado, hoy involucra también, en las empresas más progresistas, al jefe, al evaluador, al líder del grupo que ciertamente necesita aun más del feedback de sus colaboradores para ser mejor líder…y qué falta nos hacehoy a todo nivel!

He llegado a la conclusión, ahora en mis casi 79 años de vida, que el examen de conciencia, disfrazado modernamente con el atractivo nombre del “feedback” o retroalimentación individual y colectiva, a todo nivel, sigue vivo y presente en mi vida en los proyectos donde me involucro, en los grupos que manejo, en las vivencias familiares y en la vida como un todo, como la gran marca indeleble de una época bella y profundamente intensa de crecimiento y siembra de valores y de prácticas para la vida, de la cual he vivido desde entonces con inmensa satisfacción y gratitud. 

Gracias, San Ignacio de Loyola! Y gracias a todos los Jesuitas que la sembraron en mí!

Darío Gamboa Henao

Septiembre, 2023

5 Comentarios
0 Linkedin
Download PDF

Al cumplirse, hoy exactamente, 30 años de la transformación de mi padre a su nueva vida y como homenaje a su vida y su legado, quiero compartir con nuestros lectores la carta que le escribí y que leí en su servicio fúnebre, la cual también leí recientemente en nuestra tertulia de amigos exjesuitas dedicada a compartir cartas a nuestros padres.

Introducción a la Carta a mi Padre- Exjesuitas en tertulia- 6 de Julio, 2023

Viejo, mi querido Viejo: 

Acabo de saber que te nos has adelantado y que la vida física, ese inmenso don que siempre te acompañó, ha sido sustituída por esa permanencia eterna en el alma de quienes te adoramos. 

Hoy estamos todos llorando compungidos porque has dejado de brillar en esa paz y esa bondad que tanto desplegaste durante tu vida y que ahora es nuestro más precioso tesoro. Te vas, adelante en el más allá, a reunirte con quienes adoraste y ahora te reciben para compartir esa vida otra que nunca termina. 

Nos dejas un legado inmenso a tus hijos de honestidad a toda prueba, de sencillez y simpatía, de rectitud y de bondad que te hizo amar siempre la vida en todas sus formas de amor. Has recorrido esta etapa de tu existencia con la mente abierta y limpia de un gran liberal en el pleno sentido de la palabra. Tu infancia y tu juventud vibraron con las ideas de los grandes caudillos, tu madurez y tus años dorados siempre encontraron en tí al pensador ágil y certero, al político fiel y responsable, al enamorado de su tierra, de su gente, de nuestra nacionalidad. La victoria de los nuestros y tu invariable vibración por esa Colombia sana y limpia que tanto amaste, te colocó en el umbral de una nueva vida y hasta podríamos decir que diste tu vida por una emoción para tu tierra. Nos deleitaste siempre con el suave arrullo de tus versos que embrujaron a quienes tuvimos la suerte de escucharte. Por esa patria que tanto amaste, quisiste volver nostálgico, luego de que hijos ingratos de la violencia te hicieron huir apresurado. EI destino quiso que permanecieras aquí para que aquí, en tu Cali querida, reposaras para siempre y desde aquí pudieras contemplar para siempre tu Mameyal querido y añorado que te vio descubrir el mundo y al que tantas veces regresaste en busca de inspiración. 

Qué dicha haber compartido contigo tantos momentos bellos de la vida. Qué dicha haber recibido de tí tantos y tan preciosos regalos de amor, de generosidad, de ternura y sinceridad, de responsabilidad y de cumplimiento con el deber. Tus hijos aquí reunidos, tus amigos, tus familiares aprendimos tanto de tí, que hoy te queremos despedir para este viaje sin retorno, para el que partes con tus maletas cargadas de realizaciones sólidas, simples, pero profundas y sinceras. 

Tus ideas y tu compromiso con tus causas te llevaron muchas veces a enfrentar peligros y a resistir preconceptos. Tu dedicación a la vida del espíritu y a sus inquietudes nos colocó una vez en caminos aparentemente separados, pero bien pronto los dos comprendimos que estábamos unidos en la consagración al servicio de los demás, a la causa de los menos poseídos, a la justicia social. 

Con todos tus hijos fuiste el padre serio y firme en quien encontramos siempre la palabra certera, el consejo recto, el soporte oportuno. La vida nos separó de tí en ocasiones, pero siempre nuestro reencuentro fue mejor. Te fuiste de mi casa porque querías volver a tu tierra y tu corazón gemía por la infancia como buscando en esos pequeños el cariño sincero y puro que no tiene condiciones. 

Pachín: Hoy lloramos todos juntos porque tu cabeza blanca siempre alegre y cargada del apunte cómico, no nos deleitará más con esos versos picantes, con las historias de fábula infantil o con el juego retozón de chispa encantadora. Dejaste en todos los que te queremos una huella maravillosa de bondad, de cumplimiento del deber, de amor por la vida. 

Estamos tristes, sí porque la vida ha llegado a tí a pedirte tu cuota de transformación para iluminarnos de otra manera. Todas las religiones del mundo que tanto te inquietaron, nos hablan de esa vida que existe y perdura cuando comienzas a vivir como tú lo has hecho. No has muerto, la muerte no existe para quienes como tú, la vida es un don, el optimismo es su señal y la sencillez, una virtud. Hay muchos otros vivos aparentes que son muertos en el espíritu porque no aman como tú lo hiciste, no vibran con lo sencillo y puro como nos enseñaste a hacerlo, no cantan al amor como tú lo has hecho. 

Gracias por la vida que contribuiste a darnos a quienes somos tus hijos de la carne y a todos los que se beneficiaron de tu contacto personal. Gracias por el amor y la dedicación que nos enseñaste, gracias por tu paciencia y tu inteligencia, por tu paz e inspiración. 

Hoy vuelves a tu tierra del alma con un bagaje lleno de riquezas. Las del cuerpo y la materia quedan atrás, las del espíritu te las llevas, pues, desde el lugar incierto donde estarás iluminándonos, nos las devolverás diariamente para seguir en esta senda que nos has preparado. 

Canta un ruiseñor en la mañana, se oye la voz de un niño que acaba de nacer y al que arrullas en tus brazos cansados pero inmensamente tiernos. Esa casa que construyo en lejanos horizontes y a la que quisiste volver, será un monumento a tu inspiración, a los momentos intensos que convivimos, a las largas conversaciones de dicha y fraternidad. 

Hoy estarás mucho más cerca de nosotros que lo que la vida te lo permitió. Hoy cantaremos con menos alegría, pero con más profundidad, porque has pasado por nuestra existencia y la has enriquecido y enaltecido para siempre. Vivir al lado tuyo fue un privilegio, adaptarse a todo lo cambiante fue tu virtud, transformarse para acompañarnos mejor y para siempre, será tu misión de ahora en adelante. 

Viejo mi querido viejo, ahora ya no caminas solo. Te acompaña la eternidad !   

Darío Gamboa Henao.

Septiembre 13 de 1993. 

Cali, Colombia

16 Comentarios
1 Linkedin

Carta a mi Padre

Por Dario Gamboa
Download PDF

El evocador artículo publicado por Chucho Ferro el reciente Día del Padre, nos animó para compartir en una tertulia de nuestro grupo, los mensajes que tendríamos para nuestros padres, resumiendo nuestra experiencia de vida con ellos. Pedro Benítez, Marta Helena Ferro, Samuel Arango, Jorge Luis Puerta, Juan Gregorio Vélez, Jesús Ferro, Rosario (Ro) Rodríguez, Julio Hidalgo, Alfredo Cortés, Bernardo Nieto, Darío Gamboa, Reynaldo Pareja y Vicente Alcalá leyeron en este orden sus cartas en una tertulia emotiva y profunda que compartimos con nuestros lectores.

Exjesuitas en tertulia, Jueves 6 de Julio, 2023
0 comentario
0 Linkedin
Download PDF

Como fruto del viaje a Australia en Marzo pasado de Darío y Pily y el viaje de Silvio y Ro hace algunos años al mismo país pero por diferentes lugares, pedimos a las dos parejas de nuestro grupo, unir esfuerzos y compartir con nosotros sus experiencias y aprendizajes de un país muy lejano, de difícil acceso para muchos, pero con riquezas históricas y culturales inmensas. Compartimos con nuestros lectores el video de la tertulia reciente con nuestro grupo.

( Por dificultades técnicas no podemos compartir algunos videos de esta sesión, pero la tertulia completa sin esos videos, se presenta en las 5 partes aquí abajo )

0 comentario
1 Linkedin
Download PDF

Nuestro grupo tuvo acceso a un resumen de la entrevista del Papa Francisco con un grupo de jóvenes en Roma, en el mes de Abril pasado. Luego de una semana de preparación, William Mejía, Vicente Alcalá, Alvaro Guerra, Silvio Zuluaga, Jorge Luis Puerta, Bernardo Nieto, Luis Guillermo Arango, Hernando Bernal, Rigoberto Reyes, Pedro Benitez, Darío Gamboa y Reynaldo Pareja compartieron sus reacciones preparadas a las respuestas y comentarios del Papa sobre temas de mucha actualidad para la juventud y para la Iglesia católica del mundo entero. Compartimos esta tertulia con nuestros lectores con el siguiente video.

Exjesuitas en tertulia- 25 de Mayo, 2023

*Link para la entrevista con el Papa Francisco: https://drive.google.com/open?id=1YPc0kcw7JtC7u6LaxzZanTO8pSOkjcCD&authuser=mcomm2015%40xustudent.edu.in&usp=drive_fs

0 comentario
1 Linkedin
Download PDF

Siguiendo con las reflexiones de nuestros compañeros sobre la reciente entrevista de los jóvenes con el Papa Francisco, publicamos el video de la intervención de Dario Gamboa en nuestra tertulia del jueves anterior.

Intervencion de Dario Gamboa en Exjesuitas en tertulia – 25 de Mayo, 2023
4 Comentarios
0 Linkedin
network, earth, blockchain-7057559.jpg
Download PDF

Compartimos recientemente con el grupo, en una de nuestras sesiones, los momentos de transformación o cambio de nuestras vidas, constatando que en la diversidad de nuestras vidas siempre estuvo presente la unidad de un pasado común inmensamente valioso. Darío Gamboa participó con una presentación de power point de siete minutos. Bienvenida esta nueva forma de participar.

Intervención de Dario Gamboa en la sesión de Exjesuitas en tertulia – 30 de Marzo, 2023
1 comentario
0 Linkedin

Australia y mi amigo

Por Dario Gamboa
Download PDF

Hoy vuelo sobre tu verde inmenso hacia la Gran Barrera de Coral, celebrando las primeras dos  semanas de nuestro bello viaje a Australia.

En avión, a tres horas de Sydney…

Tus aguas de ríos y bahías te abrazan como hoy te abrazo -gran nación- que me ha permitido apreciarte y disfrutarte a través del gran amigo del Liceo Francés y de su esposa australiana, quienes nos abrieron las puertas de su casa y de su corazón. 

Han sido hasta hoy dos semanas intensas por la emoción y la belleza de muchas culturas, de muchos países diferentes que aquí se integran armónicamente en un país organizado, limpio, próspero y regalado por las energías del universo, con playas interminables bañadas por montañas azules y rocas que chasquean al frente de la casa de verano de nuestros amigos, al quebrar las olas gigantescas que vienen a reposar a su alrededor. 

Con mi amigo Gonzalo Bernal en su residencia de verano en Rosedale, Australia

Dos semanas de reencuentro de corazones con el amigo que no abrazaba desde hace 63 años y con nuestras compañeras de vida; dos semanas de cariño y comprensión, de redescubrimiento y de recordación intensas, de entonar cantos de El Francés de nuestra infancia y adolescencia cuando regresábamos de la playa, de compartir vidas de ayer y de hoy, historias de padres, hermanos, hijos y nietos en un himno mutuo a la experiencia de haber vivido lejos los dos de nuestro país de origen y haber recordado también los cuatro, nuestras vidas dedicadas a servir a la sociedad y a las gentes desde dos países fuera de Colombia, en nuestras carreras profesionales ya concluidas por cada uno de nosotros.

En Canberra, en el Museo de las guerras de Australia
La sede del Parlamento, en Canberra, la capital de Australia.

Qué jornadas de fraternidad! Qué manjares deliciosos compartidos! Qué playas interminables y majestuosas recorridas con ustedes y disfrutadas en estos días del comienzo del otoño austral!

El famoso Puente sobre el puerto- “Sydney Harbor Bridge”
El centro financiero de Sydney

Qué visitas acompañados en el tren súper organizado y puntual a la ciudad, los parques, las iglesias, los museos y los puentes de una de las metrópolis más bellas para conocer en este mundo.

Las “tres hermanas” en la Montaña Azul cerca de Sydney
El teatro de la Opera de Sydney y el Puente del Puerto.

Qué concierto en el icónico teatro de la ópera de Sydney en el día del aniversario de bodas de nuestros amigos! Qué vinos maravillosos de sus bodegas nos animaron nuestro recordar y nuestro revivir y qué celebraciones de familia con sus hermanas, sus hijas y sus nietos nos han devuelto al ayer de nuestra juventud en Colombia, cargado de historias, anécdotas y emociones.

Sydney, Australia, Gonzalo, Elizabeth y sus familias! Qué regalo tan inmenso nos han brindado desde lo profundo de sus vidas y desde las entrañas lejanas de este su hermoso país!

Y lo que falta…!

***

Desde Port Douglas, Australia, en la víspera de nuestro encuentro con los arrecifes de la gran Barrera de Coral, una de las siete maravillas naturales del mundo!

Dario Gamboa

Marzo 19 de 2023

13 Comentarios
1 Linkedin
new year's day, 2023, festival-7411689.jpg
Download PDF

Como dicen que decía Heráclito*, “no hay nada permanente, excepto el cambio” o, dicho de otra manera, “lo único constante es el cambio…”.  Pero, ¿cómo enfrentamos ese cambio, que es permanente? 

A medida que se acerca el fin del año 2022 y se aproxima la primera semana del año que hoy comienza, muchos de nosotros tomamos estos días de tranquilidad y descanso para reflexionar sobre el año que termina, hacer un balance de los éxitos alcanzados, las alegrías personales, de la familia y/o de su círculo de amistades y, de alguna manera ‒consciente o inconscientemente‒, trazarnos objetivos y metas que quisiéramos alcanzar el año que empieza, en todos los aspectos de nuestras vidas. 

Reflexionando un poco sobre este fin de año, este balance me ha inspirado a compartir con mis lectores algunos simples pensamientos sobre el tema y varios aprendizajes de 2022 sobre el tema del cambio y cómo conseguirlo, que me han impactado.

Pero no tema, estimado lector. No voy a referirme al asunto del “cambio político” que pregonan unos y cuyos opositores se empeñan en negarlo a nivel del país, sino del cambio o los “cambios personales” que son mucho más difíciles de aceptar y de entender cuándo se han hecho contra nuestra voluntad y muchísimo más difícil cuando a pesar de los buenos propósitos que alguna vez tuvimos, no hemos conseguido hacerlos realidad nosotros mismos y no tenemos a nadie más para culpar de su fracaso.   

Todos, en algunas etapas de nuestras vidas, hemos tenido una variedad de experiencias de “final de temporada”, de balance, de hacer cuentas,  bien sea en los famosos “retiros espirituales” de los colegios o en los “ejercicios espirituales” de las vidas religiosas, las  “evaluaciones de desempeño” en nuestras vidas profesionales, los “balances financieros” de las empresas, las “sesiones de realimentación” de nuestros superiores, las “revisiones de la vida” luego de experiencias impactantes, los traslados a otro país, los triunfos, las enfermedades, las pérdidas familiares, los nuevos desafíos personales, familiares y profesionales. En mi familia tenemos como tradición hacer, en una reunión especial con los hijos, un balance de los hechos positivos del año y de las áreas que deberíamos mejorar en el año que comienza.

Muchísimas veces, desde que éramos jóvenes hasta la edad que tengamos, nos prometimos algo, lo escribimos para hacerlo más firme, se lo prometimos a  nuestra familia, a nuestro jefe y a nosotros mismos, y hasta firmamos compromisos financieros para “amarrar” esas promesas y “castigarnos” si no las cumplíamos, para encontrarnos en la mayoría de los casos con que esos “propósitos” para mejorar algo, para eliminar lo que juzgábamos que no estaba bien, para transformar alguna costumbre que sabíamos que nos estaba perjudicando se quedaron en escritos y propuestas y nunca se hicieron realidad.

¿Por qué? ¿Cuál es la razón para que siempre se repitan ciertas situaciones en mi vida en cualquier área de ella y casi siempre no consiga que esos propósitos sinceros y claros para eliminar un problema, para darle una nueva dirección a mi vida en tal o cual circunstancia, no lleguen a ser realidad a pesar de lo claro que lo veamos? 

Este año que termina creo que entendí el por qué esos intentos fallidos de “crear una realidad” diferente en mi vida con algunos de esos propósitos que hice tantas veces para “cambiar” algo que “sabía” claramente de qué se trataba, terminaron poco tiempo después, en algún lugar del olvido o en el abandono de la lista de propósitos. 

Este año comprendí que no debo asimilar pasivamente los cambios externos que me impactaron en la vida ‒como la inflación en el mundo, la guerra, los cambios políticos de mi país, los del país donde vivo, el cambio climático, los cambios en mi familia‒, sino también los cambios que vienen con mi edad y la de quienes me rodean. Comprendí e interioricé con una profundidad diferente que puedo y debo ser el “creador de mi nueva realidad”, no solo en las revisiones de fin de año, sino todos los días de la vida que tenga por delante. 

Comprendí y “sentí con emoción” que debo ser el revisor para darme realimentación con honestidad sobre lo pasado; comprendí que puedo ser el dueño y promotor, la autoridad y quien le da la visión y los objetivos a mi propia vida, quien identifica claramente lo que no quiero más en mi vida en las diferentes áreas de mi relación con el universo y quien interioriza con emoción y visualiza en su interior lo que quisiera vivir en la plenitud de la existencia en lo referente a la salud, al conocimiento, a la relación con mi familia, con quienes me rodean, los bienes materiales y el universo en el que tengo el privilegio de existir. 

He encontrado que debo concentrarme más en “a dónde quiero llegar” en cada uno de los aspectos de mi vida y no tanto en el “cómo llegar” a lograrlo. He descubierto que si no hago nada, como muchas veces ha pasado, la inercia de mi ego que me jalona hacia mis debilidades puede triunfar sobre lo que realmente quisiera construir con mis fortalezas.

Al interiorizar y revisar diariamente al final del día, con emoción, con sinceridad, con alegría y visualizar lo más concretamente posible hacia dónde quisiera concentrar mis energías conscientes e inconscientes, soñar despierto, semidormido, e imaginar y sentir esa realidad que estoy tratando de construir cada día, lo más concretamente posible, comienzo a descubrir que puedo ser artífice y creador de nuevas realidades para mí y para quienes me rodean. Poco a poco, los “cómo” de mis aspiraciones emocionales han ido apareciendo en comportamientos espontáneos que antes era difícil ejecutar y que hoy “inconscientemente” me surgen casi de manera natural.

¿Qué pasaba antes y qué sucede ahora? ¿Por qué es diferente? ¡La respuesta es muy simple! Antes, algunos de mis propósitos eran resultado de mi racionalidad, de mi lógica, de la comparación fría de números o a veces de comportamientos externos que  analizaba el lado racional de mi cerebro y, lógicamente, se ponían en una lista de acciones que deberían tener como resultado un cambio. ¿Que aconteció entonces?  

Simplemente redescubrí en algunas sesiones con algunos de mis compañeros y la iluminación inesperada de un guía, que hay que pasar al terreno de la emoción y el sentimiento, al lado emocional de nuestro cerebro, aquel que se conecta con nuestro más profundo inconsciente, con nuestros “casi sueños-despiertos”, para estar envuelto en este proceso de crear una nueva realidad para mí y para quienes me rodean. 

Volví a encontrar sentido a una práctica jesuítica de inmenso valor en la vida y creo que la base de la formación de los miembros de esa comunidad, para la cual su fundador, hace casi 475 años, les recomendaba al final del día. En el “examen de conciencia” diario y la preparación  para la oración del día siguiente, les instruía San Ignacio a “ponerse en la presencia interna de Dios”, revisar lo que había sido positivo y lo que debería mejorarse al día siguiente y trasladarse en su mente y en su corazón a lo que llamaba la “composición de lugar”, para imaginar, oler, sentir, conectar el corazón con el tema, las personas, los cuadros memorables en su mente para su oración del día siguiente, interiorizar los sentimientos y abandonar en el inconsciente y en el sueño lo que al día siguiente sería el contexto de su meditación/oración. Todo lo anterior, no tengo la menor duda, ha sido el motor de la pasión con la que quería Ignacio de Loyola formar a sus seguidores y conectarlos con la realidad del mundo. 

Probablemente esto ya lo haya vivido mucha gente, quizás este es el secreto oculto de la vida interior de muchas filosofías y religiones orientales, tan influyentes en estos años en todo tipo de personas de todos los niveles y profesiones del mundo occidental. 

Reencontrar la fuerza del interior que cada uno tiene en la creación de una nueva realidad para su vida y la de quienes nos rodean ha sido un gran aprendizaje que el universo me ha regalado este año. No importa la edad que tengamos, no importa la situación de salud en que nos encontremos ni importan las circunstancias que nos rodeen. 

Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de no seguir siendo “víctima” de los cambios que suceden a nuestro alrededor cada día y sí tornarse “creador” de la propia realidad desde su interior, desde su emoción de vivir, desde su sentir con su familia, sus amigos, su trabajo, su país, su universo.    

¡Feliz año nuevo y feliz vida nueva!

Darío Gamboa

Enero, 2023

* De la producción intelectual de Heráclito apenas quedaron algunos fragmentos que fueron recuperados de textos de diversos autores antiguos, especialmente griegos. Las referencias al cambio aparecen en los fragmentos 49a (“En los mismos ríos ingresamos y no ingresamos, estamos y no estamos”) y 91 (“No es posible ingresar dos veces en el mismo río, ni tocar dos veces una misma sustancia mortal en el mismo estado, sino que por la vivacidad y rapidez de su cambio se esparce y de nuevo se recoge; antes bien, ni de nuevo ni sucesivamente, sino que al mismo tiempo se compone y se disuelve, y viene y se va”. 

Citas tomadas de Rodolfo Mondolfo (1966), Heráclito. Textos y problemas de su interpretación. México: Siglo XXI Editores, p. 36 y 41. La afirmación de que no hay nada permanente, excepto el cambio, es una extrapolación de lo que afirmó Heráclito (c. 540 – c.480 a. d. C.). Nota del editor.

8 Comentarios
1 Linkedin
Nuevos artículos